Desplazamiento de la oligarquía criolla

La opinión del Jurista, Presidente de los diarios El Siglo y la Estrella de Panamá…

Ebrahim  Asvat 

Como les decía ayer, Panamá sigue siendo un país que vive de mitos. El otro gran mito panameño es la del poder político y económico de la oligarquía criolla. Los que más sufren de este síndrome son los líderes del PRD.

En las elecciones pasadas, mientras la candidata del PRD buscaba un vicepresidente de la oligarquía criolla para equilibrar su terna, el candidato Martinelli se fue a caminar con los zapatos del pueblo y le robó la delantera.

Un simple análisis de a donde van los candidatos a recoger fondos para el financiamiento de las campañas electorales determina donde radica el poder económico panameño. Los candidatos van a la Zona Libre de Colón, visitan a las comunidades étnicas —que forman el gran crisol de colores que representa a la sociedad panameña— y a los grupos económicos extranjeros.

No son las familias tradicionales panameñas de la era independentista las que financian elecciones. Esa era pasó. Hoy día, hay mucha más oportunidad para que personas ajenas a la oligarquía criolla aspiren a puestos de elección popular o a el poder político por la diseminación de la riqueza nacional en distintos grupos económicos que no son afines entre ellos.

Han sido varios los factores que han contribuido a esta nueva realidad: primero, se distanció la organización coercitiva (Fuerza Pública), luego el poder económico se diseminó producto de las fuerzas de la economía libre de mercado, el desmantelamiento de las protecciones arancelarias y la discriminación a la industria local.

El factor político en manos de la oligarquía criolla se sustentaba en una economía protegida para garantizar sus intereses industriales, comerciales y agrícolas. Desmantelada la estructura de protección producto de los cambios internacionales se vieron obligados a vender las empresas.

Los grupos que no tuvieron la protección o el amparo del Estado tuvieron mayores ventajas comparativas al momento de abrirse la economía mundial. Hoy día, la oligarquía criolla y tradicional no tiene comparativamente los recursos económicos que poseen, por ejemplo: las cinco empresas más importantes de la Zona Libre de Colón.

Es el gran mito que persiste. La oportunidad para el país, a la hora de determinar su visión estratégica, es un abanico por la ausencia de interés de la mayoría de los financistas de las campañas electorales a jugar un papel protagónico en la política local panameña. Su análisis de costo y beneficio los lleva a concluir que un cargo público no compensa el esfuerzo que amerita frente a la rentabilidad, sino económico, de respeto, admiración o aprecio por parte de la comunidad.

<> Artículo publicado el 22 de septiembre de 2010 en el diario El Siglo Digital a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Universidad, 75 años

La opinión de…

Roberto Arosemena Jaén 

Durante el siglo XX, la educación superior se acreditaba desde la Universidad de Panamá.  Entre 2005 y 2006 el Estado establece una nueva ley orgánica para la Universidad y crea el Coneaupa, bajo la dirección del Ministerio de Educación (Meduca) para la acreditación de las universidades. El 5 de julio de 2010, mediante Decreto Ejecutivo, se obliga a todas las universidades a acreditar sus planes de estudio ante Coneaupa, en un término de seis meses. De no hacerlo, se podrán cerrar universidades y carreras no acreditadas. Es decir, un derecho a la insubsistencia de la UP.

¿Por qué el Meduca asume la evaluación y la acreditación del tercer nivel de educación superior? ¿Por qué la universidad acepta y contribuye a reducir su papel constitucional de garante de la educación superior? ¿A qué se debe la mutilación de una institución que surge como camino hacia la luz y repiten la consigna de “conciencia crítica de la nación”?

75 años de historia deben dar indicios para rescatar la “misión” de la universidad. 21 años de esta historia, nos presenta una universidad secuestrada por la Fuerza Pública. 32 años, bajo el control de Octavio Méndez Pereira (18) y Gustavo García de Paredes (14). Se puede concluir que la universidad apenas ha tenido dos décadas de vida académica. La política de fuerza y de personalidades autocráticas son las responsables, básicamente, de que la Universidad de Panamá tenga que acreditarse ante el Meduca en febrero de 2011.

El diseño del poder administrativo universitario es análogo al del presidente de la República. La autonomía de Méndez Pereira coincide con las prerrogativas del presidencialismo panameño. Las reelecciones periódicas de García de Paredes, con el apoyo del 95% del personal administrativo, correlacionan con el apoyo al partido político gobernante. Confundir democracia universitaria con una autocracia personalista es inexacto y abiertamente un disparate. No hay paridad entre personalismos autocráticos y comunidad universitaria democrática.

¿Se podría concluir que la Universidad de Panamá abortó por la inercia de un poder político continuo y por la excesiva permanencia de sus dos rectores insignias? ¿Fue la autonomía, vehículo real para fortalecer la libertad de cátedra, la excelencia académica y la investigación científica? ¿Son los profesionales de la primera casa de estudio, paradigma ético de la nación? A falta de esos paradigmas, ¿han sido los rectores magníficos ejemplos de ciudadanía para orientar una sociedad desorientada?

Actualmente, los poderes universitarios están deslumbrados por su tradición secular. El gobierno universitario está listo para la elección repetida de sus conductores como garantes de prerrogativas y posiciones. El futuro anticipa la misma política administrativa, desgastada en más de medio siglo. Así como Méndez Pereira se mantuvo rector negociando con el Ejecutivo y proclamando la autonomía como un medio de permanencia en el poder, el actual jefe de la colina maneja el proyecto de reelección ante la Asamblea Nacional.

A nadie debe sorprender que la universidad erre el blanco. La polémica estéril, con el ministro de Educación anterior, sobre quién formaría a los docentes de educación media –situación que se viene dando desde que Méndez Pereira decidió que lo haría la Universidad de Panamá– sigue sin resolverse.

En lugar de concentrar energías en la “investigación” y en la creación de un ministerio de ciencia y educación superior, en esta primera década del siglo XXI, los organismos de poder universitario se distraen en comités de disciplina y en formar grupos de apoyo para llevar adelante la ambición de administrar la universidad hasta 2025. El reto pendiente en este aniversario es hacer de la “U” la primera institución académica de docencia e investigación.

<> Artículo publicado el 22 de septiembre de 2010  en el diario La Prensa, a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La justicia está en quiebra

La opinión del Economista,  Educador y Humanista…
.
VICTORIANO RODRÍGUEZ S.

En personas de coeficiente intelectual e inteligencia emocional normal, el desconocer algo es ignorancia. A su incapacidad de pensar o razonar lógicamente pudieran considerársele otros epítetos.

Un viejo adagio expresa: ‘no hay peor ciego que quien no quiere ver’. Razón principal por la cual generalmente la ciudadanía vive en decadencia y cada vez más moriremos del corazón y enfermedades relacionadas al estrés.   Se incrementa la pobreza, la clase media sufre los embates de una buena economía con pésima distribución de la riqueza y un crecimiento económico distorsionado, bipolarizado.

Al desinterés por las situaciones que afectan o afectarán a la población, se le pudiera considerar evasión de preocupaciones por futuros desastres o miedo, sin percatarse que con ello permitirían la escalada de corruptos.   Otros quizás, producto de un salario o ingreso adicional se alinean al verdugo y como serviles limitan su mirada a la conveniencia personal, olvidando el amor a su Patria’.

Hace mucho tiempo, la justicia está en quiebra y se acentúa cada vez más. Algunos ciudadanos, independientemente de la formación académica, producto del verde metálico, modifican ese altruismo y la honestidad que profesan; actúan de acuerdo a quien le ofrece más.   Son formas de actuar, desinformar, timar y engañar, mientras nuestro pueblo, desdichadamente, sigue creyendo en ‘pajarito preña’o’, escogiendo o nombrando a ‘quienes entran limpios y salen millonarios’ o más millonarios.

La campaña que inició el doctor Miguel Antonio Bernal, ‘Por una justicia real, aporta tu real’, está claramente definida. La ciudadanía no puede permitir una justicia selectiva, donde quienes promueven la ‘fe’ en sus gobernantes son tratados con puestos de trabajo, altos salarios u otros ingresos, mientras quienes no comulgan con ellos, muchas veces, son perseguidos y hasta sancionados sin mediar un debido proceso.

Quienes coordinan la colecta, ‘por una justicia real, aporta tu real’, son estudiantes independientes, no pertenecen a grupos políticos universitarios y han expuesto que no hacen la colecta para apoyar a la ex procuradora. Quieren acabar con las violaciones a los derechos, donde se juzga de acuerdo a la forma de pensar y defender los intereses de determinados políticos, jerarcas o empresarios.

La población debe identificar a los aduladores y a los verdugos, también a quienes la han defendido, independientemente de las adversidades. Dios te salve, Panamá.

<>Artículo publicado el 23 de septiembre de 2010 en el diario El Siglo  Digital, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Polarización inútil

La opinión de….

Marisín Villalaz de Arias 

A pesar de que me he referido antes a este tema, me preocupa mucho la polarización en que hemos caído en Panamá y que nos ha llevado a estar en contra de todo en vez de conciliar con las opiniones de los demás.   Cada vez que el gobierno dice o hace algo, salimos a criticarlo negativamente y tratar de acabar con cualquier programa antes de comenzarlo, sin darle el menor beneficio de la duda. Es así como se han organizado grupos de oposición a todo y grupos de oposición política que, desde luego, van contra el gobierno. No ignoremos los medios de comunicación que, por razones obvias o porque sus dueños son opositores a la alianza gubernamental, no dan beneficios tampoco y a todo le buscan lo negativo.

Las consecuencias que traerá esta posición, a la larga, las sufriremos todos. Lo peor es aquello de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, como ya dije en un programa radial, y ojalá que no conviertan en muecas varias sonrisas porque no miden el peligro, no de dar contra al gobierno, sino de dar apoyo a ciertas ideologías porque creemos que así perjudicamos al Presidente y su grupo. Estamos equivocados.   Hace unos días escuchaba por radio un programa que escucho siempre y entrevistaron a Saúl Méndez y luego de lanzar veneno yo pensé: lo que no sabe la directora de ese programa es que el día que ellos lleguen al poder, su programa será el primero en cerrarse. Estamos jugando con fuego con tal de seguir en esta polarización que tenemos y las ansias de ver siempre lo negativo así como dar rienda suelta a nuestros sentimientos antigubernamentales.

No quiero decir que este gobierno no cometa errores.   Bastantes. Pero hagamos que se enteren en otra forma.   Que el Presidente ha arremetido varias veces contra los medios y los periodistas, es cierto. Pero por otro lado, los medios deben ser más objetivos y criticar lo malo, resaltando lo bueno. Se nos está haciendo costumbre oponernos y eso crea amargura en nuestra personalidad. Tratemos de ser desapasionados y veamos con mente abierta, no producto de rencores y resentimientos porque vamos a acabar con un país tan hermoso como el que tenemos y no podremos volver a recuperarlo así no más. La vida da una oportunidad y si no la aprovechamos, otro la tomará para sí en perjuicio nuestro.

Analicemos y pensemos este comportamiento por el bien de todos.

*
<> Artículo publicado el 22  de septiembre de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos,    lo mismo que a la autora,    todo el crédito que les corresponde.

*

De Murcia a murciélago…

La opinión del periodista y Docente Universitario…
GARRITT GENETEAU

Cuando un grupo de políticos inescrupulosos se dio cuenta de que era difícil que su candidato oposicionista ganara las elecciones para la alcaldía del Distrito Capital frente al candidato oficialista Roberto ‘Boby’ Velásquez, triunfo que se mostraba tan claro como el agua de la tinaja, ya que no habría manera de escamotearle la Alcaldía, inesperadamente unos ‘asesores’ de la oposición de la época tuvieron una maquiavélica y luminosa idea: echar mano de la calumnia y de falsas acusaciones, que pudieron prosperar por el tráfico de influencias todavía imperante en nuestro medio.

Para poner en marcha esa infame cadena de mentiras y de desprestigio contra ‘Boby’ Velásquez y su padre, echaron mano de un individuo que según decían ‘era un joven potentado, David Murcia Guzmán, dueño de la Distribuidora Murcia Guzmán. Según dichas informaciones, DMG se había hecho super millonario de la noche a la mañana. Acusaron a ‘Boby’ Velásquez y a su padre de recibir dinero de este sujeto para la campaña política y hasta señalaron los supuestos sitios utilizados para las entregas de cuantiosas sumas de dinero.

Con el fin de respaldar las acusaciones, enviaron periodistas a Colombia, donde Murcia Guzmán estaba detenido, luego de ser entregado por autoridades panameñas.   Así consiguieron que DMG hiciera las denuncias, falsas de toda falsedad, que le costó la Alcaldía a ‘Boby’ Velásquez.

Es muy criticable, que hubieran medios de comunicación que se prestaran para esta farsa, contribuyendo a causar un daño irreparable a la familia Velásquez de respetable tradición política. La trampa se vino al suelo con la absolución de Murcia en Panamá, por la falta de pruebas y es posible que en Estados Unidos (donde DMG guarda prisión) ocurra lo mismo.   Los gringos lo liberarán a cambio de información que descubra a los ‘monos gordos’ involucrados en este escándalo.

Por otro lado, se ha sabido que la esposa de Murcia, actualmente en Sur América, anunció que vendrá a Panamá a reclamar los bienes de su esposo. ¡Qué ironía verdad! ¿Quién responderá por el daño irreversible causado a ‘Boby’ Velásquez y a su padre?.

Aquí se pone de manifiesto que la justicia en este país hace tiempo que dejó de ser ciega y que su balanza es ‘arreglada’ según los intereses de quienes la manipulan. Y después dicen que ‘vivimos en plena Democracia’. El autor es periodista y docente universitario.

<> Artículo publicado el 22 de septiembre de 2010  en el diario El Siglo, a quien le damos,  lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

Corruptos sin valentía…

La opinión del Economista, Educador y Humanista…
VICTORIANO RODRÍGUEZ S.

Mientras leía los artículos de la psicóloga Geraldine Emiliane, sobre los corruptos (Opinión, Estrella de Panamá , de 25 de agosto, 1 y 8 de septiembre), repasaba mi mente la imagen de tantos y tantos corruptos que estoy seguro no tienen el coraje, la valentía ni la sinceridad de expresarse y aceptar ser corruptos.

Corruptos hay a montón, pero jamás superarán el 10% de la población. La diferencia: ellos se identifican al mirarse, gestos y acciones. Algunos no necesitan verse; se reconocen hasta por la transpiración. ¡La patria les da la nacionalidad, el diablo los junta!

Algunos están enclaustrados como funcionarios del gobierno, otros como jerarcas; la mayoría son independientes, empresarios o inversionistas. Hay corruptos que, como jerarcas tienen a su disposición varios autos oficiales con placa particular, algunos para uso de su pareja, hijos y amantes. Fortalecen vínculos de parentela y políticos bajo el nombramiento de parientes y botellas, sea en el país o en el extranjero (embajadas o consulados).

Se llama corrupto al funcionario que recibe beneficio de quien le compra el silencio y tráfico, pero el pagador no es corrupto, ‘solamente el funcionario’.

¿Cómo llamar a quienes hacen excelsas regalías en verde metálico a quienes tienen que aprobar leyes o hacerlas cumplir? ¿Pudiera llamárseles mercaderes de la moralidad? ¿Son o no corruptos quienes firman nombramientos de los parientes de sus colaboradores, promoviendo el nepotismo?

¿Cómo llamar a quienes incumplen la jornada laboral? ¿Los que cobran viáticos sin justificarlos? ¿Los que adquieren vehículos lujosos independientemente las necesidades de su institución? ¿Y los que utilizan el combustible del Estado para hacer paseos familiares en vehículos oficiales con placa particular?

Quien tiene la principal responsabilidad de mantener personas corruptas en los gobiernos, es la propia población que por dinero, bolsa de comida, licor o tanques de gas, venden su conciencia y escogen con su voto a los peores.

Definitivamente, coincido con la doctora Emiliani, los niños no nacen corruptos, tanto el hogar, la sociedad y los partidos políticos los corrompen, igualmente algunos gobernantes los premian, los hacen más corruptos; resulta más fácil resocializar a un delincuente que hacer de un corrupto un ser decente y honesto. Dios te salve Panamá.

<>  Artículo publicado el 16 de septiembre de 2010  en el diario El Siglo Digital, a quienes damos,   lo mismo que al autor,   todo el crédito que les corresponde.

El voto castigo… ¡no aprendemos!

La opinión del escritor…
ALEX CANTON

Siempre me ha llamado la atención cómo la mayoría de los países latinoamericanos en el último siglo navegan en ciclos de democracia libre y “variaciones democráticas.”

Recuerdo cuando Chávez se lanzó al ruedo político y provocó una escaramuza que con el paso del tiempo el pueblo venezolano aprovechó para “castigar” al partido gobernante.  Se adjudicó un presidente que resultó quere emular a Fidel Castro.

Luego Nicaragua, después de pasar años bajo un régimen comunista “castigó” al partido “democrático” y regresó a la presidencia que anteriormente habían rechazado.

En Panamá tuvimos veinte años de dictadura y pasamos a un presidente democrático, quien cometió un error garrafal en el último año.  Fue “castigado” y se votó por un miembro del partido que emergió de la dictadura.

Estos “votos castigo” se han dado porque, da la casualidad, que en el último año el partido gobernante ha dado sus grandes metidas de pata.  Naturalmente, producen un nivel de disgusto que provocan una reacción infantil de “desquite.”  Y como todo comportamiento infantil, totalmente emocional, el resultado es un efecto “boomerang” que termina golpeando al lanzador.

Es importante que el votante analice los pro y contra, especialmente en el último año.  Lo adulto es señalar los errores y ver si pueden ser enmendados por el partido gobernante en una siguiente oportunidad.

Pero lo triste es cuando las alternativas a través de la oposición no son mejores, pero ganan por castigo ajeno y vuelven a repetir el ciclo que nos mantiene estancados.

<>  Artículo publicado el 21 de septiembre de 2010 en su blog personal por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.