Natural o falsa

*

La opinión de la Psicóloga Especialista de la conducta humana….


GERALDINE EMILIANI

El envejecimiento biológico es un fenómeno químico a nivel universal que ha tenido lugar en todas las épocas, culturas y civilizaciones. Pero esto muchas veces se pasa por alto y se quiere a toda costa retener la juventud a la fuerza y al precio que sea.   Esto no es malo desde luego, lo malo es cuando aquella idea de permanecer ‘frescas y juveniles’ se convierte en una obsesión enfermiza.

Cierto es que todas tenemos una EDAD CRONOLÓGICA, el tiempo que llevamos desde nuestro nacimiento. Pero al entrar a una EDAD BIOLÓGICA, tenemos que ser realistas y menos soñadoras para aprender a aceptar con dignidad los cambios físicos que se vayan produciendo en nuestro organismo.

La moda hoy día pareciera rivalizar con la belleza natural de la mujer del siglo XXI, con la mujer que se mueve en el mundo laboral, que se afana por cumplir con su rol de madre, mujer y esposa.  La belleza natural pareciera no compaginar con lo que demuestran las modelos de pasarela, reinas de belleza y las ricas y famosas artistas de cine. Los cuerpos esculturales, curvilíneos, sumamente delgados, glúteos al estilo JLO, senos exuberantes, nariz delgada, pómulos sobresalientes, y labios carnosos son la tónica a seguir para ser admirada por los ojos de los demás.

Ante esta realidad, si de belleza se trata, cabría preguntarse ¿qué es lo correcto: lo natural o lo falso? Esta nueva modalidad hace que las jóvenes y las no tan jóvenes se desesperen a tal grado que buscan esa transformación que no hace más que alimentar una industria de miles de millones de dólares para unos cuantos, pero que no deja de ser desapercibida por la vanidad, la individualidad y el sentirse sofisticada.

Todo lo anterior depende de tus expectativas ante un mundo exigente en relación con tu ideal de mujer. Verse bella no es malo, y tampoco es saludable el sobrepeso, lo primordial es cómo te sientes como persona, qué valor te das y cómo te ves ante los ojos de los demás. Recuerda que todo está dentro de ti: cómo manejas tus relaciones personales, sentimientos, emociones, pensamientos positivos, calidad de vida, si eres feliz y haces a los demás felices, y esa energía positiva que irradias cuando llegas a un lugar sintiéndote bella aunque reconstruida o naturalmente conservada.

¿Te someterías al bisturí sin importar el costo en dólares, tu edad y lo que esperas de ti ante los demás?
*

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más de la autora en:  https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-geraldine/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: