Liberemos nuestros Símbolos Patrios

La opinión de la Jurista y Ex Diputada de la República….

MIREYA LASSO
mireyalasso@yahoo.com

Nuestros Símbolos Patrios están legalmente secuestrados. No pueden salir al aire libre, excepto acompañados por altas autoridades públicas; solo esos privilegiados pueden desplegar siempre la Bandera, el Escudo o entonar el Himno Nacional. Por disposición legal a los demás ciudadanos nos está vedada tal osadía; debemos limitarnos, en todo caso, a mantenerlos a buen recaudo dentro de nuestras casas o cantar el himno en la intimidad de la familia, a riesgo de ser castigados si intentamos desconocer la ley. No estoy de acuerdo y, para colmo, ahora se pretende prohibir el uso de los tres colores de nuestra bandera.

Como sacada de aquella columna ‘Aunque usted no lo crea’, los entendidos señalan que rige una ley que limita el uso del pabellón nacional, permitiendo enarbolarlo en edificios y balcones privados únicamente en días de fiesta nacional; el resto del año solo se puede desplegar en edificios públicos. Algo parecido sucede con el escudo nacional: solo pueden utilizarlo ciertos funcionarios en automóviles o en su correspondencia. El Himno Nacional solo puede ser interpretado de acuerdo a partituras oficiales para banda militar, orquesta sinfónica o piano y canto. En cada distrito, se supone que el alcalde debe sancionar a los transgresores.

Considero que estas leyes, aprobadas hace más de 60 años, corresponden a una época caracterizada quizás por un exceso de formalidades, nacidas de la necesidad de fomentar el respeto por los símbolos de la Nación. Hoy —me atrevo a sugerir— tan importante como asegurar ese respeto es cultivar el amor por esos símbolos y lo que ellos representan. Pero eso no se logra limitando su presencia en nuestras vidas diarias, sino difundiendo y popularizando su buen uso.

Recordemos que los católicos vimos renacer la liturgia cuando Juan XXIII, el Papa Bueno, y el Concilio Vaticano II decidieron que la misa católica se celebrara en el lenguaje vernacular y que el oficiante lo hiciera de cara a sus feligreses, modificando así aquellos ritos en latín que solo entendía el celebrante de espalda a los fieles, mientras que estos no participaban activamente en una liturgia que no comprendían. Fue una sabia medida que popularizó el culto, haciéndolo más conocido y, por tanto, más valorado por los creyentes.

De igual manera, ¿podría asegurarse que el cristiano que lleve un crucifijo en su cuello o vestimenta, o el católico que exhiba una imagen de la Virgen María, los irrespeta o los denigra? Por el contario, considero que es una muestra del orgullo que siente por su fe.

De igual manera se deben tratar los Símbolos Patrios. Si amo a mi patria, si me siento orgullosa de ser panameña, ¿cómo se puede asegurar que la irrespeto si en cualquier día despliego con orgullo mi bandera en mi balcón o en mi vehículo? ¿No es señal de orgullo que un cantante panameño pinte nuestra bandera en sus maracas, que el músico la plasme en su acordeón, que el joven la despliegue en la camisa que usa, que el campesino la luzca en su sombrero pintado?

El Escudo Nacional: ¿no sería de mejor gusto que, en lugar de esas franjas amarillas que afean los vehículos oficiales con la leyenda ‘Para uso oficial’, se colocara un diseño del escudo nacional en las puertas? El escudo del distrito capital aparece en algunos camiones recogedores de basura sin que con ello se denigre ese escudo. El paso de cada vehículo, más que al gobierno de turno, nos recordaría a la Patria.

El Himno Nacional: si en los cultos religiosos se entonan cánticos con ritmos folklóricos y populares sin que eso signifique falta de respeto, ¿sería posible que en eventos privados se permitiera al artista darle un toque personal a la melodía sin apartarse de sus notas musicales?

De nada sirven leyes que desentonen con la idiosincrasia de la época. Propongo romper ataduras que constriñen nuestros Símbolos Patrios; dejemos que sea la opinión pública quien vigile el buen uso que, con buen gusto, podamos darles los panameños.

*

<> Este artículo se publicó el 10 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la  autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/lasso-mireya/

‘Take it easy, Mr. President’

La opinión de la Psicóloga  Especialista de la conducta humana….

GERALDINE   EMILIANI

 

Cuenta la leyenda que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro y, a partir de aquel instante comenzó a buscarla. Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, de la vanidad, del egoísmo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano. La ambición era tanta que se decía asimismo: ‘Con dinero y con poder soy el dueño del mundo’.

Con este ejemplo he querido demostrar que muchas veces podemos estropear aquello que nos pudo hacer felices siendo justos con los demás, evitando creerse el dueño de todos y que la felicidad no se encuentra en la riqueza, la fama o en el placer, porque no es feliz aquél a quien todo le sale siempre bien por el poder que tenga sobre los demás.

Debo exteriorizar que cada vez que el señor presidente se expresa ante los medios, la angustia se apodera de mí, por la manera en que el mandatario suele referirse de las personas o situaciones en las que él no esté de acuerdo.

En relación a los colegios que no desfilaron para los días patrios el mandatario dijo que los alumnos de escuelas privadas tendrán que desfilar obligatoriamente el próximo año, porque se incumple con la obligación cívica de rendir homenaje a la Patria y, se sancionará con el certificado de graduación. No sé si existe alguna ley que obligue a desfilar y que sancione a los estudiantes con la retención de dicho documento.

Bajo esta perspectiva, el expropiarle al estudiante ese derecho no tiene sentido, toda vez que, con su esfuerzo, bien ganado lo tiene. Lo que hay que hacer es inculcarle al estudiantado el amor a la Patria a través de su historia, porque sin historia se genera una sociedad invertebrada presidida por el desarraigo, el individualismo, la insolidaridad y la indiferencia, lo que acarrea un efecto trágico e inhumano.

Bien lo dice el profesor Ricardo Ríos Torres: ‘El sentido de patria nace del alma y del corazón, es actuar con decoro e integridad pensando en el bienestar común. En la transformación curricular hay que establecer como prioridad la enseñanza de la Historia y Geografía de Panamá’.

El mandatario continuó diciendo: ‘Esto es un mensaje alto y claro para los colegios yeyés que se han rehusado a participar en los desfiles patrios’. La palabra ‘yeyés’ es un término muy despectivo. Otro enunciado totalmente fuera de lugar, ‘Al Parlacen van las lacras’. Sinónimo de lacras: inmundos, putrefactos, impúdicos, en fin, lo peor del mundo. Lo planteado compromete la dignidad de los miembros de ese organismo, tanto de Panamá como de nuestros hermanos países centroamericanos. Lo mismo he de decir en relación a las diferencias de soberanía entre Costa Rica y Nicaragua. Panamá debe asumir una posición neutra y no debe la predilección concentrarse en ninguno de estos países, así nos evitamos una enemistad gratuita.

‘Trata de no herir susceptibilidades. Hay que ser comedido en las expresiones porque daña la tan anhelada convivencia social. La vida da muchas vueltas, y entre esas vueltas están los sinsabores que te quita la felicidad así de fácil; y, uno nunca sabe cómo el destino te juega una jugarreta por tus actitudes fuera de todo contexto humanístico, porque ultraja la dignidad y la honra de ciudadanos de este país y de naciones vecinas. Take it easy, Mr. President, take it easy’.

Y, es que cuando se es rico, famoso y con poder, y con una personalidad muy peculiar se tiende a ser engreído, lanzando expresiones que son verdaderamente desagradables, ofendiendo los sentimientos de las personas.    Es una especie de ‘no me importa con nadie’,   ‘así soy, ¿y qué?’. Debe generarse un equilibrio entre la parte puramente emocional y primitiva con la del cerebro racional. En otras palabras, la relación humana es indispensable para una buena sincronía social.

La torpeza emocional nos impide reconocer, comprender y gestionar adecuadamente nuestras emociones con los demás, pues interpretamos erróneamente sus señales comunicacionales y reaccionamos inapropiadamente.  Esto, al hacerse tendencia, afecta la salud, las relaciones y la productividad.

Se sigue luchando por el poder, que cada vez se hace más complejo y complican las apreciaciones sobre la vida. Creo que para ser feliz uno no debe complicarse demasiado la vida con estupideces, que encima, salen de los manipuladores de mentes sin escrúpulos.

Así, al poner atención a nuestros pensamientos podemos modificarlos. Con ello modificamos también las emociones y las conductas, haciéndonos personas más sanas, adaptables y adecuadas. Es una empresa posible, aunque requiere disposición, esfuerzo y muchas veces ayuda.

*

<> Este artículo se publicó el 10 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-geraldine/

Nuestro Comité Olímpico

La opinión de…

Desmond Harrington Shelton

Días atrás me enteré de la suspensión temporal de Panamá como sede de un evento deportivo, gracias a unos conflictivos dirigentes de los que jamás he escuchado que se hayan desempeñado como atletas o algo parecido (ojo, rayuela no cuenta).

Todo individuo que seriamente participa en algún deporte a nivel competitivo sabe muy bien, por experiencia propia, que “Victoria” te es infiel si tu vocación a ella se desmejora. Más aun, sabes que “Gloria” y sus laureles, con que te colmarán en caso de triunfar, son perecederos y que pasarás el resto de tu vida mirando atrás, recordando esos contados alegres momentos que nadie te los podrá arrebatar, ya que son solo tuyos. Sin embargo, regresas al ruedo, una y otra vez, porque son contadas las actividades en esta vida –contrario a las que realmente importan– que en tan corto plazo ves sus frutos y te dan tan alucinante satisfacción (aunque transitoria).

Por esto es que a quienes hemos sido atletas no nos interesa participar en directivas deportivas, porque estas giran en dirección contraria a la excelencia.

Es un círculo vicioso en el que las altas plazas vacantes son eventualmente ocupadas cuasi monárquicamente (como en la UP), por dirigentes cuyos infundados egos y tacto nos meten a todos los panameños en vergüenzas, tal como la que estamos actualmente experimentando ante el mundo deportivo, privando a nuestros atletas de finalmente competir en casa.

Aunado a esto, muchos recordamos cuando en Barcelona 1992 a otro dirigente, Melitón Sánchez, entonces presidente del COI–Panamá) lo arrestaron afuera de un coliseo, durante aquellas olimpiadas, por vender boletos de cortesía que había recibido gratuitamente por parte del comité anfitrión.

Por años, mi compañero de lucha grecorromana y hoy difunto diputado, Tomás Gabriel Altamirano (q.e.p.d.), mirábamos con sorpresa cuando competíamos, pero en pesos diferentes por la provincia de Panamá, dentro y fuera de nuestro terruño, cómo el porcentaje de delegados eclipsaba al de atletas. En muchos casos no volvíamos a ver a muchos de estos delegados hasta que nos volvíamos a meter en el avión o bus que nos traería de regreso.

Debido a esta parasitaria costumbre por parte de los dirigentes –que insisten en desviar los escasos recursos dirigidos a los atletas para su beneficio propio, poder conocer el mundo y nutrir su evidentemente disfuncional ego– me uno al pedido del pentacampeón Roberto Durán quien pidió la renuncia de la alta dirigencia del COI local, por el bien del país que ellos graznan querer.

*

<> Este artículo se publicó el   9  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/harrington-s-desmond/

Fervor patriótico

La opinión del Abogado y Locutor….


GABRIEL  D.  ROSANÍA  V.
gadarovi@gmail.com

La Patria, como concepto hispano—románico que es, se refiere a la tierra a la que una persona se siente ligada por razones subjetivas. También lo es la tierra del natalicio de los padres de esa persona. Su significado está unido a connotaciones políticas o ideológicas, por lo que está sujeto a diferentes interpretaciones y usos.

Las fiestas patrias panameñas, desde que recuerdo, se han celebrado de distintas maneras, especialmente con extraordinarios desfiles, muchas veces militarizados y maratónicos que, en gran medida, son una demostración de que en Panamá, pese a las limitaciones que pudiesen existir, hay ánimo, recursos y logística para hacer gala de talentos y destrezas, que son atractivo de propios y extraños.

Sin embargo, si hacemos un análisis acerca del conocimiento de la historia y el amor por la patria, podemos quedar petrificados con el poco o ninguno conocimiento que existe, en algunas personas, acerca de los hombres y mujeres, así como también de las circunstancias de tiempo, modo y lugar, que le han dado a Panamá su razón de ser y existir, sin dejar de mencionar a aquellos que, en días patrios, deciden hacer turismo o abandonarse en adicciones.

Para algunos defensores de derechos humanos,   la gente no puede ser obligada a sentir fervor patriótico ni a participar en desfiles, y más cuando se piensa en personas cuyos pensamientos y sentimientos están enclavados en otras latitudes por razones étnicas, religiosas, ideológicas y culturales.   Esto es así, sin dejar de mencionar condiciones físicas y de salud muy particulares, y qué decir del raciocinio que se desprende luego de leer comparativamente la historia real con la historia idealizada.

No me mal entiendan. No estoy en contra de los desfiles patrios, sino más bien pienso que hay otras cosas que también se pueden practicar para lograr que se conciba, nazca y desarrolle un fervor patriótico auténtico, entre las que pueden mencionar, las siguientes: jornadas de oratoria, declamación, lectura, teatro, cine y TV, así como otros métodos de difusión masiva, alusivos al verdadero mensaje de noviembre.

Para finalizar, es importante entender que el patriotismo no es un asunto solo de noviembre, sino de todos los días, mediante el amor a Dios y al prójimo, la paternidad y maternidad responsables, la justicia social, la democracia, los valores y el respeto a la Ley.   Añadir más, daña el esquema de respeto y estabilidad que merece y necesita la Patria.

*

<> Este artículo se publicó el 10 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/rosania-v-gabriel-d/

¿Cuál honra se defiende?

La opinión de…

Brittmarie Janson Pérez

Según nuestra Constitución, las autoridades de la República deben proteger la vida, honra y bienes de los ciudadanos.   Hoy, cuando los medios de comunicación social están bajo asedio con motivo de demandas por calumnia e injuria, hay que cuestionar el concepto de “honra”.

Es incomprensible cómo se puede tomar acción legal, inclusive mandar alguien a la cárcel, con base en algo tan subjetivo como es ese concepto. Por ejemplo, si a usted le roban algo, debe dar a las autoridades competentes detalles de lo que afirma le han sustraído. Pero la honra es un concepto abstracto.   No se puede comprobar su existencia objetiva porque tiene por lo menos dos caras: la apreciación propia y la opinión de otros.

En cuanto a la opinión de otros, ¿podemos decir que tiene honra un ciudadano de conducta personal desordenada con queridas oficiales y oficiosas y numerosos hijos no reconocidos? ¿Tiene honra un comerciante inescrupuloso? ¿Tiene honra un político que solo ha buscado provecho personal? ¿Tienen honra quienes acumularon fortunas a escondidas, protegidos por la dictadura de los militares y sus socios civiles?

Hay funcionarios que, lejos de poseer honra, se han desacreditado por sus propios actos pero aún presentan demandas. Por ejemplo, un legislador que tomó parte en el escandaloso fraude electoral del PRD en las elecciones de 1989 –cuya voz grabada probando este hecho fue escuchada por casi todo el país– años después de la invasión tuvo el tupé de interponer una demanda por calumnia e injuria alegando que pretendía “moralizar” el país (La Prensa 30 de noviembre 1995).

En muchísimos casos, funcionarios confunden su “honra” personal con el desempeño de sus deberes.   Innumerables han sido las veces que un funcionario, cuando su actuación como tal es cuestionada, pone una demanda por calumnia e injuria porque no resiste las críticas. Por ejemplo, esto sucedió cuando, siendo Ricardo Martinelli director de la Caja de Seguro Social, demandó a la Asociación de Médicos, Odontólogos y Profesionales Afines de la CSS (Amoacss). En esa oportunidad Martinelli aseguró que no permitiría que lo único que tenía, que era su honra y prestigio, fueran injuriados a cada momento (La Prensa 20 de diciembre 1995).

Por otra parte, es un hecho que cuando un funcionario interpone una demanda, lleva todas las de ganar. En la categoría de funcionarios que posiblemente abusaron de su poder poniendo demandas contra periodistas que formularon críticas o denuncias relacionadas con su actuación, el gran campeón puede ser Ernesto Pérez Balladares siendo presidente, con el segundo premio para José Antonio Sossa siendo procurador.

En un país carcomido por la corrupción y el abuso del poder, mi posición es que, antes de aceptar una demanda en la cual un ciudadano o funcionario alega que ha sido injuriada su honra, las autoridades judiciales deben exigirle que pruebe que es poseedor de honra.   Para tal efecto, no solo se debería tomar en cuenta su conducta tras bastidores sino también hacer una encuesta para determinar si la opinión pública cree que posee honra.

*

<> Este artículo se publicó el 9  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/janson-perez-brittmarie/

Brasil, Dilma y la crisis alimentaria

*

La opinión del Periodista-Analista Internacional…

Jairo Henri Pertuz Suarez

Desde el momento en que empezó a promoverse la candidatura de la economista y combatiente Dilma Rousseff, no dudé en que sería la Presidenta de Brasil sucediendo al gran Lula Da Silva. Era su cercana colaboradora y de clase popular. Conocedora del corazón y la periferia de su país, su posición y condición interna como a su alrededor.

A través del Panamá América en mis artículos de análisis internacional expuse mi humilde opinión. Dilma Rousseff tiene todo lo necesario para hacer lo correcto y continuar ampliando los progresos logrados en los períodos de Lula.

Brasil ha ido logrando estabilidad económica a pesar de las crisis (financiera y ambiental) de las que somos “víctimas inocentes”, según el Nobel de economía Joseph Stiglitz, que comparto plenamente. La deuda país brasileña ha disminuido considerablemente, lo que permite la oportunidad de aprovechar recursos para mejorar la salud y la educación en este país de 150 millones de habitantes, lo que no es fácil, además, por el arrastre que dejaron décadas de gobiernos demagogos y dictaduras militares corruptos.

Aporte substancial serán las reservas de petróleo, el posicionamiento industrial y las alianzas extra continentales así como las intra-regionales. Como economista que es, sabrá controlar las malas prácticas del manejo del dólar (estadounidense) de la FED que lo fabrica a su antojo y sin respaldo, lo que ha producido crisis en América Latina tales como la mejicana y la Argentina, que fue recuperada gracias a otro grande, Néstor Kirchner.

No dudo que las relaciones internacionales se ampliarán con el mundo y se fortalecerá la integración latino-americana, tan necesarias, para salir del tradicional, saturado e impuesto circulo vicioso tripular EE.UU-Europa-Japón. Las invasiones y guerras son mecanismos ruines de dominación y saqueo que, unidos, deben combatir los países empobrecidos. Está vigente el caso argentino con los piratas ingleses en nuestras Malvinas. Es necesaria la causa común y el respaldo irrestricto latinoamericano, pues el TIAR es una farsa por el incumplimiento de Estados Unidos.

La crisis alimentaria que se avecina aumentará pobreza y muertes. Las afectaciones en la producción de trigo ruso será tema regional que requiere atención urgente. Se darán aumentos de precios en productos sustitutos como el arroz y el maíz, así como en carnes de animales que los consumen.

Argentina, Bolivia, Perú y Colombia (si recupera sus tierras envenenadas) tienen oportunidades, en la producción agropecuaria, con sus vecinos, inclusive con trueque. Incorporarse en el abandono del agro y las importaciones -como Panamá- es negativo.

Brasil y su nueva Presidenta deberán asumir retos difíciles que, seguramente, serán superados.

*
<>Artículo publicado el 9  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor enhttps://panaletras.wordpress.com/category/pertuz-s-jairo-henri/

Metro Bus – Aumentan las empresas interesadas en la administración financiera – Gobierno Nacional

La nota informativa que nos regala la Educadora y activista política…

JENNIE   GONZALEZ 


  • Administrador Financiero será independiente al concesionario del Metro Bus
  • Nuevo pliego de cargos fue mejorado

Diez empresas interesadas en la administración financiera del nuevo sistema de transporte masivo de pasajeros Metro Bus  se presentaron al acto de homologación del pliego de cargos para esta concesión que se realizó en el anfiteatro de la Presidencia de la República.

Al acto -que fue dirigido por el ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, acompañado por el director de la autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre, Jorge Ricardo Fábrega- se presentaron las siguientes empresas interesadas: Metrorecaudo, Unipago, Sonda, TMSTelemática, Taborda Velez Acia, Transdata Ind. Serv., Consorcio Confía, King Holding, Consorcio Panamá Card y Cable & Wíreles Panamá.

“El Administrador Financiero –que operará de forma independiente al concesionario de Metro Bus- se encargará de implementar  el  sistema de acceso magnético para el pago de la tarifa por parte del usuario de la nueva flota de buses. Este sistema consistirá en un mecanismo de pago alterno al sistema de monedas que tenemos actualmente”, explicó el ministro Papadimitriu.

La Comisión Evaluadora canceló el primer acto del Administrador Financiero, dado que dos empresas habían cotizado: una 3 centavos y otra 13 centavos y se decidió hacer el acto nuevamente.

“En el nuevo pliego se  reforzó lo relativo a la seguridad de las tarjetas y elementos de encriptación. ‎Esto le permite asegurar al Gobierno que no existirá posibilidad alguna de “jackear” el sistema y clonar tarjetas.  Esta medida de seguridad está radicada básicamente en guardar el código fuente impidiendo que nadie tenga acceso al mismo”, dijo el Ministro.

Asimismo, en caso de cualquier emisión que se decida hacer de las tarjetas, la ATTT tendrá la llave, de manera tal de conservar el control sobre lo que se realice y no dar lugar a ningún tipo de malentendido o de emisiones sin autorización previa.

Se recortó de 15 a 5 años el plazo de la concesión de forma tal que permita la integración del Metro sin que se vea afectado el proceso; y además que cada cinco años se reinvierta en aparatología y se renueve absolutamente todo el sistema.

Además se robusteció el rol fiscalizador de la ATTT en el proceso incluyendo base de datos espejo. Esto conseguirá ir creando la base para un gran centro de control de tráfico y movilidad en la ciudad.

Finalmente se incorporaron temas tecnológicos minuciosamente estudiados, como la impresión de formularios para completar con lujo de detalle los equipos en que invertirán las empresas interesadas, sus principales items y funcionalidades.

El sistema se utilizará con una tarjeta personal, que será recargable. Esa tarjeta poseerá el dato de cada uno de los usuarios, y habrá un punto de venta y recarga por cada mil habitantes en la ciudad.

El Metrobus está destinado a cambiar por completo la organización del transporte colectivo existente en la ciudad. Será un concepto nuevo e integral en lo que a transporte público se refiere: contará con un diseño de operación adaptado a las necesidades de los pasajeros, habrá carriles únicos, existirá una nueva flota vehicular, se cobrará una tarifa única que permitirá realizar los transbordos que el pasajero requiera en un lapso de 150 minutos desde que se hace el pago, existirá una tarifa especial para anciano y colegiales, mejorará la calidad de vida de los habitantes y se reducirá la contaminación.

“Hoy estamos dando un paso más en lo que a la implementación del nuevo sistema de transporte público se refiere, nos estamos acercando a Metro Bus, que indudablemente está en marcha”, concluyó Papadimitriu.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ !

<> Nota publicada el  16 de noviembre de 2010 a las 20:05 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Festival Nacional de la Pollera y la Camisilla “Margarita Escala”

Para el  próximo domingo 21 de noviembre  estan todos invitados al Teatro Nacional de Panamá por el INAC. La invitación que nos envía…

GILMA  MEZA

En el mes de la Patria son múltiples las actividades que se presentan para homenajear nuestra identidad nacional.

Para  el próximo  domingo 21 de noviembre, el Instituto Nacional de Cultura,   presentará el Festival  Nacional de la Pollera y la Camisilla, Margarita Escala 2010, en el Teatro Nacional.

 

A partir de las 4 de la tarde de este día, partirá una alegre tuna que despedirá a la Dama Nacional de la Pollera 2009, Ana Raquel Velasco,  la cual  recorrerá la Plaza Bolívar hasta llegar al Teatro Nacional en el Casco Antiguo, donde se dará inicio al concurso a partir de las 6:00 de la tarde.

Las y los  participantes deberán presentarse a partir de las 2:00 de la tarde para verificar la participación.

Se premiarán los tres primeros lugares de camisillas: B/ 300.00, 150.00 y 100.00.  Polleras 500.00, 250.00 y 150.00.

Los tres primeros lugares de cada categoría de polleras de gala,  competirán por la Medalla Malena Nocosia y el título de Dama Nacional de la Pollera 2010.

Los boletos de entrada tienen un valor de B/ 20.00, 15.00, 10.00 y 5.00.

Para inscripciones y más información comunicarse al Departamento de Folklore del INAC al 501-4959.

GOBIERNO NACIONAL

JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMA

Gilmeza   16/11/10

Mi vía crucis en democracia

La opinión del periodista….


ÁLVARO  ALVARADO   
aalvarado@medcom.com.pa

Veintiséis años han pasado desde que tomé la decisión de abandonar mi patria chica, Chitré, para venir a la ciudad con el gran sueño de convertirme en un profesional y construir una familia. Como todo en la vida, comenzar no fue fácil, pues, a diferencia de mis compañeros de la capital, para mi todo se complicaba por ser un joven que ni siquiera conocía las calles y avenidas de la gran ciudad.

Fui superando los obstáculos que la vida me presentaba con la ayuda de mi familia, que, con un gran esfuerzo y sacrificio, me dio todo su apoyo para seguir adelante. En diciembre de 1989, en Panamá reinaba el caos y la incertidumbre, bombas, muertos y saqueos.   Se me presenta la oportunidad de mi vida: trabajar como periodista en la Corporación Panameña de Radiodifusión.   Asumí el reto y hoy, casi 21 años después, he logrado ganarme el respeto de la comunidad panameña por mi verticalidad e independencia, valores que aprendí de mi hogar y de mis profesores.

En estos 21 años he dado cobertura a cuatro elecciones presidenciales y me ha tocado compartir con cinco gobiernos diferentes. Durante todo este tiempo he vivido momentos difíciles, pero llevaderos, en los que nunca una crítica o un cuestionamiento fue considerado como una conspiración contra el gobierno.   Las cosas han cambiado y hoy los niveles de frustración que siento me obligan a denunciar los duros ataques personales de que estoy siendo víctima desde dos medios de comunicación vinculados a altos personeros del gobierno.

Estos dos medios utilizan para sus malsanos propósitos a verdaderos mercenarios del micrófono, que como niños con juguete nuevo, juegan sin ninguna clase de escrúpulos con la noble tarea que impone el periodismo. ¿Pero cuáles han sido los pecados que he cometido para que estos personeros del gobierno, allegados al presidente de la República, hayan decidido derramar todo su odio e intriga en mi contra y de mi familia?

Hoy, me confieso ante el Altar de la Patria y dejo al descubierto mis posibles pecados:

1. Haber cuestionado a un oficial de la Policía Nacional al golpear a dos trabajadores de una estación de gasolina.

2. Haberme hecho eco de las críticas al gobierno por la contratación de una empresa familiar para el bordado de los logos de las camisas de trabajo.

3. Haber cuestionado a las autoridades por el incremento en los niveles de criminalidad en nuestro país.

4. Haber sido fundador del movimiento ciudadano Cruzada por la Paz.

5. Mi apoyo desinteresado al proyecto de transformación educativa, por considerarlo necesario para el desarrollo del país.

6. Pedir al gobierno que reconsiderara la decisión de aprobar la ley 30 tal y como se hizo, desconociendo las críticas de la sociedad civil.

7. Haber llamado insistentemente a nuestros gobernantes para que atendieran el problema de Bocas del Toro previendo una explosión social.

8. Haber pedido a gritos a las partes en conflicto por la Ley 30 que se sentaran a resolver el problema por la vía del diálogo.

9. Mi apoyo al proyecto del Metrobús ante el caótico sistema de transporte existente en la ciudad capital que tanto luto y dolor ha ocasionado en los hogares panameños.

10. Haber preguntado en múltiples ocasiones, dónde quedaron las promesas de campaña encaminadas a reducir los precios de la canasta básica familiar.

11. Haber criticado el rumbo que ha tomado nuestra justicia, luego del nombramiento de los dos nuevos magistrados y la salida de la procuradora general de la Nación, Ana Matilde Gómez.

Pregunto ahora, ¿qué pecado mortal he cometido o es que en democracia el decir lo que uno piensa tiene un costo tan alto?

La situación ha llegado a tales niveles que he pensado que hasta mi vida corre peligro por algunos mensajes que he recibido y que a veces prefiero pasar por alto.

Los periodistas serios no somos enemigos del gobierno, lo que queremos es que se cumpla con las reglas de la democracia. Un país donde se respeten las instituciones, la libertad de expresión, la independencia de los poderes, donde exista una verdadera justicia.

‘Sin Libertad de Expresión y sin el libre ejercicio a la profesión no hay democracia’.

*

<> Este artículo se publicó el 9 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, y el mismo día en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/alvarado-alvaro/

Bravuconerías patrias

La opinión de…

Paco Gómez Nadal

La verdad es que han sido unas fiestas patrias movidas. Normalmente, estos días son de sombra informativa: aburrimiento noticioso solo roto por algún suceso lluvioso o alguna rareza del exterior. Este año ha sido diferente.

El presidente anda desatado y no hay más que ponerle un micrófono o una grabadora delante para que entre como elefante en tienda de vidrio de Murano y haga añicos todo atisbo de cordura.

Es cierto que lo avisó –que si los locos somos más, etc–, pero nunca imaginamos que el original y efectivo lema de campaña fuera el leitmotiv del gobierno real.

La verdad es que cuesta discernir cuál es el rol que asume el presidente. A veces, padre regañón; otras, justiciero popular; de vez en cuando, finquero enfadado; y las más, imprudente político que no calcula las consecuencias de sus palabras.

En pocas horas puede decidir, de forma “espontánea”, que va a meter en cintura a los colegios “yeyés”,   que va a invertir mil millones de balboas en Colón o que va a privatizar el sistema de Correos. Ataca a propios y extraños y usa un falso tono “popular” para aparecer como un vengador del pueblo.

Pero la joya de la corona es la entrevista que publica América Economía. Leerla debería ser obligatorio para cualquier panameño o para cualquier persona que quiera entender a este país y a su Gobierno. Igual que la primera dama mostraba su rostro “popular” en la revista K hace unos meses, el presidente se desnuda ante el periodista Felipe Aldunate y muestra un comportamiento bravucón, improvisado, poco serio y arrogante.

No recuerda cuántos pobres hay en Panamá pero se sabe de memoria todos los rankings de competitividad en los que aparece el país (“El porcentaje de pobres no sé exactamente. Unos dicen una cosa, otros dicen otra, en verdad no sé en estos momentos”); muestra al panameño como un personaje sin escrúpulos, dispuesto a negociar con el demonio si hay plata a cambio (“el panameño vende cuando le compran y compra cuando le venden; el panameño es un mercader por tradición”);   hace alarde de soberbia al creerse único en el planeta (“Este es un gobierno que no está manejado por políticos, sino que está manejado con una visión empresarial, algo nunca visto antes en la historia panameña, y cuidado, ni en la historia latinoamericana ni mundial”), y se mete con su propio ministro de Economía.

Leer a Martinelli o escucharlo durante los desfiles de las fiestas patrias (siempre hablando en primera persona del singular, siempre ese “yo” asfixiante que no construye sino que excluye) es como viajar a Venezuela.   Populismo con diferente empaque, pero igual de improvisado, caprichoso y personalista.   Hace tiempo, un buen periodista escribía que el socialismo del siglo XXI era equivalente a lo que al presidente Hugo Chávez se le ocurría cada mañana al despertarse. Aquí, podríamos decir que el futuro de Panamá es igualito a lo que se le pase por la cabeza al presidente Martinelli (como se demuestra en la entrevista de América Economía, cuando decide privatizar Correos porque la suscripción a esa revista no le llega a tiempo).

Después de ilustrarme sobre los planes presidenciales, entiendo la esquizofrenia oficial. Mientras se firman contratos directos por cientos, miles, de millones, y se elimina el control previo al gasto público porque para los ejecutivos que están en el poder es un trámite incómodo, los asuntos sociales son maquillaje para disimular el saqueo de la patria.

El Ministerio de Desarrollo Social es la oficina de Responsabilidad Social Corporativa del gobierno de empresarios y la ministra Roxana Méndez la voz suave que se envía a Ginebra (acompañada de 16 funcionarios) para tratar de ocultar las violaciones a los derechos humanos que se están cometiendo en el país.   Varela, que trataba de ser el rostro humano de este gobierno, pesa cada día menos en el concierto político –apabullado por el patrón y criticado por los suyos–; y los ministros más agresivos siguen en sus puestos pero con la boca cerrada para no causar más problemas.

La mafiocracia no oculta su rostro y está orgullosa de sus avances. Los ciudadanos que opinan (los que existen para las estadísticas) gustan de los caudillos para esto del poder. La sociedad civil organizada, acosada y amedrentada, trata de resistir desde una posición cada vez más difícil y arriesgada. Como bien explica Martinelli en la entrevista, lo que opine la gente no es importante: “Los gobiernos latinoamericanos no toman decisiones. Y nosotros sí tomamos decisiones. Nos equivocamos. Perfecto, nos equivocamos, reculamos y vamos de nuevo.   Esa es la diferencia entre un gobierno empresarial y un gobierno político. No hay que detenerse tanto en lo que piensa la gente”.

*

<> Este artículo se publicó el 9  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/gomez-nadal-paco/

Los padres del fracaso

*

La opinión de la Periodista…

Judy Meana

Falta poco para que termine el periodo escolar 2010 y los pronósticos en cuanto a fracaso estudiantil son alarmantes.   El Panamá América en su edición del domingo 7 de noviembre, reveló datos del ministerio de Educación que indican que el 30 por ciento de los estudiantes del sector oficial podría perder el año escolar.   La cifra puede variar, explicó el director general de Educación, Raymundo Lay.

Que 210 mil estudiantes estén al borde del fracaso, es realmente preocupante. Algunos dirigentes magisteriales que fueron consultados sobre el tema, dijeron que no es culpa de los docentes.

Los educadores proponen que para reducir el fracaso estudiantil, “se mejoren los planteles, pasen más tiempo en las aulas y que se saque la politiquería del sistema educativo.” También, atribuyen como causas del pobre rendimiento escolar: “el nivel académico de las familias, la pobreza y el poco incentivo de parte de los medios de comunicación”.

Hace falta motivación, falta un aliciente para los profesores y los alumnos. Que esas horas que pasan en la escuela, sean horas llenas de inspiración, valores morales, enseñanzas de vida y retos de superación personal. Hay miles de ejemplos e historias de personas que a pesar de la pobreza o las condiciones de su escuela, se graduaron y hoy son hombres o mujeres exitosos.

Programas como las becas universales pudieran servir para premiar a aquellos colegios que sobrepasen el 90 por ciento de aprobados. Que sea un verdadero reconocimiento al esfuerzo de los estudiantes. Que los docentes sientan una presión positiva y transmitan con entusiasmo a sus alumnos, el valor que le debemos dar al estudio. ¿Dónde están los padres del fracaso? – No tiene, es huérfano.

Jóvenes: los problemas van a existir hoy y siempre, pero si estudian, podrán enfrentarlos mucho mejor.   Lean.

*
<>Artículo publicado el 9  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/meana-judy/

Los pecados de omisión

La opinión del Empresario….

RAFAEL  CARLES
rcarles@cableonda.net

Existe una parábola en la Biblia en donde Jesús hace un llamado a la vigilancia, así como a la responsabilidad de los dones y las gracias recibidas.   Y nos dice que un hombre rico se marchó a su tierra y, antes de partir, dejó a sus siervos todos sus bienes para que los administraran y les sacaran rendimiento. A uno le dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad.

El talento era una unidad contable que equivalía a unos cincuenta kilos de plata, y se empleaba para medir grandes cantidades de dinero. En tiempos bíblicos, el talento era equivalente a unos seis mil denarios; un denario aparece en los Evangelios como el jornal de un trabajador del campo.   Aún el siervo que recibió menos bienes (un talento), obtuvo una cantidad de dinero muy grande.   Una primera enseñanza de esta parábola es que hemos recibido bienes incontables de parte de Dios.

Se nos ha dado, entre otros dones, la inteligencia, el tiempo y bienes materiales, todos para que nos sirvan de instrumento para sacar adelante obras buenas, a favor de la familia, de la sociedad, de los más necesitados. En otro plano, incomparablemente más alto y de más valor, hemos recibido la vida, una herencia de la que nos pedirán cuenta al final de nuestros días. Es decir, no somos dueños sino administradores de unos dones divinos.

De nosotros se espera una bien administrada hacienda y un buen rendimiento de lo recibido. Y el premio será inmenso: esta parábola enseña que lo mucho de nuestra vida en la tierra, es poca cosa en relación con el premio del Cielo. Así actuaron los primeros dos siervos, cuando hicieron buen uso de sus talentos y ganaron la felicidad eterna.

El tercero de los siervos, por contraste, enterró su talento en la tierra y no negoció con él: perdió el tiempo y no sacó provecho.   Su vida estuvo llena de omisiones, de oportunidades no aprovechadas, de bienes materiales y de tiempo malgastados.   Fue su existencia un vivir inútil en relación con lo que realmente importaba; quizá estuvo ocupado en otras cosas, pero no llevó a cabo lo que realmente se esperaba de él.

Enterrar el talento que nos han confiado es tener capacidad de amar y no haber amado, poder hacer felices a quienes están junto a nosotros y dejarlos en la tristeza y en la infelicidad; tener bienes y no hacer el bien con ellos; poder hacer productivos los fines de semana para cultivar la amistad y dejarse llevar de la comodidad y del egoísmo en un descanso parrandero. Sería triste en verdad que, mirando hacia atrás, contempláramos una gran avenida de ocasiones perdidas y que viéramos improductivas la capacidad que nos han dado por pereza, dejadez o egoísmo.

Hay que convencerse de que no basta ni es suficiente no hacer el mal, sino que es necesario negociar el talento y hacer positivamente el bien. Para el estudiante, hacer rendir los talentos significa estudiar a conciencia, aprovechando el tiempo con intensidad, sin engañarse neciamente con la ociosidad de otros, ganando buenas notas con constancia y esfuerzo. Para el profesional, hacer rendir los talentos significa realizar un trabajo ejemplar, intenso, en el que se tiene presente la puntualidad y la productividad. Para el funcionario público, hacer rendir el talento sería actuar con transparencia, servir al país con honestidad, dar la milla extra y no aprovecharse de su despacho para realizar negocios turbios. Dios espera igualmente una conducta intachable de nuestros gobernantes, para que se apeguen a las leyes, al respeto a la vida, la educación, la familia, etc.

Poner en juego los talentos recibidos abarca todas las manifestaciones de la vida personal y social. Hemos de ejercitar esas cualidades en la iniciativa para vencer falsos respetos humanos y provocar una conversación que anima a nuestros semejantes a mejorar en su vida espiritual o profesional, en su carácter o en sus deberes familiares. Miremos si verdaderamente nos sentimos administradores de los bienes divinos que nos han confiado, si sirven para el bien o si, por el contrario, los empleamos en compras inútiles, innecesarias o incluso perjudiciales.

No sabemos hasta cuándo se prolongarán esos días que forman parte de los talentos recibidos. Pero mientras tengamos vida, asegurémonos de que en cada jornada saquemos mucho rendimiento a los dones que se nos han puesto en nuestras manos.

*

<> Este artículo se publicó el 9 de noviembre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al  autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del   autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/carles-rafael/