Los demonios que aterrorizan

Bitácora del Presidente.    La opinión del Jurista,  Presidente de los Diarios El Siglo y La Estrella de Panamá…
EBRAHIM ASVAT

Night Shyalam es el director de cine que produjo la película: ‘El Sexto Sentido’ con Bruce Willis.   La historia de un doctor que debe redimirse salvando a un niño y que solo al final de la película se da cuenta que había muerto.

 

Shyalam produjo una película que no fue un éxito de taquilla y hasta muy criticada llamada ‘La Aldea’.   La trama era sobre un pueblo a finales del Siglo XIX que decide aislarse del mundo y vivir su propia vida. Para evitar que los pobladores salieran de la aldea la rodearon de un espeso bosque e inventaron toda una serie de historias de miedo sobre criaturas que vivían en ella. A esas criaturas del bosque la llamaron ‘los innombrables’, ‘those we do not speak of’.   Algunos ancianos habían decidido crear esta sociedad autárquica y diseñaron toda una serie de leyendas para proteger la aldea de los innombrables.

 

En las sociedades autoritarias o que aspiran a propiciar un culto a la personalidad, la figura del líder se convierte en algo innombrable en los medios de comunicación.  Deja de ser objeto de crítica, análisis y discusión para convertirse en alguien sobre la cual solo se pueden decir cosas buenas o bonitas.

 

Ese espeso bosque sobre la cual se inventan toda una serie de falsos demonios hay que cruzarlo para poder descubrir las mentiras, falsedades e inventos con la cual enturbian la claridad mental de los ciudadanos.

 

Los habitantes de ¨ la Aldea ¨ vivían aterrorizados porque creían en la existencia de las criaturas innombrables. Hasta que un día uno de de ellos decidió cruzar el bosque, para descubrir que después del bosque estaba la ciudad y el Siglo XXI; la aldea se encontraba encerrada dentro de una gran propiedad privada y amurallada, de un empresario.

 

Los panameños vivimos muchos años encerrados en una pequeña aldea con una estructura de gobierno militar del siglo XIX latinoamericano. Se cayeron muchas murallas en otras latitudes que permitieron darnos cuenta que los demonios que nos aterrorizaban lo habíamos creados nosotros para nuestro propio consumo.

 

Pero hay ocasiones que nos vuelven a engañar con la existencia de estos demonios y volvemos a ser sus victimas. Me pregunto si hoy alguien vive aterrorizado por esos innombrables militares de la década de los 80.   Caminan en las calles, visitan las iglesias, tienen familiares y nadie se inmuta. Desapareció el miedo y se desplomaron los demonios que nos aterrorizaron. Al final resultaron ser seres humanos como nosotros.

<> Artículo publicado el 6 de octubre de 2010  en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor,   todo el crédito que les  corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: