Estudiantes, lo más importante

 

La opinión de…

Aramís Averza Colamarco

Durante el año 2010, hemos oído y leído muchas cosas con respecto a la educación, pero al extraerle la esencia nos encontramos con que hemos perdido el sentido de importancia en cuanto a los diferentes componentes de la educación.

De salida, cualquiera entidad educativa (preescolar, escolar, universitaria, etc.) debe su esencia a la presencia de estudiantes, sin ellos, simplemente no existe. Y sus demás componentes: maestros, profesores, administrativos, etc., no tienen razón de ser, ni de existir.

Menciono lo anterior por la innumerable cantidad de quejas de los padres de familia en cuanto a que en la actualidad las explicaciones, prácticas y desarrollo de actividades en los colegios, simplemente se ha trasladado a las casas. Según se dice, en la gran mayoría de los colegios (privados y públicos) lo que se estila es que los estudiantes “hagan” en su casa en vez de que realicen en el colegio, tal o cual actividad.

La explicación de los distintos conceptos en clase, la repetición y práctica de los mismos en la escuela, son cosa del pasado. Algo de lo que es fácil percatarse cuando le preguntamos a nuestros hijos sobre distintas materias y observamos el total desconocimiento del tema.

Para rematar, muchas veces adquirimos libros de texto (herramienta para la educación) y, lamentablemente, los mismos no son utilizados adecuadamente.   Por ejemplo, muchos educadores en vez de desarrollar el material del libro en la secuencia lógica en que está impreso (por algo se escogió), saltan de un lado para otro sin explicación alguna.

Otros no permiten que los estudiantes realicen las prácticas o que desarrollen los cuestionarios y, por supuesto, no faltan aquellos que en todo el año jamás utilizan el libro que nos hicieron comprar.

Adicionalmente, se observa y esto es recurrente en muchos colegios (públicos y privados), el maltrato hacia los estudiantes (como si fueran enemigos o culpables de la situación de educadores y administrativos), sin justificación alguna. Y ni hablar de la forma en que enfilan su “mala fe” contra los hijos de aquellos padres que simplemente reclaman sus derechos.

A muchos (educadores y administrativos) parece que se les olvida que gracias a la presencia de los estudiantes en los diferentes entes académicos (públicos o privados) es que se obtiene el pago por los servicios, de los cuales sale el dinero que les paga su salario y por lo tanto; si no hay estudiantes, no habrá pago, ni salario, ni trabajo.

En fin, muchos educadores y administrativos deberían reflexionar profundamente sobre su forma de actuar con sus estudiantes.   Ya es hora de volver a los preceptos anteriores del apostolado de esta profesión, en el cual los estudiantes siempre eran lo más importante.   No sea que estos desaparezcan y queden desempleados, en un mundo en el cual la obtención de trabajo es cada día más difícil.

*
<> Este artículo se publicó el 25  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor  en: https://panaletras.wordpress.com/category/aversa-colamarco-aramis/
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: