Diplomacia difícil en Washington

La opinión de…

Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –Carolina Barco, embajadora de Colombia ante la Casa Blanca durante la presidencia de Álvaro Uribe, ha dicho en entrevistas que su lucha por lograr la ratificación estadounidense del tratado de libre comercio con Washington fue como estar en una montaña rusa. Los arranques de optimismo vienen seguidos porbajones de frustración.

Jaime Alemán, el embajador panameño ante la Casa Blanca, debe sentirse igual.   El tratado panameño de libre comercio (como el colombiano) ha estado estancado desde 2006, aguardando que la Casa Blanca lo envíe al Congreso para ratificación.

Cuando Alemán llegó a Washington el año pasado, su esperanza –basado en declaraciones del presidente Barack Obama– era que el tratado de promoción comercial (TPC) iría al Congreso en el primer trimestre de este año. Si su optimismo flaqueó al final de 2009, el discurso del “Estado de la Unión” de Obama en enero de 2010 se lo revivió.

Alemán estaba en el recinto cuando Obama dio el discurso, en el que prometió “fortalecer” relaciones comerciales con Panamá y Colombia.   A la salida, con entusiasmo desbordante, Alemán llamó al presidente Ricardo Martinelli para darle la buena noticia y me dijo luego lo siguiente: “Está claro que [Obama] estaba mandando el mensaje que va a pedir la ratificación de los tratados de libre comercio con estos tres países.   Y no hay que olvidar que Panamá es el más fácil de los tres… No descansaré un segundo hasta que esto se haga realidad”.

Desde entonces, la sobria realidad es que Obama no ha levantado un dedo para empujar la ratificación del TPC y el ambiente político se ha puesto difícil (aunque podría mejorar si los republicanos ganan control del Congreso en las elecciones de noviembre).

La diplomacia se practica a puerta cerrada pero hasta donde he podido ver, Alemán ha seguido promoviendo el TPC como si el proceso de ratificación pudiera iniciarse mañana. Además de reconstruir el Friends of Panama Caucus en el Congreso (tenía 13 miembros al final del gobierno de Martín Torrijos y ahora tiene 43), Alemán visita el Congreso, atiende a congresistas en la Embajada y en Panamá, da charlas, presiona a las distintas agencia del Gobierno, busca apoyo en los think tanks, etcétera. “Nunca he trabajado tan duro en mi vida”, dice Alemán, aunque “ha sido muy frustrante por momentos”.

Alemán ha despedido a los cabilderos que tenía el gobierno de Torrijos (costaban un millón de dólares al año) pero es un campeón en networking (haciéndose conocer y estableciendo vínculos).   Ve a Washington como una ciudad donde hay que “abrir puertas” y siempre está buscando la manera de “llegarle” a equis persona que podría ayudar con equis tema.

Por ejemplo, como un embajador latinoamericano normalmente solo se ve cara a cara con el presidente estadounidense en su presentación de credenciales (y por breves instantes en una recepción anual que la Casa Blanca ofrece al cuerpo diplomático), Alemán se ha preocupado por establecer amistad personal con íntimos de Obama (como su mano derecha, Reggie Love) y personas que tienen cómo llevarle un mensaje (lideres demócratas y asesores cercanos). En la Embajada hay eventos casi a diario para agasajar a todos los que puedan ayudar a “mover la agenda” de Panamá.

Por suerte, esa agenda incluye más que el TPC.   Hay temas como seguridad, lucha antidrogas, aporte financiero de Estados Unidos para Panamá, becas, eliminar que los panameños necesiten visa para entrar a Estados Unidos, instalaciones en la Ciudad del Saber, y más.

Un tema que no está en su agenda es la limpieza de los polígonos (desatendido desde tiempos de Mireya Moscoso); me dijo que eso se maneja en Panamá, directamente entre la Cancillería y la Embajada estadounidense. Otro tema ausente, por el momento, es que el presidente Ricardo Martinelli visite la Casa Blanca; esa cita no se ha solicitado todavía, afirmó el embajador.

*

<> Este artículo se publicó el 26 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: