Feliz cumpleaños, Universidad de Panamá

 

 

La opinión del Catedrático de la Universidad de Panamá…

EDUARDO FLORES CASTRO

La principal y más antigua universidad del país cumple 75 años de haberse fundado, ocasión propicia para hacer un balance crítico sobre su devenir, papel desempeñado, aportes, debilidades y desafíos actuales y futuros. Esto no puede ser soslayado, sobre todo cuando en la actualidad la discusión del tema electoral ha desatado una pluralidad de opiniones y críticas a través de los medios de comunicación sobre la entidad estatal, que debiera ser portaestandarte de la autoridad intelectual y moral que necesita el país.

La Universidad de Panamá surgió tardíamente en 1935, a casi dos siglos de aquella colonial Universidad de San Javier y a más de tres décadas de la independencia de 1903. En el momento de su fundación había una polémica entre los que optaban por una institución de carácter internacional y los que postulaban un ente universitario nacional. Finalmente, nació la Universidad de Panamá, con la orientación liberal y la influencia de modelos universitarios europeos.

Cuantitativamente la Universidad de Panamá ha crecido en la oferta de carreras, matrícula, infraestructuras y presencia nacional, considerada la mega universidad del país. Sin embargo, en los últimos siete años se registra una drástica tendencia hacia la disminución de la matrícula; pues, hemos pasado de 74059 estudiantes en el 2003, a solo 49508 matriculados en el 2010. Esta preocupante reducción de 24000 estudiantes significa un retroceso a la década de los 80. Todo indica que el decrecimiento estudiantil continuará, salvo que se identifiquen las causas reales de ese descenso y la Universidad sea capaz de refundarse, porque de hecho la estructura y oferta académica vigente confronta dificultades para satisfacer las necesidades del sistema socioeconómico y de la población en general.

La realidad de la educación superior ha variado notablemente a la de hace 30 años, pues, la Universidad de Panamá no es la única oficial ni compite con una sola universidad particular, porque las mismas están alcanzando el medio centenar.

Todos aceptamos que nuestro país experimenta los efectos de la globalización del conocimiento y la información, factores que cada vez son más decisivos en los procesos productivos. Esto debe conducir a revolucionar la estructura institucional de la Universidad, encaminada a la adopción de un nuevo modelo universitario, con una visión renovada en donde se aporte al desarrollo sostenible de la nación. Si las universidades son la plataforma donde se produce, transfiere y se crean conocimientos, se debe convertir en fuerza impulsora de un modelo de tolerancia, solidaridad, justicia social y propuestas de solución de los problemas nacionales.

<> Artículo publicado el 9 de octubre de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: