Ley contra la discriminación

La opinión de…

Gabriel Ortega

La discriminación es una conducta según la cual una persona o un grupo hace diferencia y separa a otro; en donde un grupo es tratado de forma desfavorable, generalmente por pertenecer a una categoría social distinta, como la raza o etnia, la orientación sexual, el sexo (género), la religión, la edad, el físico, la discapacidad y la condición laboral.

Esta conducta existe mucho antes de que se creara la palabra, discriminación, es entonces un modo de comportamiento sistemático de injusticia hacia un grupo determinado. En nuestro entorno todos los días hay personas que con su conducta y opinión discriminan a las demás.

Podemos decir que en Estados Unidos se discrimina al inmigrante, al negro, al hispano. Aquí en nuestro país se discrimina al indígena dentro de los buses,  al gordo cuando lo llamamos ballena o mantecoso, al negro cuando lo llamamos feo y bembón, al extranjero cuando los insultamos en sus negocios o al anciano cuando lo menospreciamos y le pedimos que sea más rápido en sus movimientos.

Los gobiernos para tratar de combatir la discriminación aplican las leyes que velan por el respeto a los derechos humanos, las leyes de calumnia e injuria, las leyes de libertad de expresión y las leyes de libre tránsito. De la misma manera como a la discriminación por racismo se le llama xenofobia, a la discriminación por orientación sexual se le llama homofobia, es decir, que cada tipo de discriminación tiene su nombre particular.

Los psicólogos dicen que la homofobia es una enfermedad psico-social que se define por tener odio a los homosexuales.   Hay países en los que por ser homosexual pierdes el trabajo, entonces el Estado tiene que garantizar que no ocurra esto.

Estoy de acuerdo en que todos tenemos derecho a trabajar, a tener una vivienda o a vestirnos como mejor nos parezca.    Pero encarcelar a una persona por expresarse o burlarse de otra, es trastocar su libertad de expresar sus sentimientos. Solo porque me ría de un homosexual no significa que yo le tenga odio, muchos de ellos son muy chistosos.

Muchas veces la conducta de una persona obliga a las demás a comportarse de forma negativa. ¿Entonces habrá que multarla por su conducta?

Con el tiempo habrá que pasar una ley por si ofenden a los feos, a los gordos, a los bizcos, a los religiosos y a los flacos, pues todos ellos son discriminados y muchos son objeto de burlas.

<> Este artículo se publicó el 28 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Nuevo Estadio Kenny Serracín

La  opinión  del Diputado de la República…

*

MIGUEL A. FANOVICH

Me dicen que para tener los mejores peloteros se necesita un excelente campo de juego o estadio; además una buena organización que involucre a figuras, dirigentes, patrocinadores y otros.  Como un sincero homenaje a quienes abrieron la trocha del deporte insignia de los chiricanos ofreceremos una pequeña reseña del béisbol y sus inicios.

Con la llegada de la compañía bananera Chiriquí Land Company al distrito de Barú en los años 20, inició la práctica del béisbol en nuestras tierras, a través de los norteamericanos y nicaragüenses que allí laboraban, formando los primeros equipos y competiciones.

En aquel entonces en David, solo se practicaban el soft ball y el indor ball.

Ya en 1930 en la Plaza de Sucre, donde se ubica hoy el Palacio Municipal, se celebraban juegos de pelota entre norteamericanos y latinos.

La Plaza de Sucre fue cantera de grandes y buenos peloteros. En el área vivían los Alvarado, Sanjur, Palacios, Silvera y otros. De la vecindad surgieron los primeros equipos, sus integrantes fabricaban con lona sus propios guantes.

De allí nacen los primeros jugadores chiricanos de calidad como: Emilio Sánchez, Fermín Estribí, Ramón Guerra, ‘Niño’ Silvera y otros, los que hicieron historia por su talento en grandes partidos, tanto en su cuadro como en la Plaza de Alanje.

Pero no fue hasta que don Manuel Roy, director nacional del Departamento de Educación Física; Arquímedes ‘Fat’ Fernández, miembro de la Federación Nacional; y Ramón Guerra, por Chiriquí,   se reunieron para considerar la realización del primer campeonato nacional, el cual finalmente se realizó del 27 de agosto al 3 de septiembre de 1944, y claro está, con la participación de Chiriquí.

De allí Norberto Navarro, ministro de Obras Públicas, con un comité, planteó la necesidad de un estadio, el cual fue planteado en la Plaza de Doleguita, con una partida de 90000 balboas.

Así se construyó el estadio 3 de Noviembre, hoy Kenny Sarracín, el cual inauguramos en 1950.

Hoy, después de 60 años, el Kenny Sarracín sigue ofreciendo espectáculos, a nivel deportivo, musical y social, a todos los chiricanos y nacionales que asisten a este estadio, que por el tiempo se está quedando obsoleto y chico para la cantidad de personas que asiste a sus eventos, sobre todo en época de béisbol.

Mi persona, autoridades, clubes cívicos y miles de personas que deseamos un nuevo complejo deportivo, les informamos que, a partir del próximo año, en los terrenos municipales que ofreció el alcalde Francisco Vigil por la Cooperativa José María Torrijos en Campo Alegre se estarán construyendo las nuevas instalaciones del nuevo Estadio Kenny Sarracín.

El nuevo complejo forma parte de las megaobras que impulsa el presidente Ricardo Martinelli, que consisten en tres nuevos estadios para las ciudades de Las Tablas, Aguadulce y David este último, a un costo de siete millones de balboas y una capacidad para 10000 personas.

Una Ciudad Deportiva se complementará con la construcción de esta magna obra anheladas por los chiricanos con pistas para atletismo, dormitorios, salón ejecutivo para seminarios o congresos; además se prevé una segunda etapa que involucraría un complejo adecuado a las exigencias de FIFA para la práctica del fútbol.

Esperamos, antes de culminar nuestro periodo, inaugurar junto con las autoridades del gobierno esta obra, que honrará a grandes dirigentes del béisbol chiricanos, como Ramón Guerra, Norberto Navarro, Carlos Alvarado, Camilo Gozaine; así como a jugadores que podrán tocar las grama del nuevo estadio, como Álvaro Cocoy Chavarría, Ernesto Fossaty, Enrique Sarracín, Lauren Flores, Virgilio Kaa, Rodolfo ‘Candelilla’ Aparicio, Bienvenido Cedeño, entre otros.

<> Artículo publicado el 27 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Presunto matrimonio de homosexuales

La opinión del Economista, Educador y Humanista…

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.

La condición, pensamiento o preferencia sexual es potestativa e individualizada. Homosexuales siempre han existido sin que exista notoria diferencia, salvo que el comportamiento exagerado y ocasionalmente vulgar (de algunos), haga contraste.

Hay una realidad, personas que sienten atracción, simpatía y amor hacia personas de su propio sexo. Se les denomina homosexual o lesbiana u otras denominaciones, según características, actitudes o acciones.

El cambio en el mundo sigue trayectorias muy preocupantes. Muchos científicos juegan a ser dioses. Procrean con máquinas y hasta en animales. La perversión, desde todo punto de vista, lleva a nuestro planeta al desastre antes de lo esperado.

Mundialmente es conocida la existencia de organizaciones (algunas diabólicas), que han hecho creer la existencia de un tercer sexo; un engaño, algo inexistente. Imposible ser hombre y mujer al mismo tiempo.

En Panamá existe una organización que defiende los derechos de las personas que no identifican con su propio sexo, ellos tienen su derecho, pero no con ello a perturbar, amenazar, intimidar y abusar del derecho ajeno. Algunos diputados discutieron un proyecto de ley que, independientemente al derecho que los gay dicen defender, vulnera el de otros ciudadanos.

De aprobarse ese proyecto, los homosexuales tendrían muchos más privilegios que las propias mujeres, sólo una denuncia puede encarcelar tanto a hombre como a mujer entre 30 y 180 días y multas desde B/.100.00 a B/.5000.00.

Panamá es un país conservador con arraigados principios religiosos, éticos y morales, razón por la cual el mucho más de un 80% rechaza la presunta ley de protección, el matrimonio entre parejas del mismo sexo y la adopción de niños, entre otras cosas.

En el país existe como tal, un sólo territorio, una sola bandera. Independientemente de la condición de los extranjeros en Panamá, los mismos deben respetar el pensamiento y la idiosincrasia del pueblo y las leyes panameñas o retirarse.

Nadie, por lo menos en Panamá, está por encima de la Constitución y la Ley, ni siquiera las embajadas, razón por la cual nuestros gobernantes tienen que pronunciarse con relación al presunto matrimonio de homosexuales en la Embajada de Francia.   De insistir, declarar non grato al embajador y solicitar, de ser necesario, el retiro inmediato de dicho funcionario del gobierno francés.  Dios te salve Panamá.

<> Artículo publicado el 30 de septiembre de 2010 en el Diario El Siglo Digital,  a quien damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Refugios y conflictos

La opinión de…

Pedro Luis Prados S.

La aviación cambió todo el escenario espacial y táctico en los conflictos bélicos. La tradicional trinchera y el parapeto fueron reemplazados por los refugios contra bombardeos y las balas de cañón por las bombas de penetración.   Aquellos países que se prepararon para la guerra, el caso de Alemania e Italia, previeron la construcción de grandes refugios para sus dirigentes y los otros, el caso de Inglaterra, se conformaron con los túneles del metro.   En 1936, tres años después de su ascenso al poder, Adolf Hitler ordenó a su arquitecto, Albert Speer, el diseño y construcción de la Gran Cancillería y con ello el primer búnker desde el cual planificó las campañas iniciales para la conquista del mundo.

Los días de gloria del Tercer Reich –también su derrumbe y tragedia – están vinculados a la historia del führerbunker de la Calle Voss, ampliado en 1943 al entrar Estados Unidos al conflicto.    De allí salieron las campañas victoriosas de la invasión a Polonia, Checoslovaquia y Francia, la anexión de Austria y la ocupación de los Países Bajos.

También allí se diseñaron desastres, como la Batalla de Inglaterra;   la estrategia de Von Paulus para el frente ruso;  la campaña de Rommel en el norte de África y las instrucciones a Guderian para detener la invasión de Normandía. Sus siniestras salas escucharon los susurros de Heinrich Himmler para la “solución final” de judíos y gitanos y las instrucciones de Hitler a Speer para la destrucción de Berlín.   Fue escenario del fallido atentado del coronel Claus von Stauffenberg, del suicidio colectivo de la familia Goebbels y de la inmolación del Führer y su amante Eva Braün.    Grandezas y miserias en un lapso de 100 meses de un régimen que duraría mil años.

La Guerra Fría extendió la fiebre por los refugios perfeccionados para eventuales ataques nucleares. Estados Unidos y la Unión Soviética desarrollaron modernos sistemas no solo para la protección de su dirigencia, sino también para instalar tecnologías defensivas, comandos tácticos y armas sofisticadas.

La conquista del espacio tuvo como contraparte la conquista del subsuelo, al punto que el presidente Kennedy al visitar un búnker construido para su protección señaló: “… lástima que el Pentágono se empeñe en abrir huecos, si nuestro interés son las estrellas”.   A esa fiebre del gusano barrenador del subsuelo no escapó la faja canalera, sitio estratégico por excelencia para los intereses norteamericanos.

La caída del muro de Berlín puso fin a la histeria de los refugios, gran cantidad fueron convertidos en depósitos para chatarra bélica y algunos, como muestra de creatividad, han sido convertidos en millonarias viviendas.   La reversión del Canal y el maltrecho Pacto de Neutralidad inutilizaron de igual forma los búnkers defensivos de la Zona,  muchos de ellos abandonados antes del año 2000, quedando en la memoria de los panameños los supuestos recorridos de los mismos.

Cuando los tambores de guerra han sido acallados por el resonar de las cajas registradoras a nivel mundial y las bases militares han dado paso a zonas inmobiliarias y centros de comercio mundial, ¿qué sentido tiene para los panameños rehabilitar esos recovecos del temor?, puesto que en mi humilde opinión, nadie aspira a establecer en este inestable terruño un régimen que dure mil años.

La rehabilitación del búnker de Quarry Heights es una rememoración perversa de un pasado de temores que todos queremos olvidar y su presencia revierte una cadena de conflictos a los que estuvimos ligados contra nuestra voluntad.   Por eso no nos explicamos que una propuesta gubernamental basada en el cambio quiera traernos de vuelta ancestrales incertidumbres.

Eso me hace pensar, muy malsanamente, que dicha rehabilitación es por la necesidad de un refugio por aquellas cosas que aún no han hecho y que podrían hacer, y por las cuales necesitarían protegerse de una masiva reacción popular o, muy a la ligera, se trata del afloramiento de lo que Erick Erikson llamó en psicología “moratoria adolescente”, comportamiento en que el adulto retiene muchas de sus conductas y fantasías de ese periodo entre la pubertad y el adulto.

Tal vez algunos de los proponentes sueñe aún con épicas batallas, ilusorias tropas y uniformes orlados; es posible que haya quienes tengan juegos imaginarios planeando batallas aéreas contra los ngäbe, dirigiendo divisiones “panzer” contra el Suntracs o la “solución final”para los nasos.   Y… si los locos son más, también están en todas partes.

<> Este artículo se publicó el 28 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

“Reformas generales estructurales del Estado”

La opinión del Abogado, político independiente….

Juan Manuel Castulovich 

“El país se encamina hacia unas reformas generales estructurales del Estado”. Así, por despachos procedentes de Nueva York, nos enteramos que el presidente abriga intenciones de “voltear al país patas arriba”. Como acá nunca fuimos prevenidos, se impone que el señor Martinelli, para evitar especulaciones y desalentar suspicacias, perentoriamente, informe al pueblo panameño, cuáles son “los planes” que ha venido guardando, “in pectore”.

En su “plan de gobierno” o, más propiamente, la suma de propuestas que el otrora candidato publicó con profusión, pero nunca explicó más allá de sus enunciados generales, hay una sección titulada “Eje institucional” (páginas 28 y siguientes). Recomiendo releerla. Salvo la mención, sin explicaciones ni aclaraciones, en la “primera propuesta” de la sección “gobernabilidad”, en la que puede leerse: “Para lograr el fortalecimiento de la democracia y la modernización del Estado, con énfasis en la reestructuración del sistema judicial, legislativo y electoral, se propondrán las modificaciones necesarias a la Constitución Nacional”, nada más se precisó o aclaró por parte de Martinelli o sus voceros.

Han transcurrido 15 meses del nuevo gobierno, pero en todo ese prolongado período no recordamos medida alguna para mejorar el Órgano Legislativo. El absoluto control del mismo, en el que se ha puesto un empeño superlativo, sólo ha servido para aumentar su ineficacia y desprestigio. Tampoco se ha hecho esfuerzo alguno para mejorar la pésima imagen que el país tiene del Órgano Judicial. La última selección de magistrados, desdijo todo lo dicho en el llamado “plan de gobierno”, y durante la campaña. Y, en cuanto al fortalecimiento de la democracia, que debe comenzar por una revisión profunda del sistema electoral vigente, las acciones avanzadas desde las esferas oficiales confirman que los partidos gobernantes, en abierta complicidad con los de oposición, tienen como prioridad afianzar su monopolio de las vías de acceso al poder, perpetuando un sistema electoral injusto y antidemocrático.

“Reformas generales estructurales del Estado” pueden efectuarse por dos vías: una, cambiando la mentalidad de quienes cumplen la función de gobernar, para que entiendan que son “mandatarios y servidores” y no “mandantes” del pueblo que los eligió; la otra, mejorando las estructuras del poder público, mediante cambios constitucionales y legales, para hacerlas efectivas y eficaces. Tanto las unas como las otras, han escaseado, dramáticamente, en el actual gobierno.

Las iniciativas para dar una dimensión moral a la función de gobernar o para modificar las bases constitucionales y legales del Estado deben ser saludadas como positivas. Las primeras dependen, esencialmente, de que quienes ejerzan el poder se empinen por encima de sus egoísmos y corrijan sus errores, y éstas están todavía por verse; las segundas, de que las reformas sean el producto de la consulta y el consenso, construidos sobre la base del respeto a los gobernados.

El señor Martinelli se sacó de la manga en Nueva York un anuncio que parece apuntar a posibles cambios constitucionales; bueno, por tanto, sería que, cuanto antes, deje saber al país cuáles son sus intenciones, sin tapujos ni sorpresas. De esas ya hemos tenido bastantes y sus consecuencias han sido nefastas.

<> Artículo publicado el 28 de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Una brújula moral

La  opinión  del Comunicador Social…

ERNESTO A. HOLDER

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) inició la semana pasada su 65ava sesión.   En ese marco, su secretario general, Ban Ki—moon, advirtió que ‘… en el mundo crecen las inequidades entre naciones y dentro de ellas, se exacerban las políticas de polarización, y aumenta el lenguaje del odio y falsas divisiones’.
.
Qué puntual sus palabras ante el clima de confrontación entre diversos sectores de la vida nacional.   Un difícil escenario que se mantiene latente como una amenaza a la convivencia pacífica. .
El secretario general también solicitó a los 192 integrantes de la ONU ‘convertir en realidad las promesas de erradicar la pobreza, combatir el cambio climático, eliminar las armas nucleares y promover la igualdad de género’.

Recordemos que en septiembre del 2000, se celebró en Nueva York la Cumbre del Milenio de la ONU, en donde 189 líderes mundiales acordaron ocho objetivos puntuales con sus metas medibles: 1— Erradicar la pobreza extrema;

2— Lograr la enseñaza primaria universal,

3— Promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer,

4— Reducir la mortandad infantil,

5— Mejorar la salud materna, 6— Combatir el VIH/SIDA, paludismo y otras enfermedades,

7— Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y,

8— Fomentar una alianza mundial para el desarrollo. El plazo acordado: Año 2015.

Kofi Annan, entonces secretario general de la ONU puntualizó: ‘Creo que la misión de las Naciones Unidas en el siglo XXI, será definida por un nuevo y más profundo entendimiento sobre la santidad y dignidad de cada vida humana, independientemente de su raza o religión’.

A 11 años de trabajo, en un informe elaborado por el Grupo de Tareas sobre el desfase en el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio, en el que participan más de 20 organismos de la ONU, se llama a ‘un mayor impulso en la ayuda, el comercio y la deuda para lograr los objetivos mundiales de lucha contra la pobreza’. Al igual que el año pasado, este nuevo informe sigue siendo un frío señalamiento de que, a pesar de los avances, las dificultades han intervenido en el deseo de atender la necesidad de las poblaciones vulnerables, ante todo en los países pobres y en vías de desarrollo.

En su discurso ante el pleno de la ONU, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, señaló que ‘Los Objetivos del Desarrollo del Milenio no son negociables ni condicionados y están por encima de los intereses políticos y personales’.   Señaló además que, ‘… Panamá avanza en el cumplimiento de los objetivos del milenio, y para ello su gobierno se ha planteado dos pilares:   El primero, profundizar la inserción de la economía panameña en el contexto internacional;   el segundo, fortalecer las capacidades productivas y humanas, teniendo presente que esta última es el recurso clave’.

Faltan cinco años y no quiero ser fatalista, pero la realidad dicta que no vamos a poder cumplir con los objetivos planteados a nivel local ni en el plano internacional. En gran parte de mis entregas semanales a lo largo de estos años, he hecho señalamientos puntuales sobre las desventajas y las amenazas a la condición humana de gran parte de la población, a la cual estas metas intentan ayudar.   No perdamos de vista que en ese mismo período, desde el año 2000, fecha de la Cumbre y, tal como lo señala la revista Forbes, las arcas personales de un puñado de personas de la población mundial se han engrosado con sumas inimaginables de dinero, bien o mal habido, que ha podido muy bien servir para apoyar los esfuerzos para alcanzar objetivos trazados.

En Panamá nos hemos desvivido intensamente en los últimos 10 años en la construcción de rascacielos, centros comerciales, centros lujosos de recreación turística, etc.   Y por otro lado, el sistema educativo ha caducado miserablemente, la seguridad y la salud son amenazas latentes que no representan un avance en la consecución de las metas. Ese ‘fortalecimiento de las capacidades humanas’, en la parte educativa por ejemplo, toma por lo menos 20 años si se declara ‘política de Estado’; mucho mas allá del 2015.

No puedo en este espacio resumir debidamente los resultados de cada objetivo, pero el informe del 2009 y el recién publicado de 2010 dan cuenta de que los retos y las dificultades existentes a la hora de la formulación de estos objetivos y sus metas, aunados a los desafíos, amenazas, atrasos y dificultades que se han encontrado en el camino, prueban que el ‘querer hacer’ y el ‘poder hacer’ muchas veces son eslabones de dos cadenas diferentes.

Ban Ki—moon reiteró la necesidad de que se ‘reconozca en el máximo organismo una brújula moral mundial con la que los países cierren filas para afrontar con éxito esos problemas’.   Nuestra brújula local requiere de un reajuste.

<> Artículo publicado el 27 de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Una bitácora al revés

La opinión del Jurista y Presidente de los diarios El Siglo y la Estrella de Panamá…
EBRAHIM ASVAT

La población panameña debe sentirse satisfecha que los ilustres empresarios que hoy nos gobiernan hayan decidido dejar sus respectivos negocios para asumir las arduas tareas de la gestión pública.   Un empresario exitoso dueño de supermercados ha dejado a un lado el interés por expandir y lucrar de sus negocios para construir un mejor Panamá para todos.    De igual forma se ha dejado acompañar por un exitoso empresario de la industria licorera, quien sacrificando el crecimiento de su vital negocio de bienestar   ha asumido las riendas de la política exterior.   Las finanzas del Estado han quedado en manos de otro exitoso empresario de la banca panameña, y ahora de la industria turística, que poniendo en riego sus responsabilidades personales ha decidido decirle si a la alta responsabilidad cívica que le han encomendado.

Pero este gobierno de empresarios no se queda allí, hay otros tantos más que han dejado de lucrar para servir a los intereses de la patria, especialmente de los más necesitados.   Para ampliar el abanico del nuevo liderazgo se han dejado acompañar por algunos de sus empleados y socios con la finalidad de que la estructura de gobierno sea tan eficiente como las de sus respectivas empresas.   En la historia del país jamás se ha producido un experimento de esta magnitud y se espera que lo que ocurre en Panamá sea imitado en otras latitudes, por lo cual nuestra más alta dirigencia se ha comprometido a promover este tipo de gestión de los empresarios al poder en toda América.

Para todos los panameños el actual gobierno es en realidad un gobierno de lujo que merece mantener, por su alta capacidad técnica y administrativa, los mismos privilegios y beneficios que gozaron cuando se desprendieron de sus responsabilidades empresariales.    Es de muy mal gusto criticar la compra de vehículos de uso ministerial por cien mil dólares cuando esto es práctica usual en el mundo de los empresarios.

Los resultados de esta innovadora gestión pública se hará notar en un futuro cercano mediante la realización de obras de excelencia como La Tuza Financiera, perdón la Torre Financiera,   La Ciudad Gubernamental,   El Metro y el Metro Bus.

Siguiendo los programas de asistencia directa a los pobres, que exitosamente han llevado a cabo por más de cien años las damas de la sociedad, el gobierno nacional ha adoptado programas de plata para tu bolsillo bajo los esquemas de los 100 para los 70, veinte palos para cada uno de tus hijos que asista a una escuela, útiles escolares y muchos otros más.

<> Artículo publicado el 28 de septiembre de 2010  en el Diario El Siglo Digital, a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.