Se ha perdido la niñez

*

La opinión de la Doctora en Medicina y miembro del Club Rotario…

Marisín Villalaz de Arias

marisín.villalaz@gmail.com

La semana pasada presenciamos un bochornoso espectáculo de estudiantes de la Profesional, antes escuela respetada.   No sé cómo calificarlo y qué pensar de esos muchachos que se sobrepasaron en sus actuaciones.   No estuve de acuerdo con dar beca a todo mundo por el solo hecho de estar en una escuela pública ya que recibir un beneficio trae aparejado un sacrificio o una situación que amerite lo que reciben y eso es tener un buen promedio en sus notas.    Pero no solo hicieron demostración de mala educación y de malos perdedores sino que demostraron violencia y falta de moral y principios.   No podemos permitir lo que vimos en televisión.

¿Dónde está la causa? ¿En el hogar por falta de padre y disolución de la familia? ¿En las escuelas donde aprenden menos valores y disciplina por falta de autoridad y de enseñanza de los mismos? ¿En la sociedad que se ocupa poco de los problemas de esos muchachos olvidando que necesitan apoyo, incentivos y llenar lo que no encuentran en sus hogares y escuelas? No resolvemos los problemas de la niñez ni de la juventud. Los padres que pueden les dan materialmente lo que no suplen emocionalmente y los llenan de tecnología que los aisla del resto de la humanidad con el chateo y los juegos en donde se hunden para no relacionarse socialmente con quienes los rodean.   Se terminó la comunicación entre personas, ahora todo es tecnología; escuchar la voz y sus cambios cuando se dan respuestas, ya no tiene importancia.

De continuar así, la humanidad dependerá de las máquinas que serán manejadas por los humanos, pero que estarán deshumanizados.   Los niños no juegan nada, solo ven televisión y celulares; se acabó la rayuela, el escondido, saltar soga y otros.    Se acabaron las amistades humanizadas y encuentran amigos extraños que no tienen nada en común, solo las máquinas. ¡Qué lástima! porque la humanidad se deshumaniza y se mecaniza cada vez más sin sentimientos, sin calor de personas porque ellas han pasado a segundo término; ahora vale más quien más tiene, mejor carro ostenta y más riquezas aparenta sin sentir la riqueza del alma y de los valores, del comportamiento, la honestidad, respeto a los mayores y cariño por la familia.

¿A dónde marchamos? Mejor no pensarlo porque la brecha generacional actualmente es tan grande que no logramos encontrarnos ni siquiera para el amor.   Los padres, educadores y sociedad tienen que unirse para salvar nuestro país y el mundo.

*
<>Artículo publicado el  3  de noviembre  de 2010  en el diario El Panamá América,   a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/arias-marisin-villalaz-de/
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: