Comprar vino III

*

La opinión de….

PEDRO MASOLIVER

Lo más difícil a la hora de seleccionar un vino tinto es muchas veces escoger el año de la cosecha. No siempre está disponible el año deseado, sobre todo en este país donde la oferta es más limitada por cuestiones de despacho.

La única ventaja que en teoría tenemos es que cuando queremos tomar vinos sencillos de poca crianza en barrica de roble ahí tenemos mucho donde escoger, la presencia de vinos argentinos y chilenos en nuestro país nos facilita el trabajo. Normalmente los vinos de este estilo no vienen etiquetados con la palabra reserva.

Reconocer qué uva es la más significativa de cada país es también sencillo, siguiendo el precepto de que la malbec es en Argentina, el tempranillo en España, la shyraz de Australia, la pinot noir, Borgoña (Francia); la cabernet sauvignon, (Bordeaux, Francia); la carmenere, Chile y la cabernet sauvignon, Napa Valley (EU), como grandes ejemplos y mas típicos de cada país. Evidentemente habría otras uvas con matices que funcionan en otros países, por eso hoy en día podemos decir que la uva es internacional, se da mejor o peor pero se da en todas las latitudes.

Dependiendo de con quién vamos a compartir la botella también puede influir la escogencia de la uva. Se suele decir que las damas prefieren la uva merlot por aquello de la fruta madura y dulcecita así como la syrah por lo suave de su bouquet, pero hacer del gusto algo universal es imposible así que lo mejor es preguntar qué uva se prefiere.

El momento del día y la temperatura en ese momento influiría si estuviésemos dispuestos a tomar vinos refrigerados (blancos o rosados), pero lo que no deben hacer es ponerle hielo o refrigerar en exceso un vino tinto. Si quieren tomarse algo fresco mejor decantarse por los refrigerados o por los espumantes.

Para el tinto lo mejor es servirlo a 16 grados centígrados para que se vaya calentando hasta los dieciocho o veinte durante el rato que estemos tomándolo. El blanco y rosado deben servir por debajo de 6 grados para que estén perfectos, aunque lo ideal es servirlos a máximo dos grados que es donde manifiestan todos sus aromas primarios. Los espumantes en general deben servirse a cero grados y tratar de que no se nos caliente.

En resumen uno debe comprar lo que conoce o que le parece que le va a gustar, debe guardarlo bien y debe tomarlo a la temperatura correcta y lo más importante debemos tomar nota de lo que tomamos y si nos gusto o no para repetir o no. Buen provecho.

*

<> Este artículo se publicó el 17  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más artículos del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/masoliver-pedro/

*

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: