¿Dónde están los bilingües?

La opinión de….

 

Amarilis A. Montero G.

Cuando escuché esta pregunta en los avances noticiosos de un canal de televisión, respondí mentalmente: “En las pocas escuelas y estudiantes que ven el aprendizaje del inglés como una herramienta para la superación y no como una materia más”.

La noticia se originaba en la preocupación que existe en la industria turística por la falta de personal bilingüe y con formación de servicio. Esto se traduce en un déficit de recurso humano a emplear en los hoteles y servicios turísticos en general. Entre 10 mil y 12 mil empleos se generarán para cubrir la demanda de personal capacitado en hoteles y servicios turísticos como transporte y restaurantes. ¿Pero cuántos de estos potenciales trabajadores del turismo saben inglés? Como lo indicó el ministro de Turismo, Salomón Shamah, aún faltan miles de personas que necesitan ser entrenadas en el aprendizaje del idioma inglés. La falta de personal bilingüe se subsanará cuando se implemente un sistema de enseñanza bilingüe científico, sistemático y adaptado a los estudiantes locales.

Nuestros estudiantes de escuelas públicas tienen una educación en inglés deficiente en todos los aspectos. La mayoría no entiende el idioma ni en los niveles básicos. Esto puede ser a consecuencia de un método poco efectivo que no los ayuda a comunicarse debidamente. No parece que se enseñara para que el estudiante adquiera esta lengua sino para que pase a otro grado con un mínimo requerimiento gramatical, que no deja de ser mecánico y sin sentido práctico. Tampoco hay un análisis que indique las necesidades de los estudiantes en los diferentes grados.

En otras palabras, todos reciben la misma clase aunque no necesariamente estén en el mismo nivel de conocimiento. Los cursos de inglés no deben ser estrictamente gramática, charlas y dictados. Si el estudiante no interactúa con el resto de la clase y su docente, no podrá desarrollar sus habilidades lingüísticas. También tiene que exponerse al idioma en todo momento a través de una clase completamente en inglés y con otras herramientas como videos, grabaciones y lecturas que incentiven la interacción y el intercambio de ideas.

Para que esto se logre, se requiere de una supervisión estricta del material didáctico y la calidad docente. La enseñanza del inglés es práctica en todos sus aspectos. Por lo tanto, un docente con sólidos conocimientos del idioma y activo en la clase, para que promueva la comunicación entre sus estudiantes, es vital para el aprendizaje de este idioma.   Sin embargo, es evidente que hace falta supervisión y control de la calidad docente y los recursos.

No podemos esperar que un estudiante que jamás ha participado en una conversación en inglés sea capaz de intercambiar ideas en ese idioma, a pesar de toda la gramática que sepa. Es como enseñarle a un médico a ser cirujano, pero sin hacer una sola incisión. Tampoco podemos esperar que aprenda inglés cuando la clase se dicta en español. Se requiere, además, de una gran alianza y sistematización de la metodología para enseñar inglés en nuestro entorno.

No se puede seguir con la consigna de “cada maestro con su librito”. El desorden en el método y las técnicas de enseñanza del inglés ha demostrado que no se logrará que el estudiante se gradúe con los conocimientos necesarios para ser considerado bilingüe. Por otra parte, está el estudiante como ente y promotor de su propio aprendizaje. Muchos estudiantes saben que necesitan hablar inglés para conseguir mejores oportunidades en su futuro profesional.

Sin embargo, he encontrado estudiantes en la Universidad de Panamá con una actitud negativa hacia el aprendizaje de este idioma. Algunos han vivido experiencias traumáticas cuando han hecho alguna presentación en inglés o simplemente no creen que deban preocuparse por aprender el idioma por el momento. La realidad es que al final de la carrera, todos tienen que haber pasado un examen que certifique que tienen un conocimiento del inglés aceptable. Será el propio estudiante, en cualquier nivel, el encargado de encontrar otras maneras de aprender el idioma.   La motivación o el deseo de aprender determinarán el éxito de este estudiante.

¿Dónde están los bilingües? Si no se hace un cambio estratégico, metodológico y actitudinal en cada estudiante y docente, los encontraremos en los extranjeros o estudiantes de algunas escuelas particulares que sí conocen el idioma y tomarán los puestos de trabajo que se ofertan en el turismo y otros campos laborales. El futuro de la enseñanza y el aprendizaje del inglés están en cada uno de nosotros.

*

<> Este artículo se publicó el 22  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/montero-amarilis/

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: