Agenda social ante clientelismo

La opinión del Analista Político…

Antonio Saldaña

El otrora partido de Omar arrastra tres lastres fundamentales:  Uno de carácter ideológico –cambió de social demócrata a neoliberal– impulsado por los gobiernos de Pérez Balladares y Torrijos Espino, respectivamente y los otros dos de índole político, constituidos por el arte de agendas personales (candidaturas presidenciales del PRD) y del clientelismo como práctica política, por excelencia, tanto de los aspirantes a puestos de elección como del diario bregar del partido.

Con relación a los cambios económicos estructurales realizados por motivo del agotamiento objetivo del modelo de “crecimiento hacia dentro”,   reconozco que muchos de ellos eran necesarios,   sin embargo, el hecho negativo de la transformación, siguiendo el guión trazado por las instituciones financieras internacionales y el Consenso de Washington, fue que devino en el “capitalismo salvaje”, aparejado a una corrupción rampante.   Por ejemplo, la privatización del IRHE, Intel, los Casinos Nacionales y la Autoridad Portuaria, se hicieron con la clara intención de obtener beneficios personales.

Por algunos de estos hechos, como también por el caso Cemis, hoy se le han incoado procesos penales a dos ex presidentes de la República, quienes en un estado de derecho tienen que responder ante los tribunales de justicia, como cualquier otro ciudadano, y el medio millón de prosélitos del PRD no son, en lo absoluto, responsables de las actuaciones personales de dos o más de sus miembros, por muy encumbrados que fueran, sobre todo cuando se sabe que ellos gobernaron con “sus amigos personales”, algunos de los cuales ni siquiera eran seguidores del PRD.

Frente a estos hechos concretos, y a la defensa a ultranza que lleva a cabo la cúpula transitoria del PRD, de los neoliberales y de sus adláteres, supuestamente, involucrados en cohechos.   Y en el marco de la celebración del cuadragésimo segundo aniversario del golpe militar del 11 de octubre de 1968;   surge la tesis política–ideológica denominada: El ciclo social democrático y revolucionario del Torrijismo, suscrita por el doctor Marcel Salamín Cárdenas, asesor político de Omar Torrijos y fundador del PRD, que contradice la práctica política y desviación ideológica de la dirigencia del PRD de los últimos 16 años.

En propiedad lo que plantea el politólogo antes mencionado es la necesaria “Refundación revolucionaria y democrática del PRD”, como consecuencia de una adecuada comprensión de la coyuntura histórica que vive el país y adscribe la derrota electoral presidencial de mayo de 2009 pasado, a la oligarquización de la dirección del PRD, a la práctica del clientelismo político, al abandono de la doctrina torrijista y la adhesión del PRD al neoliberalismo.

El hecho controversial, contradictorio y hasta paradójico, es que a pesar de que estas tesis la comparte el CEN provisional del PRD, su práctica política y la de los candidatos presidenciales no le dicen al país nacional que el PRD se propone realizar una total reingeniería política–ideológica donde la corrupción, las agendas personales, el clientelismo político, el gamonalismo y el “capitalismo salvaje” son cosas del pasado. ¡Así de sencilla es la cosa!

*

<> Este artículo se publicó el 2  de noviembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/saldana-antonio/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: