El preludio de una crisis global

En esta ocasión, la cumbre del G20 inicia sin consenso en un tema crucial: las devaluaciones competitivas.   La opinión de….

ALEXIS   SOTO
sotopanama@gmail.com

En el día de ayer se inauguró en Seúl, Corea la Cumbre del G20. En esta ocasión la cumbre inicia sin consenso en un tema crucial: las devaluaciones competitivas. Es evidente que el virus de la crisis sigue vivo y ha vuelto a mutar por quinta vez, primero en 2008 apareció en forma de crisis inmobiliaria, luego como crisis bancaria, luego crisis financiera y simultáneamente también crisis económica, recientemente como crisis fiscal y ahora en forma de una incipiente guerra de divisas.

Mientras EEUU ha optado por estimular su economía manteniendo las tasas de interés relativamente bajas e inyectando circulante en la misma y a diferencia de Europa que lo ha hecho con fuertes ajustes fiscales para controlar déficit, lo cierto es que tanto EEUU, Europa y Japón de una u otra forma han optado por devaluar sus propias monedas para hacer sus exportaciones más competitivas ante el gigante China que hoy ya es la segunda economía en el mundo.

Es que China sigue manteniendo el principio de la gradualidad y a pesar de su crecimiento económico sostenido y de las presiones de los distintos bancos centrales del mundo, no ha querido revaluar el yuan luego de haberlo hecho en un 2% el pasado Junio.

Al mantener su moneda devaluada en un 20%, China ha logrado aumentar sus reservas hasta $2 mil 64 Millones, aumentado sus exportaciones 25% logrando un superávit comercial de $17 mil Millones pero al mismo tiempo provocando en contrapartida un aumento del déficit comercial en EEUU de 8,7% (el segundo más alto del año).

Frente a las presiones del G20, el Director del Banco Central de China, Ma Zhaouzu ha explicado que revaluar el Yuan para ellos significaría recortar exportaciones y por ende el cierre de fábricas lo cual traería desempleo y con él, desequilibrios sociales que afectarían la férrea estabilidad política que mantienen con su régimen de partido único.

Como respuesta a la postura china, la FED ha anunciado una mayor inyección de dólares en la economía de EEUU lo cual provocará una mayor caída de esa divisa que hoy se cotiza a $1,4195 por euro.

Este dólar a la baja por su puesto ha provocado que los inversiones huyan hacia otros destinos más rentables aumentando el valor de del oro como valor refugio a $1,300 la onza y cotizando al alza otras monedas como el euro, el yen, la libra esterlina y el franco suizo afectando a su vez la competitividad de las exportaciones de Europa y Japón.

Los discursos de los líderes del G20 presagian un escenario global en el que los mercados emergentes, a pesar de su satisfactorio crecimiento, les tocará abrirse paso para defender su cuota de exportaciones mientras los países ricos usarán distintos mecanismos para mantener el valor de sus exportaciones aún a costa del valor de sus divisas.

Todo esto es el preludio de la próxima crisis que estamos por ver en el mundo: la Guerra de Divisas.

*

<> Este artículo se publicó el 12 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: http:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: