Santiago, la Diosa del Interior

La opinión del Ingeniero Agrónomo…

EDWIN SILVERA

Cada día, con el correr del tiempo, las distancias se acortan y las diferencias entre las grandes ciudades y las pequeñas se hacen insignificantes; en nuestro país ese efecto es cada vez más elocuente.

La cuidad capital seguirá siendo la gran urbe, pero vemos cómo ciudades como David, Santiago y Chitré han dejado de ser simplemente unos pueblones, para convertirse en centros urbanos, en donde usted encuentra los mismos servicios que ofrece la gran cuidad de Panamá.

Hubo muchos que, por motivos de fuerza mayor, tuvieron que emigrar hacia la capital en busca de oportunidades; sin embargo, con la instalación en las capitales de provincias de grandes empresas privadas y los servicios descentralizados que ofrece el Estado, a través de las instituciones y ministerios, hay una tendencia de movilización demográfica hacia la capital de la provincia veragüense y / o el retorno de los que algún día tuvieron que partir.

La ciudad de Santiago de Veraguas está por alcanzar los 100000 habitantes, pero con su población flotante convergen en la denominada ‘Diosa del Interior’, más de 150000 personas diariamente.

En donde hay súper población, hay necesidades de servicios; este análisis socioeconómico está siendo leído por los grandes empresarios hasta el punto de que están desesperados por la consecución de lotes en donde poder construir los famosos Mall.

Opino que para que un país tenga un equilibrio en su economía, la misma no debe estar concentrada en un área reducida dentro del territorio nacional, es importante el desarrollo de otras regiones, como lo es el caso de las provincias. Cada ciudad del interior tiene algo que ofrecer, algo que sirva de eje e impulse la economía.

Santiago no es ni será la ciudad de las flores, ni la cuidad de la eterna primavera; sin embargo, en base a sus condiciones históricas y geográficas, Santiago es y será la Ciudad del Encuentro, de la Educación, del Comercio y del Espectáculo.

Algo que siempre me ha llamado la atención y que hasta cierto punto ha provocado que la identidad del santiagueño se haya perdido, es el hecho de que actualmente viven en Santiago de Veraguas más de 1500 chiricanos, 2000 santeñoss, 3000 ciudadanos provenientes de la provincia de Panamá, más de 3000 herreranos y arriba de 2500 coclesanos, sin contar a los bocatoreños, colonenses, darienitas, los de la comarca Ngäbe Buglé, Emberá y los más de 300 extranjeros de México, Italia, Colombia, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Costa Rica, Ecuador, Chile, Estados Unidos, España, China, etc., que han decidido establecerse en esta pujante ciudad.

Si bien es cierto que territorialmente Penonomé se puede decir que es el centro del país, Santiago de Veraguas es el centro del país en relación al territorio en donde se concentra la mayor parte de la población en la República y que va desde la riberas del Canal hasta la frontera con Costa Rica, es en esa zona en donde se efectúa la mayor actividad comercial del país.

Es importante planificar sobre estos cuatro ejes de desarrollo y con mucha visión de futuro, adelantarse a lo que le espera a la cuidad de Santiago, de forma tal que evitemos las contradicciones y desavenencias que puedan ocurrir en cuanto a infraestructura vial, falta de viviendas, suministro de agua potable, servicios de trasporte público dentro de la cuidad, seguridad ciudadana, servicios médicos, etc.

Santiago de Veraguas, ‘La Diosa del Interior’, tiene su futuro escrito y nadie lo podrá cambiar, lo que hay que hacer es planificar, de forma tal que ese desarrollo inminente sea lo menos traumático para su gente.

<> Artículo publicado el 30  de septiembre  de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que a la autora,   todo el crédito que les corresponde.

Martinelli y Berlusconi

La opinión de…

Brittmarie Janson Pérez

Ignoro si la Cancillería y la embajada panameña en Roma –en base a un adecuado conocimiento sobre el historial de Silvio Berlusconi– hayan informado al presidente Ricardo Martinelli que su relación con el premier no le conviene a Panamá. En caso de que no lo hayan hecho, creo oportuno hacer esta advertencia.

El historial del premier incluye escándalos pequeños y grandes. Da tristeza leer cómo Berlusconi se aprovechó de una menor, quien quedó huérfana de padre y madre en trágicas circunstancias, para comprar su herencia, la villa San Martino en Arcore –una fabulosa mansión de 145 habitaciones, una colección de miles de libros antiguos y una pinacoteca que incluía cuadros de Tintoretto y Tiepolo– por una bicoca ( http://www.elsiglodeuropa.es/siglo/historico/2010/891/891InterItalia.html; http://www.elmundo.es/elmundo/2008/04/04/internacional/1207327131.html).

Hay evidencia comprobada de estrechas relaciones entre la mafia y personajes allegados al premier. Además, por lo menos 35 senadores y diputados de su partido –condenados o bajo investigación por actos de corrupción– disfrutan de la inmunidad parlamentaria (Il Fatto Quotidiano 28 de julio 2010). Mediante su dominio del parlamento, Berlusconi ha hecho aprobar numerosas leyes que lo benefician a él, sus socios y empresas, o la mafia (Marco Travaglio, Ad personam).

Por lo tanto, no es sorprendente que el 14 de septiembre la revista Foreign Policy publicara un artículo titulado The Bordello State (El Estado-burdel), donde el profesor James Walston, experto en política italiana, detalla a qué nivel ha descendido el sistema democrático en Italia bajo Berlusconi (http://www.foreignpolicy.com/articles/2010/09/14/the_bordello_state).

Encausado por la justicia italiana desde hace años, Berlusconi busca desesperadamente un escudo nuevo que lo proteja del peso de la ley, ya que el que tiene ahora podrá ser declarado inconstitucional el 14 de diciembre. De hecho, se dice en Italia que incursionó en la política porque ofrecía la inmunidad que evitaría que la justicia cayera sobre él.

Siendo el hombre más rico y poderoso de Italia, con los partidos que formó con su enorme fortuna, su control de la televisión italiana y los medios para desacreditar despiadadamente a sus enemigos, hasta ahora ha tenido éxito.

Pero desde abril de este año su partido ha sido seriamente resquebrajado debido a que Gianfranco Fini, presidente de la cámara de diputados y cofundador del partido de Berlusconi, se rebeló. Seguidamente, Berlusconi se dedicó a la búsqueda de diputados de otros partidos –shopping como dijo el politólogo italiano Giovanni Sartori– para lograr una mayoría que le dé otro escudo (La Stampa, 31 de julio 2010).

Advierto al Presidente de Panamá que hay quienes se interesan por los negocios que Berlusconi ha hecho con jefes de Estado extranjeros con quienes ha cultivado una amistad personal, por ejemplo con Putin y al–Gaddafi. Están rastreando las sociedades offshore de Berlusconi.   No quisiera que ni Martinelli ni Panamá se vieran involucrados en un escándalo como el de la quiebra del Banco Ambrosiano que mancilló el nombre de Panamá durante la dictadura de los militares y sus socios civiles.   Nuestro presidente debe acordarse del viejo refrán, “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

<> Este artículo se publicó el 1  de octubre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

El espíritu humano es libre

La bitácora del Presidente.   La opinión del Jurista y Presidente de los diarios La Estrella de Panamá y el Diario El Siglo…
.-
EBRAHIM ASVAT

Nada impidió que los escritores rusos, a pesar de la férrea represión de Stalin, produjeran obras que reflejaran la miseria de la dictadura soviética.   El espíritu humano es libre y ha subsistido hasta en los regímenes más inhumanos y crueles. El mexicano Sergio Pitol hizo una extraordinaria descripción de los escritores rusos en su obra ‘El arte de la Fuga’.   En ella, descubrí que el realismo mágico no es latinoamericano ni García Márquez es su mejor expositor.

Ya en 1935, Michael Bulgakhov había reflejado la realidad de la vida soviética mezclándola con la historia de Jesús y las acciones fantásticas de un diablo que desciende a la tierra.   Su novela ‘El maestro y la Margarita’ es una de las obras cumbre de la literatura rusa del siglo XX. La novela lidia sobre el bien y el mal, la inocencia y la culpabilidad, la valentía y la cobardía. A pesar de la vida accidentada y difícil que vivió, para Bulgakhov, ‘el escritor debe ser firme por muy difícil que sea, sin eso no hay literatura’.    Siempre debe existir una responsabilidad sobre la verdad, a pesar de que la autoridad la niegue.

De las mejores poetisas de la literatura rusa nadie mantuvo la tenacidad de Ana Ajmátova. Fue acusada de traidora y deportada.   Su primer marido fue fusilado y el segundo deportado a Siberia, donde murió de agotamiento en un campo de concentración;   su hijo también fue deportado a Siberia y por temor a que lo fusilaran, quemó sus poemas.    Cuando volvieron a encarcelar a su hijo por diez años, escribió su poemario ‘Requiem’, donde señalaba que en la Rusia Soviética los únicos que estaban en paz eran los difuntos y los vivos se pasaban la vida de un campo de concentración a otro.

Ana Ajmátova escribió unos versos a Bulgakhov que leen así: ‘Tú no estás y todos callan/ de la vida triste y sublime/ y solo mi voz…’ Como Ajmátova y Bulgakhov, también la Rusia Soviética produjo, dentro de su más férrea represión, escritores de la talla de Isaac Babel, quien terminó fusilado por las huestes de Beria; Boris Pasternak, poeta y novelista, que no pudo aceptar el Premio Nobel de Literatura en 1958 por presiones gubernamentales; Alexander Solzhenitzyn, quien describió con toda la crudeza la vida de los encarcelados en los campos de trabajos forzados del Gulag y despertó en occidente la magnitud del desprecio a la vida humana en la Unión Soviética. La historia de la literatura rusa, durante el totalitarismo comunista, la conforman los escritores que mantuvieron la libertad de su espíritu.

<> Artículo publicado el 7 de octubre de 2010  en el Diario El Siglo,  a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Panamá en la mira del mundo

La opinión del Jurista y Embajador de Panamà ante la OEA…

Guillermo A. Cochez

Mi reciente periplo al Viejo Continente me lo demostró: todos están pendientes de lo que pasa en Panamá. Al hablar de mi país, aún en los lugares más remotos, se interesaban por saber algo más. Panamá es el lugar que todos quieren conocer no sólo por el Canal y sus bellas playas, sino por el valor de su gente y su posición privilegiada en el concierto de las Naciones. Es algo que se deben llevar como mérito los dos últimos directores del ente turístico: Rubén Blades y Salo Shamah y quienes, como Alberto Alemán Zubieta, han estado al frente de la administración del Canal de Panamá y ahora de su expansión. No ha sido fácil, porque hará 20 años atrás Panamá no era un destino conocido y mucho menos deseado como lo es ahora. 

Durante la visita en días pasados del Presidente Martinelli a la Cumbre de los Objetivos del Milenio y la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas pude apreciar el anterior acierto. El Presidente, tras gestiones del Embajador en la ONU, Pablo Thalassinos, fue invitado a participar al puerto de Elizabeth, al lado del Aeropuerto Neward en el Estado de New Jersey, parte del sistema de transporte más grande de los Estados Unidos. Allí fuimos recibidos por representantes de las principales navieras del mundo, que se concentran allí, debido a sus facilidades portuarias y de transporte multiglobal. Fortunas de varios miles de millones estarían presentes allí.

Para nuestra sorpresa el Alcalde de esa ciudad portuaria dijo que Elizabeth no quiere quedarse atrás en el aumento de carga que significará para puertos como el de ellos el Canal de Panamá en 2014, al terminar su expansión. De allí que gracias al apoyo de todas las fuerzas políticas, políticas y económicas de la región han obtenido los mil millones de dólares necesarios para mantener competitivo a su puerto en 2014, cuando se genere a través del Canal los barcos post-panamax. Esto significara para la población de ese centro marítimo-aéreo hasta un incremento en el total de trabajos que se generaran. Lo que pasará en Elizabeth estará pasando en otros puertos de los Estados Unidos y de otras partes del mundo, todos pendientes del ambicioso proyecto panameño.

En temas como el del Canal de Panamá –y diría que también en el turismo- debemos tener una agenda común como panameños, indistintamente que se sea gobierno u oposición. De allí el éxito que hoy palpamos en estos campos, que ojalá podamos trasladar a otros de interés nacional como lo son la educación, la salud y la vivienda.

<> Artículo publicado el 4 de octubre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

¿Cómo hacemos para controlar a nuestros hijos?

La opinión de…

Alejandro Tejeira Ramos

Muchos padres de familia estamos preocupados por el comportamiento, rendimiento escolar y futuro de nuestros hijos.   Hace poco acudimos a recibir las calificaciones correspondientes al segundo bimestre, las cuales no fueron muy halagadoras, las más bajas, por lo general, corresponden, a las asignaturas de español, matemáticas e inglés.   Como acudientes, cuando comparecemos a este tipo de eventos, interactuamos con los profesores y demás acudientes, y es cuando escuchamos infinidades de comentarios, por ejemplo: que existen estudiantes especiales que están rehabilitando, por decir algo cuatro asignaturas y en todas están fracasados; regulares que de once asignaturas están fracasados en diez, otros sin notas, porque asisten al colegio, pero no se apersonan a sus respectivos salones. Algunos profesores manifiestan que no se atreven a llamarle la atención a los estudiantes por temor a represalias. Ya no sabemos cómo educar, ni qué hacer para que nuestros hijos mejoren sus calificaciones. 

En nuestra opinión son muchos factores que inciden negativamente en el desempeño de los estudiantes, entre ellos personas que son elevadas a la categoría de profesores de inglés, solo porque dominan una pizca de ese idioma, al igual que profesores de matemáticas graduados, que pareciera que tuvieran conflicto de intereses con los estudiantes, ya que su consigna no es enseñarlos, sino fracasarlos, para alimentar su ego. Si bien es cierto, nuestros hijos son nuestros y los únicos responsables de su educación y comportamiento somos nosotros, pero nos preguntamos todos los padres, ¿Cómo hacemos para controlar a nuestros hijos?, si no contamos con la autoridad necesaria para hacerlo?

Hace poco, en las noticias presentaron a unas estudiantes quevenían en un bus, supuestamente de la playa en horas de clase, entrevistaron a varias personas y todos coincidieron, en que la culpa era de los padres, nos indignamos al oír esos comentarios, porque ¿Cómo hacemos los padres, para llamarle la atención a nuestros hijos, sin que nos acusen de maltrato?, ¿Cómo hacemos para impedirles que lleguen y salgan de la casa a cualquier hora?, ¿Cómo hacemos para obligarlos a estudiar, cómo hacemos si existe un Código de la Familia al cual todos como padres, estamos subordinados?

Los pocos padres que todavía podemos controlar a nuestros hijos, somos muy afortunados, por lo cual debemos darle gracias a Dios y rogarle, para que nunca permita que vuelvan a nacer personas malvadas, con pensamientos e intenciones similares, a los que crearon el Código de la Familia.

<> Artículo publicado el 30 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Transformación curricular, ¿de qué hablamos?

La opinión de…

*

Odalys Quintero Valdés  

La educación panameña se encuentra en una encrucijada, desde el siglo pasado se han hecho estudios para ver de qué manera se puede mejorar el sistema curricular desde las bases. El sistema se aboca, más que nada, al ensayo y error, dando como resultado un fracaso en el producto final.

Desde esta perspectiva, me atrevo a decir que los estudios no han sido profundos o, lo que es peor, la transformación ha sido muy somera en su aplicación. Esto puede deberse a factores exógenos, como la política que ha puesto a cargo del Ministerio de Educación (Meduca) a funcionarios con poca visión, quienes aun cuando haya contado con una extensa y ponderable hoja de vida, carecen de la actitud y la aptitud para asumir tal reto. Igual ha ocurrido con la formación de los docentes. En la década de 1950 el docente era respetable, admirable, era el modelo a imitar de los dicentes, y eran inculcadores de disciplina. Hoy el cuerpo docente ha caído en la conformidad, no pone de su parte para que la situación mejore.

Señores, he allí el verdadero problema de la educación panameña: los docentes. Así mismo como el mundo ha avanzado, de la misma manera los docentes deben prepararse para el siglo actual. El sistema educativo ha dado un giro a nivel mundial, de la educación de sistema sumativo a la educación formativa.

El problema no está en las materias que se dan en las escuelas, como todos los estudios arrojan, y el Meduca apunta y apuesta; tenemos un problema mucho mayor y es que los docentes que se integran al sistema no tienen esa formación didáctica que el mundo exige actualmente. La sociedad no quiere robots, la sociedad está pidiendo que se formen en las escuelas a hombres y mujeres con verdadera capacidad para resolver los problemas del mundo de hoy. Estudiantes que se formen con verdadero conocimiento, que hayan “aprendido a aprender”, que no dependan de la memoria para obtener una nota. Lo que la sociedad espera son nuevas capacidades para crear soluciones a los retos del mundo actual, principalmente, que puedan atacar los problemas de nuestra sociedad con soluciones modernas, adecuadas al momento, que no se busquen soluciones con modelos antiguos que no han dado resultados.

Entonces, lo que necesitamos es que se haga una verdadera transformación en la formación de los docentes, principalmente, los de grados de base y grados intermedios, hasta las licenciaturas.

Lamentablemente, la mayoría de los docentes se conforman con cumplir con un plan curricular, pero ¿acaso cumplir con el plan en teoría es garantía de que se cumplió verdaderamente con los objetivos de ese plan?, pues tal parece que no es así, y es que siguen produciendo robots en serie. La libertad de cátedra es un derecho que tiene el docente para ser creativo para utilizar nuevas herramientas en la formación del dicente, que necesita motivación para quedarse en el aula de clases. El docente debe utilizar la didáctica motivadora nada se lo impide.

Tal cual lo hacen muchos profesores a nivel de maestría, es enriquecedor contar con verdaderos formadores, por ejemplo Julio Góndola, Erasto Espino y Rosaura González Marcos, entre otros. Ellos, a mi criterio, son verdaderas joyas de la educación actual.

<> Este artículo se publicó el 30 de septiembre  de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Elección popular de gobernadores

La opinión del Docente Universitario y Ex Legislador de la Repùblica…

Vicente A. Caballero Díaz

El artículo 184 de la Constitución Política del Estado, le consagra la atribución al Presidente con la participación del Ministro respectivo, de nombrar y remover a los Gobernadores de Provincias, y ha sido de paso, una tradición en toda la vida republicana. Podría sobrevenir como una innovación en la modalidad del cambio, hacer nuevos planteamientos mediante el análisis correspondiente, de tal suerte que, al reformarse la Carta Magna del país, se introduzca esta nueva figura electoral.

La imagen del Gobernador desde los años de la conquista e inicios de la colonia, era una figura principal reconocida y con mucha autoridad. Hoy día tiene que manejar un territorio y una población con características diversas. Debe responder a labores multifacéticas, entre otras, como de supervisor, evaluador, coordinador, inspector del Gobierno Central y adentrar en las políticas, planes y programas de trabajo del gobierno nacional, provincial y municipal y en lo referente a las Entidades Descentralizadas de la región. La ley que data de 1987, eleva esta figura antes dicha, como la autoridad máxima de la Provincia, convirtiéndose en el jefe superior en materia de Policía, es digna de una revisión a la luz de la realidad socio política actual.

La investidura de un Gobernador, producto del sufragio popular, le dará mayor prestigio en el ámbito político, provincial y nacional. Una figura de tal relieve que represente la población electoral de cada provincia, como resultado del voto directo y secreto, servirá de ejemplo para cumplir y desarrollar sus extraordinarias funciones en beneficio de la Región, del desarrollo de cada provincia y Municipios, con mayor autoridad y respeto. Una figura “macro administrador” de la economía y de las políticas del Estado, no puede estar supeditada a un Ministro de turno y menos a los vaivenes de los intereses que tropiezan a menudo con la nueva visión de país y del interior, capaz de contribuir con el engrandecimiento turístico, económico, cultural y social, entre otras aristas del conocimiento humano.

Comprendemos perfectamente bien, las trabas jurídicas y políticas que podrían anteponerse a este “proyecto de cambio”, pero importa que la Nación entera, soporte de la Democracia rejuvenecida, no duerma; que aprovechemos las experiencias de países amigos de América y Europa donde el ciudadano del campo y de las ciudades elige a sus propios Gobernadores. Se dan el lujo de escoger y premiar a los mejores ciudadanos o ciudadanas mediante la voluntad consciente, para que puedan encauzar, por los mejores senderos, los destinos de la patria chica.

Este decisivo paso que pueden dar hoy día los Diputados, “los llamados padres de la patria”, tendiente a cambiar la Carta Magna, que ya es un clamor nacional, nos llevaría a modernizar la Constitución Nacional en sus aspectos sensitivos que hoy han cobrado interés y han hecho crisis que, en el futuro, tendrían serias repercusiones.

Entreguémosle al pueblo el derecho de encontrar a los mejores hombres que podrían ocupar este alto cargo.

<> Artículo publicado el 30 de septiembre  de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.