Basta ya

*

La opinión de la Doctora en Medicina …

Marisín Villalaz de Arias 

Hasta cuándo los panameños continuaremos quejándonos de todo, porque sí o porque no, la cuestión es quejarnos y criticar, lo cual me aburre ya que Panamá no puede avanzar con negativismo. Una sociedad que no se da totalmente a los adelantos, a los cambios y a la modernización, no colaborará al adelanto del país donde vive.  El ejemplo lo tengo en mi persona que, a mi edad, uso computadora y no aprovecho más la tecnología por razones de limitaciones por edad.

Hace unos días escuchaba en la radio que el gobierno arreglaría las calles de la ciudad, pero el tranque sería monstruoso. Nos quejamos cuando caemos en los huecos de las calles y si las van a arreglar, también protestamos. Queremos mejores calles, sacrifiquemos algo cada uno o sigamos como estamos. Esto es a todo nivel, privado, público, de periodistas, de grupo o individualmente. Analizando los comentarios debo pensar que nuestra sociedad se está acostumbrando a llevar la contraria a todo, solo por oponernos. Según los psicólogos, el negativismo nos lleva, no solo a atraer lo malo sino también a que los demás lo reciban porque nos da la gana de pensar en NO. Nuestro país tiene tantas cosas bellas no solo para verlas nosotros sino todo el que quiera venir a Panamá. No se qué atractivo tenemos, pero mucha gente quiere vivir aquí.

Entonces, permitamos que el gobierno haga lo que debe, que los panameños felices trasmitamos esa alegría de vivir a los demás y que salgamos delante de la pobreza.  No pocos panameños se conforman con lo que tienen sin buscar superarse para salir de esa pobreza, ser alguien mejor y llevar a su familia a un grado superior de evolución. Ellos continuarán viviendo en la pobreza, conformes con enviar a sus hijos a escuelas públicas en vez de que superen las etapas para ser mejores y tener acceso a los poderes económicos, políticos y sociales. Miremos con positividad y conforme a nuestros pensamientos lo que tenemos delante sin conformarnos solo con lo que nos depara la vida en estos momentos.

La felicidad está en nuestro interior, no en lo que nos rodea sino en lo que sentimos y pensamos para mejorarnos. Basta ya de resignarnos a tener poco y busquemos tener mucho. Serás lo que quieras ser, lo que aspires ser; entonces, piensa en grande y verás cómo se abre tu camino para llegar a lo más grande de tu vida. Házlo y verás la diferencia.

<> Artículo publicado el 13  de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.
Más artículos de la autora en:
https://panaletras.wordpress.com/category/arias-marisin-villalaz-de/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: