Palos de ciego

No es secreto que el patrimonio cultural a este gobierno le trae bastante al fresco y que otro museo no es la solución.   La opinión de…

MÓNICA MIGUEL
monicamiguelfranco@hotmail.com

Como le gusta repetir a alguien muy cercano a mí, ‘la ignorancia es atrevida’. Y este país, sobre todo en temas de patrimonio, se atreve a casi todo. En varias ocasiones he aullado acerca de diversas bestialidades que se han hecho contra el patrimonio histórico y cultural de todos los panameños. Cuando este gobierno asumió el poder me dije que había que darle el beneficio de la duda, que esperáramos a ver qué iban a hacer en ese tema, lamentablemente a estas alturas ya me he dado cuenta de que no sólo no han hecho nada, sino que no tienen intención de hacerlo. Continúan poniendo parches, lo cual, en temas patrimoniales, es más de lo mismo.

Dependiendo de los intereses personales de cada director general de turno así sopla el viento en el INAC. En el resto de las áreas se siguen dando palos de ciego y se sigue nombrando a todo aquel a quien se le deba un favor y no se sepa donde ponerlo.

Durante meses no se lee nada nuevo en cultura oficialista y de pronto veo en la prensa un artículo que me hizo dar un respingo,   ¿se van a gastar diez millones de dólares en un museo de la pollera?   ¿En serio?    Tuve que mirar el calendario para convencerme de que no era el día de los inocentes. Me aclaran que es una iniciativa con fondos privados imaginada por alguna mente calenturienta… Pero no puedo dejar de pensar que hay tantas necesidades urgentes en los museos estatales que ya existen, en los que llevan años abandonados, en los que están tratando de sobrevivir con uñas y dientes, que parece una broma de mal gusto el que alguien diga que van a hacer uno más. Las piezas agonizan por falta de cuidados preventivos, faltan planes reales y acciones meditadas, y eso en los que ya están abiertos al público.

Como ejemplo pongamos el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz. Porque ese pobre miserable lleva años agonizando. Sus piezas fueron trasladadas de mala manera a un galpón que no fue construido para ser un museo arqueológico; algunas de ellas fueron mal montadas para una exhibición inaugural ordenada por la anterior mandamás y luego retiradas para montar otro bodrio al que se atrevieron a llamar exhibición y almacenadas en condiciones nada apropiadas que, en muchos casos, han implicado un daño permanente a piezas que, por su antigüedad, son sumamente delicadas.

Este gobierno está abogando por el turismo, y en nombre del mismo algunos están pensando ahora montar un museo de la pollera e invertir en él diez millones de dólares esperando que sea un foco de desarrollo. Y no dudo que sea una buena idea, lo que digo es que, si con los museos que el país ya tiene abiertos no saben qué hacer, si el personal no es adecuado, si se está contratando a gente que no tiene idea de museos, de patrimonio, ni de cultura, si estamos poniendo parches en un sitio y en otro. Si todos sabemos que en realidad el patrimonio cultural a este gobierno le trae bastante al fresco (porque no hay responsables de lo del Hotel Central ¿verdad? ¿y de lo del P.H. Independencia?), nos queda la duda de a quién beneficiará esta brillante idea surgida de las mentes preclaras cercanas al gobierno.

¡Arreglen lo que tienen! ¡Mantengan lo existente! Y cuando lo que hay tenga buena salud y haya salido de cuidados intensivos, piensen entonces en otras metas. Pero claro, me imagino que es más vistoso cortar la cinta de algo que se les haya ocurrido a ustedes solitos para sentirse inteligentes, y luego no importa que inicie también el largo camino de olvido hacia su futuro cierre.

*

<> Este artículo se publicó el 24 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en: https://panaletras.wordpress.com/category/miguel-franco-monica/

Para detener una ejecución

La opinión de…

Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –Salvo que un milagro lo detenga, el estado de Arizona ejecutará pasado mañana a Jeffrey Timothy Landrigan.   La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha hecho un intento de última hora por suspender la ejecución, pero hay poca esperanza de que Arizona haga caso.   Estados Unidos, tanto a nivel federal como estatal, se permite el lujo de alegremente incumplir los pronunciamientos de la CIDH.

Increíblemente, Estados Unidos ni siquiera ha firmado la Convención Americana de Derechos Humanos (que Panamá firmó en 1978, en plena dictadura). Por ello, cuando gobiernos atropelladores como Cuba o China acusan que Washington carece de autoridad moral para criticar a otros países sobre el tema de derechos humanos, la triste realidad es que algo de razón tienen.

Landrigan no sería el primero que es ejecutado en Estados Unidos por encima de los esfuerzos de la CIDH. En 2006, Texas ejecutó a Maturino Resendiz, a pesar de que la CIDH había interpuesto una medida cautelar.

En 2008, Texas ejecutó al mexicano José Ernesto Medellín, en desacato a una medida cautelar emitida por la CIDH, que había emitido un informe señalando que el proceso penal contra Medellín no cumplía con estándares mínimos del debido proceso.   También en 2008, Texas ejecutó al hondureño Heliberto Chi Aceituno, irrespetando una medida cautelar de la CIDH.

En junio de este año, el estado de Utah siguió el modelo tejano con la ejecución de David Powell y de Ronnie Lee Gardner, desconociendo las medidas cautelares interpuestas a su favor por la CIDH.

Así llegamos a Landrigan, en Arizona, quien desde 2004 está protegido por una medida cautelar de la CIDH, que pedía tiempo para investigar a fondo las presuntas irregularidades en el proceso penal que lo condenó. Apenas el viernes pasado, la CIDH concluyó esa investigación, dictaminando que los derechos fundamentales de Landrigan se han violado y que ello requiere suspender su ejecución. La CIDH notificó inmediatamente al Departamento de Estado y a la gobernadora Jan Brewer de Arizona; a la hora de escribir esta columna, no se conoce cuál será su respuesta.

Landrigan fue condenado en 1990 por asesinato. Según un comunicado de Amnesty International, los hechos son estos:   Se le asignó como defensor de oficio a un abogado sin experiencia en casos de pena capital, y este hizo una labor pobre como defensor.

Los fiscales ofrecieron una sentencia máxima de 20 años si Landrigan se declaraba culpable, pero este rehusó; un jurado de conciencia lo condenó basado en pruebas circunstanciales. (Pruebas de ADN hechas después tienden a exculparlo).   A la hora de dictarle sentencia, el abogado no presentó evidencia atenuante y la jueza impuso pena de muerte. (Ella dijo después que hubiera dado una sentencia más leve si hubiera conocido los hechos mitigantes, como el que Landrigan sufre de severo daño cerebral).    Se apeló la pena de muerte en base a que el abogado no hizo una labor adecuada de defensa y esa apelación llegó hasta la Corte Suprema de Estados Unidos, que la desestimó.

Mientras tanto, en otro caso, la Corte Suprema falló que las penas de muerte deben ser dictadas por un jurado de conciencia, no por un juez, pero sin exigir que ese requerimiento sea retroactivo. Por ello, a Landrigan se le ha negado una audiencia nueva para que un jurado determine su pena. Para la CIDH, eso constituye una negación grave del debido proceso, puesto que Landrigan fue condenado a muerte por un procedimiento que la Corte Suprema ha declarado inconstitucional.

En los últimos 30 años, 138 condenados a muerte en Estados Unidos han sido absueltos después por pruebas de ADN o pruebas nuevas. ¿Cuántos otros habrán sido ejecutados injustamente? Para mí, ese es el argumento más poderoso en contra de instituir una pena de muerte en Panamá, por más que haya encuestas indicando que 59% de panameños aprueban la medida.

*
<> Este artículo se publicó el 24  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora  en:  https://panaletras.wordpress.com/category/brannan-jaen-betty/

Triunfo

La opinión del Sacerdote Jesuita…

Rosendo Torres 

“Homo sum et nil humanum a me alienum puto “(Terencio).   Soy hombre y nada que sea humano lo considero ajeno a mí. Famosa sentencia con la cual nos solidarizamos con todas las desgracias y los triunfos de la humanidad.
El triunfo del rescate de los mineros chilenos de la mina de San José, de Copiapó, del desierto de Atacama fue el triunfo de lo positivo que hay en la humanidad, en el ser humano. Con la cascada diaria de noticias peyorativas del comportamiento humano alrededor del mundo y dentro de nuestros predios, no podemos negar de que nos golpea a la mente la frase del Génesis: 6,6,: Y se arrepintió Dios de haber creado al hombre”, sin embargo ante realizaciones como la de los chilenos culminada el 13 de octubre tenemos motivos para sentir lo contrario y con San León Magno exclamar: Reconoce hombre, tu dignidad. Y es que Dios no se equivocó al crear al hombre y El mismo se hizo hombre.

Cuando alguien se siente orgulloso tiene que tener una base. Los chilenos se sienten orgullosos y tienen por qué serlo. Lo que detestamos es el orgullo vano e infundado como cuando uno luce lo que no es suyo, o lo ha adquirido sin ningún mérito o a través del engaño o dolo. Pero cuando es algo que ha trabajado entonces no hay tutía.

Y salió el último minero 33, apellido Urzúa.   Que para muchos panameños ese apellido nos recuerda al otro Urzúa, también chileno, que murió en Santiago de Veraguas por el año 38, y si recuerdan, dejó mucho que hablar. Pues bien, Luis Urzúa se paró frente al Presidente, y de jefe a jefe, le dijo: Espero que esto nunca vuelva a ocurrir.   “Estoy orgulloso de vivir en este país y abrazó a todo el séquito presidencial y a los miembros de la Corporación del Cobre, abrazó a su hijo, habló con ellos y rompió el protocolo médico. No usó la camilla. Terminó de pie cantando el himno de Chile que en su letra tiene frases como “tumba de los libres “ o como “Asilo contra la opresión”.

Para este minero la vida había sido ingrata. Su padre fue dirigente sindical del Partido Comunista. Desapareció desde comienzo de la dictadura de Pnochet que un 11 de setiembre derrotó a Allende. Su padrasto fue dirigente sindical de los mineros del cobre y miembro del Comité Central de las Juventudes Socialistas.   Fue asesinado en octubre de 1973, según contó Urzúa a un periodista español.

Luis, según los asesores, se caracterizó como líder natural, tiene 54 años y ha sido minero desde 1979. Era el más experimentado de los 33 mineros y fue el que los organizó desde que ocurrió el derrumbe y quien resolvió cómo sobrevivir con lo que tenían. Su madre lo reconoce como muy disciplinado. Trabajar en las minas es un trabajo duro y peligroso. Por eso los mineros suelen ser seres especiales para esa aventura.

*
<> Este artículo se publicó el 24  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Mas artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/torres-rosendo/

La opinión de…

El Gobierno sigue metiendo la mano

La opinión del Secretario General de CONUSI – FRENADESO

GENARO   LÓPEZ
rologe54@yahoo.com

Los problemas urgentes de la población panameña siguen sin atenderse.   Hasta la fecha no existe ninguna propuesta concreta del gobierno de Ricardo Martinelli para reducir el costo de la canasta básica familiar, la cual ha sufrido un incremento considerable en los últimos meses.   Como si fuera poco, por tercera vez consecutiva se anuncia el incremento del precio del combustible, lo que provoca una cadena alcista en los precios.   Sobre el particular, la retórica del discurso gubernamental se mantiene en señalar los factores externos como causal de los incrementos, dejando por fuera las causas internas, como la cadena oligopólica en la distribución.

La realidad de los altos precios en los bienes y servicios básicos, pone al descubierto lo adverso que han resultado los tratados de libre comercio, que nos colocan en una inseguridad alimentaria y en vulnerabilidad frente a productos transgénicos.    En esa lógica, es evidente el fracaso del mercado como mecanismo para fijar los precios, lo que demanda el necesario congelamiento y control de los precios de la canasta básica familiar, acompañado de aumento general de salario para todos los trabajadores del sector público y privado que devengan mensualmente hasta 1500 balboas, tal como ha propuesto CONUSI.

Sin embargo, el gobierno no solo se niega a congelar y controlar los precios, sino también a otorgar un aumento de salario que permita al menos recuperar el poder de compra de los trabajadores. Así, pasa por alto las demandas de aumento de pensiones y jubilaciones que solicitan los jubilados, igualmente niega a los educadores las posibilidades de un salario acorde con sus necesidades y con el grado de preparación profesional.

El trillado argumento de que no existen recursos financieros para otorgar los aumentos salariales y de pensiones, dista del derroche en que viven ministros y directores de entidades públicas, tal es el caso del director de la CSS, quien sí encuentra dinero para la compra de un automóvil de lujo, valorado por unos cien mil dólares.

También pareciera existir dinero para seguir abusando de las contrataciones directas. Por ejemplo, el reciente escándalo por la contratación directa de una empresa del hermano de la ministra de Educación, Lucy Molinar, por parte de la Autoridad de Turismo, que pone sobre el tapete cómo algunos funcionarios se hacen valer de su influencia para favorecer a familiares, amigos y compadres.   No podemos olvidar que Lucy Molinar presentó un proyecto de Ley para que al Ministerio a su cargo se le permitiera realizar compras sin los controles que se le exigen a otras dependencias.

En esta misma línea, al señor Gustavo Pérez, jefe de la Policía Nacional, parece no gustarle la imagen arquitectónica de las subestaciones, por lo que acudió a un contrato de forma directa con una firma de arquitectos vinculada a Faizal Asvat, quien funge como su consejero en la entidad, para que realice las reformas, por ello recibirá unos 189000 dólares.

Éstos y otros escándalos, revelan que las autoridades gubernamentales ‘siguen metiendo la mano’; y explica por qué el gobierno de Martinelli restringe aún más el acceso a la información.

En medio de ello, el gobierno pretende que se mida su eficiencia a través del crecimiento de la economía;   sin embargo, hay que recordar que la economía nacional puede estar creciendo.   No obstante, los principales mecanismos de redistribución del ingreso continúan sin atender, configurando un escenario de crecimiento económico sin equidad.

Esta realidad, de inequidad y exclusión social, obliga al movimiento social panameño a organizar y unificar sus fuerzas para enfrentar las políticas antipopulares. Es necesario organizarnos para construir poder popular que permita crear las condiciones para llamar a una Asamblea Constituyente Originaria, que refunda la República, como única garantía para que nuestras demandas sociales sean atendidas; para que el crecimiento económico llegue a los pobres de la ciudad y del campo, y no al minúsculo grupo, que pelechando de la Cosa Pública, explotando la fuerza de trabajo y bajo la especulación financiera, amasan enormes cifras de dinero.

 

 

*

<> Este artículo se publicó el 24 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/lopez-genaro/

Obras son amores

La opinión de…

Juan Planells

Hay personas que pasan por la vida haciendo el mal, otros simplemente cumplen con su deber, y un tercer grupo, probablemente el más pequeño, deja una huella por su trabajo a favor de los demás.

Para los primeros, la sociedad guarda desprecio; los segundos pronto son olvidados; pero los últimos permanecen en la mente de todos, recordando los frutos que su obra ha dejado.

Ellos han salido del camino cómodo para enfrentar los desafíos que su inquietud por el bien les plantea. Ofrecen los mejor de sus esfuerzos por lograr transformaciones que nos conduzcan hacia un mundo mejor. En el camino pueden cometer errores, pero nadie será capaz de cuestionar la pureza de sus intenciones.

Así mismo, hay causas más nobles que otras, metas más altas que otras, retos mayores que otros. De entre todas ellas, luchar por brindarle a los jóvenes, especialmente a los más pobres, una oportunidad de desarrollo personal mediante la educación, es seguramente una de las más altruistas, y si para hacerlo se abandonan intereses personales y se someten al escrutinio público, la misión se convierte en apostolado.

La actual ministra de Educación es una de esas personas que han escogido el camino más difícil para alcanzar la meta más alta. Treinta años de parálisis en educación pesan mucho en nuestras aspiraciones de lograr que Panamá alcance un desarrollo con riqueza y justicia social.

En ese trabajo la hemos encontrado durante toda su vida profesional, y del resultado del mismo esperamos contar con un Panamá renovado, sueño compartido por la mayoría de los panameños. Rogamos que muy pronto se recupere, y reciba el apoyo de todos en la continuación de la obra que comenzó.

*
<> Este artículo se publicó el 24  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor: https://panaletras.wordpress.com/category/planells-juan/

Antecedentes para un debate gramático

La opinión del Médico…

Juan Carlos Ansin 

El primero se refiere a las diferencias entre la colonización de la América anglófona y la ibérica. Mientras la primera fue fundada por puritanos, tal vez bajo la influencia de Tomás Moro y su Utopía, con el afán ideológico de hacer un país distinto -según Robert Frost: “Un nuevo comienzo para la raza humana”- la nuestra descansaba en un doble discurso que perseguía el utópico fin de convertir a España en un imperio universal bajo el rigor de la cruz y la espada.    Admito que existen razones más profundas que nos diferencian y no por tener orígenes distintos, sino porque los sueños y las ambiciones humanas difieren en lo que se asemejan, sin distingo de raza, religión o género.

Weber encuentra en el protestantismo, especialmente en el puritano, la esencia del capitalismo anglosajón. Contrario al evangelio católico latino, donde se protege al pobre y se sospecha del rico, para los protestantes -más cerca de los libros de contabilidad que de las sagradas escrituras- Dios premia a quienes son capaces de enriquecerse trabajando. Pero nada opina Dios sobre el desempleo y los despidos; ni cuántos han logrado “hacerse ricos” trabajando honestamente o cobrando diezmo.

Otro tema poco discutido en nuestro medio es la evolución del pensamiento islámico. La profesora Antaki, de la U. de México, en su libro sobre los árabes revela lo que a mi juicio es el núcleo del problema actual de la civilización islámica. En su larga historia, los pueblos árabes jamás han tenido una revolución cultural y política similar a la producida en occidente en el Siglo de las Luces, donde el hombre moderno disputaría a las instituciones políticas y religiosas la autonomía de su pensamiento, es decir, de su propia humanidad. El Islam nunca tuvo una Revolución Francesa. Tuvo, como el judaísmo y el cristianismo, cismas teológicos, pero nunca un terremoto político filosófico similar al europeo.

Otro debate que ameritaría una discusión más profunda es el que hoy enfrenta en EU a los conservadores republicanos y a los demócratas progresistas. Más allá de la pobrísima cobertura mediática, en su mayoría asombrosamente desconocedora de lo que han significado en la política de ese país, el monopolio liberal bipartidista y el mortinato socialismo democrático, algunas de cuyas ideas implementó Franklin D. Roosevelt, sin temblarle la mano, como ahora parece suceder con los demócratas ante cada embestida mediática empresarial de la minoría republicana, responsables de la actual crisis económica y de su lenta recuperación, a pesar del renovado auge de Wall Street y los superávit de los bancos y empresas financieras a los que el gobierno generosamente auxilió. El debate que se avecina en noviembre, es pues una cuestión gramática, entre la primera persona del singular y la primera del plural. Es decir, entre el Yo individualista y egocéntrico y el Nosotros incluyente y solidario.

*
<> Este artículo se publicó el 24  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Mas artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/ansin-juan-carlos/

¡Días libres en familia! Justicia social pendiente

La opinión del Paciente de Hemodiálisis…

DAVID A. OCALAGAN B.
david_280559@hotmail.com

Esta es una ilusión que mantiene el paciente de hemodiálisis. Solo los 2000 pacientes de hemodiálisis que tiene el sistema de salud público y sus familiares que viven en la práctica la realidad de no poder compartir en FAMILIA, como todas las otras personas, durante los días puentes, feriados, vacaciones o días libres, porque el sistema de salud panameño no les permite recibir los tratamientos renales fuera del área de residencia, al no disponer de cupos disponibles, pueden dar testimonio del efecto negativo a su salud que causa esta situación.

Tenemos cerca de ocho años de estar denunciando esta realidad social; sin embargo, no hemos logrado ser escuchado por ninguna de las autoridades sanitarias o políticas que deben resolver esta situación, a fin de permitirnos recibir el tratamiento de hemodiálisis en la provincia que visitemos en cualquier fecha del año.

Comprendemos que no somos los únicos pacientes crónicos en este pequeño país, lleno de tanta riqueza mal distribuida, pero existen salas de tratamientos en siete de las nueve provincias, el problema es la capacidad de la instalación, equipos, recursos humanos y la mala administración de estos servicios sanitarios que no se resuelve y son administrados como finca personales y no del Estado.

Los pacientes capitalinos con familiares en las provincias centrales, Chiriquí, Veraguas, Coclé, son los más afectados ni hablar de los pacientes con familiares en Bocas del Toro o Darién, donde no existe sala de tratamiento aún y estos sí están divididos familiarmente de forma permanente, porque deben vivir en la capital o la ciudad de David para recibir su tratamiento.

Hace poco leímos en los medios de comunicación social que somos más visitados por los turistas, más competitivos, el más globalizado en Centro América, el saneamiento de la bahía camina a todo vapor, vamos a tener un metro y metrobús como medio de transporte en la ciudad, la ampliación del Canal permite que la junta directiva se reúna cada año en EUROPA, en la lucha contra las drogas internacionales invertimos millones de dólares y próximamente se invertirán casi $1000 millones en nuevas infraestructuras hospitalarias, pero no han podido, tampoco en estos últimos 16 meses del nuevo gobierno, solucionar la necesidad sanitaria conocida por las máximas autoridades y estamos a las puertas de las fiestas patrias y luego las de fin de año, donde muchos panameños se reúnen familiarmente y una vez más tendremos los pacientes de hemodiálisis que ver partir a nuestras familias para algún punto del país sola, para no hacerla parte de esta cruz que es nuestra.

Navidad, Año Nuevo, Fiestas Patrias, Carnavales, Día de las Madres, son entre otras fechas las múltiples oportunidades de compartir en familia que son negadas a muchos panameños que padecemos problemas renales y estamos en tratamientos ambulatorio de hemodiálisis. Sin embargo, la característica personal de las autoridades sanitarias se mantiene, ‘la INDIFERENCIA’, hasta que un día a un miembro de su familia les toque la puerta y les diga que tienen el mismo problema de cientos de otros panameños, para que lo puedan ver y resolverlo, salud.

 

*

<> Este artículo se publicó el 24 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/ocalagan-b-david-a/