Las confucias de la feria chorrerana

La opinión de…

Donatilo Ballesteros S.

Desde que en un certamen internacional nuestra representante a la disputa de la corona por belleza, al ser interrogada sobre Confucio ofreció una respuesta que produjo la hilaridad a nivel mundial, los panameños adoptamos el término para señalar a personas de escasa cultura y conocimientos generales, sobre todo por su falta de lectura y aprendizaje. Recientemente una televisora local sometió a un cuestionario a las participantes y aspirantes en la celebración de la Feria de La Chorrera, todas las cuales al menos han cursado y aprobado, según lo dicho por ellas, mismas, el nivel secundario de nuestra educación.

Lo doloroso del espectáculo que ofrecieron algunas de las seleccionadas es que ni siquiera la fecha de nuestra separación de Colombia sabían. La ignorancia demostrada con las respuestas dadas invita a los organizadores del evento a ser más cuidadosos al momento de escoger, ya que siendo ellas, en alguna medida, voceras de tan importante celebración, deben tener un mínimo de conocimiento sobre el país, sus costumbres, los festivales y las ferias que se realizan, y de los hechos históricos, como la independencia de España y la separación de Colombia, los límites, nombre del Presidente, del Ministro de Desarrollo Agropecuario, del Alcalde del Distrito, en fin, deben saber cosas que dominan los panameños de mediana cultura.

No pueden autodenominarse representantes de corregimientos en el distrito quienes desconocen la fecha de nuestra separación de Colombia, que no se saben las estrofas del Himno Nacional, en fin, son otras confucias que no alcanzan la dignidad y el honor de representarnos, por la carencia de conocimientos básicos, su ignorancia supina y por la falta de interés por conocer y divulgar los asuntos nacionales.

El espectáculo fue denigrante, repulsivo y ofensivo para la conciencia nacional, pero tuvo la virtud de su divulgación para que conozcamos nuestra realidad en la juventud, que se entretiene con música estridente y vulgar, olvidando que el país requiere de una fuerza laboral, creativa, inventora y productiva que lo fortalezca en el mundo de la competencia.

Realmente no censuramos, sino que aplaudimos tanto el programa televisivo, como a la estación que lo divulga, porque sin el incidente y la tenacidad del presentador, no nos hubiésemos percatado del grado precario de conocimientos de las participantes, lo cual es, de seguro, una tendencia que no se circunscribe a ellas.   Lo cierto es que tan revelador desastre conmina a todos los medios de comunicación a modificar su estilo y su programación, para cumplir con lo establecido en el artículo 89 de la Constitución Política de Panamá que dice: Los medios de comunicación social son instrumentos de información, educación, recreación y difusión cultural y científica.

*

<> Este artículo se publicó el 28  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en:  https://panaletras.wordpress.com/category/ballesteros-s-donatilo/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: