Fisiología social

La opinión del Doctor en Medicina y Escritor

Mauro Zúñiga Araúz

Thomas Khun, filósofo de las ciencias,  incorporó el concepto de paradigmas para asignarlo a una serie de teorías y enunciados en virtud de los cuales se explicaban todos los hechos científicos; pero en el momento en que se descubrían nuevos eventos que no se podían explicar con las teorías y enunciados establecidos, a lo que denominaba ciencia normal, devenía una revolución científica con todo su nuevo andamiaje teórico, para convertirse luego, en otra ciencia normal. El paso de un paradigma a otro nunca fue fácil, ya que tanto los científicos como la comunidad han tendido a aferrarse al viejo y a resistir el cambio.

Eso ha ocurrido con la medicina.  Al principio, el paradigma dominante era el mágico religioso.   La gente le achacaba las enfermedades al castigo de los dioses o a espíritus malignos.   Intervenía el chamán o brujo, utilizando como instrumentos la sugestión primero, a lo que se le agregó después el manejo de hierbas. El paradigma mágico religioso cedió su turno al de la generación espontánea. Se pensaba que la vida procedía de la materia putrefacta. Este paradigma lo echó por tierra Luis Pasteur a mediados del siglo XIX, cuando llegó a probar que la vida no se crea espontáneamente, sino de la vida misma.

Con este descubrimiento se da inicio al paradigma biologicista, que se sedimentó en las postrimerías del Siglo XIX y que prevalece hasta nuestros días. Trata de explicar todas las enfermedades como producto de desequilibrios orgánicos a consecuencia de agentes físicos externos o alteraciones de la propia biología individual.

Estos avances de la medicina se dan principalmente en la comunidad científica.   Entre la gente las cosas marchan por otro camino. Todavía hay personas que consultan a pitonisas o a brujas, que le lean las cartas, que se bañan en la playa con toda clase de hierbas; y otros, que piensan que los perros producen las garrapatas.   Hay para todos.

A finales del siglo XX empezaron a publicarse estudios en los que se probaba la incidencia que tienen las relaciones sociales en la génesis de las enfermedades. El estrés crónico que genera el estilo de vida contemporáneo, dado por las relaciones interpersonales e intergrupales asimétricas se está convirtiendo en uno de los marcadores de riesgo más importante, no solo para las enfermedades cardiovasculares, sino para las denominadas crónicas no infecciosas, como el cáncer, el mal de Parkinson, el Alzheimer, etc.

Estos estudios están llevándonos a incorporar a lo social como parte de la fisiología humana, como un sistema más, tal como es el sistema digestivo, cardiovascular, etc.   Y a incorporarlo como uno de los sistemas vitales en estrecho vínculo con el cerebro.   Medio social y cerebro coordinan las funciones del resto del organismo. El Robinson Crusoe de la posmodernidad no puede existir cuerdo. El aislamiento lleva a la locura, a la depresión mayor y a la muerte. Somos organismos sociales por excelencia. Sensibles a las fluctuaciones de la sociedad.

No pueden existir individuos sanos en una sociedad enferma. El avance tecnológico nos está llevando a conocer con más detalle los orígenes de las enfermedades, es decir, a diagnosticarlas antes de que sus síntomas se hagan públicos, lo que significa que se está inmiscuyendo en el proceso salud enfermedad animada en detectar el cambio silencioso entre lo no sano y la enfermedad, pero no nos va a decir por qué la gente pierde el equilibrio entre lo sano y lo no sano. Hasta allá no va a llegar la tecnología moderna, que vive, junto a la industria farmacéutica, de la enfermedad.

Pueda ser que pronto la comunidad científica se entere de que estamos en los albores de un nuevo paradigma de la medicina y vuelque su mirada en las relaciones sociales. Ese es el hervidero generador de las hormonas del estrés que nos está enfermando y matando. Pueda ser que lleguemos a entender lo que hace el individualismo en contra nuestra y en contra de los demás.

*
<> Este artículo se publicó el 20  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/zuniga-arauz-mauro-j/

*

Anuncios

Parábola de las manos atadas

La opinión de….

Raúl Leis R. 

En el Camino de Santiago ya muy cerca de Compostela, el peregrino encuentra al borde de la vía la casa de un anciano escultor, en cuya entrada una piedra tallada reza:  “Los derechos humanos están desnudos”, simbolizando la desprotección que padecen muchos seres humanos de sus derechos fundamentales.   En Panamá eso ocurre, y entre otros se ve particularmente amenazada la libertad de expresión, ejemplificada en la persecución y hostigamientos de periodistas.

Hay que tener presente que la libertad de expresión, no es un patrimonio exclusivo de los comunicadores y los medios, más bien es un derecho ciudadano universal. Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de aportar al ensanchamiento de la democracia, pues como decía Pedro Joaquín Chamorro “La libertad de prensa es necesaria, pero no es suficiente para establecer un régimen democrático”, que implica“ pluralismo político, elecciones libres y transparentes, un verdadero estado de derecho, control ciudadano sobre los gobernantes y rendición de cuentas, y sobre todo, un régimen permanente de ampliación de los derechos ciudadanos” (revista Envio, Nicaragua).

Por ello, transcribo el texto de esta parábola de autor anónimo que ejemplifica el efecto pernicioso y retardatario de una libertad de expresión conculcada, y que nos invita a luchar para vivir con manos y conciencias libres, y con derechos humanos vestidos de libertad y de justicia:

Érase una vez un hombre que vivía como todos los demás. Un hombre normal. Tenía cualidades positivas y negativas. No era diferente. Un día, llamaron repentinamente a su puerta, cuando salió se encontró con sus amigos.   Eran varios y habían venido juntos. Sus amigos después de mantener una larga y amistosa charla con él, le ataron los pies y las manos para que no pudiera hacer nada malo (pero se olvidaron de decirle que así tampoco podría hacer nada bueno). Y se fueron dejando un guardián a la puerta para que nadie pudiera desatarle.

Al principio se desesperó y trató de romper las ataduras. Cuando se convenció de lo inútil de sus esfuerzos, intentó, poco a poco, acostumbrarse a su nueva situación. Poco a poco consiguió valerse para seguir subsistiendo con las manos atadas. Inicialmente le costaba hasta quitarse los zapatos. Hubo un día en que consiguió liar y encenderse un cigarrillo, y empezó a olvidarse de que antes tenía las manos libres.

Pasaron muchos años, y el hombre comenzó a acostumbrarse a sus manos atadas. Mientras tanto su guardián le comunicaba, día tras día, las cosas malas que se hacían en el exterior los hombres con las manos libres (pero se le olvidaba decirle las cosas buenas que también hacían los hombres con las manos libres)

Siguieron pasando los años y el hombre llegó a acostumbrarse a sus manos atadas, y cuando, el guardián le señalaba que gracias a aquella noche en que entraron a atarle, él, el hombre de las manos atadas no podía hacer nada malo. (pero se le olvidaba señalarle que tampoco podía hacer nada bueno). El hombre comenzó a creer que era mejor vivir con las manos atadas. Además, ¡Estaba tan acostumbrado a las ligaduras…!

Pasaron muchos años, muchísimos años más…, un día sus amigos sorprendieron al guardián, entraron en la casa y rompieron las ligaduras que ataban las manos del hombre. “¡Ya eres libre!”, le dijeron. Pero habían llegado demasiado tarde, las manos del hombre estaban totalmente atrofiadas y, aunque así, con las manos libres ya no podía hacer cosas malas, tampoco podría ya hacer cosas buenas.

*
<> Este artículo se publicó el 20  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El dinero y la reelección

El deporte panameño ha marginado al dirigente sacrificado y honesto. La opinión del periodista….

CARLOS COLLADO

Tradicionalmente, ‘el dinero, las presiones políticas y el matraqueo’ con figuras gubernamentales ha sido la tónica en las elecciones federativas del deporte panameño cada cuatro años.

Los humildes dirigentes de Sol y Sombra en el deporte, como los llamó el escritor uruguayo Eduardo Galeano, han desaparecido; los intereses políticos y extradeportivos lograron sacar del deporte a quienes con honor, primero brillaron en la cancha y posteriormente transmitieron su experiencia en los puestos directivos.

Muchos advenedizos en busca de fama, figuración y proyección, que no lograron sobresalir en sus carreras profesionales han utilizado el deporte como trampolín para saltar en posiciones a las que jamás pensaron llegar.

Mientras que en otros países hemos visto el ascenso de figuras como Michel Platini, en Francia; Enrique Buitragueño, en España; Frank Bekembauer, en Alemania; Ana Guevara, Enrique Borja y el ‘Tibio’ Muñoz, en México, y otros grandes que pasaron de las competencias a las mesas directivas.

El deporte panameño ha sufrido todo lo contrario, Enrique Grenald emigró a Honduras, el baloncestista Mario Gálvez con estudios en USA y Rolando Blackman, quien recientemente se reportó desde Turquía, ha cambiado de toldas, debido a que no ha tenido oportunidad en el deporte.

Existen otros cuadros, tanto en lo deportivo como en lo profesional, que también han alcanzado sobresalir en la administración – deportiva, pero que jamás fueron tomados en cuenta, ni para ser monitores, entrenadores o para cargos administrativos ni el Instituto de Deportes, ni como directivo de federaciones.

Ha imperado el matraqueo y el clientelismo político. Tanto en la dictadura como en los gobiernos democráticos. En distintas federaciones existen ‘figuras’ que jamás practicaron esas disciplinas, ni como fanáticos o aficionados, con ‘siluetas amorfas y barriga protuberante’, que ahora saben más de determinada disciplina deportiva que los que fueron sus propios actores.

El deporte panameño ha marginado al dirigente sacrificado y honesto, aquel que trabaja en los barrios con los niños y categorías menores, al de los corregimientos que forman las fuerzas básicas.

Sólo son importantes los provinciales y los federativos que conforman la Federación y su Comité Ejecutivo. Son los que figuran, los que salen en la televisión y en la prensa y los que viajan y logran los viáticos. Además, compran conciencia y votos.

Muchos aficionados y lectores se preguntan por qué se pelean las presidencias de las Federaciones.   Pues, ahora más que en el pasado se manejan intereses, contratos, dinero y viajes.

Hoy día, el marketing deportivo es grande, la comercialización en el deporte es millonaria, el deporte es un producto vendible a la televisión y al mundo que produce millones de dólares. Las firmas y marcas de ropa deportiva, así como cervezas, gaseosas, jugos y bebidas energizantes, pagan sumas millonarias para que sus logos, iconos y marcas aparezcan en las camisetas de las selecciones nacionales, equipos y clubes que participan en torneos y copas internacionales.

En Panamá, el béisbol, fútbol, boxeo y el baloncesto son deportes perseguidos para exponer la publicidad, ya no son los tiempos pasados en los que había que mendigar para el patrocinio de un equipo o club.

Esta es la razón por la cual muchos de los dirigentes de ‘sol y sombra’ han abandonado su trabajo voluntario comunitario en los barrios y corregimientos; es por eso que ya, en ciertas provincias, no existen ligas distritoriales y se hace un simulacro-fugaz de ligas provinciales para cumplir con la reglamentación, con la complicidad del ente gubernamental, incapaz de poder aplicar la ley.

<> Este artículo se publicó el 20 de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La teoría de la justicia loca

La opinión del Abogado….

LUIS FUENTES MONTENEGRO

Los delitos no pueden ser investigados cometiendo otros delitos.   La persecución de la delincuencia es una tarea de todos los ciudadanos, pues los actos delictivos resquebrajan el funcionamiento armonioso de una sociedad, y una sociedad o un país no pueden estar a la merced de los delincuentes;   no es un planteamiento nuevo, es una conclusión lógica a la que ya han arribado variedad de personas decentes en épocas múltiples y en regiones parecidas o antagónicas.

Cuando se investiga un delito o un supuesto de delito, cometiendo delitos, significa que la estructura de la justicia anda por mal camino, así de simple sirve para que en su nombre se cometan fechorías y abusos, muchos de los cuales se cometen indiscriminadamente por los mismos que tienen el deber de impartir justicia.

La ilicitud no puede ni debe ser confrontada con ilegalidad, sino en el pleno marco del estado de derecho, pero cuando hay funcionarios encargados de investigar delitos, y olvidan este principio, se creen estúpidamente pueden hacer y deshacer a sus anchas, se consideran dioses que tienen la potestad de decidir quién es delincuente y quien no, con capricho se investiga y con capricho se condenan, y es que el ejercicio del cargo que les da cierto poder en nombre de la ley y del Estado, lo hacen con abuso, con deshumanización absoluta, y con un rechazo y pisoteo rampante de lo que es y debe ser legítimamente el derecho y su justa aplicación.

Los delitos son males que aquejan a cualquiera o a todos, pero no puede hacerse ver que se investigan delitos para pasar facturas, perpetrar venganzas, presionar o chantajear, eso es todo lo contrario de lo que es la justicia.   Pero esos comportamientos se dan a tutiplén y, quien lo hace hasta llega a vanagloriarse de que lo está haciendo.

Siempre ha existido una injerencia de la política en el manejo de la justicia y en muchos casos donde se investigan delitos, la política está por detrás o por debajo; pero cuando son los propios funcionarios de la estructura de justicia quienes quieren congraciarse con los políticos del gobierno coyuntural y,   se arrastran a sus pies, haciendo cualquiera estupidez, e inventan delitos,   amañan expedientes,   les vale un pito los derechos humanos,   entonces el país corre peligro y   la democracia está en crisis y la tratan de sepultar. ¡Ojo!

<> Este artículo se reprodujo de la publicación del 19 de octubre de 2010 en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el credito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/fuentes-montenegro-luis/

Campaña contra la raza china

*

La opinión de….

Diana NG

Una compañía en España compró dietilene glycol a China y se lo vendió al Seguro Social de Panamá (CSS). El deber del comprador es asegurarse de que lo pedido es lo que se recibió, que está en buenas condiciones, y usarlo antes de la fecha de vencimiento.

Después de que el dietilene glycol llegó a Panamá, se almacenó por años y la Caja de Seguro Social no hizo ningún reclamo.   Se hizo la mezcla en la CSS, sin analizarla.   No hay base legal contra China.

¿Qué raro que ningún médico notó nada hasta que los asegurados se quejaron? ¿Por qué no hicieron una campaña masiva para recoger los miles de frascos de medicina envenenada que fueron entregados en el interior del país?   Usaron este incidente para frenar la entrada de la mayoría de las medicinas chinas al país.

Cuando se hacen inspecciones en los restaurantes, llegan en grupos de 25 o más personas y se dispersan por todos lados.   Estas personas pueden hacer que desaparezca o aparezca cualquiera cosa. A veces llegan a inspeccionar cuando el o los restaurantes están cerrados.

Cuando anuncian que hay posibilidades de que se esté sirviendo carne de perro en los restaurantes, dan a entender que el pueblo panameño es bruto, que no sabe distinguir lo que come.

Multan a los chinos por usar aceites viejos, pero hay panameños y extranjeros que hacen la misma cosa y lo usan por muchos más días, pero eso es ignorado. He visto a vendedores en la peatonal con los dedos sucios y hasta con hongos y en chancletas, vendiendo en medio de excrementos de palomas, desperdicios, aguas estancadas y limosas, etc.    Pero multan a los chinos por “sucios”, y no les parece que lo antes mencionado es suficientemente sucio para multar a los latinos. Siento que hay discriminación hacia la raza china ¿o será qué multan a los chinos porque pagan los altos precios de las multas y a los latinos no se las pueden cobrar?

Lo que se está fomentando en este país es un odio contra la raza china, sin pensar que las embajadas asiáticas donan miles de dólares y equipos para ayudar a resolver las necesidades que tiene el gobierno de Panamá.    Creo que sería mejor que esas donaciones se den a la comunidad china, para enseñarle a defenderse en español y para conseguir a representantes que los ayuden con las demandas que les hace el Gobierno.   Creo que las Naciones Unidas debe mandar a representantes a Panamá para investigar la causa de este racismo y discriminación contra los chinos, que siempre ha existido, pero que ahora está empeorando.

El panameño califica a los chinos de sucios, pero muchos panameños y demás latinos tiran basura por cualquier parte, la dejan en los elevadores y en la calle, tiran colchones y refrigeradoras en los ríos, latas y envases en las playas, tienen cucarachas en sus cocinas, etc.  La mayor parte de la población no coopera con la limpieza.

*
<> Este artículo se publicó el 19  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

*

Temen sismo en funciones ministeriales

La opinión de…

EBRAHIM ASVAT
easvat@elsiglo.com

Hace unas semanas atrás el Ministro de Economía y Finanzas declaró que lo estaban goleando con un proyecto de ley que le entregaba el control del presupuesto al Ministerio de la Presidencia.   No se percataba el ministro que quien lo proponía a la Asamblea de Diputados era su propio Vice-Ministro y anterior ejecutivo del Banco del Istmo.   Que sorprendan a un ministro no es cosa usual en un gobierno. Nadie podría imaginarse que el serrucho con que mutilan su ministerio tenía un origen en la propia Presidencia de la República.

La propuesta era que el filtro de la vista presupuestaria pasaría de ahora en adelante por los ojos y la bendición de la Secretaría de Metas. La ley 61 del 14 de Octubre del 2010, ajustada luego de gritos de auxilios no correspondidos, sujeta la revisión y validación del Presupuesto Nacional al Ministerio de la Presidencia.   Pero el fino corte de tijeras que le vienen dando al Ministerio de Economía y Finanzas no se limita al presupuesto nacional. Los bienes patrimoniales del Estado se están transfiriendo a una autoridad de tierras supeditada al Ministerio de la Vivienda.

Esta mutilación requerirá cambiar muchas disposiciones del Código Fiscal ya que el Tesoro Nacional está en gran parte compuesto por tierras nacionales y ahora estarán en otras manos.    Recientemente, mediante contrato No. 100 del 25 de agosto del 2010, se le ha otorgado a la empresa Cobranzas del Istmo S.A. la potestad de cobrar todos los tributos del Estado que se encuentren en situación de morosidad. Millones y millones de dólares de impuestos, tasas y contribuciones se estarán terciando a través de esta empresa privada sin que a la fecha se haya licitado el proceso privatizador. Las comisiones privadas que se estarán cobrando por desprender estas funciones del Ministerio de Economía y Finanzas oscilan entre el 15% y el 30% de lo recaudado.   Estas tres mutilaciones, en cuanto a funciones ministeriales, denotan un sismo existente entre la naturaleza y las funciones de este Ministerio y la visión desde la Presidencia de la República.

Si no hay confianza en el Ministro lo que corresponde es pedirle la renuncia, pero no mutilemos los ministerios para limitar las responsabilidades que se le quieran delegar al Ministro.   Son los Ministros los que deben estar a la estatura de sus ministerios y gozar de la confianza del mandatario. Lo que se está efectuando es ajustando los ministerios al nivel de confianza que le tiene el mandatario a su ministro. Materia novel en la gestión de gobierno.

<> Este artículo se reprodujo de la publicación del 18 de octubre de 2010 en el diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el credito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/

Violación a las garantías ciudadanas

La opinión del Abogado….

Irving I. Domínguez Bonilla

Nuestra Carta Magna reconoce y tutela efectivamente el derecho de locomoción o tránsito de los ciudadanos, dentro del territorio nacional, haciendo efectivo un derecho fundamental de primera generación, que no puede ser objeto de cortapisas o limitaciones infundadas por parte de las autoridades del país. Esta garantía solo puede ser eclipsada por serios motivos previamente establecidos en la ley, conforme lo dispone el artículo 27 de nuestras normas fundamentales.

El derecho de tránsito es consustancial con el ser humano, con los cuales nace y muere, siendo entonces parte de su vida. Este derecho es el denominado ius movendi et ambulandi del que hablaban los romanos, o el power of locomation que consagra la jurisprudencia anglosajona, y que ha sido objeto de un completo análisis por la jurisprudencia del pleno de nuestra Corte Suprema de Justicia.

Este derecho ha sido atacado constantemente por parte de las autoridades nacionales, quienes al ejercer su rol adoptan actos de hecho, en unos casos, y en otros supuestamente amparados en las leyes de procedimiento, que tienden a minimizar o coartar el derecho de tránsito de los ciudadanos.   Y es que en la práctica nos encontramos con los agentes de la Policía Nacional quienes de forma extraña utilizan la figura llamada “retención por investigación”, con la cual privan de su libertad a las personas con el objeto supuesto de investigar si tienen causas pendientes.

Con esta medida se priva de su libertad a la persona durante un lapso, a veces de hasta 24 horas, hasta que en la mayoría de los casos la persona es liberada después de haber pasado todo ese tiempo privado de su libertad, aunado a las connotaciones estigmatizantes que se infieren con esta medida y la afectación psicológica al estar, incluso, en las cárceles de la policía en donde es retenido sin fundamento o razón.

Por otro lado, ya con un fundamento legal, nos encontramos con la figura llamada conducción, la cual tiene por objeto que la persona citada o requerida, por la autoridad investigativa o judicial, y existiendo reticencia de su parte a comparecer, sea trasladada a estos despachos a evacuar las diligencias ordenadas.

A pesar de su existencia legal, se da la situación en que se abusa de la figura ordenándola sin haberse citado a la persona, sin darle la oportunidad de comparecer voluntariamente, y en muchos casos se decretaba un día viernes, con lo cual el ciudadano tenía que permanecer retenido el fin de semana hasta que lo presentaran el día hábil siguiente a la autoridad.

Recientemente dos fallos del pleno de la Corte Suprema de Justicia, uno con la ponencia de Jerónimo Mejía y el otro con ponencia de José Abel Almengor, han puesto coto al abuso de esta medida de conducción arbitraria estableciendo, vía estos fallos, los requerimientos necesarios para que esta sea procedente, llamando incluso la atención a los funcionarios al señalar que “dicha facultad debe manejarse con prudencia, evitando que en la práctica se instituya en un régimen preliminar de detención…” (Fallo de 23 de julio de 2010).

*
<> Este artículo se publicó el 19  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/dominguezbonilla-irving/