La realidad de mis dos Panamá

La opinión del Jurista…

Ramiro Guerra Morales

Entiendo y comprendo el papel fundamental que juegan los medios de comunicación social en democracia, en particular, en lo que tiene que ver con la labor de información, sea noticias o la vertiente del periodismo investigativo y, también, con algo o mucho de sensacionalismo o lo que nosotros denominamos, periodismo erótico; algunas veces. variantes estas que cruzan los límites de la libertad de expresión y comunicación para transitar los caminos del libertinaje.

Lo anterior, tal vez, no sea tan malo o perverso, si trabajáramos con más ahínco, voluntad y fuerza el mundo de los valores, de la acción ejemplarizante, del amor por la patria, la sencillez y la humildad y, sobre todo, por enfatizar en ese Panamá del cual poco se habla y se escribe: el Panamá irredento, el que sufre, el olvidado, el sepultado por una dimensión urbanística que proyecta ilusión, espejismos, el de los jóvenes desempleados, de la mujer reprimida o el muchacho o muchacha perdidos en los oscuros túneles del vicio o la de un derecho penal, frío como el hielo, que aplica el juez verdugo, que no conoce de realidades sociales o la del legislador que todo lo reduce a norma represiva.

El mundo social no cuenta para nada de ese Panamá, solo existe el país de los brincos y sobresaltos diarios;   del peculado, el que da asilo a una sindicada por delitos comunes en su país de origen; el del Cemis, y el de los lleva y trae de nuestra clase política.

Los mismos temas y contenidos en discusión de hace décadas y no hay manera de echar para adelante; el de los muertos a diario por la violencia, a los que nadie llora, salvo uno que otro, y qué decir del Panamá de los culebrones, que enseña morbo y dulce vita, la del dinero fácil y cuanta enajenación o alienación que reduce al hombre o la mujer a una especie de capiti diminutio y lo salvaje de esta dimensión alienante, que hasta teorías e ideología se inventan para justificar ese reino de infamia y perversidad.

Cierto que se ensayan algunas soluciones, pero falta mayor agresividad por parte del Estado y de toda la sociedad; no se trata de causas perdidas, podemos cambiar y ser mejores. Hay que enderezar la mirada hacia Panamá, que no pierde la fe y la esperanza, al decir del poeta salvadoreño, Roque Dalton, “los amaneceres siempre serán una tentación para ser mejores”.

*

<> Este artículo se publicó el 28  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/guerra-morales-ramiro/

La violencia social contra las mujeres

La opinión del Sociólogo…



GIOVANNI  BELUCHE V.
gbeluche@prodesarrollocr.com

Con demagogia, como cada año, quienes feminizan la pobreza saltan a conmemorar el del Día de la No Violencia contra las Mujeres.  Sin desmedro de algunos esfuerzos institucionales, impulsados por mujeres muy comprometidas, no se tocan las profundas causas de la desigualdad y la violencia a que son sometidas las mujeres trabajadoras, por la doble condición de opresión de género y explotación de clase.

Violencia en lo laboral— El desempleo abierto entre las mujeres ronda el 9.9%, es decir, una de cada diez mujeres está desempleada. La vulnerabilidad es mayor, porque este dato excluye a las mujeres que laboran en el sector informal, la mayoría sin garantías sociales y laborales. Las vendedoras ambulantes sufren la persecución policial y el decomiso de sus mercancías. ¿Qué alternativa les ofrecen? El MTSS reconoce que en Costa Rica cuatro de cada diez patronos (38% de las empresas) no pagan el salario mínimo de ley, lo que afecta a 309,000 personas trabajadoras, sobre todo en empleo doméstico, vendedoras en tiendas, actividades agrícolas, construcción y guardas. Obsérvese que en tres de estas cinco actividades la presencia de mujeres es abrumadora. Incluso hay mujeres trabajando como guardas en residenciales, contratadas por empresas de seguridad. Hay que sumar la proscripción del derecho a sindicalización, siendo sectores muy sensibles a la violación de garantías laborales y sociales.

La criminalización de la protesta social— Es una forma de violencia contra las mujeres, porque el represor normalmente es hombre y actúa amparado por el Estado patriarcal.   Las mujeres detenidas enfrentan mayores riesgos de violencia sexual y otras ofensas.  Criminalizar la protesta social significa que son penalizadas, como criminales, las mujeres que bloquean una calle para exigir el derecho al agua, vivienda digna, tierra para trabajar, caminos para sacar sus productos, atención después de desastres. En agosto de este año fueron agredidas mujeres de nuestros pueblos originarios, cuando pacíficamente se encontraban en la Asamblea Legislativa, solicitando que se discuta un proyecto de ley sobre la autonomía de sus territorios que lleva 17 años de espera. Lo mismo ocurrió en la provincia de Limón, contra mujeres que fueron detenidas y procesadas arbitrariamente, por defender los intereses nacionales contra la privatización de los muelles.

Deuda social en salud, gobiernos locales, vivienda popular y educación sexual— Las mujeres deben someterse a una larga espera para una cita con especialistas en la CSS, agravando el riesgo de cáncer de mamas o de útero.   Mientras, las autoridades se pavonean en marchas con lazos de colores, como si eso fuera a detener las enfermedades. La falta de presupuesto para las oficinas de la mujer en las municipalidades, si es que existen, denota el interés por construir una sociedad igualitaria. Es violencia la ausencia de proyectos de vivienda de interés social, especialmente para las madres que solas sacan adelante a una familia, pero no pueden pagar una casa a los precios del dios mercado. La inexistencia de programas de educación sexual, por la intromisión de las iglesias en los asuntos del Estado, también genera violencia.

Estas y otras formas de violencia se pueden evitar y revertir, falta voluntad política para colocar el desarrollo social por encima de la acumulación de capital.

*

<> Este artículo se publicó el 28 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.

Los “PIGS” o “PIIGS” de Europa

*

La opinión de…

Virgilio Correa

 

¿Portugal, Italia, Grecia y (S)paña (PIGS) son los ¨marranos¨ de Europa meridional?

¨PIGS¨ -según Wikipedia- es (literalmente, ¨CERDOS¨ en inglés) es un acrónimo peyorativo con el que medios financieros anglosajones se refieren al grupo de países del sur de la Unión Europea: Portugal, Italia, Grecia y España(Spain en inglés) para incidir en los problemas de déficit y balanza de pagos de dichos países.

Tras la crisis de 2008, a veces se reemplaza a Italia por Irlanda, o simplemente se añade Irlanda (con el acrónimo PIIGS) para referirse a los países, algunos anteriormente referidos como “ejemplares”, que sufrieron una crisis aumentada comparada al resto de Europa.

Lo que es curioso, es que los países antes aludidos fueron en épocas anteriores los explotadores de países que hoy día están por encima de ellos, con tasas de crecimientos muy por encima de esos países ¨marranos¨.

España, el principal, con todo lo que le expolió a la América Latina, hoy encuentra refugio económico en sus ex colonias, gracias a que los americanos decidieron dejarle el mercado, dado el caso de la OTAN. (Acuerdos Bush-Aznar).

Portugal, con todo lo que expolió en África y Brasil, el suplente, con un Brasil que puede comprar a España, Portugal y Grecia y dar un abono inicial por Italia.

¿Significa que expoliar (robar) ¨no paga¨ y que el trabajar si?   Piénsalo.

Solo Alemania y Francia se salvan, por ahora.

Curioso pues los ciudadanos de esos dos países franco-germano, no les gusta emigrar. Prueba de que se sienten, muy bien en sus países, contrariamente a los inmigrantes de los países marranos.

Imagínese usted de lo que se han salvado, todos los inmigrantes de esos países marranos, que emigraron a Latinoamérica en los siglos pasados.

Están en deudas con los países, que les dieron asilo, en los momentos, en que pasaban hambre y tortura.

De todas formas no pueden regresar a sus países de orígenes, pues de nuevo tendrán hambre y pena, si no llevan el dinero, que se ganaron en la periferia-colonial.   Aunque no usen el pasaporte de la colonia, si no más bien el de los ¨PIGS¨ (marranos). Es mejor que valoricen más a Latinoamérica.

*
<>Artículo publicado el  28  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/correa-virgilio/

Lucha de clases

La opinión de…

Xavier Sáez–Llorens

El término “lucha de clases” denota la presencia de conflictos sociales por el contraste en recursos y privilegios entre personas de distintos estratos políticos o económicos. La frase fue originalmente acuñada para resaltar las diferencias entre gobernantes y gobernados. Maquiavelo identificó cuatro tipos de clases que incluían aristocracia (los del poder), ciudadanía (poseedores de bienes), plebe (masa urbana) y campesinado (tropa rural). Marx redujo todo a burguesía (propietarios de empresas o jefes de asalariados) y proletariado (trabajadores pagados por su labor).

En su momento, el concepto ayudó a fortalecer la democracia en EU y Europa occidental, evitando la excesiva autoridad de mandatarios y la explotación del obrero por sus patronos. Aunque, en los países subdesarrollados, todavía persisten estas anomalías, la expresión es también aprovechada por gente resentida para enfrentar a los que más tienen con los que menos. Esta conducta no solo hace daño a la convivencia pacífica entre compatriotas sino que traduce complejos de inferioridad. Garantizar salarios razonables y servicios básicos de primera a todos es función exclusiva del Estado, no de sus contribuyentes.

Tener mucho o poco depende de diversos factores. Obviando la riqueza fraudulenta, desafortunadamente más regla que rareza en naciones tercermundistas, los elementos indispensables para generar ingresos son influencia familiar, capacidad intelectual, educación alcanzada y sacrificio laboral. Si el dinero se gana con legitimidad, no encuentro ninguna razón ética para poner techo a esa fortuna, restricción que violaría libertades individuales. Tomemos el ejemplo de Bill Gates. Salvo alguna denuncia sobre prácticas monopólicas, las arcas de este ingenioso empresario son legales. He escuchado sus conferencias y valorado el impacto de su fundación filantrópica en la erradicación de infecciones en regiones necesitadas. Para aplaudir. Si el caudal de este señor estuviera en manos del Estado, sería utilizado para comprar armas y no vacunas.

Pese a estar en desacuerdo con aplicar límites al capital de un particular, la obsesión por tener más puede tornarse enfermiza, provocar trastornos sicosomáticos y pérdida de amistades. La felicidad, además, no guarda relación con la solidez financiera. Ser exitoso tampoco es poseer más. El éxito de un individuo reside en su excelencia profesional, sus virtudes como pareja, progenitor o compañero y la impronta que deje su actuar en los demás. Me fastidia asistir a una reunión donde se hable de dólares, marcas famosas y artículos de lujo como táctica para impresionar al entorno. Me paro, emigro y no regreso. Prefiero los círculos donde se discutan temas sociales, filosóficos o deportivos y todos los asistentes son mirados genuinamente de igual a igual.

Algunas personas satanizan a los ricos que viven en áreas residenciales pomposas. Eso, a mi juicio, refleja envidia y frustración de fondo. Conozco muchos individuos decentes, éticos y solidarios que pertenecen a estos segmentos pudientes. Asimismo, otras catalogan de vagabundos, antihigiénicos y maleantes a los que habitan comunidades humildes. Pues, también soy amigo de numerosos pobres que, aún con severas limitaciones, exhiben cualidades dignas de alabar y emular.

Urge retomar el significado inicial de “lucha de clases” para lograr que todos los ciudadanos seamos contrapeso a las actuaciones de la estirpe gobernante hasta que, algún día, depuremos corrupción, tráfico de influencias, clientelismo político y conflictos de interés, los verdaderos males que nos asfixian. Triste es saber que, con contadas excepciones, los que buscan dirigir puestos públicos lo hacen pensando en ser millonarios a corto plazo, usurpando el patrimonio estatal y levantando negocios con base en la información privilegiada a que solo ellos tienen acceso inmediato.

Todo, como señalaba Ghandi, a expensas del silencio de los seres honrados.

Finalizo con un consejo. Para estar en concordia con el prójimo y en satisfacción con uno mismo debemos concienciarnos de que, por un lado, la riqueza no equivale a la cantidad de divisas que poseemos sino a la calidad de atributos que exhibimos; y por el otro, que aunque el dinero no asegura bienestar, es casi lo único que nos compensa por no tenerlo. La felicidad está en el equilibrio. Búscalo.

*

<> Este artículo se publicó el 28  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/saez-llorens-xavier/

En recuerdo de las Mirabal

La opinión de…

Ana Raquel Santamaría

El origen del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se remonta al 25 de noviembre de 1960, cuando en República Dominicana fueron violentamente asesinadas las tres hermanas Mirabal, conocidas activistas políticas, por orden del gobernante de turno, el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

En Colombia se celebró, en 1981, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, en el que las asistentes decidieron conmemorar el 25 de noviembre como el Día Internacional por la No Violencia contra las Mujeres, en homenaje a las hermanas Mirabal, mejor conocidas como “Las mariposas inolvidables”. En 1999, la Asamblea General de la ONU acordó declarar el 25 de noviembre “Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”.

En 1993 la Asamblea General de la ONU, aprueba la “Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, en la que se definió la “violencia contra la mujer” como: “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vía pública o en la vía privada”.

En nuestro país, la violencia intrafamiliar lo regula la Ley 27 de 16 de junio de 1995, que tipifica la conducta de agresión física o psicológica de un miembro de una familia hacia otro de sus miembros.   La Ley 38 de 10 de julio de 2001, reforma y adiciona artículos al Código Penal y Judicial sobre violencia doméstica y deroga artículos de la Ley 27 de 1995, sustituyendo el término violencia intrafamiliar por el de “violencia doméstica”.

Recientemente, en Ginebra, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó a Panamá a impulsar medidas para garantizar la igualdad de género, frenar la violencia doméstica y mejorar las condiciones de los refugiados. En la actualidad, la Comisión de Asuntos de la Mujer de la Asamblea Nacional lleva adelante consultas para un anteproyecto de ley que busca modificar artículos de la Ley de Violencia Doméstica, a fin de disminuir los índices de homicidios de mujeres, a manos de sus parejas, ex parejas o familiares.

Respetuosamente, me permito sugerir a padres de familia, maestros, profesores y a los conductores de los medios de comunicación, la necesidad de hacer campañas de docencia, desde el seno familiar y en el aula de clases, en el sentido de ir cambiando en los jóvenes el viejo arrastre del machismo. Hay que llegar a lo más íntimo de la conciencia de niños y jóvenes y al sistema de valores para que en la práctica hagamos realidad el respeto a la dignidad de la mujer, como madre, hermana, compañera y ciudadana de la sociedad.

Es propicia la ocasión para hacernos eco de las palabras pronunciadas por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, quien expresó: “La violencia de género es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. Mientras continúe, no podemos afirmar que estemos logrando progresos reales hacia la igualdad, el desarrollo y la paz”.

*

<> Este artículo se publicó el 27  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cinco años y adiós motiva corrupción

*

La opinión del Abogado…

Alberto E. Fadul

Durante lo que va del año, he tocado el tema de corrupción/impunidad desde diferentes perspectivas, sugiriendo encontrar algo de control para que ésta disminuya en beneficio de un país, aún pequeño, que clama por soluciones para evitar la pobreza, donde ya está ubicado un elevado % de la ciudadanía. ¡La corrupción roba al pueblo!

 

Un cambio constitucional profundo que ponga fin al nefasto documento del 72 y su serie de modificaciones inútiles, es de urgencia patriótica. Los tres poderes del Estado, hoy carentes de independencia entre sí, representan una trágica burla nacional; donde el poder del Ejecutivo, casi equivale al de un Rey. Quien éste sea, define con fuerza partidista, los candidatos a cargos de elección popular de su partido, nombra a los magistrados de la Corte Suprema, a las dos procuradurías y, para hacerlo corto, a los directores de entidades autónomas y semiautónomas, etc. Algunos de estos cargos exceden el periodo presidencial de gobierno. Al buen entendedor, pocas palabras.

Si como es el caso, existe una alianza partidista, poco le harán a quien, buen ejemplo, es el Alcalde de la ciudad, donde las auditorias reflejarán que, en la actividad de las villas navideñas pasadas, no hubo irregularidad alguna, (risa).

El periodo presidencial de 5 años sin reelección inmediata, es un pasaporte a la corrupción con impunidad garantizada. Una reelección inmediata, con periodos de 4 años, si es que los votantes deciden reelegir, representaría niveles de productividad elevados en el primer periodo, dando oportunidad para darle seguimiento al cumplimiento de promesas de campaña en el segundo. Hoy, con cambios de partidos gobernantes cada 5 años, por lo general ello no se da. Salvo la extensión de la cinta costera, que pareciera más un negocio que una real necesidad. Lo que debió hacerse era la ampliación del Corredor Sur.

Otros cambios constitucionales vitales, las causales de la revocatoria del mandato, en la Constitución, para todos los cargo de elección popular, no en manos de los partidos.

Los periodos de los procuradores coincidirían exactamente con los del Presidente de la República, igual otros cargos de nombramiento presidencial, salvo el de Magistrado de la Corte Suprema, el cual yo elevaría a 15 años, siempre que especifiquemos mejor la metodología de selección y nombramiento.

Una regulación constitucional objetiva, del derecho a legislar que concede la Asamblea general al Ejecutivo. La actual es absurda.

La APEDE presento un proyecto de reformas constitucionales en el 85, que fue sometido a la consideración de grandes constitucionalistas y acogido por la Junta Directiva de aquel entonces; ésta contiene propuestas muy concretas. Proyecto para el cual hemos sugerido, su actualización y re entrega a las autoridades.

*
<>Artículo publicado el  28 de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/fadul-n-alberto-e/

Adviento

*

La opinión del Sacerdote Jesuita…

Rosendo Torres 

Hace unos días me solicitaron bendecir unos nuevos nacimientos cuidadosamente diseñados fuera de Panamá y eso que aún no ha comenzado la Navidad, pero es alentadora la iniciativa ya que subyace el deseo de celebrar la Navidad, como debe ser y no las “felices fiestas” como los postmodernos están tratando de imponer en el lenguaje de la época.

 

En ese ambiente y a esa gente, nuestra gente, se les bendice la Corona de Adviento en sus cuatro domingos.

Con el Adviento comenzamos el nuevo Año Litúrgico,  el nuevo año para los que pertenecen a la Iglesia Católica. Es el momento clave para prepararnos para recibir en nuestro corazón a Jesús, nuestro Salvador.

Como cristianos y discípulos de Jesús estamos llamados a preparar el nacimiento de Jesús de una manera diversa a la que impone la sociedad de consumo. Adviento es tiempo de penitencia y de conversión.

Los cristianos estamos invitados a esperar con atención y vigilancia la venida del Señor. Por eso la principal recomendación que nos hace Jesús en el evangelio es permanecer despiertos en la fe con mucha responsabilidad personal y comunitaria. No podemos esperar con los brazos cruzados, nuestra esperanza debe ser activa y dinámica.

Esperar al Señor implica transformar la existencia, significa ponernos en marcha, caminar a la luz del Señor como lo relata el profeta Isaías, es propiciar nuevas situaciones de progreso y superación.

Adviento es aprender a esperar, es aprender a permanecer en el presente, sabiendo que únicamente el presente bien vivido puede llevarnos a la plenitud de la vida.

En la sociedad contemporánea lo que cuenta es lo que podemos conseguir y tener. En lugar de oír la voz de Dios en los vientos de cambio que nos rodean, podemos escuchar únicamente nuestra propia voz.

Durante el Adviento estamos en un momento decisivo para no dejaros arrastrar avasallados por la feria de consumismo que es el criterio rampante para ver si uno está en algo o no.

Claro que hay tener gestos de solidaridad con reuniones y regalos sencillos y muestras de cariño, pero no hasta el extremo de que lleguemos de aquel que tenía tantos ahijados comprándoles regalos que decía tengo miedo de meter la mano en el bolsillo ya que me puede picar un alacrán.

*
<>Artículo publicado el  28  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/torres-rosendo/