No hay torrijismo sin Noriega

La “lealtad” de los militares al régimen.  Los verdaderos historiadores coinciden que desde el punto de vista histórico en el llamado “Día de la Lealtad” se consolidó el régimen militar antidemocrático liderado por Omar Torrijos.

La nota del Escritor y Analista político…

.

Rafael Montes Gomez


El denominado “Día de la lealtad” marcó un antes y un después en el período de la dictadura castrense en Panamá. Ese día fue un martes 16 de diciembre de 1969, cuando un grupo de oficiales de la Guardia Nacional se levantó contra el jefe del Estado Mayor, Omar Torrijos.

Aunque, como dice Ebrahim Asvat, ex director de la Policía Nacional, esta fecha actualmente “no tiene ningún efecto” ni “ninguna relevancia”,  lo cierto es que desde el punto de vista histórico se consolidó lo que el régimen castrense llamó el período “revolucionario”. Período que, por cierto, se caracterizó por ser “antidemocrático”, agregó Asvat.

No solo “antidemocrático”, sino que fue un tiempo marcado por las “brutales torturas” de la dictadura militar, según el Comité de Familiares de Desaparecidos de Panamá – Héctor Gallego.

Para el general retirado Rubén Darío Paredes, 39 años después de esa fecha muchas cosas han evolucionado, sobre todo por la renovación de los dirigentes políticos. Pero, para él, fue un hecho “irrepetible”.

Cómo ocurrió

Los golpistas tenían la oportunidad de “tumbar” al entonces jefe máximo de la comandancia militar, Omar Torrijos, ya que estaba de viaje en México, a donde había ido a ver el IV Clásico Internacional del Caribe en el Hipódromo de Las Américas. Aprovechándose de ello, los coroneles Amado Sanjur, Ramiro Silvera y Nentzen Franco se unieron para prohibirle el regreso a Panamá. Además, contaban con el apoyo de la Junta de Gobierno Provisional.

Esa junta –que era el gobierno civil de la época– estaba integrada por militares jubilados que seguían las directrices de quienes tenían el poder. En este caso, decidieron apoyar a los golpistas.

El propio José María Pinilla, de la Junta de Gobierno Provisional, llamó a Torrijos al hotel Camino Real, donde se hallaba hospedado, para informar que ya no estaban en el poder. Aunque el aviso les cayó como un balde de agua fría a Torrijos y su comitiva, el anunciado golpe se quedó en el intento.

“Incondicionales”

Al enterarse de lo que estaba ocurriendo en Panamá, Torrijos decidió regresar de inmediato. Tenía poco más de un año en el poder, tras el golpe de octubre de 1968.

Para lograrlo, contó con el apoyo incondicional de otros oficiales, entre ellos el ex dictador Manuel Antonio Noriega, actualmente detenido en Estados Unidos.

Noriega era el jefe de la zona militar de Chiriquí y desde David facilitó el  regreso de Torrijos a Panamá. También ayudaron Lorenzo Porcell, jefe de la Fuerza Aérea Panameña, Ricardo Garibaldo, segundo jefe de la quinta zona militar, y Edilberto Del Cid, teniente en el escuadrón Macho de Monte.

En México, Torrijos y su comitiva –entre ellos Rubén Darío Paredes– alquilaron un avión de una empresa de taxis aéreos mexicanos, mientras que en Panamá, los “leales” a Torrijos arreglaron para que el avión aterrizara en el aeropuerto Enrique Malek de David. Y así fue.

De allí se trasladó a la capital donde retomó el poder. De inmediato, destituyó a los golpistas y cambió la Junta Provisional de Gobierno.

Desde entonces, y hasta que terminó el régimen militar en 1989, el 16 de diciembre de cada año se celebró como el “Día de la Lealtad”. La fecha, incluso, llegó a opacar la celebración del 11 de octubre, día del golpe de Estado contra el presidente constitucional, Arnulfo Arias.

En una de esas celebraciones, pero del año 1971, en un discurso Torrijos se refirió a sus incondicionales y les dijo que eran los “hombres más leales que he conocido en mi vida”.

Sin embargo, a juicio de Asvat, probablemente ahora los nuevos policías no conocen, y mucho menos celebran, esta fecha (Elizabeth Garrido para La Prensa, 16/12/2008).

 

<>Nota publicada el 11 de octubre de 2010 en Facebook por el autor, a quienes damos todo el crédito, el mérito y las responsabilidades que le corresponde.

Proclama por los caídos

.

11 DE OCTUBRE DE 1968.  La opinión de…

Giovanni Niedda Alvarado

Sólo una mente estéril olvida el pasado manteniéndose cohibida frente a un futuro que se hace cómplice de la amnesia de ella misma.   Hay quienes dicen que el golpe militar del 11 de octubre de 1968 debió ser defendido.  Que aquellos días de luchas desesperadas debimos realizarlas junto con la población, para evitar que 19 años después se sacaran los pañuelitos blancos, en un país ya deteriorado.

Tal vez hubiesen muerto menos cantidad de ciudadanos panameños de los que yacen en sus tumbas y de los que no aparecen; tal vez hubiese muerto más gente, pero no tendríamos una invasión extranjera y una veintena de años pesando sobre nuestra soberanía, democracia y el deterioro social que conllevó la permanencia de una dictadura militar.

La muerte de tantos combatientes por la democracia jamás debe ser olvidada, así como tampoco los sufrimientos de sus almas antes de morir, sabiendo que dejaban también lastimados a padres, hermanos, esposas e hijos.

El dolor físico intenso ante las torturas despiadadas y la valentía de sus corazones deberán ser exaltados ante la faz nacional e internacional, para que su sacrificio no quede en vano y se sepa que aquí en Panamá se peleó duro y que, aunque no debemos olvidar a aquellos panameños soldados oficialistas que también murieron por lo que pensaron era su deber, tenemos la fibra que nos mantendrá libres en el mañana y que los merecedores de castigo, los militares golpistas que no pelearon, aunque caminen libres por nuestras calles, sus pies se hincharán por el peso de sus conciencias y morirán así, sin las botas puestas, pero que mientras vivan deberán deambular cabizbajos, con vergüenza, con respeto, en consideración por los familiares de las víctimas, tanto de los soldados constitucionalistas que se alzaron en la ciudad Capital, Coclé, Veraguas y Chiriquí, como de los soldados oficialistas que enviaron a morir para repeler el contragolpe.

Los que quedamos vivos, tendremos nuestro propio cuento para contar, con la esperanza de poder resarcir la desaparición de nuestros compañeros y recordarlos a través de actos de reconocimiento que permitan a los ciudadanos que nacieron desde los años 70 en adelante percibir con regocijo un pedazo de la historia panameña que parece haber sido enterrada con los muertos del golpe de Estado de 1968.

<> Este artículo se publicó el 8  de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La gracia constitucional como instrumento de justicia

La opinión del Jurista …

Ramiro Guerra Morales

Hacen aproximadamente nueve meses, en nuestro país, a instancia de la Fundación Universitaria para la investigación y el Desarrollo, se realizó un encuentro de juristas panameños, para analizar desde una perspectiva penal, procesal y humana, el juicio y las sentencias, que tienen a cinco ciudadanos cubano, purgando penas en los Estados Unidos.
En dicho eventos, destacaron las ponencias de eximios abogados y juristas, como Benedicto De León. José Dídimo Escobar, Silvio Guerra, Jerry Wilson, Ramiro Guerra, Javier Quintero, Hernando Franco Muñoz, el especialista en Derecho Internacional Roko Setka, Carlos Méndez, Julio Berrío y la Dra. Nuris Piñero, del Equipo de la defensa, de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antoniuo Guerrero Rodríguez, Fernando Gonzalez y René Gonzalez La apertura de este encuentro estuvo a cargo del distinguido jurista, Rubén Elías Rodrigues, presidente del Colegio de Abogados de Panamá.

Los juristas citados, se explayaron en sus respectivas ponencias, revelando objetividad como en efecto lo demanda todo análisis e interpretación, dejando al lado cualquier motivación ideológica que pudiera empañar sus magistrales conferencias. Las conclusiones quedaron a la vista en el sentido, de que se trató de un proceso penal saturado de irregularidades y violaciones al debido proceso. Los cargos de terroristas que le imputaron, nunca fueron probados y lo que si quedó en evidencia, que estos ciudadanos de cuba, actuaron, movido por un sentido o causa de necesidad, en tanto que procuraban informaciones para evitar acciones de asociaciones anticubanas contra su país. En el proceso, no se probó y no se podía probar, que ellos atentaron contra la integridad y seguridad del Estado norteamericano.

Una de las ponencias que destacó, desde las perspectiva de los derechos humanos, fue la del Lic. Carlos Méndez, quién apoyándose en normas de derecho internacional, sustentó, de manera clara y ejemplar, la violación al Pacto de Derecho Civiles y Políticos de las Naciones Unidas; a las Reglas Mínimas para el tratamiento de los reclusos; sobre la pertinente al derecho del detenido a relacionarse con su familia y sus amigos, derecho Este consagrado en la Constitución de los Estados Unido, Organizaciones de derechos humanos y personalidades de los Estados Unidos, andado testimonio, que el trato en prisión, dado a los nacionales de Cuba, ha violentado las normas mencionadas.

El contexto descrito, es el que le sirve al señor presidente de los Estados Unidos, DR, Barack Obama, para enviar un mensaje de humanidad y justicia, de tal suerte, de que valiéndose de la protesta constitucional de su país, le conceda un indulto a los nacionales de Cuba, injustamente encarcelados y permitir con ello el encuentro de ellos con sus familias.

 

 

<> Artículo publicado el 8 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Intento de golpe en Ecuador

La opinión del Ingeniero y Analista político….

JOSÉ I. BLANDÓN C.

En Ecuador se dio una clara asonada golpista cuando componentes de la Policía Nacional, cuyos efectivos constituyen un verdadero ejército con cuarenta mil hombres, se revelaron en contra del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas del Ecuador, el presidente Rafael Correa. No fue una crisis institucional, sino el intento de un cuerpo armado de derrocar a un presidente legítimo.

La llamada ‘sublevación policial’, como fue calificada por medios internacionales, fue un eufemismo para referirse a un plan bien organizado, dirigido a derrocar a un gobierno legalmente constituido. En el golpe, no solo intervino la Policía Nacional, sino que efectivos de la Fuerza Aérea ecuatoriana, fueron los que paralizaron el Aeropuerto Internacional de Quito y el pequeño aeródromo utilizado para vuelos provinciales. El propio abogado de Lucio Gutiérrez trató de entrar por la fuerza a las instalaciones de la televisión nacional de Ecuador para arengar al pueblo en contra del presidente Correa.

Es cierto que el presidente Correa ha cometido graves errores en el manejo de su relación con la sociedad civil, pero ello no justifica en Ecuador ni en ninguna parte de nuestro continente un golpe de Estado. Afortunadamente, las condiciones no estaban dadas para que los golpistas pudieran salirse con las suyas. ¿Por qué fracasó el golpe de Estado en Ecuador?

En primer lugar, por la rápida y efectiva movilización de amplios sectores de la población ecuatoriana que, pese al peligro que existía, salió a ocupar calles y plazas para manifestar su apoyo al presidente. En otras palabras, el pueblo ecuatoriano fue un actor directo de la defensa del orden constitucional.

En segundo lugar, el golpe pudo ser detenido porque la movilización popular que se desarrolló con gran celeridad dentro del Ecuador fue acompañada por una rápida y contundente solidaridad nacional, que se hizo efectiva al conocerse las primeras noticias del intento golpista. El claro respaldo obtenido por el presidente Correa, por todos los gobiernos sudamericanos, europeos y por el pronunciamiento contundente del gobierno de los Estados Unidos, surtió efecto, porque puso en evidencia que el futuro de los golpistas, en caso de que sus planes culminaran exitosamente, sería el ostracismo y el aislamiento político, económico e internacional.

En Ecuador, a diferencia de Honduras, quedó claro que la comunidad internacional no vaciló en defender la democracia. El gobierno panameño, que preside Ricardo Martinelli, se pronunció en contra del intento golpista.

Pero quizás el elemento de mayor importancia en esta coyuntura del Ecuador, fue la valentía demostrada por el presidente Correa, que no dio su brazo a torcer y que resistió a pie firme el acoso y la reclusión de que había sido objeto, pese al evidente riesgo que corría su vida. El presidente Correa demostró poseer el valor que se necesita para cometer con perspectiva de éxito la empresa de defender la democracia. Si hubiese flaqueado, si se hubiera acobardado o dejado entrever una voluntad de someterse al designio de sus captores, otro habría sido el resultado.

La combinación de estos tres factores: La movilización popular interna, la solidaridad internacional y la valentía del Presidente, terminaron por producir el aislamiento de los golpistas, debilitando su fuerza, facilitando la operación de rescate efectuada por el ejército ecuatoriano y logró impulsar el aprecio del pueblo ecuatoriano hacia su presidente. Hoy, el presidente Correa tiene mayor índice de popularidad que nunca.

No obstante, existe un real peligro de que esta experiencia golpista se repita en Ecuador, porque los fundamentos del golpismo tienen profundas raíces en las sociedades latinoamericanas. Una rápida revisión de la historia reciente de nuestros países comprueba estos hechos con las tentativas golpistas en Venezuela en el 2002, Bolivia en el 2008, el golpe en Honduras en el 2009 y ahora Ecuador en el 2010.

La experiencia de Ecuador nos advierte a todos los latinoamericanos que la democracia es un sistema que hay que fortalecer permanentemente. Solo la alianza entre el gobierno y su pueblo, el respeto a las libertades, el trabajo en consenso para lograr las transformaciones que requieren nuestros países y una sólida libertad de expresión, unido a una prensa libre nos garantizarán que los tiempos de los golpistas, de derecha o de izquierda, militares o civiles, no tengan espacio en el futuro de nuestros países.

Panamá es un país que no está aislado de lo que ocurre en nuestro continente y pasamos por situaciones políticas que requieren una reflexión de nuestros dirigentes.  Aprender a vivir en democracia significa tolerancia a la crítica, escuchar a los gobernados, respetar a la oposición, impulsar el equilibrio político y fortalecer la libertad de prensa y de expresión. Nuestro país tiene un futuro luminoso por la abundancia de sus recursos, pero esencialmente por la calidad de nuestro pueblo. Hay que aprovechar estas ventajas y no perdernos en luchas innecesarias.

<> Artículo publicado el  8 de octubre  de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

Del ‘power point’ al ‘power people’

La opinión de la Diputada de la República…

*

Marylín Vallarino

Esta frase tan simple y tan sensata la dijo el ex presidente colombiano Álvaro Uribe cuando quiso ejemplificar la diferencia entre trabajar para la gente encerrados en cuatro paredes, elaborando cifras y gráficos que reflejan una percepción algo parcializada o cuando, por el contrario, se experimenta la realidad del entorno mediante el contacto directo con las comunidades.

Confieso que cada vez que asisto a conferencias internacionales que hablan sobre “el estado del arte”, en lo que respecta a temas tan relevantes como el empoderamiento de la mujer, como uno de los objetivos de desarrollo del milenio, o del terrible flagelo de la trata de mujeres, niñas, niños y adolescentes para convertirlos en esclavos modernos con fines comerciales y sexuales y otros temas que afectan de manera directa a esta población vulnerable, no puedo evitar cierta desazón al comprobar que se han convertido en conversatorios interminables sobre lo que se debe o no hacer, muchos diagnósticos, buenos deseos, leyes a granel, recomendaciones y acuerdos para en próximos encuentros seguir debatiendo sobre lo mismo, una y otra vez, sin aterrizar en respuestas prácticas y confiables.

Ese es uno de los grandes problemas que enfrentamos para paliar los males que aquejan a nuestra sociedad. Nos hemos quedado estacionados en el dicho, y el trecho que nos falta para llegar al hecho se antoja cada vez más lento por obstáculos como la falta de voluntad, la pesada carga burocrática o simplemente el desinterés.

Una de las pocas buenas cosechas que he tenido la posibilidad de presenciar como testigo de excepción fue en un encuentro al que asistí con otros legisladores del continente realizado en Cuenca, Ecuador, en un congreso denominado “Combatiendo la Violencia Contra las Mujeres y las Niñas”; cuando tuve la oportunidad de exponer el vía crucis experimentado por la familia de Alí Cuevas para que se hiciera justicia en su caso, ya que el homicida se encontraba amparado por las influencias de un hermano legislador del Congreso mexicano, mis colegas mexicanas no daban crédito a lo que les exponía y terminaron declarándose ignorantes de lo que estaba sucediendo, pero comprometidas a esclarecer ese caso.   Afortunadamente, a pocos días de cumplirse un aniversario del asesinato de Alí, nos llega la buena noticia de la condena a 42 años y seis meses de su victimario.

Me doy cuenta de lo importante que es esa solidaridad genuina para lograr los objetivos que a nivel de país y región nos debemos seguir trazando para alcanzar el nivel de calidad de vida que todos merecemos tener. El ingrediente fundamental es el accionar, abrir los ojos a esa realidad que nos golpea a la cara y empezar con pequeñas acciones, desde la individualidad hasta lo familiar, desde lo vecinal hasta lo comunitario, desde los corregimientos hasta las provincias y de allí a nivel país.

No basta sólo estar preñado de buenas intenciones o que nos condolamos por un episodio de injusticia o inequidad hacia un semejante; debemos tender la mano no sólo para meterla en el bolsillo y dar dinero (lo cual es necesario pero no sustentable), debemos poner en práctica la solidaridad en el conocimiento, en el ejemplo, en lo que podemos aportar desde nuestro nicho particular y transformarlo en práctica eficiente y modeladora para beneficio de pocos o de muchos, lo importante es hacer.

Ayudar a transformar la incapacidad en capacidad, como lo expone Amartya Sen (Premio Nobel de Economía), las personas en situación de desventaja, por falta de educación, pobreza, maltrato o explotación, no deben ser consideradas como entes pasivos que sólo reciben ayuda, sino como motores de generación y cambio de desarrollo y justicia con una guía oportuna; modelo que aplicamos en Fundader Arraiján, donde de manera holística proveemos a nuestros beneficiarios de herramientas para su autonomía.

El desarrollo se basa en la libertad y oportunidad de superar la incapacidad, esto incentiva a los individuos a aumentar sus capacidades innatas para que les permitan vivir de mejor forma, asegurándose un mayor desarrollo y bienestar. Esa es la forma más inteligente y perdurable de poder transitar del “power point” al “power people”.

<> Este artículo se publicó el 29  de septiembre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Jóvenes y solidaridad

La opinión de la Ex candidata presidencial…
 

BALBINA HERRERA ARAÚZ

A mi regreso de Colón el jueves 16 de septiembre, a las 8:30 de la noche recibí una llamada de Omar, me informó que Jessica Segui estaba en el hospital San Fernando.  Iba por el Corredor y de inmediato regresamos.  Pensé en su mamá Miriam que estaba en Suiza, junto a su hermana Yaitza.   En urgencia hablamos con el equipo médico y me notificaron de lo grave de la situación de Jessy.   El doctor Mitre quien fue quien la trasladó desde el consultorio América hasta urgencias y el equipo de salud se debatían en que hacer con ella.   No la podían operar porque no había espacio en recobro y se tomó la decisión de trasladarla hasta la Caja del Seguro Social.   El procedimiento duró 30 minutos en el cuarto de operaciones y Jessy luchó por su vida once días, el lunes 27 de septiembre se entregó a Dios.

Gracias al equipo médico de neurocirugía de cuidados intensivos de la Caja del Seguro Social.

Desde el primer día que llegó al hospital, jóvenes de distintos sectores estaban con ella.   Sus amigos personales, de trabajo, familiares, sus compañeras de modelaje, todos pendientes de su evolución.   Se comunicaban por email, y chats; se convirtieron en redes sociales.  Organizaron misas, fueron donantes de sangre y todo el tiempo estuvieron con ella.   Siempre permanecieron allí y nunca la dejaron sola, dándole fuerza, ánimo y esperanza a quien era su amiga, su hermana; que es la hija de Miriam, la de La arena de Chitré, quien mantuvo una gran fe en Dios y en Santa Rita para que Jessy se recuperara y siguiera siendo la niña de sus ojos.

El pasado lunes, estando con Miriam, Dios hizo su voluntad.   Jessy partió con la tranquilidad y la paz con que siempre vivió, pero sobre todo, nos deja sus gratos recuerdos de joven profesional, trabajadora, disciplinada, organizada, eficiente y eficaz.   De eso dan fe los lugares donde ella laboró.

Con un alma noble, donó su cabello a la Fundación Fanlyc, de niños con leucemia y cáncer para hacerle sus pelucas y a partir de este momento seguirá viviendo en dos personas más, ya que era donante de riñón.

Jessy sólo tenía 29 años y deja un gran vacío a quienes la conocimos, en especial a su madre y familiares, sin embargo logró activar a esa red de jóvenes, tan solidarios y quienes nos llenan de esperanza con su ejemplo de entrega.   Hasta luego sobrina!

<>  Artículo publicado el 3 de octubre de 2010  en el Diario El Siglo,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Panamá y su turismo: El Colosal impacto del Museo de Biodiversidad

El renombre del inédito Museo de Biodiversidad que servirá a partir del año próximo como icono citadino, rebasa la original arquitectura de su genial creador, el mundialmente laureado Frank Gehry, sin lugar a duda el más famoso arquitecto vivo en la actualidad.

La opinión del Representante de Panamá en la Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Turismo

Jaime Figueroa Navarro
 

El renombre del inédito Museo de Biodiversidad que servirá a partir del año próximo como icono citadino, rebasa la original arquitectura de su genial creador, el mundialmente laureado Frank Gehry, sin lugar a duda el más famoso arquitecto vivo en la actualidad. Reemplazará esta exhibición al Museo Guggenheim de Bilbao, España, como el mausoleo de mayor importancia en la obra creativa de Gehry. Si se le atribuye al Guggenheim el incremento en turismo en Bilbao de 500% que se ha manifestado a partir de su inauguración en 1997, imagínese amable lector, de ser bien administrado, el impacto del Museo de Biodiversidad en nuestro turismo.

Este panteón proyectara el claro mensaje que hace de Panamá ejemplo único en la historia del globo terráqueo. Y es que a raíz del nacimiento geológico del istmo se hace posible el desenvolvimiento de la civilización humana. El desplazamiento de las placas tectónicas del planeta crea una colisión hace aproximadamente tres millones de años surgiendo Panamá de los océanos como punto de unión entre Norte y Sudamérica.

Museo Guggenheim Bilbao

Esa barrera natural entre los océanos Pacifico y Atlántico no solamente hace de nuestro país un puente natural dotado de una riqueza única en el mundo sino que también produce el calentamiento de las aguas en los océanos haciendo así posible el desenvolvimiento del homo sapiens y la evolución de la civilización humana hace 8,000 años, desde su lucha por la supervivencia hasta el desarrollo de sociedades complejas. Pensar que nuestro terruño es responsable por todo ello nos lleva, en términos turísticos, inconmensurablemente muchísimo más allá de nuestro Canal. La importancia del istmo, transmitida en esta obra, se transfigura en algo monumental en la historia de la humanidad que indudablemente habrá que explotar como uno de los puntos de obligada visita de mayor relevancia en el mundo moderno.

Titánica tarea tienen entre manos nuestras autoridades de turismo en mercadear la apertura del museo. Afortunadamente contamos con el tiempo necesario para una sesuda planeación que permita que se convierta en un evento que sobrepase en importancia a la inauguración del Canal el 15 de agosto de 1914. Sin lugar a dudas, en la larga lista de personalidades invitadas se debe incluir a personas de la talla de Al Gore, ex Vicepresidente de Estados Unidos y zar del nuevo movimiento ecológico mundial, al igual que los más distinguidos científicos de los centros de enseñanza superiores de mayor prestigio, que óptimamente deberían complementar sus viajes con la inauguración de centros de apoyo a sus actividades en nuestra Ciudad del Saber.

Centro de visitantes de Miraflores

Ojalá se hagan las cosas bien. El desarrollo positivo de eventos de esta naturaleza conllevan un efecto dominó en turismo, creando mayor conciencia entre inversionistas foráneos y abriendo a Panamá a una comercialización que ningún otro país de la región puede igualar. El efecto en el turismo es obvio. El nuevo museo desplazará en importancia al Centro de Visitantes de Miraflores para convertirse en el mayor atractivo regional, exponiendo aún más las virtudes de nuestro país como el destino turístico de mayor potencial en nuestra América.

<> Artículo publicado el  8 de Junio de  2009 en el sitio Turismo Global a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.