Aumento a los pensionados

La opinión de…

Salvatore Bacile Ladaris

Hace unas semanas, reconociendo la legitimidad de la reclamación de los jubilados y pensionados por un aumento en el monto de sus pensiones, planteamos nuestra preocupación frente a la posibilidad de que este aumento saliera de los fondos que administra la Caja de Seguro Social (CSS).

Nuestra preocupación se fundamenta en los hechos que acontecen con respecto a las medidas que introdujo la Ley 51 de 2005 para mitigar el efecto del déficit de invalidez, vejez y muerte y que exponemos a continuación:

1. La creación del Fondo Fiduciario a favor de la CSS fue establecido por la Ley 51 de 2005. Este fondo está destinado a recibir 75 millones de dólares anuales de 2006 a 2009, 100 millones anuales de 2010 a 2012, y 140 millones anuales de 2013 a 2060; sin embargo, no ha podido producir los réditos esperados, debido a lo grave del déficit del riesgo de invalidez, vejez y muerte. Por el contrario, sus fondos se han utilizado en su totalidad desde el primer año de su constitución para enfrentar el déficit corriente que aún mantiene este riesgo.

2. La diversificación de las opciones de inversión de los fondos a fin de incrementar el rendimiento de tales reservas, con el consecuente ahorro que podamos producir con los dineros de dicho fondo de aquí en adelante. Desafortunadamente, la CSS no ha escapado a la crisis financiera internacional que aún mantiene los intereses en bajos históricos.

Adicionalmente, nuestro aún pequeño mercado de valores no ha podido suplir la demanda de instrumentos con los estándares requeridos por la institución. Finalmente, observamos el efecto negativo que ha producido la redención anticipada de 530 millones de dólares en bonos del Estado que la CSS tenía invertidos, los cuales le generaban réditos por encima del 8% anual y que hoy solo producen una octava parte de esos intereses como parte de la estrategia del actual Gobierno para la compra de los corredores norte y sur.

3. El traspaso temporal durante un máximo de 20 años del 2.5% que aportan en solidaridad los asegurados incluidos en el subsistema mixto cuyos salarios superan los 500 dólares mensuales, tal como lo señala el literal e, numeral 2 del artículo 154 de la Ley 51 de 2005.

Esta medida concebida como un “paracaídas” con el fin de salvaguardar las pensiones de las personas que se mantienen en el subsistema, exclusivamente de beneficio definido, aún no ha sido aprobada por su junta directiva, en espera quizás de los resultados del estudio que la junta técnica actuarial establecida en el artículo 217 de la Ley 51 debe entregarle a esa junta directiva todos los años.

Nuestra preocupación deriva en que hay decisiones pendientes de tomar en torno a los diferentes riesgos que administra la CSS, las que pareciesen no han sido debidamente entendidas por quienes hoy administran la institución. Esto puede comprometer aún más las pensiones futuras de quienes nos mantenemos en el subsistema, exclusivamente de beneficio definido, y contribuir a desvanecer el esfuerzo que con sacrificio se logró en un diálogo nacional para salvaguardar a nuestra primera institución de seguridad social.

<> Este artículo se publicó el 7 de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: