La cara desconocida de la OEA

La opinión del Jurista y Embajador de Panamá ante la OEA…

Guillermo A. Cochez

El 30 de septiembre, en Asamblea General Extraordinaria se aprobó el presupuesto de la OEA para 2011.    Conocidos los hechos que hicieron pensar que se daba un golpe, se convocó a Sesión Extraordinaria del Consejo (donde cada país tiene un puesto. El Salón Bolívar se abarrotó de cámaras y periodistas en saber qué pasaría.   Lo que siguió es conocido por todos; las críticas sobre la ineficiencia y pasividad de la OEA volvieron a aflorar como cada vez que se presenta un problema político en el hemisferio.

Al día siguiente, en el mismo lugar se dio otro Consejo Permanente: la conmemoración de los 50 años del programa de becas de la OEA. En mi intervención resalté lo vacío que estaba el auditorio cuando el día anterior estaba repleto. Apunté que parecía que la miel que los atraía eran los desastres, las tragedias, los golpes de Estado, los crímenes; no era noticia reportar lo que durante un cincuentenario ha hecho la OEA, a través de programa de becas, para especializar a miles de profesionales del continente.

Ese día se conoció –en directo como todas las sesiones del Consejo Permanente- lo que se ha hecho durante esos 50 años: más de 21 mil becas de postgrado y especialización y más de 100 mil becarios en los diferentes programas de diversa índole que la OEA y que países miembros (México, Estados Unidos, Canadá, Brasil, Chile, Colombia) y observadores (España, China y otros) ofrecen a profesionales del hemisferio, canalizadas a través del Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral.   La diversidad de la oferta educativa es sumamente amplia. Precisamente ese mismo día nos llegaba a la Misión oferta de curso para expertos en explosivos que ofrecían conjuntamente Estados Unidos y España, lo cual hicimos llegar de inmediato al Ministerio de Seguridad.

Esa cara buena, como la llamo yo, es sumamente desconocida, porque todos sabemos, que la naturaleza humana tiende más a criticar y a mirar la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio. Pero, me preguntarán algunos ¿cómo nos enteramos de esas bondades que se predican y que no conocemos? La página web de la organización, actualizada diariamente, (www.oas.org) refleja todas las actividades que lleva a cabo la OEA. Los nacionales pueden accesar la información relativa a las becas y otros programas de ayuda que se ofrecen también a través del IFARHU, por el trabajo que hemos estado haciendo con ellos desde Washington.

Por eso, antes de la crítica de que no servimos para nada, sugiero que naveguen por las páginas de la OEA para que se percaten de todo lo que se hace acá y que es deber nuestro, como Representantes de Panamá que somos, divulgarlo.

*
<> Este artículo se publicó el 18  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/cochez-guillermo-a/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: