Adicción sexual

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…

GERALDINE EMILIANI

Es importante resaltar que existe lo que llamamos ‘dependencia al sexo’,  aunque puede llevar una vida promiscua, tiene sentimientos de culpa, remordimientos y, en muchos casos, depresión después de una relación sexual de la que, por otra parte, no obtiene placer.   Por eso también a este desorden se le llama ‘bulimia sexual’, porque es un acto obsesivo-compulsivo producido por la ansiedad, el cual es necesario distinguir del promiscuo.

Cuando la promiscuidad combina compulsividad con deseo incontrolable y falta de satisfacción, puede originarse una hiperactividad sexual o adicción al sexo fruto de una mala integración de la sexualidad con la vida afectiva.

Existen numerosas teorías explicativas del deseo sexual exagerado, algunas biológicas y de predisposición en función de la personalidad.   En muchos casos, las personas afectadas pueden tener problemas de autoestima, de comunicación, de personalidad, etc. que las lleven a buscar el sexo y que lleguen a confundir sexualidad con afecto, cariño y amor.

Cuando el deseo es persistente e incontrolable y además conlleva sentimientos de culpabilidad, ansiedad, arrepentimiento, etc. es cuando se puede empezar a hablar de ‘adicción sexual’ y cuando es necesario realizar algún tratamiento, pues esta adicción es síntoma de otros problemas más profundos, como pueden ser la represión, la soledad, insatisfacción, abusos en la infancia.

Dentro del concepto de ‘dependencia al sexo’ figuran distintas variantes, como la adicción a las líneas telefónicas eróticas, adicción al cibersexo (internet), sexualidad parafílica (pedofilia, exhibicionismo, voyeurismo, fetichismo), y sexualidad no parafílica.

Se utiliza el sexo para solucionar una necesidad no sexual: trastornos de ansiedad, problemas personales, laborales, estrés.   La dependencia supone conductas como: autoerotismo compulsivo (conductas masturbatorias); búsqueda ansiosa de múltiples amantes, montar la vida en torno al sexo; consumo habitual de prostíbulos, teléfonos eróticos, sexo por internet; conducta hipersexual y obsesiva con una relación.

Existen varios tipos de personas con una gran afición al sexo, unas, las ‘promiscuas’ o las que tienen un gran deseo sexual y que no tienen problemas en disfrutar de su sexualidad;  las otras, las ‘dependencia al sexo’, buscan en éste una forma de llenar un vacío afectivo; pueden ser personas problemáticas y sufrir de una adicción sexual.

<>  Este artículo se publicó el 18  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que a la  autora,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: