Funcionarios del gobierno y la corrupción

Bitácora del Presidente.  La opinión del Jurista, Ex Director de la Fuerza Pública y presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario El Siglo…

EBRAHIM ASVAT

A pesar de que ya existen convenciones internacionales y leyes nacionales que combaten la corrupción la mayoría de los funcionarios de gobierno, también empresarios, abogados, agentes intermediarios y los cabilderos desconocen las consecuencias penales y civiles que pueden involucrarlos por la comisión de actos relacionados con el soborno, el engrase o el pago indebido a funcionarios de gobierno.

 

Los Estados Unidos, donde existe una legislación desde 1977 denominada el Foreign Corrupt Practice Act, ha reforzado a sus oficinas de instrucción con más personal para atacar las prácticas indebidas de empresas estadounidense y también extranjeras que cotizan en bolsas americanas en sus actividades en el exterior; el énfasis será sobre Latinoamérica, una de las regiones más cuestionadas en materia de falta de transparencia en las contrataciones públicas y la corrupción como método para hacer negocios e inversiones.

 

La Asociación Internacional de Abogados (IBA) realizó recientemente una encuesta, entre profesionales de derecho, donde el 78% de los abogados latinoamericanos consideran que la corrupción es un tema que afecta el ejercicio profesional.  Entre los temas más relevantes está la corrupción de los jueces en la preparación de las sentencias judiciales y el soborno de funcionarios del gobierno para conseguir contratos, concesiones o autorizaciones para hacer negocios.  Lo que la mayoría de los abogados desconocían era la posibilidad de ser enjuiciados en sus funciones por participar en la corrupción de funcionarios o su intermediación para entregar, esconder o estructurar los pagos o sobornos.

 

Las legislación de los Estados Unidos y el Reino Unido tienen aplicación extraterritorial y empresas norteamericanas o inglesas como sus ejecutivos podrían ser enjuiciados en sus países de origen por corromper o participar en pagos ilícitos a gobernantes extranjeros.

 

La lucha contra la corrupción está trasladándose a terceros. Las prácticas de buena administración y de conducta moral se están implantando en firmas de abogados, bancos, agentes intermediarios, empresas de cabildeo y comisionistas a fin de que entre sus buenas prácticas se evite el pago o soborno de funcionarios públicos. En la medida que los terceros se sometan a prácticas de buena conducta y las legislaciones nacionales de los países inversionistas persigan la corrupción internacional coadyuvará a mejorar los niveles de transparencia en la gestión pública.

 

Los esfuerzos se están incrementando. Por lo menos en los Estados Unidos y el Reino Unido, exigirán mayores niveles de integridad a sus empresas.   En Panamá falta la adopción de códigos de conducta entre abogados, banqueros y contadores contra la corrupción y, la promulgación de legislación que regule a los actores intermediarios en negocios con el Estado y la prohibición de que los honorarios se pacten en porcentaje

<>Artículo publicado el 12 de octubre de 2010  en el Diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Más  de este autor en:   https://panaletras.wordpress.com/category/asvat-ebrahim/
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: