El mejor periodista

La opinión del Periodista….

AQUILINO ORTEGA L. 
aquilinoortega14@hotmail.es

En estos tiempos turbulentos, donde la libertad de expresión está herida de muerte por las presiones económicas y gubernamentales y donde son pocos los periodistas que no se ‘rajan’, es difícil, por no decir imposible, determinar quién es el mejor profesional de la pluma del país.

En todos los campos; en la radio, televisión y prensa escrita hay periodistas buenos, ‘inquebrantables’, que manejan con soltura el lenguaje de las palabras y que no se ‘achicopalan’ frente a las persecuciones y amenazas de ningún gobierno, llámese militar o civil.

Los periodistas que vivieron la dictadora militar que encabezó Manuel Antonio Noriega con la ‘mordaza puesta’, donde las balas se comían las palabras, saben lo importante que es la libertad de expresión, porque esta se valora y se entiende mejor cuando se ha vivido alguna vez sin ella.

Para nadie es un secreto que, si bien los periodistas pueden escribir y decir lo que piensan en Panamá, el escenario en el que se mueve la información es tenso, de presiones directas e indirectas, de una permanente confrontación con un gobierno que ha elegido a la prensa nacional e internacional como su enemigo.

En estos tiempos modernos, es muy difícil silenciar a los profesionales de la pluma con amenazas, agresiones físicas y verbales, recorte de la publicidad, censura y el hostigamiento y la persecución judicial.

Ahora los periodistas están hechos de un mejor material, al que la polilla de la corrupción y el miedo escénico, no pueden penetrarlo. Ellos saben que sin libertad de prensa no hay libertad, porque la libertad en todas sus formas es como el aire que se respira.

Los periodistas panameños se han unido para crear una nueva especie de comunicador, con las virtudes y talentos de los mejores, capaz de sortear con imaginación y honradez la censura y la represión. Una especie de periodista al que el miedo no lo paraliza.

Es por ello que el nuevo periodista panameño, tiene la clarividencia y el carisma de Juan Pritsiolas, Rolando Rodríguez y James Aparicio; la magia de las palabras y la suspicacia de Eduardo Soto, Mónica Palm y Melquiades Valencia; la experiencia y precisión de José Quintero De León, Julio Miller y Euclides Corro.

No conformes con eso, le agregamos la sabiduría y riqueza literaria de Rafael Candanedo, René Hernández y Franklin Bósquez de Giovanni; el espíritu investigador de Arnulfo Barroso, Santiago Cumbrera y Rafael Berrocal; el carácter y la perseverancia de Yuriela Sagel, Grisel Betancourt y Doris Hubbard-Castillo; la frescura y espiritualidad de Dorcas de la Rosa, Birna Yulissa Quintero y Siria Miranda.

Asimismo se agregó la jovialidad y determinación de Axel Rivera, Jesús Morales y José Escobar; la organización y el orden de Carlos Cordero, Carlos Estrada y Juan Manuel Díaz; la responsabilidad y prudencia de Orlando Mendieta, Elizabeth Muñoz y Carlos Vargas: la osadía y valentía de Justino González, Álvaro Alvarado y Jean Marcel Chery; y la fortaleza y ubicuidad de José Garibaldi, Elizabeth González y Delfia Cortés.

Cerramos el experimento añadiéndole el dinamismo y facilidad de palabras de Hugo Famanías, Atenógenes Rodríguez y Luis Vásquez; y la integridad y transparencia de Nicolás Espinoza, Luis Blanco y Lorenzo Abrego.

El mejor periodista no es perfecto, a pesar de tener tantas virtudes, pero es consciente de que la noticia no es una mercancía, sino un instrumento para ayudar a la sociedad a estar informada y capacitada para tomar decisiones, frente a los excesos y la eventual corrupción del poder.

Los periodistas tenemos la responsabilidad histórica de mantenernos unidos, todos agonizamos con la búsqueda diaria de las noticias, con las arbitrariedades de los políticos, de los gobernantes y de los corruptos.

Es por ello que vamos a defender sin miedos, la libertad de expresión y a garantizar con nuestra pluma el manejo transparente de la administración pública, durante este y futuros gobiernos.

*

<> Este artículo se publicó el 13 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/ortega-luna-aquilino/

‘Nuestro planeta es nuestro cuerpo’

La opinión de…

 

Luis Enrique Povea Castellón

El mundo es como el cuerpo humano, tiene órganos, extremidades, células y una entera consciencia. Cada órgano de su cuerpo es necesario y vital para la satisfacción y su funcionamiento diario. Podríamos ver a la humanidad como una parte o extremidad significativa para ese cuerpo llamado planeta, como una parte elemental de su funcionamiento, el cual se debe preservar y cuidar de la mejor forma posible.

Lastimosamente en la actualidad la salud del mundo se encuentra en franco deterioro, en un estado cancerígeno, que cada día destruye las células más preciadas para el desarrollo de ese cuerpo. Daría cabida el llegar a pensar que hemos dejado de darle los cuidados necesarios no llevando una vida realmente saludable. El mundo se ha alimentado mal, no ha descansado lo suficiente y sufre de un estrés constante.

Antiguas civilizaciones creían que así como es en la tierra, es en el cielo, ¿por qué no pensar, entonces, que la tierra se encuentra en un gran cáncer o enfermedad que nos puede llevar a la muerte al igual que muchos seres humanos? Las emociones negativas como el odio, ira, ego, envidia y deshonestidad, entre varias, serían como síntomas de una cruel enfermedad, que mientras le sigamos dando rienda suelta y no busquemos cura alguna, la estimulamos aún más.

El cuerpo (mundo) se sigue negando a la cura, rehúsa de su “medicina” tal cual un niño rehúsa ir al doctor. Nuestro cuerpo, nuestro mundo, sigue constantemente alimentándose de lo que no construye, sumido en un falso ego que lo seguirá enfermando, negándose a visitar al médico, porque se cree fuerte y saludable. Empecemos, pues, a cuidar ese cuerpo, que deseamos dejar para muchas generaciones, por muchos años más. Vamos a ejercitarlo y alimentarlo de la mejor forma en los años venideros, dándole los mejores cuidados, generando antídotos para combatir lo que enferma y lo que destruye, estimulando valores positivos en la sociedad, construyendo y creando acciones eficientes y responsables para con nuestro planeta, cuidando y preservando sus raíces, estimulando un crecimiento sostenible reconociendo nuestra naturaleza divina de carácter y esencia libre.

Si actuamos de forma responsable hoy, nuestro “doctor” podrá asegurar para nuestro planeta muchos años más de vida, podrá ver a sus “hijos” crecer y desarrollarse, evitando que sus días estén contados.

*

<> Este artículo se publicó el 11  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:

“Jorge E. Illueca y el acontecer republicano”

*

La opinión del Pedagogo, Escritor,  Diplomático…

Paulino Romero C.

Ya se encuentra a la venta la gran obra (que consta de tres tomos) “Jorge E. Illueca y el Acontecer Republicano”, cuyo autor es el renombrado historiador y profesor universitario Dr. Celestino Andrés Araúz. En sus páginas se resume la labor y el esfuerzo del ordenamiento de los hechos históricos en los que participó de manera destacada el Dr. Jorge E. Illueca. Hay que conocer y estudiar la historia política del siglo pasado, alumbrándola con consideraciones económicas que no se habían tenido suficientemente en cuenta y que modifican muchos de los conceptos tenidos hasta ahora como evidentes. El interés o la pasión de los partidos políticos guiados en ocasiones tan solo por las apariencias, han dado a muchos de los hechos y de los hombres de nuestra vida pública una ubicación distinta de lo que en realidad debe corresponderles. El autor plantea una nueva interpretación del itinerario político y la gestión pública del Dr. Illueca que podrá desconcertar a muchos por su novedad pero que se apoya en muy fuertes razones.

En un país, donde los rectores de la información y la divulgación educativas apenas comienzan a percatarse de la alta misión que les está reservada en cualquier sociedad democrática consciente de la necesidad de una permanente revalorización cultural, la promoción del libro debe tender a replantear temas vitales y a poner de relieve personajes de inequívocos valor nacional (ya sea en sentido afirmativo, negativo o polémico), para de esta manera contribuir a la orientación crítica de las nuevas generaciones.

Probablemente un considerable número de jóvenes panameños apenas recuerdan hoy a Jorge Illueca sin un mediano conocimiento real de su vida, su trayectoria dirigente, su labor de gobernante y su extensa obra como diputado, orador, ministro, embajador, internacionalista. Muchos de esos jóvenes lo desconocen o lo mencionan con entusiasmo, influidos por las pasiones que, en uno u otro sentido, establecieron cauces en la conducta de generaciones anteriores, demasiado comprometidas a favor o en contra para poder contemplar al hombre y sus circunstancias con la serena y justa perspectiva que siempre reserva el tiempo a los grandes sucesos y figuras de la historia. En realidad, lo que se desea, especialmente en lo referente a las nuevas generaciones, es que la verdadera historia del pasado se conozca mediante una serena y real objetividad.

Los jóvenes que desconocen la historia política panameña de los últimos 75 años, por ejemplo, tienen la bella oportunidad de encontrar en las páginas de los tres tomos del libro “Jorge E. Illueca y el Acontecer Republicano”, del laureado historiador Dr. Celestino Andrés Araúz, la respuesta a sus inquietudes intelectuales y patrióticas, plasmadas en su contenido. La publicación de esta obra es una contribución fundamental al mantenimiento de los más elevados sentimientos de la nacionalidad.

*
<>Artículo publicado el  11  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/romero-c-paulino/

Asen Murgas, soldado de la pluma y el papel

La opinión del CPA…

 
ALEXIS SÁNCHEZ
a2twin@msn.com

Recuerdo que a finales del año 1998, cada cierta semana, veía llegar a la Biblioteca Hortensio Icaza y por el parque Feuillet a un señor de aspecto asiático, bajo, repartiendo unas hojas 81/2 x 13, con un sello en letra china, con comentarios y noticias, que después me entero es un periódico.

No recordaba haber visto algo igual, y la curiosidad me hizo efectuar un comentario en la redacción del periódico, a la persona que me involucró en estos menesteres, y al mencionar el nombre de Asen Murgas—Chu Pan Pao, para otros, me empezó a relatar quién era José Asen Murgas, y lo que más admiraba de Asen era su consistencia en publicar su periódico con sus propios recursos.

A raíz de esto, comencé unas investigaciones sobre los periódicos que se han editado en La Chorrera. De ahí en adelante, siempre que podía, leía el periódico. Una mañana coincidimos en el Café del Mercado Público, donde todas las mañanas, alrededor de las 5:30, llegaba con sus periódicos y se sentaba a leer y tomar su té, mientras hacia lo propio con mi tasa de café, y de allí en adelante, comencé a mantener conversaciones de temas generales, hasta su muerte el 27 de abril de 2009.

Asen nació en Hong Kong, de padre chino y madre panameña, del Hogo de Chiriquí. Siendo comerciante en la región chiricana, su padre conoció a la madre de Asen, donde ellos posteriormente regresaron a Hong Kong, y allá nació Asen. Vivió hasta los 18 años en Hong Kong, de donde regresa a Panamá y comienza a trabajar en el Diario La Hora. Ya viviendo en La Chorrera, funda el Observatorio Chorrerano y posteriormente el Diario Chino Panameño Chu Pan Pao.

En los últimos meses antes de su desaparición, me llamó la atención no verlo en el café, y fui a visitarlo a su casa, y me dio las explicaciones de su retiro, donde se encontraba dedicado a releer los libros, que un día acaricio con deleite, como buen lector, mientras enfrentaba con hidalguía una enfermedad que lo obligó a mantener reposo hasta su muerte.

Siempre acaricié la idea de que se le hiciera un homenaje en vida a quien, en plena juventud, le dio a La Chorrera un medio informativo alternativo gratuito. El día que el Municipio de La Chorrera organice un Centro de Prensa, debe ser bautizado con el nombre de José Asen Murgas—Chu Pan Pao o en un futuro darle este nombre a una calle del distrito. El Consejo Municipal de La Chorrera tiene la última palabra.

Sirva este artículo como mi homenaje al amigo Asen, un soldado independiente de la pluma y del papel.

 

<> Este artículo se publicó el 13 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: http:

Cuando los medios son tan importantes como los fines

La opinión de…

 

Carlos Gasnell Acuña

Este gobierno, en su vertiginosa carrera para cumplir con las promesas de campaña, las cuales difícilmente se van a poder realizar en un período de cinco años, ha decidido que además de que es permitido meter la pata, mas no la mano, también es mejor pedir perdón que pedir permiso.

La eliminación del control previo de la Contraloría General, con el pretexto de que somos uno de los pocos países que mantiene este mecanismo de fiscalización, no es suficiente. (Existen países que tienen este control previo, pero no en manos de la Contraloría, sino del Tribunal de Cuentas, como ocurre en Uruguay).

En Colombia, la Constitución de 1991 eliminó el control previo, y en otros países de Latinoamérica lo han ido haciendo paulatinamente, pero habría que estudiar y analizar cómo le ha ido a estos países con la eliminación de este control y las medidas que adoptaron antes de eliminarlo.

Si se cambian las reglas del juego democrático es mucho más fácil cumplir promesas. Si en vez de licitaciones como ordena la Constitución y la ley, salvo excepciones puntuales, se generalizan las contrataciones directas, y en vez de permitir que se presenten recursos en dichas licitaciones, se elimina prácticamente esta posibilidad, y si en lugar de que existan controles previos, se eliminan discrecionalmente, para que todo se apruebe con rapidez, entonces los panameños tenemos el derecho a analizar si solamente nos importan los fines y resultados, o creemos que los medios también son fundamentales para que no parezca que lo que obstaculiza, aunque sea beneficioso para el interés público, hay que eliminarlo, cambiarlo o ignorarlo (como ha ido ocurriendo con la sociedad civil organizada).

El derecho a que se flexibilicen la fiscalización y los controles, las instituciones tienen que ganárselo demostrando que están preparadas. Eliminar el control previo en algunas instituciones como el Minsa, que adquirió ambulancias por contratación directa, sin una real justificación, contando con el tiempo necesario para realizar la licitación pública, y en el Meduca y en el MOP, las cuales no han demostrado gran fortaleza institucional, es como prestarle el carro a un adolescente que no ha demostrado mucha responsabilidad para que vaya a una fiesta, se emborrache y lo estrelle, causándole daños de difícil reparación.

Entendería mejor la apuesta de la Contraloría, si los departamentos de auditoría interna en las instituciones contaran con autonomía o respondieran a la Contraloría, pero todos sabemos que estos departamentos dependen de los ministros, administradores o gerentes de las instituciones, los cuales son los que realmente determinan a quién se le sigue o no una investigación, luego un hallazgo (entiéndase irregularidad).

Además, la Ley 66 de 2010, una de las leyes que sustituyó la Ley 30 de 2010, establece que el fiscal de cuentas podrá ser suspendido o removido de su cargo por la entidad nominadora (entiéndase el Ejecutivo) sin indicar las causas. La ley que creó la Fiscalía de Cuentas señalaba que dicho fiscal, solamente podría ser suspendido o removido por el pleno de la Corte Suprema de Justicia, por delitos o faltas comprobadas cometidas en ejercicio de sus funciones.

Díganme si esto no es restarle independencia a un funcionario que ahora que decidieron ir eliminando paulatinamente el control previo, el cual ahora se extendió a la Caja de Ahorros y los Bingos Nacionales, debe ser uno de los garantes del control posterior de los agentes de manejo de fondos y bienes públicos.

Trastocar todo el sistema en beneficio del cumplimiento de promesas de campaña, tendrá secuelas negativas que pagaremos las futuras generaciones de panameños. La ley que descentralizaba el sector público, traspasándole competencias a los municipios fue suspendida el año pasado porque el Ejecutivo consideró “que estos no estaban preparados”, y aunque sabemos que hay otras motivaciones políticas, este argumento sí es aplicable a las instituciones del Estado, a las cuales no se le deben transferir facultades de autocontrol cuando no están preparadas para esta tarea, menos cuando las propias instituciones (como es el caso del MOP) lo han manifestado públicamente.

*

<> Este artículo se publicó el 11  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:

La comunicación

*

La opinión del Doctor y Miembro del Club Rotario…

Carlos Vásquez

Cada vez se hace más énfasis en que la comunicación y el progreso de un país, deben estar en sintonía. Todo eso es verdad, la comunicación es crucial e importante, pero debe ser recíproca. Por lo general, la información nos llega ya digerida, solo nos queda oír, no opinar, es poca la oportunidad de interactuar.

Así estuvimos hasta que surgieron las redes sociales, léase Facebook, etc.; esta novedad permitió que los jóvenes se interrelacionaran a través de la red. Pero esta comunicación no permite ir más allá de comentarios, chismes, anécdotas, etc., dando la posibilidad de que intrusos inescrupulosos se apropien de identidades con fines aviesos.

Sin embargo, la verdadera comunicación entre las personas no se realiza, como es en la familia, los amigos, esposos e hijos. No es infrecuente encontrarse con familias que viven juntas en un mismo techo, no se hablan, solo se gritan, pelean, critican, compiten. No encuentran otra manera de comunicarse, dado que les falta voluntad de relacionarse realmente. Lo primero que debería hacerse es tomar la decisión de escuchar al otro. Todos queremos ser escuchados, pero nosotros no escuchamos. Lo difícil es hacerlo, aceptar que el otro tiene la razón, que las cosas que voy a escuchar me harán cambiar mis actitudes rebeldes y cuestionantes. Nadie tiene la verdad absoluta de su parte.

El diálogo es el vínculo que realmente uniría a la familia si se hace con respeto mutuo.

Debemos salir de la conversación superficial de ¿qué tal? ¿cómo estas? y las respuestas de bien, mal; en realidad no se dice nada, solo se impide conocer más el uno al otro. Por ejemplo, cuando la madre le pregunta al joven al regresar del colegio, ¿cómo te sientes? Y el muchacho le contesta mal, en vez de decirle , enojado como cuando alguien se me cuela en la fila después de una hora de espera.

Otro ejemplo es cuando un adolescente duerme y la madre lo despierta; él contesta: -por favor mamá un poco más, anoche me acosté tarde….

Al levantarse, solo se escucha, hola, ¿está el desayuno? No, faltan las tostadas, ¿dormiste bien?, mientras oyen la radio o ven la TV. Pareciera una vida de hotel, se duerme, come y se habla lo indispensable. No existe el diálogo, no se comparten los sentimientos. Se vive vidas aisladas. No se comunican, cada uno vive su vida. No dicen sus sentimientos ni sus pensamientos, solo sobreviven en una vida aislada ante los suyos y extraños.

*
<>Artículo publicado el  11  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/vasquez-carlos/

Educación: nadie se pone de acuerdo

La opinión de la Psicóloga y Docente Universitaria….

 
YOLANDA  I.  CRESPO  D.
zedirto@cwpanama.net

Mi abuelo, el doctor José Daniel Crespo, creador de la nueva educación en Panama, sostenía que la escuela era para el niño, no el niño para la escuela, ‘siendo el niño el centro de las miradas de la nueva educación, ninguna practica educativa puede ser aceptable, si no se basa en el estudio científico del niño’.

El colegio debe propagar el evangelio de la alegría, la libertad, ofrecer un lugar de gozo y aprendizaje que estimule el intelecto, no un lugar de castigo, preparar buenos ciudadanos, enseñar a estudiar, fomentando buenos hábitos de estudio, cooperación, conciencia social, valorando el estudio reflexivo, formación de juicios, actitudes criticas, propósitos definidos, solucionar problemas, creando la persona integral, que piense por sí misma, desarrollar mente y carácter, preparando futuros expertos en un área determinada, conocimiento integral de las ciencias, las artes, las humanidades, creando mente y persona flexible. A través de mi docencia he encontrado el valor de sus enseñanzas.

Hay muchos expertos en ciertas áreas, ignorantes e incultos, el objetivo de la educación es formar al ser pensante integral. La educación debe fundarse en valores: forjar mentes propias, pensar libremente, manejar con destreza y maestría la carrera elegida. El carácter es importante. Hay estudiantes que sacan las mejores notas y fracasan en la vida, los que utilizan la inteligencia emocional, llegan al éxito, tienen vidas productivas.

Muchos sin darse cuenta viven los principios de grandes pensadores, educadores y humanistas, pensando que su modo de actuar es auténtico, su propia filosofía de vida, nadie tiene todas las respuestas, la espiritualidad conlleva alcanzar la plenitud. Quienes piensan que los bienes materiales traen felicidad descubren una vida vacía.

La mente y el cerebro funcionan como sistemas autónomos de computadora especializada en distintas áreas. Nosotros nunca terminamos de educarnos. Un diploma no es todo, si no seguimos actualizándonos nos quedamos atrás, mucha de nuestra educación será autodidacta, práctica constante, nuevas técnicas y avances para mantenernos al día.

Howard Gardner recomienda desarrollar cinco mentes para el futuro: la disciplinada, respetuosa, sintetizadora, creativa y ética.

El secreto del éxito es la disciplina, lleva a cualquier meta, si queremos ser buenos pianistas, deportistas destacados, debemos practicar diariamente. Muchas escuelas imponen un pensum académico sin tener en cuenta las necesidades individuales, necesitamos un pensamiento disciplinado.

Nuestra responsabilidad como educadores es crear jóvenes que tengan un pensamiento propio con hábitos de disciplina, la maestría del conocimiento, respetar y tolerar las diferencias, aprender a discernir, sintetizar lo más importante en un texto, incentivar la creatividad, productividad, el respeto y los valores en la sociedad actual. Las disciplinas eruditas como la matemática, ciencia, la historia, la economía, música clásica, son inventos humanos que tomaron cientos de años para perfeccionarse.

La disciplina que requiere conseguir nuestras metas, exige un trabajo arduo y práctica sistemática constante, llevará al dominio, maestría, ser un experto. Porque si no eres un experto, tendrás que trabajar para otro que sí lo es. Vivimos la era del conocimiento, solo los expertos maestros tendrán éxito, serán valorados en su área de trabajo.

La mente creativa renueva y crea: Amadeus Mozart genio de la música inició sus creaciones a temprana edad, escribió sus primeros conciertos importantes a los quince años; Picasso, genio de la pintura, mantuvo su fecunda creatividad desde niño hasta la ancianidad.

Mihaly Cikszentmihalyi, especialista en creatividad, reconoce la importancia de la disciplina, constancia, la sintetización, el respeto, la ética y la pasión necesaria para crear. Hay mucha información, debemos poder seleccionar y sintetizar lo realmente importante, básico para nuestra formación profesional e integral, lograr un método para encontrar lo medular.

Fausto la obra maestra de Goethe, expone al hombre buscando sabiduría, intenta dominar el poder, el conocimiento, través de la lectura, sabiendo que nunca llegara a conocerlo todo, siempre habrá algo más, jamás podremos leer todos los libros que existen y abarcar todo.

La mente respetuosa pregona la tolerancia a culturas diferentes, distintas creencias, respeto a la diversidad, vivir en paz y tolerancia, aprender la importancia de la reconciliación y perdón. No debemos jamás burlarnos de los que son diferentes a nosotros en creencias religiosas, etnias o pensamientos, promover la libertad de expresión.

La mente ética requiere un nivel elevado de abstracción y pensamiento, reflexionar en los distintos papeles que jugamos en la sociedad, tratar de hacerlo con responsabilidad y excelencia comprometidas en nuestras especialidades, buscando causas nobles que den significado a nuestras vidas. Solidarios con los desprotegidos y minorías, buscar y valorar el éxito, sabiendo que tendremos muchos obstáculos para llegar a el. La perseverancia es esencial, el compromiso y el respeto a los demás.

Algunos pensamos en lo que tenemos o deberíamos hacer en determinadas situaciones, basándonos en la intuición y la experiencia.

 

*

<> Este artículo se publicó el 11 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la   autora  en: http: