Educación y patria

La opinión de…

Xavier Sáez–Llorens

xsaezll@cwpanama.net

Desfilar no hace a un estudiante más patriota. Enseñar inglés no lo hace más sabio. Inculcar abstinencia no lo hace más fiel. Imponer religión no lo hace más ético. Prohibir la fiesta de Halloween no lo hace más cristiano. Otorgar becas por promedio de 3.0 no lo hace más estudioso.

Si queremos mejores ciudadanos, necesitamos familias, escuelas y periodismo que adiestren a nuestra juventud en tolerancia, civismo, ética y pensamiento crítico. Mientras perdemos tiempo en debates superfluos, la educación pública navega sin brújula por mares de oscurantismo y mediocridad.

Todo joven aprende a querer a un país cuando vive una infancia placentera en su territorio, cuando canta su himno, cuando dibuja sus símbolos nacionales, cuando representa a su escuela en el exterior, cuando conoce sus bellos rincones geográficos, cuando viaja y añora regresar, cuando encuentra trabajo, salud y bienestar, cuando los demás lo aceptan tal y como es.

Uno siente orgullo cuando un alumno triunfa en las olimpiadas de ciencias o matemáticas, cuando un extranjero menciona los éxitos de Roberto Durán, Rubén Blades, Danilo Pérez o Eduardo Ortega-Barría, cuando fuera del país se exalta a Copa, cuando doctores ejecutan trasplantes o intervenciones pioneras, cuando científicos descubren una nueva especie de hantavirus o una terapia para alguna enfermedad tropical.

Hacer patria no es marchar obligatoriamente en noviembre al ritmo de tonadas militares. El mejor tributo que se le puede rendir a Panamá es no robar sus arcas estatales, no nombrar amigos y familiares en puestos públicos por encima de méritos y capacidades, no propiciar clientelismo político, no coimear, no evadir impuestos, no destruir la ecología, no discriminar a compatriotas, no explotar a trabajadores, no desestabilizar por beneficio ideológico, no vagabundear a espera de paternalismo gubernamental, no trancar calles y afectar a terceros, no tirar basura en el suelo, no interferir con la salud pública, no incitar lucha de clases. La patria somos todos, ricos y pobres; blancos, negros y coloreados; hombres y mujeres; heterosexuales y homosexuales; creyentes y ateos; viejos y niños; nativos y nacionalizados; sanos y enfermos. Toda legislación, por tanto, debe incluir a este repertorio de pluralidades.

Me molesta la gente cuando dice que los tiempos pasados fueron mejores o que la juventud de hoy anda descarriada y carente de valores. Cuando alguien se expresa así es que está envejeciendo y no desea recordar los cambios que practicó su generación sobre modas y conductas de sus antecesores.

Lo que sí anda desfasado de estándares de excelencia es la educación estatal. En mis años de escuela secundaria (Colegio Pedro Pablo Sánchez), la diferencia entre enseñanza pública y privada no era tan obvia. El compromiso académico de mis profesores era digno de elogio. Ahora, la brecha entre colegios oficiales y particulares es abismal, tanto en metodología de enseñanza como en esfuerzo docente y cumplimiento del calendario.

Urge, además, promover el pensamiento crítico y libre de los jóvenes, actividad vital para contemporizar conceptos y adaptarse al mundo moderno, para forjar individuos más independientes y creativos. Maestros y acudientes enseñan a los alumnos qué y cuándo pensar en lugar de cómo y por qué pensar. Saber qué pensar es muy fácil. Solo debemos asimilar las exigencias, prejuicios y costumbres de los que nos educan. Hay una tendencia perversa a esclavizar y embotellar la mente ajena, a obligarla a vivir dentro de parámetros herméticos. Cada cual se percibe como sabio e infalible y pretende que los demás lo conviertan en modelo a imitar.

El pensamiento crítico es un proceso destinado a utilizar conocimiento e inteligencia para alcanzar la posición más razonable sobre un tema y superar las barreras que los sesgos introducen. Ser objetivo y cuestionador resulta incómodo para quienes son mentalmente inseguros y prefieren guiarse por dogmas o emociones. La subjetividad de los argumentos emocionales se presta a manipulación. Es muy importante no caer en pensamientos desiderativos que carecen de rigor racional porque se basan en gustos, deseos o creencias desprovistas de evidencia o comprobación. La verdad obtenida a través del razonamiento crítico es sólida comparada con la mentira feliz que fabrica el pensamiento mágico. Los pensadores críticos están intelectualmente mejor equipados que aquellos instruidos con estrategias tradicionales.

Como decía Herbert Spencer, “El objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí mismos, no para ser gobernados por otros”.

<> Este artículo se publicó el 14  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/saez-llorens-xavier/

Derechos Humanos: el gobierno reprueba

La opinión del Secretario General de CONUSI  FRENADESO….

GENARO   LÓPEZ  
rologe54@yahoo.com

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU inició los trabajos de la IX sesión del Examen Periódico Universal (EPU), en el cual revisa la situación de 16 países. En la reunión de Ginebra, el Gobierno de Panamá estuvo representado por Roxana Méndez, ministra de Gobierno. En este examen, el gobierno pretendió ocultar la masacre de Bocas del Toro.

Diversos países expresaron su preocupación por lo sucedido en Bocas, exigieron explicaciones y que los responsables de esta violación a los derechos humanos sean conducidos a los tribunales. Estados Unidos, Reino Unido, Noruega y Países Bajos demandaron al gobierno de Martinelli aclarar los sucesos de Changuinola, en donde al menos siete personas perdieron la vida y más de 700 resultaron heridas.

A pesar de la condena, el gobierno persiste en ocultar los muertos. El procurador de la Nación, Guiseppe Bonissi, insiste en reconocer dos asesinatos, a pesar de que el informe de la Defensoría del Pueblo señala que podrían haber fallecido hasta siete personas y la Comisión Investigadora que designó Martinelli contabilizó cuatro. Con estas posiciones, ¿qué justicia se garantiza al pueblo?

Sin embargo, ésta no es la única materia donde fracasa el gobierno. Un informe de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) instó al gobierno a frenar el elevado número de asesinatos de mujeres; existe preocupación porque la legislación penal de Panamá no aborda en forma contundente el feminicidio; sin embargo, el gobierno no ha dado pasos para frenar este fenómeno. Igualmente expresó su preocupación porque en la práctica los afropanameños y los pueblos indígenas aun son víctimas de discriminación racial y, por ende, de violaciones a sus derechos humanos. En el caso de la niñez se cuestionó el trabajo infantil y se instó al gobierno a corregir la falta de protección de las menores.

Canadá, dejó sentada su preocupación por las amenazas a la libertad de expresión y por las represalias y la presión oficial ejercida de manera directa e/o indirecta contra periodistas y medio de comunicación social.

El equipo de Naciones Unidas observó ‘faltas’ en los procesos en Panamá de solicitud de refugio y en el cumplimiento de los principios básicos del derecho de asilo, de no devolución y de no discriminación. La falta de mecanismos en Panamá dificulta proteger a las personas que, debido a los flujos migratorios, se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Sumado a ello, el último informe de Transparencia Internacional señala que Panamá se mantiene como uno de los países con peor índice de percepción de corrupción. Igualmente, el último Informe sobre la Desigualdad del PNUD. Panamá ocupó el noveno lugar en el deshonroso ranking de la desigualdad social.

A este examen deben incorporarse los problemas ambientales. En materia ambiental se acelera la flexibilización de las normativas: reforma al Código Minero, mecanismos que evaden los estudios de impacto ambiental, venta de nuestro territorio (costas, playas e islas), protección a empresas que lesionan el medio ambiente.

En este orden, en el cuestionado proyecto de ampliación del Canal, ha estado favoreciendo a la empresa LBG (Louis Berger Group), la cual ha admitido haber defraudado al gobierno estadounidense en trabajos de reconstrucción en Irak y Afganistán. La empresa realizó dos contratos con la ACP: elaboración del plan de manejo socioambiental del lago Gatún ($197000) y servicios de consultoría para la revisión de los estudios técnicos del programa de ampliación ($564210). Además, LBG también ha realizado proyectos con la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM). ¿Qué criterios se siguen para otorgar estos proyectos y qué importancia brinda el gobierno al medio ambiente?

Lo planteado en los diversos informes demuestra que cada vez más se cercenan los derechos humanos del pueblo panameño, se desconoce el derecho a la vida digna.

Tenemos que trabajar en la democratización de la sociedad panameña, para ello se requiere construir poder popular; de allí la necesidad de impulsar los esfuerzos para crear un instrumento político electoral, como alternativa real para promover la justicia y equidad social.

*

<> Este artículo se publicó el 14 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/lopez-genaro/

Los mayores deben dar el ejemplo

*

La opinión del Profesor del Departamento de Química y Física de la Universidad de Panamá….

Sebastián Vásquez Bonilla 

Que dicha la de ser independiente, ni tener ambiciones políticas, porque ello me permite expresar mis ideas con toda libertad. En esta ocasión manifiesto mi repudio a la forma desmedida y con matices antojadizos y caprichosos, propios de su avanzada edad, con la que un grupo de adultos mayores anuncia y cierra las calles cada vez que le da la gana.

Lo hacen sin medida porque saben que ningún gobierno, por razones políticas, se atreverá a hacer cumplir la ley y porque saben que los agentes del orden público temen que en una acción represiva alguien no aguante lo que se buscó y termine en el hospital sin siquiera ser tocado. Recurrir a la compasión pública para hacer lo que les dan las ganas es un acto tan cobarde como el que han hecho algunos militares en guerra, al utilizar escuelas como escudos de puntos estratégicos; porque saben que sus enemigos no los bombardearán.

Todo ello ocurre cerca de dos centros educativos, para los cuales no ha habido paciencia para reprimir cualquier cierre de calles. Curioso… ¿Verdad? ¿Qué ejemplo le estamos dando a esos jóvenes? Definitivamente, con constancia veo que en mi pueblo la “ley del embudo” se aplica en todos los niveles.

¿Serán justas sus aspiraciones? No estoy seguro. De lo que sí estoy seguro es que ellos violentan mis derechos por recibir la pensión por la que han pagado, bajo reglas vigentes que en su momento aceptaron, y no me parece justo que ahora digan que nosotros tenemos que pagar por lo que ellos, cuando jóvenes, no hicieron. Salvo contadas excepciones, cualquier anciano que en estos momentos no tiene con qué vivir es porque no cumplió con su parte ni como padre ni como ciudadano cuando estaba en su edad productiva. Me pregunto ¿cuánto y cómo habrán desperdiciado sus vidas? y ahora pretenden que las nuevas generaciones paguen por ello.

Mis padres criaron a sus hijos a punta del calor de la estufa de una fonda. Mi padre las trabajó tomando sólo libre los Viernes Santos y los Años Nuevos. Mi madre, desde luego, durante ese tiempo no tuvo ningún día libre. Ellos tienen una jubilación como la de aquellos que culpan a otros de todos sus males, pero mis padres no dependen de esa jubilación porque administraron bien sus vidas y educaron a sus hijos. ¿Por qué otros no hicieron lo mismo?

Estoy consciente de que vivimos en una sociedad injusta, pero también debo reconocer que éste es un país de oportunidades para salir adelante y el que no lo logró es porque no quiso. Prueba de ello es la cantidad de extranjeros que viene a Panamá en busca del “sueño americano”, sueño que pareciera otros nunca buscaron. Es por ello que les exijo a esos engreídos que no se aprovechen de su edad y permitan a los que no queremos terminar como ellos a que podamos transitar libremente.

*
<>Artículo publicado el 13  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/vasquez-b-sebastian/

Después de todo, ¿qué es un periodista?

La opinión de…

Adán Castillo Galástica

A pesar de los sinceros torrentes de buenos deseos que se prodigan a los periodistas “en su día” y en fin de año (y solo en aquellos ratos), el gremio sigue sin una legislación de avanzada que consagre lo que tanto se proclama: respeto profesional que, al menos, reconozca el riesgo y peligrosidad de su ejercicio.

La naturaleza del periodismo es mucho más delicada y compleja de lo que a simple vista aparenta. Su práctica responde a rigurosos compromisos y mandatos: cronistas de la historia, pulsores, articuladores del tiempo sociopolítico de cada hora, de la validez y robustecimiento de la convivencia y la consiguiente gobernabilidad.

Lo anterior está contextualizado en un mundo signado por un cambio de época, la del mercado de hoy. Todo lo que esto representa planetariamente, no parece tener límites bajo el criterio florentino que “el fin justifica los medios”, caiga quien caiga. Como es natural, nuestro original país donde la voracidad del “todo se vende y se compra, incluyendo honras”, no escaparía a la mercadización mediática y ambiental, precisamente.

En este trastocamiento y confusión de valores, lo que menos interesa para algunos, es un profesional critico, racional, experimentado. Se promueve la vocinglería chabacana, atropello al idioma, la trivialidad.   El cronismo periodístico se refugia en santificar criminalidades, fatalismos, intimidades ajenas.   No queda más remedio que emparapetarse tras el deporte, las pantallas. Cuestión de proteger la paila y el espinazo.   Aquel centinela avizor de crisis, atalaya de futuros, convocador de hermandades, se torna anacrónico, cuando no subversivo.   No es fácil pues, tratar de ser positivo aunque solo fuese pensar, sin el temor de rozar intolerancias.

Pero los periodistas siempre estamos de pie y a fuerza de mucho caminar y tropezar, más que difusores devenimos en proponentes, gestores del bienestar común; valioso recurso de gaveta. En esta ruta jurásica camino a las fiestas de fin de año incluyendo el Carnaval, me permito sugerir algo de lo que podría hacerse con $1.000.000 en el espacio municipal capitalino, al tenor de un plan municipal de verano:

1. Doscientos huertos familiares municipales. En las barriadas periféricas con productos de consumo diario, de fácil cultivo (culantro, ají, tomate, espinaca, zapallo, plantas medicinales).

2. Cincuenta estanques municipales. Cría de peces como fuente complementaria de proteína en áreas marginales del distrito.

3. Evaluación de la floresta citadina. Examen y evaluación (antes de la histeria arboricida) de los árboles-pulmones, muchos de los cuales alcanzan el siglo sobre todo del centro de la ciudad, así como la floresta citadina. Plan ambiental.

4. Sinfónica juvenil municipal. Con la participación de lo mejor de las bandas de música de los colegios, orientado al fomento de la cultura y aprovechamiento de los espacios públicos recreativos que aún existen por corregimiento (v. gr. cinta costera, Casco Antiguo, Canal de Panamá, etc. etc.

5. Mercados permanentes móviles periféricos municipales. Expendios municipales de productos básicos. Alianzas municipio/cooperativas y asociaciones de pescadores artesanales; pequeños productores agropecuarios; artesanías… en fin, ¡salud periodistas, que bien la necesitáis…!

*

<> Este artículo se publicó el 13  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/castillo-galastica-adan/

Leyes y Periodismo

La opinión del Periodista….

ELIS   CABALLERO
mrelis_13@yahoo.es

Los medios de comunicación social son símbolos de la democracia panameña, por su postura activa en la cobertura informativa; sin embargo, algunos han decaído en el lenguaje social, al estigmatizar las normas amarillistas de otros países.   Cuando me inspiré para este mensaje lo hago con respeto hacia mis colegas; animado por el deseo de despertar la conciencia pública sobre normas periodísticas, las cuales se han perdido, debido a los abusos otorgados por Ley a ciertos funcionarios y al libertinaje informativo.

En Panamá ha existido siempre el derecho legal para las personas que se sientan calumniadas en su honor, mediante denuncia a los tribunales de justicia; pero las acciones jurídicas pasan a entidades públicas y tribunales de honor que no se ajustan a la realidad.

El Gobierno Nacional presentó hace unos años un anteproyecto de Ley que deroga varias disposiciones contenidas en las denominadas ‘leyes mordaza’ contra la libertad de expresión.

El documento presentado a la Asamblea Nacional prohíbe a todo servidor público con mando y jurisdicción imponer a periodistas sanciones pecuniarias o privativas de libertad a quienes consideren que se faltó el respeto en el ejercicio de sus funciones.

A mi entender el objetivo del proyecto es promover un proceso de autorregulación propio y ético en los medios de comunicación social, promoviendo el respeto a la libre de expresión.

Los principios periodísticos deben respetar las acciones e ideas de cada persona, sin llegar a usar los medios en forma negativa, a fin de solucionar problemas de tipo personal.

Sin embargo, con los últimos acontecimientos en materia de libertad de expresión pareciera más que nada una sed de venganza, tal vez no de las máximas autoridades del país, sino de un grupo colegiado que involucra ahora artimañas legales para sancionar a colegas.

Me parece que esta condena hacia trabajadores de la pluma busca dar un mensaje, no sabemos por parte de quién hacia los medios o corporaciones.

Pero en mi opinión, sin ajustarme a los términos jurídicos que pudieran determinar la sanción legal hacia los comunicadores o empresas, nuestra condición para defender la libertad de expresión deber ser única y solidaria.

Hoy, a pesar de que el Gobierno dice respetar la libertad de expresión, que en mi caso particular es cierto, no debemos desmayar en vigilar las acciones de los Órganos del Estado, porque si se está ejerciendo presión sobre poderosas empresas de comunicación hacia abajo, o sea, para nosotros los de a pie, la cosa podría ponerse peor.

*

<> Este artículo se publicó el 14 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/caballero-elis/

Características particulares del ser panameño

La opinión del Doctor…

César Quintero Sánchez

Luego de una investigación que me ha tomado varias décadas, puedo anunciarle al mundo que finalmente hemos definido algunas de las más importantes características del ser panameño. Se trata de un pueblo alegre, receptivo y respetuoso a todas las razas, costumbres e ideologías, compuesto por gente trabajadora que gracias a su esfuerzo físico o preparación intelectual y técnica, logra escalar las más altas cumbres científicas, artísticas, culturales y deportivas, por mencionar algunas.

Sin embargo una pasión, más grande que la que le tenemos al carnaval, subyace debajo de la piel del panameño.   Esta es, un desenfrenado amor y adicción por votar y elegir. Toda la nación permanece de manera ininterrumpida, preocupada y ocupada, en que se realicen los diferentes torneos electorales para elegir directivos en todas las áreas de la vida cotidiana. Da lo mismo que sea, en los sectores políticos, sociales, deportivos, religiosos, sindicales, educativos, etc.. Sin embargo a nadie le piden rendición de cuentas de nada, ni por lo que han hecho, ni por lo que pretenden hacer. Al parecer lo importante es llegar, sin saber ¿para qué? No han acabado de elegir a alguien, cuando ya están pensando en el siguiente candidato a reemplazarlo.

Si no entendiéramos esta característica, resultaría inadmisible a la inteligencia humana, cómo a un año de estarse desarrollando la actual gestión administrativa, a nadie le preocupa e interesa que todas las promesas electorales se hagan realidad, si no tan solo,  ¿quiénes serán los próximos candidatos a las justas electorales que se escenificarán dentro de casi cuatro años?.

Los gobernantes del pasado reciente o lejano y los posibles abanderados de partidos con ideologías recicladas o de origen obrero, están totalmente dedicados a mercadearse como la alternativa potable, a los dos millones de electores del 2014, sin siquiera al parecer entender, que lo que le preocupa al 40 % de ese electorado, es cómo va a hacer para llegar vivos y sanos a ese torneo electoral.

Existen más de 200 países en el planeta. Yo dificulto que en muchos de ellos, el próximo torneo electoral empiece al día siguiente del conteo y decisión de quienes fueron los ganadores.   Es un tanto difícil poder explicar a los habitantes del resto del mundo, que existimos gente, que vivimos solo para estar en permanente estado de efervescencia electoral y que tenemos este motivo como esencial para existir.

Acá no hay renuncia ni purga de los perdedores. Sin embargo, la victoria quinquenal, solo le pertenece al recién elegido y a sus más allegados familiares, amigos, socios del club o la empresa, compañeros de logia, secta o cama. La gente común o los copartidarios que se partieron el lomo, tendrán que esperar a la próxima campaña electoral. Por eso es que esta, es eterna.

*
<>Artículo publicado el  13  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/quintero-sanchez-cesar/

Verdades a medias

La opinión de…

Gabriel A. Conte G

Con mucha frecuencia escuchamos en los distintos medios de comunicación expresiones vertidas por algunos técnicos del sector agropecuario y especialistas en nutrición y otras disciplinas, quienes esgrimen conceptos referentes a la supuesta contaminación de los alimentos que a diario consumimos, sean estos de origen animal o vegetal. La supuesta contaminación, según algunos, radica en el uso indiscriminado de pesticidas y de medicamentos de uso veterinario por nuestros productores; análisis que considero no se enfoca en una verdadera realidad en nuestro medio, por varias razones, tanto de índole económica como técnica.

Se especula que nuestros agricultores utilizan productos químicos cuyo uso ha sido eliminado en otros países del mundo, cosa que no es cierta. Que se utilizan hormonas para el engorde de aves, cerdos y bovinos en forma indiscriminada no es cierto, dado al alto costo de los agroquímicos, lo que impide que los productores los utilicen como se asevera.

Además, la mayoría de los productos que en la actualidad se usan en las labores del agro en Panamá tienen lo que se denomina EPA (siglas en inglés), o sea, la autorización de la Agencia de Protección del Ambiente de Estados Unidos. De ahí que no sabemos de dónde sacan esos conceptos inexactos los detractores del agro.

En el pasado, hace más de 35 ó 40 años, cuando se utilizaron los productos derivados del DDT y de algunos organofosforados de alta residualidad, como también carbamatos y mercuriales, pudo darse uno que otro episodio de contaminación química de los alimentos; así como cuando se utilizó en las décadas de 1950 y 1960 el Dietil-estilbestrol, como coadyuvante a la ceba de animales, hoy en desuso.

Esas aseveraciones sin ningún sustento científico no prueban lo que indican, son más gustos y apreciaciones con cierto grado de individualidad, con las que pareciera se desea descartar de una vez por todas el consumo de productos de origen animal, por considerarlos dañinos a la salud. El ser humano está acondicionado biológicamente para la digestión de la proteína animal y sus grasas sin ningún problema. Que existan algunos individuos (idiosincrasias) con problemas en su organismo para la digestión y asimilación de dichos productos, lo acepto, pero no todos estamos en esas condiciones patológicas, por lo tanto, esgrimir esos conceptos abiertamente va en perjuicio de la producción y de la salud de muchas personas.

La Organización Mundial de la Salud hace algunos años publicó que los habitantes de los montes Cárpatos presentaban la mayor longevidad en el mundo, y que se alimentaban básicamente de lácteos (yogur, kumis, kefir, quesos, etc.), ¿y qué decir de los esquimales? ¿o estos no son seres humanos? Por consiguiente, en estos aspectos hay verdades a medias. Desde luego, la ingesta en exceso de cualquier tipo de alimento, incluso de frutas y vegetales, puede ser dañina.

Los pueblos de mayor progreso y desarrollo en el mundo, si la historia no nos falla, han sido aquellos cuya dieta se basaba en altos contenidos proteínicos.

*

<> Este artículo se publicó el 13  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/conte-g-gabriel-a/

CD: Caótica situación (2)

*
La opinión del Político y Director Nacional PRD…

Rafael  Pitti

Resulta extremadamente noble expresar en una sola colaboración las virtuales definiciones que atribuyo al CD Partido gobernante, ante el difícil camino de 3 años 9 meses que faltan por recorrer a esta administración, caracterizada por una permanente actitud de caprichos derrochadores como lo es la construcción de “la tusa” edificio para oficinas gubernamentales que con preconcebida sutileza, borrará parte de nuestra historia.
La que fue sede de la embajada norteamericana extraordinaria obra de ingeniería, por su valor histórico, para bien o para mal, debe ser conservado y erigirse en un lugar de referencia y consulta pedagógica en lo concerniente a las relaciones Panamá EE.UU., y un lugar de promoción y atractivo turístico.

El dinámico y común proceso de laborar con Transparencia y Rendición de Cuentas, muestra carente decoro en las revelaciones de compras dudosas como lo fueron los cuchillos dopados que presumiblemente de B/ 5.00 c/u se facturaron en B/ 50.00 la unidad y herramientas domésticas que como los capotes decorativos por sus dimensionados precios más bien parecen accesorios de lujo.

Que decir de los conflictos declarados, omitiendo lo ocurrido en Bocas del Toro y sus secuelas, pero resaltando el provocado berenjenal iniciado con el alcalde capitalino. Ahora como cruel destino para los ciudadanos capitalinos, el presidente Martinelli, padre dual de la criatura, acepta compartir el cargar la pesada cruz.

Hay consumado desprecio a la comunidad nacional, los anuncios emocionales producto de la frustración e improvisación resulta cordura desencajada como lo dicho con relación a la pérdida de la aspiración para ser anfitrión de los Juegos Bolivarianos. Cada disparate se convierte en una cotidiana decepción, pues los funcionarios empresarios en su mayoría, pretenden manejar el estado como si fuese una hacienda personal. Me comentan que el director de la Lotería pretende hacer cambios que quitarían el incentivo al sorteo “Gordito del Zodiaco”. Son contradicciones delicadas como lo es el que un alto servidor público de nacionalidad colombiana, al cual se otorga rango y se auto presente como ministro de Turismo, en clara controversia con la Constitución y la Ley.

El carácter desalmado y de poco importa a las críticas, debe ser suplantado por el construir diálogos sinceros y de consenso; no decisión forzada por fecha fatal como el realizado con la Ley 30. Casos denigrantes resultado de despidos indiscriminados han llevado intranquilidad y desasosiego, destruyendo familias y hogares, alterando las costumbres y conducta pacífica de nuestro pueblo. El consolidar dignidad y calidad de vida es tarea y deber. Dinero se puede invertir en publicidad, encuestas y una canción deslumbradora; pero a fin de cuentas resulta improductivo, pues el sentimiento colectivo es que, con el Cambio, “Las cosas no van bien”.

 

*
<>Artículo publicado el  13  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/pitti-rafael/

 

La desobediencia

La opinión del Jurista y Docente Universitario en la materia….

 

CARLOS   AUGUSTO   HERRERA   –
cherrera255@hotmail.com

En  la entrega anterior desarrollamos lo concerniente a la figura del desacato en uso desde los tempranos tiempos, sin descontar que se confundía con la calumnia o injuria, debido a que el irrespeto era provocado a la autoridad.   Existe confusión sobre esta figura judicial y coercitiva al supuestamente faltar el respeto al funcionario público en función de policía y que comúnmente conocemos como: IRRESPETO A LA AUTORIDAD,   pero es que debemos agregar DE LA LEY.

Por la destacada legislación panameña apreciamos lo establecido en el artículo 1045 del Código Judicial, al referirse a la condena dentro o al concluir un proceso, por sentencia o auto, con lo que se obliga al culpable a realizar alguna cosa y que en la misma resolución se advierte que se abstenga de hacer lo que se la ha prohibido o queda sujeto a la indemnización por daños y perjuicios, más el desacato a la ley. Esto es perfectamente entendible, puesto que una resolución dictada por una autoridad es ley entre las partes.

Si existe un proceso determinado, en el que se impide al demandado enajenar bienes con los que posiblemente deba pagar lo que se le exige y por lo que decreta de inmediato el embargo para que dichos bienes sean puestos a órdenes del tribunal, para el consiguiente remate y entrega, pero el ejecutado desoye esto que plasma el artículo 1050, entonces el juez pude ordenar el apremio por desacato.   Si ha incurrido en falso testimonio para ocultar los bienes u obstaculizar el proceso, el juzgador desglosa copia del expediente para que el Ministerio Público investigue.   Lo mismo se hace si dichos bienes son traspasados para caer en insolvencia.

Queda, además, el proceso sumario para que se impugnen estas maniobras. Otro asunto es lo preceptuado en el artículo 1069 del nuestro Código Judicial, sobre el agregado económico consecuencia de un litigio en el que se condena al vencido:

‘1. El trabajo invertido por el litigante o por su apoderado en la secuela del proceso;

2. El trabajo en derecho, bien por la parte o por su apoderado, ya sea verbal, ya por escrito;

3. Los gastos que ocasiona la práctica de ciertas diligencias, como honorarios de peritos y secuestros, indemnización a los testigos por el tiempo que pierden y otros semejantes;

4. El valor de los certificados y copias que se aduzcan como pruebas; y

5. Cualquier otro gasto que, a juicio del juez, sea necesario para la secuela del proceso, pero nunca se computarán como costas las condenaciones pecuniarias que se hagan a una parte en virtud de apremio, o por desacato, ni el exceso de gastos que por impericia, negligencia o mala fe, hagan las partes, sus apoderados o defensores’.

La persona vencida en juicio debe cancelar estas obligaciones y el juez tiene la potestad de obligarlos mediante los apremios por desacato que pueden, como ya conocemos, aumentar cada vez que se aplica al vencido contumaz.

Otra norma del mismo código, nominada como 1328, permite al juez de primera instancia y, previo el informe secretarial, la autoridad a cargo impone sanciones conminatorias o desacato al demandado en proceso de alimentos ‘hasta por el término de treinta días de arresto, mientras dure la renuencia en los siguientes casos:

a. Cuando no consigne la cuota alimenticia en la fecha y condiciones decretadas;

b. Cuando proceda de mala fe a eludir el pago de las cuotas alimenticias. Se presume la mala fe cuando renuncie o abandone un trabajo para así eludir su obligación o cuando su conducta ponga de manifiesto que tiene medios para hábitos desordenados, pero no para cumplir con el pago de las cuotas alimenticias;

y Cuando el demandado traspasare sus bienes, después de que haya sido condenado a prestar alimentos, si con ese traspaso elude su obligación’.

Tenemos sanciones por desacato en función del artículo 1329 al empleador o jefe que no informe al juez en cinco días sobre el salario devengado por el servidor público o trabajador, o suministrare datos  falsos al respecto o no cumpla con el descuento, por este solo hecho será sancionado con cinco días de arresto, mientras dure la renuencia y sin perjuicio de quedar obligado a pagar la pensión no retenida por él.

Como el lector puede apreciar, este asunto es serio, porque ahora se extiende a terceros.   Otra cuestión es la deuda galopante que se crea si se detiene a una persona por treinta o más días, ¿cómo puede ésta trabajar para conseguir el dinero con el que debe enfrentar la obligación impuesta? Es el secretario del despacho el encargado de levantar el expediente con los cargos que justifiquen la sanción, pero es el juez quien dicta la resolución respectiva, de acuerdo con el artículo 1330 de nuestro Código de Procedimientos.

 

*

<> Este artículo se publicó el 14 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/herrera-carlos-augusto/

¿De dónde sacar para los jubilados?

*

La opinión del Abogado, Político independiente…

Juan Manuel Castulovich

Los jubilados reclaman aumento por dos razones: 1) las pensiones pierden poder adquisitivo debido al aumento del costo de la vida que, en su caso, mucho se debe al aumento de las medicinas y la falta de ellas en la CSS; y 2) los que reciben las pensiones más bajas, son víctimas de las financieras, que se las arrebatan con descuentos por encima de los límites constitucionales y legales.

Los jubilados protestan, con razón, porque el presidente Martinelli no concreta su promesa de aumentarles. Martinelli se metió en camisa de once varas, sin haber analizado, previamente, cómo haría efectiva su promesa; pero hecha ésta, debe honrarla.

El dinero para los aumentos no debe salir de las reservas del Fondo de Pensiones de la Caja. Cargárselos sería volver a las irresponsabilidades del pasado, como cuando se instrumentó la infausta medida de utilizarlas para pagar las jubilaciones especiales, que debían asumir el gobierno central y las entidades autónomas y que a punto estuvieron de quebrarlo.

El dinero para el aumento prometido por Martinelli puede salir de: 1) recortar el 80% (entre 40 y 50 millones) de los Subsidios Electorales, que para el 2008 fueron 50 millones y aumentarán a 70, en el Presupuesto del 2013; 2) recortar el 80% (160 millones) del presupuesto para propaganda del Estado, que en los años del 2010 al 2014 rondará los 200 millones.

Y si, además, se controlaran los gastos suntuarios, se redujeran los viajes y se aplicara un serio “programa de austeridad”, habría mucha más tela donde cortar.

Mientras se busca la plata, que la hay, y en exceso, prohíbanse los descuentos que violen la protección legal de los salarios y pensiones y anúlense todos los que actualmente se hacen. A nadie se le debe descontar más del 35% del excedente del salario o pensión mínima. Eso dicen la Constitución y la Ley. Y la principal obligación de las autoridades es cumplirlas y hacerlas cumplir.

¡Si se quiere, se puede!

*
<>Artículo publicado el  13 de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/castulovich-juan-m/

Entre la libertad de expresión y la calumnia e injuria

La opinión del Periodista…

J. Enrique Cáceres-Arrieta

Mi asesor de tesis de periodismo manifestaba que “los médicos entierran sus errores, pero los periodistas publicamos los nuestros”. Dificulto que todo error médico sea causal de muerte. Mas, es indiscutible que el periodista publica sus meteduras de pata, y el efecto inmediato suele ser denuncias por calumnia e injuria del afectado y la mofa de la competencia.

Ha habido innumerables casos en los cuales el periodista y el medio han tenido que disculparse por el manejo irresponsable de la información. No vivimos de rumores, creencias o suposiciones, sino de hechos reales, y es un irresponsable quien se adelanta a los hechos por “tener” la primicia.

A periodistas y medios nos perjudican en demasía las meteduras de pata porque erosionan nuestra confiabilidad. Y la negligencia en la utilización de la información ha provocado la pérdida de credibilidad de la prensa. La credibilidad construida a lo largo de toda la vida puede colapsar en cuestión de segundos y nunca reconstruirse.

El periodista debe ser autocrítico. Investigador en pos de la verdad para transmitirla sin limitarse a una fuente, por muy “garganta profunda” que parezca. Deberá escudriñar otras fuentes, dependiendo de la gravedad de lo descubierto. No hacerlo es irresponsable porque la prensa es el cuarto poder en el engranaje socio-político y económico de un país, y el daño causado por noticias falsas, inexactas o manipuladas jamás es completamente subsanado.

En la libertad de expresión subyace la responsabilidad que protege tal libertad. Esto es, la responsabilidad es una precondición de la libertad. El periodista responsable no tiene por qué preocuparse por demandas o réplicas serias. Por otra parte, el derecho de la reserva de la fuente es para proteger fuentes fidedignas, no para encubrir calumniadores y demagogos. Tal prerrogativa no disculpa informaciones irresponsables ni exime al periodista de constatar los hechos.

Nadie tiene derecho a calumniar e injuriar. Quien lo haga y se demuestre (muchas veces no se evidencia y se viola el principio de presunción de inocencia del periodista) que lo hizo, debe atenerse a consecuencias legales. No se puede jugar con la honra de las personas y salir inmune.

“El periodismo es el oficio más bello del mundo”, afirma García Márquez. Pero debe estar sujeto a leyes no para amordazarlo, sino para que haya una atmósfera de respeto a la dignidad de las personas y a la verdad periodística. La sabia ley de prensa no censura al periodista, sino que le garantiza el ejercicio de la profesión y salvaguarda a terceros de irresponsables escondidos detrás del periodismo para calumniar e injuriar, e incluso para lucrar al vender su conciencia y su pluma.

A ello se debe que la ética periodística lleve al medio y al periodista a tomar conciencia del poder de la página impresa, la pluma y la palabra. Como toda profesión, el periodismo se rige por ética, respeto y amor al prójimo, aunque ciertos prójimos se porten mal con los dineros del pueblo y/o el poder. El que no la debe no la teme, mas buena parte de los políticos teme porque la deben. De ahí su afán por crear leyes mordaza.

¿Te has preguntado la razón del aborrecimiento de los dictadores o pichones de dictadores a la prensa libre? Al sentirse acorralados por la crítica inteligente (constructiva) solo atinan acabar con el periodista o cerrar el medio. Por ello el interés de silenciar o comprar conciencias. Si no se venden, serán blanco de persecuciones e historietas gubernamentales. Recuérdese, el primer fruto agusanado del dictador de derecha o de izquierda es la intolerancia a las críticas. En Panamá, los tiempos de calumnia e injuria quedaron atrás con los terroristas de la pluma y del verbo de la dictadura militar.

No obstante, me preocupa la comunicación sensacionalista y utilitaria vestida de sangre, novelas, chistes y programas propios de cantinas, violencia, excesos religiosos y superchería astrológica en televisión. Asimismo la prensa amarillista, crónica roja y pornografía. Me inquietan programas de opinión donde panelistas se irrespetan y casi se lían a bofetadas. Me alarma el estilo brusco, desafiante e irrespetuoso del intolerante con las creencias religiosas del prójimo. Al ejercer su derecho de expresarse, el crítico conculca derechos ajenos, cayendo en intolerancia y dogmatismo criticados. La razón para comunicar su verdad le nubla el entendimiento. Para las gentes, sus creencias son sagradas. Más las religiosas. Para denunciar fanatismos hay maneras y maneras. Insensato es arrojar piedras al avispero y no esperar picaduras.

Ahora bien, el periodismo está entre las profesiones más sacrificadas y mal remuneradas. Un apóstol del periodismo es digno de respeto y admiración. ¿Qué otro profesional arriesga como el periodista? Pocos. El periodista compromete su vida, familia, carrera, buen nombre y credibilidad. Cada año periodistas y comunicadores son asesinados, perseguidos, expatriados, y la mayor parte de los casos queda impune, para complacencia de los enemigos de la libertad de expresión.

¿Nace o se hace uno periodista? El periodista no solo se hace sino que además nace. Si no hay vocación, si no corre por mis venas amor y respeto a la verdad y a la ética periodística, mejor es que cambie de profesión.

*

<> Este artículo se publicó el 13  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/caceres-arrieta-j-enrique/

Agricultura y humanidad

*

La opinión de…

Pedro Rivera Ramos   –

La agricultura es una invención cultural que data de hace más de 12,000 años. Agricultura y Humanidad se fueron gestando a lo largo de un proceso de adecuaciones, vínculos e interacciones, donde lo humano con lo natural, las plantas y los animales, tenían una separación tan imprecisa, que las cosmovisiones de los pueblos originarios reflejaron con tanta belleza y e insuperable esplendor. Concebían lo humano como parte del mundo natural, no existiendo contradicciones ni antagonismo entre un mundo y otro. Pero la agricultura ha sufrido cambios y transformaciones importantes desde su nacimiento hasta la fecha.

Aún cuando su misión principal sigue siendo la de producir alimentos para satisfacer las necesidades básicas de los seres vivos, principalmente de los humanos, esto no siempre se cumple a cabalidad, por la influencia y participación de poderosos intereses mercantilistas y corporativos. Y es que resulta un hecho inocultable que la transnacionalización de la agricultura, orientada fundamentalmente por el lucro desmedido, le viene causando a las actividades agrícolas y al derecho a la alimentación de todos los seres humanos, un daño imperdonable e irreparable.

Poco menos de tres décadas atrás, existían 7 mil compañías de semillas comerciales y hoy sólo 10 controlan casi el 95% del comercio mundial. Asimismo, tres grandes empresas transnacionales controlan el 80% del comercio mundial de granos, situación muy similar a la que existe en el comercio de plaguicidas e innovaciones biotecnológicas. Pero estos no son los únicos rasgos que tiene la agricultura del mundo de hoy.

Uno de los principales desinfectantes de los suelos, el bromuro de metilo, sigue siendo acusado de ser el responsable de la pérdida de casi el 10% de la capa de ozono. La FAO ha estimado que el 25% de las tierras agrícolas del planeta, han sido degradadas por malas prácticas y que en el último siglo, se han perdido unas tres cuartas partes de la diversidad genética agrícola; mientras que alrededor del 10% de las tierras irrigadas, están seriamente dañadas por salinización, alcalinización y compactación del suelo.

Todo esto ocurre en un mundo donde la producción de alimentos guarda más relación con la política y la justicia, que con la técnica, y donde la riqueza aumenta junto a las grandes desigualdades sociales. Ya es una verdad de Perogrullo que la brecha entre el 20% de los más pobres y el 20% de los más ricos, era de 1 a 30 en el año de 1960 y hoy se ha ampliado tanto, que se encuentra entre 1 a 80.

De modo que no sólo debemos revisar los fines que orientan y definen la construcción de las sociedades humanas de hoy, sino que además, debemos generar caminos de reconciliación con el saber campesino e indígena, cuyas cosmovisiones sentaron, sin duda alguna, las bases de la agricultura que en estos días llamamos eufemísticamente, moderna.

*
<>Artículo publicado el  13  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en:  http