Grupo Clarín controla los Medios en Argentina

La opinión del Periodista y Docente Universitario…
GARRITT GENETEAU
ggeneteau@yahoo.es

Los monopolios aparecieron en el campo de la industria y el comercio cuando la industrialización se hizo más competitiva. Los capitanes de la industria más egoístas, despiadados e implacables decidieron acaparar los negocios más rentables. En los Estados Unidos se denominaron ‘Trusts’ y el gobierno de ese país tuvo que intervenir para evitar que potentados como Rockefeller, Ford, Vanderbilt y otros siguieran monopolizando sus actividades en perjuicio del pueblo norteamericano y estableció los controles respectivos, pero la misma actitud no la han asumido otros gobiernos y aún subsisten monopolios aprovechándose de la feroz globalización que estrangula con sus tentáculos a la población de los países tercer mundistas.

En América Latina se destaca por su ferocidad un escandaloso monopolio que está haciendo imposible la libertad de expresión en la hermana República de Argentina.   Allí el grupo clarín es el todopoderoso señor que controla más de trescientas estaciones radiales, de Cable TV, dos canales de televisión y lo más peligroso, manejan unilateralmente el negocio del papel y distribuyen el mismo entre los diarios y revistas afiliados al grupo y por consiguiente, deciden que periódicos pueden circular y cuáles no.

Aparte de lo mencionado, el grupo tiene poderosos intereses en bienes raíces y muchos otros negocios. Con su monopolio atentan flagrantemente contra la libertad de expresión y lo más significativo, no hay gobierno que los detenga en su voracidad. Cuando la dictadura militar estuvieron plegados a los entorchados y ahora, en Democracia, son los que quieren decidir qué partido puede ganar las elecciones.

El grupo Clarín, amparado por gobiernos corruptos, impiden al pueblo argentino que ejerza su derecho a estar correctamente informado. ¿Y la Sociedad Interamericana de Prensa? ¡Bien gracias, y usted! Este organismo siempre ha estado de parte de los dueños de medios y les ha dado la espalda a los periodistas. Y como es lógico, el Clarín pertenece a la SIP.

En Panamá debemos mantener alerta para impedir la aparición de estos grupos monopolísticos que son los mayores cercenadores de la libertad de expresión, ostentando un poder, quizás más poderoso que los gobiernos. Aún estamos a tiempo para impedir la aparición de estos ‘Trusts’, lo cual es una cruel y nefasta manifestación del neo liberalismo despiadado y salvaje como dijera el Papa Juan Pablo II.

 

*

<> Artículo publicado el 17 de noviembre de 2010  en el diario  El Siglo, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/geneteau-garritt/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: