Desatinado una vez más, señor presidente

La opinión del Empresario….

JUAN  R.  MORALES -**
juramor777@hotmail.com

Los desatinos del señor presidente revisten grados absolutos de desbordamiento y lo que podemos pensar es que está perdiendo la cordura. Señor presidente, piense antes de hablar. El pueblo no le dio, con tan contundente victoria, el derecho a tratar a los panameños como si fuéramos peones de su finca, creo que piensa que Panamá es su hacienda.

Los diplomas son un derecho adquirido que después de estudios, esfuerzos y sacrificios de padres y estudiantes ni usted, ni nadie se los puede arrebatar. Cada vez, que usted, señor presidente, piensa y actúa de ese modo, está minimizando sus actos buenos. Recapacite, piense con cordura, parece que alrededor suyo no hay un solo hombre que se atreva a decirle las cosas por su nombre.

Voy a relatar algo que me induce a pensar que sus ‘súbditos’ no se atreven a contradecirle.

Para la campaña política una vez en el domo, otra, en una de sus giras, y otra en un programa televisivo utilizó el término EMPLEOMANÍA, queriendo decir generar puestos de trabajo. Le envié un correo electrónico, dos a sus más allegados para que no utilizara más el término que significa: ‘costumbre de pedir puestos públicos’, después de este envío, que fue la primera vez, lo siguió usando la segunda, la tercera y creo que sería capaz de utilizarla nuevamente.

En otras ocasiones, le he hecho señalamientos tendientes a que rectifique, pero pareciera que responde a violentas reacciones, más que al razonamiento juicioso que debe ser práctica y norma de un mandatario. Mi artículo sobre el Control Previo, es por convicción, no por adhesión.

Señor presidente, el mandato recibido del pueblo, no es un cheque en blanco, es para cumplir con lo que usted ofreció y estos exabruptos no estaban en su agenda. La gente sensata y no hablo de los PRD ni de los nihilistas, se estremecen de miedo cada vez que, cuando usted habla, cree que por ser ese su estilo personal de gobernar, puede actuar como mejor o peor le parece. Gobierne, no amenace, señor presidente.

Hace años escribí un artículo en donde proponía que los programas de gobierno de los candidatos, sobre todo presidenciales, deben ser votados, con sus candidatos, y se deben convertir en ley de la República por el poder omnímodo del pueblo y que este programa sea cumplido al pie de la letra. En esta forma, los candidatos serían más parcos en sus propuestas, porque habría un documento legal, mandatario del pueblo, con que el puedo podría exigir al gobernante.

Aplaudo sus obras buenas, porque no soy un nihilista, esto me resultaría chocante a mi mismo, pero, señor presidente, Panamá es una nación de hombres pensantes, no de borregos, rectifique deje la soberbia y encontrará un pueblo dispuesto a apoyarlo.

Retornando al tema de los boletines, ¿se imagina usted la andanada de padres de familia que lo demandaría por abuso de autoridad? Y no lo dude, señor presidente, yo sería el primero. Así son las cosas.

*

<> Este artículo se publicó el 22 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/morales-m-juan-ramon/
Anuncios

Por un periodismo comprometido

La opinión del Comunicador  Social…

ERNESTO A. HOLDER
ernestoholder@gmail.com

Cuando mencioné la semana pasada a los 38 periodistas que han muerto alrededor del mundo en lo que va de este año y a los 72 del año pasado, no fue sin la reflexión de que todos dieron sus vidas en el intento de exponer hechos que violentan el bienestar de la colectividad social. Guerras, tráfico de drogas, corrupción, entre otros peligros que acechan. Casi todos se encontraban en franco ejercicio investigativo y de cuestionamiento de los estamentos de poder para comprobar u obtener la información puntual. Ninguno murió por presentar dimes y diretes pueriles entre partidos y figuras políticas.

Ya en el 2007 el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa, presentó en Bruselas, Bélgica, un trabajo investigativo que se llevó a cabo por espacio de dos años titulado Killing the Messenger (Matando al mensajero). Puntualizaba que: ‘un millar de periodistas y personal asociado murieron en todo el mundo en el intento de informar…’. Lo más importante del estudio es que solo una de cada cuatro muertes se dio en situaciones de guerra: ‘al menos 657 hombres y mujeres fueron asesinados, eliminados al intentar esclarecer los sombríos recovecos de sus sociedades’.

Tengo mucho más que decir sobre el ejercicio del trabajo de los medios de comunicación. Sobre el del periodismo y el momento actual. El social e histórico. El periodismo para el desarrollo de un país que busca aprovechar al máximo la recién recuperada soberanía y el control de su territorio. Un periodismo para la construcción de la sociedad del futuro, la sociedad de mis hijos y la de los tuyos.

En este momento muchos solo ven el tema en el marco de las recientes amenazas a la libertad de expresión por indagar e informar sobre los asuntos del gobierno. Asuntos de todos en un país democrático. Pero mis preocupaciones son más a fondo. Si el gobierno y las estructuras del poder tienden puentes de entendimiento con los trabajadores del periodismo por medio de una serie de agasajos y reconocimientos en el marco de la celebración del Día del Periodista, no significa que el trabajo se hará más fácil. Y tampoco los trabajadores de los medios deben creer que la relación inestable con las estructuras gobernantes es su mayor reto.

Las amenazas al futuro de la sociedad no tienen que ver con el control que personeros de un gobierno en particular tratan de ejercer sobre el trabajo periodístico. La vigilancia de la ejecución de los gobiernos forma parte de un laberinto más complejo. Las verdaderas amenazas se centran en la conducta generalizada frente a los retos que como sociedad enfrentamos para adelantar el desarrollo cultural y social de la población.

El ejercicio periodístico actual se inclina mayormente a concentrar su esfuerzo en tratar de difundir temas relacionados a la actividad política, de gobierno y de oposición. Se presenta muchas veces como investigador y expositor de actos de corrupción, ante todo ligados a la política y a la gestión gubernamental, más no, en términos generales, de las que probablemente ocurren en el sector privado. El ejercicio periodístico en nuestro entorno no goza de independencia, tiene necesariamente que limitarse ante los intereses de los anunciantes y dueños de los medios de trasmisión.

Alguien me comentó la semana pasada que ‘al tener el poder para ejercer control sobre la opinión de la población, el comunicador es un actor de dos caras posibles, … una independiente y la otra modelada por la censura de los grandes monopolios económicos. Por lo tanto, tan vilipendiada profesión, debería ser ejercida por hombres y mujeres con un sentido de responsabilidad muy alto’.

Las preguntas fundamentales para una profesión como esta son: ¿qué hacemos realmente de valor en un tiempo como éste, en donde son visibles los cambios significativos en la estructura social?; cambios que amenazan el futuro de convivencia pacífica. ¿Qué hacemos cuando la dinámica de convivencia familiar es cambiante, muy distinta a lo que era hace tan solo 25 años? ¿Qué hacemos en este tiempo que vivimos, en donde las interacciones entre individuos se ven amenazadas por conductas de ‘lo más para mí y lo menos para ti’ y la subsiguiente reacción violenta por no ‘dejarse joder’ que dificultan la construcción de relaciones de confianza entre las diversas estructuras de la sociedad y entre los individuos? ¿Qué periodismo hacemos entonces?

Cada periodista debe procurar la libertad debida para ejercer la profesión desde su conciencia, con independencia y bajo su propia responsabilidad, sin temor a ser perseguido y sin la atadura de leyes restrictivas. Por cada persona que ha dado su vida alrededor del mundo por esta profesión, debemos comprometernos a ejercerla con un sentido más ligado a la necesidad de pavimentar el camino hacia un futuro más alentador para todos.

 

<> Este artículo se publicó el 22 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/holder-ernesto-a/

Por una reforma de la política migratoria laboral

La opinión de…

RICARDO ERNESTO SOTO

Recientemente el tema del trabajo de inmigrantes ilegales en Panamá ha despertado opiniones encontradas. El argumento clásico es que el trabajador extranjero desplaza al panameño y que se debe mantener la obsoleta norma del 10% de trabajadores extranjeros en las empresas y hacer redadas migratorias que dejen chicas a las del estado de Arizona.

El problema es que no existen suficientes trabajadores panameños calificados para los puestos que la economía requiere y además en el caso de los trabajadores no calificados existen incentivos que propician la contratación de trabajadores ilegales, incentivos que surgen de la propia condición de ilegal del trabajador.

Lo que pasa es que mientras se preparan los panameños para los puestos a los cuales no están preparados, las oportunidades económicas no esperan. Si las empresas no consiguen el personal hoy, o no abren sus puertas del todo o se van a otro país con su dinero y su trabajo, y pagarán impuestos y seguro social en otro país y no en Panamá.

Es cierto que existen leyes especiales que permiten la mano de obra calificada, pero son leyes que necesitan costosos trámites por abogado bajo condiciones sumamente inflexibles y generalmente están ligadas a zonas económicas especiales. No resuelven el problema de fondo.

No queda más remedio que modificar la legislación laboral y migratoria de Panamá y liberalizar la contratación de mano de obra extranjera, la cual ya se está dando de hecho. La misma ilegalidad se torna un incentivo adicional para contratar a extranjeros ilegales sobre panameños. No es que se trate de promover al trabajador extranjero sobre el panameño, sino de que compitan en igualdad de condiciones. Los trabajadores extranjeros tienen para los empleadores una gran ventaja, están ilegales o sea que si estás dispuesto a jugarte con las multas del Mitradel, te ahorras beneficios laborales, cuotas del Seguro Social, cuotas sindicales, solo eso vale pagar las multas ocasionalmente. Y si Migración los deporta, frecuentemente tras denuncia del propio empleador, no hay problema, vienen otros.

Si los extranjeros estuvieran trabajando legalmente, tendrían que recibir beneficios laborales y pagar las cuotas que la ley exige, además podrían llevar al Ministerio de Trabajo, se podrían traer a sus familias a Panamá y por lo tanto no estarían tan dispuestos a trabajar por tan poco ni tantas horas. Competirían en igualdad de condiciones con los panameños, ya que habría menos incentivos para contratar ilegales sobre nacionales.

Hay un estudio del año 2001 que fue entregado al MEF donde se decía que si Panamá quería mantener índices de crecimiento económico sostenido de 9% (y en esa época eso parecía optimista, pero luego se probó totalmente posible) por varios años tenía que liberalizar la legislación sobre el trabajo de extranjeros y migratoria.

Sin embargo, las tesis proteccionistas laborales que priman en nuestra clase política han hecho este cambio imposible y el estudio nunca fue publicado. Ningún país ha logrado pleno empleo antes de admitir inmigrantes.

No existe un número finito de trabajos en una economía abierta y en crecimiento. Trabajo engendra trabajo. La inmigración crea trabajos. Si no fuera por la inmigración el Canal de Panamá nunca se hubiera construido. Hoy necesitamos a los inmigrantes para lograr crecer sostenidamente por varios años. Y lograr convertir a Panamá en el Singapur de las Américas.

Además hay otros problemas con la actual política migratoria laboral. Según el último censo, las mujeres panameñas tienen 1.9 hijo por mujer. Eso es menos de la tasa de reposición, o sea que ya están naciendo menos panameños de los que van a morir en unos años y la población va a envejecer. Esto es catastrófico para los jubilados panameños del futuro, porque habrá menos trabajadores jóvenes que con sus cuotas e impuestos paguen sus jubilaciones y sus 100 para los 70. A menos que entre a la masa laboral un buen número de trabajadores inmigrantes jóvenes que coticen a la CSS y paguen impuestos se va a tener que cambiar el sistema solidario por uno de cuentas individuales.

Por otro lado, está el tema de los derechos de los inmigrantes. El proteccionismo laboral implica tácitamente una política migratoria restrictiva, represiva, discriminatoria y corrupta. Gústenos o no, la gente va a emigrar legal o ilegalmente para mejorar su estándar de vida.

El problema actual es que la economía demanda trabajadores y cuando se abren empresas nuevas, no viene nadie a atender la solicitud o solo vienen extranjeros sin permiso de trabajo, lo cual los deja en la disyuntiva de abrir o no la opción de contratar ilegales. Mientras se consiguen los trabajadores que la economía necesita, las oportunidades de crecimiento para el país pueden irse. Si se reforma la política migratoria laboral actual sería un gran logro para el progreso del país. Uno largamente retrasado por los gobiernos anteriores.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/soto-ricardo/

La educación del cambio

La opinión de…

Domingo M. González

La educación es un derecho y un deber de la persona humana y corresponde al Estado el deber de organizar y dirigir el servicio de la educación. La eficiencia del sistema educativo y el cumplimiento de sus fines son responsabilidades del ministro de Educación y el Presidente de la República. Si el sistema produce resultados negativos, la responsabilidad primaria es del Gobierno.

Claro está, la responsabilidad es también del docente cuando antepone sus intereses personales a los intereses de los estudiantes. Los padres, también asumen responsabilidades cuando dejan de coadyuvar con los docentes y se hacen indolentes o agresivos con los docentes que le exigen a sus hijos o acudidos. No se puede suponer que solo el Estado es responsable. Tampoco, el Estado puede desentenderse de su responsabilidad primaria e indelegable, en el mundo de hoy.

Cuando la subdirectora general de Educación arremete contra los hogares o induce a pensar que la crisis se debe a falta de aplicación de las metodología está faltando a sus deberes de funcionario público. Lo mismo hace la publicidad estatal cuando sobrevalora “la beca universal”, la entrega de mochilas, libros y de los modernos TICs como acciones para mejorar el sistema educativo, evitar las deserciones y adquirir los conocimientos, destrezas y actitudes para garantizar un mejoramiento continuo.

Quiero llamar la atención al gobierno del cambio sobre una experiencia valiosa que realizó uno de sus partidos aliados, durante la administración del ex presidente Endara, cuando el ministro de Educación era Marco Alarcón (q.e.p.d.). Dentro de sus prioridades, Alarcón estableció la ejecución del inventario de activo fijo educativo. Fue un esfuerzo administrativo para mejorar el sistema educativo.

Era necesario conocer el inventario del patrimonio educativo acumulado en las inversiones de más de mil millones realizados por los gobiernos militares al servicio de la educación nacional. Además, era importante dejar ese activo registrado para disminuir los actos de corruptela y obligar a los ministros y directores a rendir cuentas de la infraestructura logística del proceso de enseñanza-aprendizaje. Después de Endara, se suspendió y se desatendió este compromiso.

La administración de Endara buscaba la localización, identificación, cuantificación, registro y protección del activo fijo institucional utilizado en el proceso educativo. Con estos registros era más difícil que las cosas desaparecieran, que los ministros hiciesen contrataciones directas sin poder contrastar el bien contratado con el bien recibido y que cada director de escuela tomase conciencia de los bienes que estaba recibiendo y por los cuales tenía que rendir cuenta.

El sistema educativo sería otro y la ministra no estaría satisfecha de tener el sistema de compras de la Autoridad del Canal sino el sistema de inventario de activo de la empresa mejor administrada en Panamá, según se dice.

Si estos instrumentos administrativos no se tienen: ¿cómo exigir al educador una efectiva capacitación académica o técnica para la responsabilidad y la disciplina. ¿Son en la actualidad, los altos directivos del ministerio, incluyendo a los directores, ejemplos para educadores y educandos? ¿Por qué exagerar la irresponsabilidad de los de abajo, si los de arriba ni son ni quieren ser responsables de los deberes de todo funcionario público?

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por el bienestar de Puerto Armuelles

La opinión de…

Carlos Alberto Motta Nuques

Puerto Armuelles salió del anonimato en 1928, cuando la United Fruit Company, buscando nuevas tierras bananeras, descubre un lugar llamado Rabo de Puerco. Alrededor de 1930 se lleva a cabo el primer embarque de banano producido en estas fértiles tierras; de suelos aluviales y volcánicos que le han ganado el prestigio a nivel internacional de ser las mejores tierras bananeras de América y cuidado que del mundo.

El resto es historia, Armuelles vivió tiempos de gloria desde 1928 hasta finales de los años 90 cuando se comienzan a dar grandes cambios en el negocio bananero a nivel mundial. Barú fue uno de los distritos que más dinero aportó al fisco nacional; y si hoy día dieran una vuelta por esta región jamás creerían lo que fue.

Desde el año 2003 hasta hoy día por desaciertos de los gobiernos anteriores Puerto Armuelles es un lugar en el que reina el desempleo, el hambre, la deserción escolar, la desintegración familiar, entre otras cosas.

El domingo 14 de noviembre recibí un correo en el cual me indicaban que una de las transnacionales bananeras de mayor prestigio abandonaba las negociaciones con el Gobierno para operar las tierras bananeras de Barú, y con esta noticia también se desvanecían nuestras esperanzas de volver a ver esas tierras produciendo bananos y creando empleos.

El banano es el rubro agrícola que mayor mano de obra produce, un hombre por hectárea, y de cada empleo directo produce siete indirectos.

Señor Presidente, tome la decisión correcta y no deje que estas tierras caigan en las manos equivocadas, en sus manos está que esta región del país vuelva a ser lo que una vez fue, uno de los más pujantes distritos del país.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cuestión de oficio

La opinión de…

JUAN  CARLOS  DELGADO

Soy un convencido de que el fútbol panameño ha crecido y que puede ser una potencia en el área centroamericana. Junto a otros insignes dirigentes, que hoy ya no están en la organización del fútbol por diferentes motivos, he contribuido con mi granito de arena para que esto suceda. Lo hice de manera voluntaria. Nunca he necesitado vender mi criterio, porque gracias a Dios tengo de qué vivir, por tal motivo mis opiniones nacen de la convicción, no del interés. Cuando hago mis comentarios procuro ser lo más razonable posible, porque entiendo que mis opiniones pueden generar diferentes reacciones. Hoy opinaré sobre el porvenir de la Federación de Fútbol de Panamá.

Tomar el timón de una nave que está en marcha y en avanzada requiere de conocimiento en el manejo de esa nave. Se debe conocer la ruta que recorrerá y los obstáculos que deberá vencer. Pensar que se puede interpretar o entender el consejo de los asesores, sin tener conocimiento del tema, es un absurdo. En el deporte hay ejemplos por montón. Los dos últimos directores de Pandeportes llegaron a esta institución pensando que cualquiera podría dirigirla; hoy, después de haber perdido un tiempo valioso, la realidad nos indica que fracasaron, a pesar de que tuvieron, según ellos, los mejores asesores.

El fútbol, como ningún otro deporte, es muy complicado en su manejo y en su administración. Yo lo viví. Hay aspectos políticos, administrativos, estatutarios, reglamentarios, arbitrales y logísticos, que cualquiera que no los conozca se perderá en la vorágine de los intereses que se manejan dentro de este monstruo. Hasta hace 15 años, cualquiera podía ser presidente de la Federación de Fútbol de Panamá, total, no había mucho que perder. Ahora existen clubes profesionales, jugadores con mejores salarios, con derechos de formación y promoción, fanáticos que exigen resultados y patrocinadores que confían en el fútbol panameño. Hoy nuestro fútbol tiene mucho que perder.

Por eso considero que el presidente de la federación debe ser una persona que tenga el oficio suficiente para hacerse cargo de una organización que ya no es la misma de hace 15 años. En los estatutos debiera existir como reglamento o como requisito mínimo, la forma de evaluar los créditos de aquel a quien le van a entregar los destinos de nuestro fútbol. Ser el dirigente de los dirigentes del fútbol panameño, debe ser cuestión de oficio.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/delgado-juan-carlos/

Dar tiempo al tiempo

La opinión de….

BERNA  CALVIT
bdcalvit@cwpanama.net

Fue triste ver el desalojo, de su hogar, de una mujer mayor discapacitada por envenenamiento con dietilene glycol, uno de los tantos rostros de una tragedia nacional cuyo final no se vislumbra. Esta desgracia no empezó en 2003 con la licitación de 9 mil kilos de glicerina; no empezó en España, ni en China.

Fue aquí, en Panamá, donde viejos males (codicia, negligencia, falta de controles, indiferencia gubernamental), la hicieron posible.   Un señor de escasos recursos económicos, “representante” de la compañía con el sonoro nombre, Grupo Comercial Medicom, se adjudicó la licitación; Medicom pidió el producto a Rasfer Internacional, empresa española comerciante en químicos y farmacéuticos; Rasfer la pidió a un proveedor quien, a su vez, la compró al fabricante chino; en este pasar de manos hubo acuerdos para inflar el precio.

La Audiencia Nacional (España) asegura que Rasfer, “en clara connivencia con el proveedor y el fabricante chino, obtuvo un producto a un precio muy inferior al del mercado; …falseando la realidad de la factura de compraventa con el único fin de obtener un mayor beneficio, sin importarle la calidad del producto a exportar…”. Como información extra, que un ex ministro chino acusado de corrupción fue ejecutado en 2005 por recibir sobornos de empresas farmacéuticas y por incumplimiento de su deber.

La injusticia y la impunidad indignan. ¿Estaba atrasada aquella mujer, en el pago del alquiler, la hipoteca?  ¿Vivía con algún familiar por razón de su enfermedad?   No sé, la noticia no daba detalles. ¿Es su deuda más grave que la que tienen con las víctimas y la justicia los responsables del mayor envenenamiento con dietilene glycol registrado en el mundo?  Esa mujer representa lo que están viviendo cientos, tal vez miles, que buscando salud ahora enfrentan desempleo, desamparo gubernamental, dolencias graves y, al final, la certeza de una muerte inmerecida.  La Fiscalía Especial confirmó que parte del lote 03071601 comenzó a usarse en 2004, por lo que el número de afectados podría ser mayor;   la cifra real nunca se sabrá, ya que muchos no asociaron sus síntomas con envenenamiento.

El punto de partida es el laboratorio que elaboraba los medicamentos de la Caja de Seguro Social (CSS); los encargados habían advertido a sus superiores sobre sus deficiencias;  aun así no hubo mejoras.   Uno de los comerciantes implicados afirma que el producto “pasó por la aprobación” del laboratorio químico aduanero.   ¿Sería mirando por fuera los 46 bidones mortales?   Según las investigaciones Medicom alteró la fecha de caducidad, no el contenido; es importante anotar que el tiempo no transforma la glicerina en dietilene glycol.

La CSS asegura que analizó la calidad y la pureza de la glicerina; y aunque no lo crea, no analizó por posibles sustancias tóxicas.   Para la producción de medicamentos la CSS solo contaba con el permiso anual.    ¿Por qué la Dirección de Farmacia y Drogas del Minsa eximía a la CSS del registro sanitario? Para mayor claridad sobre estas situaciones, recomiendo la lectura del artículo   “Un punto de vista”,   del doctor Mauro Zúñiga   (La Prensa 10/11/2006) y de la entrevista al doctor Gustavo Arosemena, director del Instituto Especializado de Análisis de la Universidad de Panamá (IEA)  (La Estrella de Panamá 15/7/2010).  Me parece recordar que cuando empezaron las investigaciones, un funcionario del laboratorio de la CSS dijo que no enviaba las muestras de los productos al IEA “por falta de mensajero”.

Resumiendo: no analizar correctamente el producto en Panamá, antes de utilizarlo, causó esta tragedia. ¿Negligencia, falta de presupuesto, disputas territoriales? Faltó el control previo (atención, contralora de Bianchini) que en finanzas puede resultar en peculados, sobornos, quiebra, etc.  En salud, como en este caso, en muerte y discapacidad.    La cifra de muertos y de intoxicados sigue creciendo; las investigaciones continúan.

Por ser profana en asuntos del derecho, me permito preguntar si cuando muera el último de los envenenados, los responsables de las muertes podrían invocar la figura legal “sustracción de materia” que consiste, básicamente, en “la desaparición de los supuestos, hechos o normas que sustentan una acción; cuando esto sucede, la autoridad administrativa o legal no podrá decidir o pronunciarse sobre algo …”.

Al cerrar este escrito la última noticia es que la Fiscalía Especial formula cargos, por el envenenamiento, a los miembros de la junta directiva-2006 de la CSS. En este caso en especial, “dar tiempo al tiempo” para evadir responsabilidades es una infamia sin nombre.   “Una cualidad de la justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia”, Jean de la Bruyere, escritor francés.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/calvit-berna/