Pollito, una anécdota familiar

La opinión de….

J. Enrique Cáceres-Arrieta

El Día del Niño de 2007, mientras los niños celebraban su día en las escuelas, mi hijo Jonatán ganaba un pollito en una tómbola escolar.

No era la primera vez que los mellizos regresaban con pollos de la escuela. Hacía un par de años me habían preguntado si podían llevar unos pollitos al apartamento. No objeté y su madre tampoco lo hizo. De manera que varios pollos fueron acogidos en la familia.

El pollito ganado por Jonatán era diferente. Pasaron semanas, y Pollito (así lo llamaba su dueño) creció; y junto con un conejo, unos pececillos y una perrita contribuían a la alegría del hogar.

Una noche, me informaron que Jonatán y David (los mellizos) lloraban porque Pollito estaba moribundo al ser golpeado por la puerta de la cocina. Mientras iba para ver qué pasaba, un zarpazo de sentimientos y emociones encontrados trajo a mi memoria una escena en la cual lloraba ante las plumas de mis periquitos que un gato había devorado. El dolor fue indecible. De modo que sabía muy bien lo que sentían los mellizos, especialmente Jonatán, dueño del pollito. Quizá para alguien sea tontada escribir sobre un pollo, y hasta pensará que el problema se habría resuelto comprando otro.

Uno de los errores más recurrentes de los padres es invalidar las emociones de sus hijos y abandonarles física y afectivamente, criándose sus hijos como niños huérfanos de padres vivos. No se trata de consentir o ser indiferentes, sino validar apropiadamente las emociones de nuestros hijos.

Al llegar al apartamento, encontré a Jonatán llorando a lágrima viva y a Pablo (mi hijo mayor) abanicando al pollo. Abracé a Jonatán y le pregunté qué sucedía. Entre sollozos contó lo sabido. Quería que al expresarlo fuese terapia para él y sintiera que papá estaba interesado en sus cosas.

El pollo se veía muy mal.  Supuse que moriría, y me dispuse preparar a mis hijos para lo peor.   Me equivoqué.   Mientras consolaba a Jonatán, David salió llorando del cuarto donde oraba por el pollo.   De repente Pablo exclamó que el pollo estaba vivo.

Contra mi diagnóstico, el pollo sobrevivió; los mellizos lo atribuyeron a un milagro. Decían que Dios había escuchado sus plegarias.   Cierto o no, el pollo se recuperó gracias al cuidado de los niños.

El 20 de agosto, Jonatán por accidente atropelló a Pollito con un carrito que montan los niños pequeños. Pollito estaba muerto y Jonatán lloraba a cántaros. Traté que el chico no se sintiera culpable, y en medio de todo sintiera mi consuelo, amor y empatía.   En ningún momento insinué reprimir el llanto sino que convalidé sus emociones y le animé a expresar su dolor.

La tarde del 20, fuimos aenterrar a Pollito. Camino al entierro, Jonatán advirtió: “De ahora en adelante no tendré más mascotas tan frágiles”. Me partió el alma al externalizar Jonatán el profundo cariño que tenía al pollo, al preguntar: “Papá, ¿los pollos van al cielo?”. Respondí no recordar si la Biblia decía algo al respecto. Además, aseveré a mis hijos que la muerte de Pollito era una lección para que viéramos la brevedad, unicidad y fragilidad de la vida.   A solas con mis pensamientos y meditando en la pregunta de mi hijo, recordé que la Biblia revela que en la Nueva Jerusalén habrá animales pero las bestias salvajes no harán daño ni al niño de pecho,   y “morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará”.

A propósito del cielo, ¿es “perversa” la creencia del cielo?  Perverso es adulterar (para confundir) la esperanza del cristiano con fanatismo religioso que ve al cielo como recompensa por dañar al prójimo.    Si el cielo fuese una creencia falsa (según el cientificismo, toda verdad para ser verdad debe pasar por el filtro de las ciencias naturales, creyéndolas omnímodas e infalibles), prefiero ser soñador que un matador de sueños.

A pesar de las muy merecidas críticas al fanatismo religioso, Ravi Zacharias sostiene que “solo la religión permanece como bastión de esperanza frente a la muerte, tanto para el difunto como para su dolorida familia”.   Luego de acariciar el suicidio y desistir, León Tolstoi escribió en su autobiografía: “La mayoría de las personas tiene una vida más difícil que la mía y, sin embargo, la encuentran maravillosa.   ¿Cómo lo logran?   No con explicaciones, sino con fe”.

Cada uno cree lo que quiere y lo que le conviene, pero ¡qué cómodo es decir ser ateo cuando estamos sanos y no hay enfermos en la familia cercana, hay buenas finanzas, profesión y empleo prometedores! La puerca tuerce el rabo en situaciones extremas o toques de fondo. Ahí se sabe en realidad qué creo y cuáles son mis convicciones; y, para frustración y rabia de algunos, en esos momentos los resentimientos y odios irreligiosos suelen esfumarse.

Pues bien, al ver la tristeza y el amor de mis hijos por su muerto y sepultado pollo, las lágrimas brotaron y quedamos llorando todos por Pollito, el pollo que el Día del Niño vino a formar parte de la familia y del corazón de tres niños.

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/caceres-arrieta-j-enrique/

¡Tú eres amado!

*

Un Mensaje al Corazón   en la opinión de Monseñor….

Rómulo Emiliani 

Arzobispo
Sí, yo soy amado. Esta es una noticia tan grande como la de que Cristo ha Resucitado. Soy amado por El, con un amor total, infinito, absoluto, permanente, siempre fiel. Por pura gracia me ama, porque quiso, por su iniciativa, sin yo merecerlo, sin yo esperarlo, pedirlo ni imaginarlo. “En esto está el amor, no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino que El nos amó y envió su Hijo, como propiciación por nuestros pecados, (1 Jn 3,18) ¡Dios nos amó primero! Desde siempre nos ha amado. Esto lo sé por Cristo, y la mayor prueba de su amor fue que Dios Padre lo entregó por nuestra salvación y él libremente se sacrificó.

¡Cristo ha resucitado!   Claro que me hace feliz el saber que la vida triunfó sobre la muerte y que el bien vencerá al mal, pero si no creo que me ama, no seré completamente feliz.   El se entregó por mí, murió por mí, pensando y pronunciando mi nombre e inmolándose por mi persona en la cruz. Esto es increíble y lo sé por la Revelación.   Este misterio del amor incondicional de Dios, bien meditado y profundizado, es suficiente para darnos felicidad, ánimo y fuerzas para continuar el camino. ¡No estamos solos ni somos huérfanos! ¡Él nos ama!

Nadie puede humanamente entender esto: Dios piensa en todos y ama a todos de manera tal que lo hace como si nada más existiera una persona, usted. Hay una historia de amor muy personal de Dios con usted, única, especial y al mismo tiempo con todos. Aún si nadie lo amara, tendría usted el amor insondable,  perfecto, divino, infinito y siempre actual de Dios.  Sí, somos amados por Dios.

*

Hermoso lo que dice Romanos 8, 38 ss.   “Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro”.   Se puede entender esta lectura diciendo que es nuestra opción y compromiso de no dejar que nadie nos separe de Dios, pero también que Él ha decidido por puro amor, por pura gracia amarnos y lo hace de manera plena y no va a dejar que nada ni nadie nos separe de él.
Pero aquí viene lo triste: lo único que puede separarnos de Él es nuestra voluntad que opte por vivir sin Dios, rechazando su amor y prefiriendo estar eternamente sin Él.    ¿Qué es posible esto?    Sí existe la posibilidad de la condenación eterna y es dogma de fe.    Que alguien prefiera abandonar la “casa del Padre” e involucrarse en las tinieblas para siempre, cambiando el amor de Dios por “treinta monedas” es posible.

El nos ama. El está continuamente contemplándolo y bendiciéndolo. No dejará de amarlo porque así Él lo decidió y pronuncia su nombre diciéndole: “hijo mío”. ¿No es hermoso esto?  ¿Ha entendido lo que es el amor de Dios?   En el cielo estaremos eternamente saboreando ese amor, contemplándolo y conociéndolo, descubriendo cada vez más profundidades de su amor.   Recuerde que Dios lo ama y con Él usted es invencible.

*

<> Este artículo se publicó el 16  y el 23 de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-romulo/

El mundo en peligro

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado…

Guillermo Rolla Pimentel

grollap@cableonda.net

El mundo esta macro controlado por los grandes consorcios económicos, a través del FMI el Banco Mundial,  la OCDE, el eje Londres – Nueva York, los diferentes G, que imponen los precios   a los productos, monedas, tasas de interés y se constituyen en manipuladores del verdadero mercado. Globalizan, privatizan y flexibilizan leyes laborales, etc.

Ese sistema llamado Occidental y Democrático  no ha sido capaz de producir para crear empleo, saciar el hambre  y superar la pobreza, pagar lo justo por las materias primas, armonizar las balanza de pago y controlar el calentamiento global en el mundo.

Sin desconocer a los mazones  y sus misterios  Se  refieren a valores que se tranzan con dobles morales, se estimula lo sexy y se escandalizan con los embarazo precoces, se preconiza el alcohol y se combaten las drogas que le siguen, hay coimas y coimeadores, impunidades y cínicos discursos. Todo globalizado o y de todos los  niveles

Por otra parte  surgen los países árabes y los emergentes de Oriente  ha proteger sus riquezas y decisiones y creencias ancestrales generalmente Islámicos y con su propia metodología. en disputas por la tierra.

América Latina esta matriculada económica y culturalmente en Occidente, pero que en casi  todos los países tiene también alguna    población  postergada de raíces orientales (etnias indígenas)-         Sociológica e internamente tenemos el endeudamiento, la corrupción, la delincuencia, las pandillas,  el narcotráfico, la violencia, los  golpes de estado importados..

Los países periféricos somos víctimas de los graves desastres monetarios de las artificiales crisis bancarias de los países llamados desarrollados, de su publicidad consumista y alienante, y de sus presiones políticas por imponernos medidas arancelarias que en una competencia desigual  mantienen a nuestros pueblos luchado contra el subdesarrollo y la injusticia social.

 

Por ese rumbo insensiblemente ha caminado el país y América desde hace muchos años.   Y aquí, luego de los tratados de neutralidad, como un protectorado expuesto a otras invasiones militares; porque económicamente seguimos invadidos, ahora por la globalización salvaje.

 

Por otra parte esos países,  dizque ricos, tienen graves problemas financieros  deudas impagables, deterioro de sus niveles educativos y culturales, drogadicción, guerrerismo; es decir, una desvalorización social muy riesgosa.  Que no nos arrastren a su paraguas  Un sano e inteligente nacionalismo o regionalismo protector es preciso, hay que prevenir que nos hagan caer en sus propias trampas de  crisis, quiebras, guerras y terrorismo

Por eso el electorado aceptó el CAMBIO.   Para mantener el desarrollismo económico

Permitir Seguridad Alimenticia con la productividad local agrícola, pecuaria  industrial, energético y de servicios vitales,  pero dirigidos a bailar   con las gutarras del pueblo, es decir, que los intermediarios, los distribuidores, los comerciantes especuladoras fueran regulados y civilizados para lograr reducir el costo de la canasta básica, los precios al consumidor  Un cambio en la   educción y tener un estilo de vida digno, libre, sano y feliz para todos   La experiencia de los empresarios parecía un buen antecedente  El   antídoto de la violencia es crear empleos y escuelas.   La prevención de las pandillas y sus lacras  es la organización familiar y social.

Por estas realidades continentales dos iniciativas se están gestando como consecuencia de hechos recientes.        Uno originada en Centroamérica luego de las leyes anti inmigrantes en USA.     Así como USA no quiere a centroamericanos, estos no de deben querer artículos de USA.   Seria  un saboteo a la compra de productos” made in USA”

La otra propuesta proveniente de Colombia,  es la investigación de los archivos de la FARC requisados recientemente, para determinar las posibles vínculos del tráfico de armas de USA y otros fabricantes, con autoridades de países vecinos, especialmente con Ecuador y Panamá; y el ajusticiamiento de dos presidentes de esos países

Las acciones sobre las drogas han sido un fracaso por la complicidad de los altos niveles con     los  narcotraficantes en USA y América.   Cosa que ya ha sido denunciada

Talvez la solución tenga que   venir de la ciencia, de la química y la medicina.   Las  endorfinas  se producen naturalmente en los humanos en los momentos de satisfacción emocional.  También se liberan artificialmente con algunas drogas. Lo altamente negativo de estas,  es que   causan   adicción, dependencia y daño psico neurológico.   Es posible, que si llegaran a localizar los radicales y componentes causantes de esos efectos secundarios adversos, y se eliminarán, se podrían obtendrían productos farmacéuticos, que talvez pudieran  tener aplicaciones clínicas para problemas específicos.    Pareciera ciencia ficción, pero los avances  tecnológicos actuales pueden lograrlo.    Siempre que no lo frenen otros intereses  económicos.   Y otra vez llegamos a  los grandes consorcios o carteles que penetran negocios no siempre justos o legales, o francamente delictuales

CAMBIO real,  en lo económico y social. Que exista equidad y justicia. respetando la dignidad y  la libertad para  el mundo….. y para un Panamá Mejor

*

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/rolla-pimentel-guillermo/

Cláusulas abusivas

“Los llamados contratos de adhesión, debido a esa posición de privilegio que ostenta quien lo redacta, suelen contener condiciones abusivas.”    La opinión de Administrador General de ACODECO….

PEDRO MEILÁN

Hoy día, gran parte de los agentes económicos que brindan servicios en Panamá utilizan formularios o contratos-tipo para garantizar el cumplimiento de los mismos; sin embargo, esta modalidad implica que el contrato contiene de antemano una serie de condiciones generales que unilateralmente impone una de las partes (agente económico) y que la otra (consumidor) debe aceptar sin mediar discusión alguna.

En Panamá, el Código Civil recoge en los artículos 1105, 1106, 1107 y 1109 las condiciones generales de los contratos, sin establecer taxativamente parámetros o reglas que definan claramente el contrato de adhesión. Siendo así, este instrumento pasa a ser un contrato atípico para nuestra legislación. Muchos ensayos han tratado de definir este tipo de contratos, pero al final todos concluyen en mencionar que los mismos carecen de una etapa de discusión previa; por lo que no hay otra alternativa que la aceptación total o la abstención de la firma del mismo.

Los llamados contratos de adhesión, debido a esa posición de privilegio que ostenta quien lo redacta, suelen contener, en su gran mayoría, una serie de condiciones que pudiesen resultar abusivas. Para tratar equilibrar las cargas y poner a las partes contratantes en un plano de igualdad, la Ley 45 de 31 de octubre de 2007, establece las situaciones que, de concurrir en un contrato de adhesión, podrán ser demandadas por abusivas; sometiendo al juez de la causa a pronunciarse en cuanto a la nulidad absoluta o relativa de las cláusulas demandadas.

La Acodeco puede ensayar demandas de cláusulas abusivas, solicitando bien sea una nulidad relativa o, de darse el caso, una nulidad absoluta; la cual de ser declarada como tal, deberá ser eliminada totalmente del contenido del contrato.

Entre las causales a considerar para optar por una demanda pidiendo la nulidad absoluta de la cláusula podemos mencionar, el limitar derechos del adherente, extinguir la obligación del proveedor, favorecer excesivamente al prestador del servicio, exonerarlo de responsabilidades, facultar al proveedor a rescindir unilateralmente el contrato, que éste sea ilegible o que esté redactado en un idioma distinto al español y, por último, las que impliquen la renuncia de promover algún tipo de acción legal.

Queremos resaltar que la Acodeco, antes de promover una demanda, intenta a través del proceso de conciliación que brinda esta Institución, obtener un acuerdo consensuado entre las partes.   En el 2008, recibimos 23 quejas por presuntas cláusulas abusivas, de las cuales sólo tres fueron demandadas ante los tribunales especializados en la materia. Para el año 2009, las quejas disminuyeron a 12; sin embargo, las demandas aumentaron a cinco. En lo que va del año 2010, ya hemos tramitado cuatro quejas y presentado dos demandas.

Los montos de las demandas presentadas por contratos de adhesión ante los Tribunales desde enero de 2008 a junio de 2010 están por el orden de los $380,707 y, en su mayoría, son contratos de promesa de compraventa.

La Defensoría de Oficio de la Acodeco provee a todo consumidor de asesoría y representación jurídica gratuita, en este tipo de procesos obteniendo en la mayoría de los casos fallos favorables para los consumidores, siendo las empresas inmobiliarias las que mayormente han sido demandadas por cláusulas abusivas.

*

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/meilan-pedro/

Paranoico

*

La opinión del Escritor…

Guillermo Sánchez Borbón

No recuerdo ya quién puso en mis manos La ciudad y los perros, la primera novela de Vargas Llosa que leí. Me deslumbró. Creo –no estoy seguro– que también fue la primera, o una de las primeras, que dio a la estampa. Era una obra maestra en todo el sentido de la palabra. No era una novela precoz, que anuncia al gran escritor que llegaría a ser con el paso del tiempo. Era una obra acabada, perfecta. Conforme avanzaba en edad y en pericia, se acentuaban estas características que en su hora nos deslumbraron a todos sus lectores.

La Fiesta del Chivo es una de sus novelas más acabadas, y también más complejas, más sabias, más laberínticas en suma. Y tuvo el cuidado de ser lo más fiel posible a los hechos históricos en que se basó su gran obra. Una de las cosas más cómicas, y a un tiempo más trágicas, son los goteos que acompañan las efusiones amorosas del tirano.

Muchos años antes, Vargas Llosa escribió una de las mejores novelas que he leído en mi vida. Es una pieza autobiográfica por la que desfilan todos los espectros de sus mocedades (incluyendo los políticos). Es una obra de despedida de todos los fantasmas e ilusiones de su juventud, aderezados de la intolerancia e intransigencia que solo puede sentirse en los primeros años de nuestra juventud. Para mi gusto, es una de sus mejores obras.

Una de sus noveladas más acabadas es Conversación en la Catedral, también de una gran riqueza y complejidad, cualidades que siempre he admirado en el gran escritor. Confieso que varias veces me perdía en su laberinto, y que tenía que hacer extenuantes esfuerzos para retomar el hilo. Y que cuando lo lograba, tenía que luchar ferozmente para no darme unas palmaditas auto congratulatorias en la espalda, que es lo peor que le puede ocurrir a un buen lector.

Desde que leí su primera novela supe que estaba destinado a grandes cosas. Me alegra comprobar que no me equivoqué, que por primera vez en mi vida tuve razón (aunque me quedé corto). Tan seguro estaba de no haberme equivocado, que todos los años jugaba a una especie de solitario. Este año le darán el premio Nobel de Literatura, pero pasaron tantos años sobre su vida y la mía, que pensé que nunca se lo darían. Me alegra infinitamente haberme equivocado.

Como todas las construcciones humanas, el premio Nobel no está a buen resguardo de nuestras pasiones y tonterías, como lo prueban algunos de sus ganadores, escritores que son apenas un nombre que hoy no nos dice nada. Nadie es capaz de recordar sus nombres, generalmente escandinavos.   En cambio se lo han concedido a todos los grandes escritores, cuyos nombres y obras es imposible pasar por alto.   Con pocas excepciones, se les ha concedido a quienes realmente se lo merecen. Con una excepción: Tolstoi, el más grande de todos, fue pasado por manteca. Tal vez porque se pasó de grande. El hecho es que jamás se lo dieron a él. Este olvido –vacilo en decirlo– para mí es inexplicable. Tolstoi es, sin discusión, uno de los más grandes novelistas de todos los tiempos. Y lo sigue siendo.

Hay otras injusticias menos inocentes. La que se cometió con Borges, sin ir más lejos. Le cobraron una visita del gran escritor al Chile de Pinochet.  No creo que él supiera entonces, con exactitud, quién era, políticamente hablando, el tirano. Pero la virtuosa academia jamás le perdonó el desliz. En cambio, le perdonó todos los suyos a Neruda, tal vez por su Canto de Amor a Stalingrado, su elogio de Browder (meses antes de que lo purgaran). Y su increíble canto al sucesor de Stalin, unos meses antes de que lo devolvieran definitivamente al olvido sus sucesores.

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del mismo autor en: https://panaletras.wordpress.com/category/sanchez-borbon-guillermo/

El Escudo Nacional

*

La opinión del Abogado, político independiente….

Juan Manuel Castulovich

En el texto original de la Constitución de 1904 no hay ninguna mención a los símbolos nacionales. El escudo nacional fue adoptado, y regulado su uso, mediante las leyes 64 de 1904 y 48 de 1925. Por la Ley 64 se adopta “provisionalmente el Escudo de Armas y la Bandera de la República de Panamá, y se llama a un concurso público”.   Y por la Ley 48 de 1925 “son adoptados definitivamente el Escudo de Armas, la Bandera de la República y el Himno Nacional, y se dictan algunas medidas relacionadas con el aniversario de nuestra independencia”.

En Constitución de 1941, aprobada el 2 de enero de ese año, el Artículo 8 decía: “La bandera, el himno y el escudo de la República serán adoptados por Ley. Con base en esa norma, por Ley 28, de 28 de marzo de 1941, “se adoptan la Bandera, el Himno y el Escudo de Armas de la República” y por Ley 30, de 7 de abril de 1941, se reguló “el uso de la Bandera, el Escudo y el Himno Nacionales y de las Banderas extranjeras”.

En el Anteproyecto de la Constitución de 1946, no se dedicó ningún artículo a los símbolos patrios. Pero en el texto finalmente aprobado de la Constitución de 1946, el Artículo 6 decía: “Son símbolos de la Nación: el himno, la bandera y el escudo de armas adoptados con anterioridad al año 1941.”

Al tenor de lo dispuesto por el Artículo 6 de la Constitución de 1946, las leyes 28 y 30 de 1941 quedaron sin efecto, y como en ese mismo artículo se decía que los símbolos nacionales, incluido el escudo de armas, serían los adoptados “con anterioridad a 1941”, la Ley 48 de 1925, recobró su vigencia. Y ésta se mantuvo hasta el año 1949, cuando fue dictada la Ley 34 de ese año, promulgada el 4 de enero de 1950, en la Gaceta Oficial 11,085.

La denominada Constitución de 1972, en su Artículo 6 dispuso: “Los símbolos de la Nación son el Himno, la Bandera y el Escudo de Armas adoptados por la Ley 34 de 1949”. Ese texto no fue alterado por sus posteriores reformas. Por tanto, el texto, actualmente vigente, salvedad hecha de que a las palabras himno, bandera y escudo se les eliminó la mayúscula de su primera letra, es exactamente igual: “Los símbolos de la Nación son el himno, la bandera y el escudo de armas, adoptados por la Ley 34 de 1949.”

Así las cosas, en cuanto a los símbolos nacionales, hay una realidad jurídica específica: al decir la Constitución vigente que éstos son los adoptados por la Ley 34 de 1949, de hecho, la descripción que de ellos hace la mencionada ley ha sido elevada a rango constitucional. Por consiguiente, mientras esa norma constitucional esté vigente, ninguno de los símbolos descritos en la Ley 34 puede ser variado. Así de claro y así de simple es el asunto.

La descripción de los símbolos nacionales debe ser materia reservada a la Ley. En ese sentido, debiera volverse a una redacción similar a la del Artículo 8 de la Constitución de 1941, arriba citado, pero para ello es necesario reformar, primero, el Artículo 6, vigente, de la Constitución. Por vía reglamentaria o de interpretación no se puede alterar su mandato, que es absolutamente claro.

*
<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Más del autor en:  https://panaletras.wordpress.com/category/castulovich-juan-m/

Natural o falsa

*

La opinión de la Psicóloga Especialista de la conducta humana….


GERALDINE EMILIANI

El envejecimiento biológico es un fenómeno químico a nivel universal que ha tenido lugar en todas las épocas, culturas y civilizaciones. Pero esto muchas veces se pasa por alto y se quiere a toda costa retener la juventud a la fuerza y al precio que sea.   Esto no es malo desde luego, lo malo es cuando aquella idea de permanecer ‘frescas y juveniles’ se convierte en una obsesión enfermiza.

Cierto es que todas tenemos una EDAD CRONOLÓGICA, el tiempo que llevamos desde nuestro nacimiento. Pero al entrar a una EDAD BIOLÓGICA, tenemos que ser realistas y menos soñadoras para aprender a aceptar con dignidad los cambios físicos que se vayan produciendo en nuestro organismo.

La moda hoy día pareciera rivalizar con la belleza natural de la mujer del siglo XXI, con la mujer que se mueve en el mundo laboral, que se afana por cumplir con su rol de madre, mujer y esposa.  La belleza natural pareciera no compaginar con lo que demuestran las modelos de pasarela, reinas de belleza y las ricas y famosas artistas de cine. Los cuerpos esculturales, curvilíneos, sumamente delgados, glúteos al estilo JLO, senos exuberantes, nariz delgada, pómulos sobresalientes, y labios carnosos son la tónica a seguir para ser admirada por los ojos de los demás.

Ante esta realidad, si de belleza se trata, cabría preguntarse ¿qué es lo correcto: lo natural o lo falso? Esta nueva modalidad hace que las jóvenes y las no tan jóvenes se desesperen a tal grado que buscan esa transformación que no hace más que alimentar una industria de miles de millones de dólares para unos cuantos, pero que no deja de ser desapercibida por la vanidad, la individualidad y el sentirse sofisticada.

Todo lo anterior depende de tus expectativas ante un mundo exigente en relación con tu ideal de mujer. Verse bella no es malo, y tampoco es saludable el sobrepeso, lo primordial es cómo te sientes como persona, qué valor te das y cómo te ves ante los ojos de los demás. Recuerda que todo está dentro de ti: cómo manejas tus relaciones personales, sentimientos, emociones, pensamientos positivos, calidad de vida, si eres feliz y haces a los demás felices, y esa energía positiva que irradias cuando llegas a un lugar sintiéndote bella aunque reconstruida o naturalmente conservada.

¿Te someterías al bisturí sin importar el costo en dólares, tu edad y lo que esperas de ti ante los demás?
*

<> Este artículo se publicó el 16  de octubre de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.
Más de la autora en:  https://panaletras.wordpress.com/category/emiliani-geraldine/