Marca país

La opinión de…

Xavier Sáez–Llorens 

Se mencionó, hace unos días, que Panamá carecía de una marca país que nos visibilizara internacionalmente para atraer turistas e inversores. Tradicionalmente, la imagen seleccionada para publicidad es un producto, un lugar, un estilo de vida o un comportamiento que sea identificado espontáneamente como típico o exclusivo de una nación. Así, por ejemplo, Juan Valdés se vincula a Colombia, las islas Galápagos con Ecuador, los mariachis con México, el “pura vida” con los ticos, el tango con Argentina, el champán con Francia, los toros con España, la samba con Brasil, el vodka con Rusia, el sueño americano con EU o la productividad con Japón.   Al intentar descifrar la cualidad que nos podría distinguir rápidamente, tardé un segundo en pensar que el “juega vivo” sería el más representativo ícono nacional.   Esta nefasta conducta es practicada en todos los sectores de la sociedad.

La demostración más emblemática es la Asamblea Nacional. Salvo excepciones puntuales, sus integrantes han convertido este recinto en un antro de clientelismo y corrupción. Cualquier entidad gubernamental que necesite la aprobación del presupuesto o de un proyecto de ley debe doblegarse al tráfico de influencias de los “padres de la patria”.     Como diría Pichel, el istmo andaría mejor en la orfandad.   Todas las instituciones, aún las supuestamente autónomas, están politizadas por este órgano del Estado.    Para esquivar porquerías, los directores deben nombrar a amigos, familiares o copartidarios de los diputados.   Los individuos que aspiren a ocupar cargos importantes deben inscribirse en los colectivos oficialistas.   La reciente trifulca con la administración de la CSS obedece, ni más ni menos, a la negativa de su director a parapetarse de la mediocridad circundante. Fue un claro mensaje para la gente decente del país. “El Gobierno es para la clase política profesional, no para los honestos e independientes; nadie nos quitará un pedazo del suculento pastel estatal;    la CSS debió ser espacio “arnulfista” y el Presidente nos metió un intruso no afiliado”.

La Corte Suprema de Justicia no escapa al “juega vivo”. Los magistrados, casi todos nombrados a conveniencia del mandatario de turno, ejercen una justicia selectiva de acuerdo a su inclinación partidista o como pago por su designación. Además, en contubernio con la Asamblea, protegen las impunidades mutuamente.   La forma en que se sacó a la ex procuradora fue vergonzosa. Curiosamente, después de inhabilitarla, se ha producido un sinnúmero de indagatorias y arrestos de poderosos, algo nunca visto en el pasado. Uno se pregunta: “¿había antes una inercia jurídica por temores y presiones o estamos ahora ante un espectáculo mediático?”. La sociedad disfruta y agradece al ver corruptos tras las rejas pero es vital respetar los debidos procesos y juzgar también a peces gordos de todos los partidos. Varios dirigentes de la administración Moscoso, por ejemplo, incurrieron en actos sospechosos de fechoría y deben ser investigados minuciosamente.

Los jerarcas sindicales comparten también similar filosofía de vida. Acusan de corrupción a los demás pero la practican cotidianamente y cuando asumen poder la ejecutan a su máxima expresión. Desean cambiar el modelo económico pero no indican cómo lo harán y siempre terminan globalizando la pobreza.    Critican el mal uso de las arcas monetarias pero que a nadie se le ocurra investigar las cuentas y actividades financieras de sus organizaciones. Rechazan los regímenes dictatoriales de derecha pero sus principales vegetan en las cúpulas y al gobernar instauran tiranías comunistas. Aplauden los métodos democráticos pero sus cabecillas se eligen al calor de una manifestación, mediante sofisticadas técnicas modernas, como el conteo de manos alzadas de un minúsculo subgrupo de revoltosos.   Alaban la democracia participativa pero al ganar elecciones restringen derechos, sofocan a compatriotas hasta forzar su exilio y cierran medios de comunicación. Pretenden el diálogo pero jamás aceptan consensos que les sean antagónicos y abandonan reuniones cuando las ideas del resto se apartan de sus planes. Les fascina la libertad de expresión pero sus sicarios escritores denigran sin asco a cualquiera que los cuestione e inventan conspiraciones absurdas para provocar caos.

Sería interminable seguir enumerando anécdotas del “juega vivo” panameño. Por mi parte, yo seguiré escribiendo y soñando para que las generaciones venideras hagan de la decencia nuestra futura marca país. Presiento, sin embargo, que debido a la paupérrima educación pública que poseemos, cortesía de aberrantes gremialistas y ministros incapaces,  el cambio de actitud tomará décadas.   Por mejor índice de competitividad global que logremos, mientras no reformemos los programas escolares, despoliticemos las instituciones y erradiquemos la viveza ciudadana, nuestro subdesarrollo permanecerá inalterable. Actuemos, desde ayer.

<> Este artículo se publicó el 19 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Gobierno Transitorio de Unidad

La opinión del Escritor,  autor del libro recientemente publicado bajo el título de Democracia Enjuiciada: Alegato de la Defensa (Evolución Progresiva o Revolución).

Ricardo Lasso Guevara

Poco después de la muerte del General Torrijos, y por tanto antes del mayor endurecimiento del gobierno militar bajo el General Noriega, tuve a bien formular un llamado a la Unidad Nacional.

A pesar del despliegue ofrecido entonces a esa iniciativa por la prensa nacional, la reacción del Gobierno pudo resumirse así: Si nosotros controlamos el Estado, ¿por qué compartir el Gobierno? A su vez, la oposición política estaba convencida de que, en una elección libre, ya prometida por el General Torrijos al Presidente Carter en 1977, esa oposición obtendría un triunfo tan arrollador que resultaba innecesario dividir en cuotas el Gobierno con quienes lo habían ejercido para entonces por muchos años.

Mucho he reflexionado después si nos hubiésemos ahorrado muchos males, incluida la invasión norteamericana de fines de 1989 y los errores del Arnulfismo, dos veces de vuelta al poder posteriormente, pero ya sin el Dr. Arias. ¿Acaso no era prudente una pausa (entonces de cuatro años y hoy tal vez de no menos de cinco ni más de diez años) para gobernar la República con los mejores elementos que definitivamente existen en las diferentes tendencias partidistas, más el aporte de elementos independientes con demostrada preocupación patriótica?

¿No será posible un día parodiar al Presidente Kennedy en su exhortación No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino que puedes hacer tú por él?

En la hora que hoy vive la República, tras veinte años de reajuste político institucional, y en un nuevo siglo que se inició bajo el signo de la violencia terrorista cuando el ataque suicida a las Torres Gemelas en Nueva York, los máximos exponentes de los partidos políticos bien pudiesen aprender algunas lecciones históricas. Y, además, responder de modo diferente a un llamado para ir dando los pasos hacia un Gobierno de Unidad Nacional Transitorio.

Bien sostenía Disraeli ya durante el Siglo XIX que no puede haber normalmente un gobierno adecuado sin una oposición política idónea y competente, pero también es sabido que hay momentos especiales en que se requiere un Gobierno de Unidad Nacional para superar profundas crisis internas y externas.

Perdonen los lectores amigos, pero quisiera insistir sobre el particular en esta segunda centuria de vida independiente. Sin olvidar necesariamente el sueño de Bolívar de una Gran Colombia, como un primer paso hacia una Hispanoamérica unida, con su capital en nuestro Istmo, como un Corinto americano.

¿Podemos olvidar acaso aquella respuesta bíblica atribuida al Jesús histórico, cuando se le pregunta cuántas veces deberíamos perdonar a quienes nos ofenden y pecan contra nosotros? ¿Tal vez siete veces? No, fue la respuesta categórica. ¡Hasta setenta veces siete!

¿Podremos acaso, como un paso en la dirección correcta y de cara al futuro, ampliar las comisiones ya existentes a nivel del Organo Legislativo? Idem, los comités consultores constituídos por el Presidente en el Ejecutivo, hasta transformarlos en especie de “Think Tanks” (recipientes de cerebros), tal como existen en Norteamérica y Europa.

Seguros de nuestro amor a la Patria, y luego de la experiencia nacional relativamente reciente, podemos y debemos posponer por un tiempo limitado nuestras diferencias en material de metas políticas personales a corto plazo. Proyectemos hacia el futuro una República de respeto, tolerancia y entendimiento, que podamos dejar con orgullo y responsabilidad a las generaciones que hoy apenas se inician… con pureza y esperanza.

<> Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Homicidio agravado

La opinión del  Abogado y Profesor Universitario en la materia…

CARLOS AUGUSTO HERRERA

En la entrega anterior nos referíamos al tema que aparece en el Código Penal en esta clase de delitos y nos tocó conversar sobre un antecedente legislativo y el contenido del artículo 131. ‘Quien cause la muerte a otro será sancionado con prisión de diez a veinte años’, en especial sobre el aumento de la pena.

Queremos diferenciar que la calificación homicidio no es otra cosa que matar a un semejante con intención, mientras que el asesinato es segar una vida con alevosía, ensañamiento o las otras circunstancias afines, lo mismo que realizar el acto con motivos miserables o vacuos, como la promesa remuneratoria o recompensa o, en general, con el ánimo de obtener lucro de la actividad homicida. Estas son las diferencias. Vamos a continuar ahora con lo referente al artículo 132, también del Código Penal:

‘Artículo 132. El delito previsto en el artículo anterior será sancionado con pena de veinte a treinta años de prisión cuando se ejecute’.

Nuevamente nos encontramos con que lo fundamental y sorpresivo nos resulta lo relativo a la pena que se impone, pero lo único que parece alentador es que aquel criminal que no se pueda rehabilitar con la bondad que ofrece el sistema carcelario, nada más tendrá la oportunidad de asesinar dos veces en la vida por cuestiones de su reclusión y edad. En este análisis comparativo vamos a continuación a comentar los cambios estructurales de la extensa norma contenida en el 132 de nuestro Código Penal.

‘l. En la persona de un pariente cercano o de quien se encuentre bajo la tutela del autor, aun cuando esta no hubiera sido declarada judicialmente’.

Esta cobertura legal es la misma de antes con algunos cambios cosméticos de redacción y con una amplitud menos conservadora y que tiende a proteger al núcleo familiar que se vuelve a repetir en otras normas, pero que en general lo consideramos un avance.

‘2. Como consecuencia de un acto de violencia doméstica’.

Esta modalidad en lo específico es una nueva conducta, lo que indudablemente indica la tendencia a proteger a la familia con la seguridad extendida a la parte débil que representan la mujer, los hijos o parientes ancianos. Esta agravante necesita con urgencia una masiva publicidad para contener las intenciones de los que maltratan físicamente a los miembros de una familia.

‘3. Con conocimiento, en una mujer grávida, en niños de doce años de edad o menos o en un adulto de setenta años o más, o en acto de discriminación o racismo’.

Esta conducta regulada es innecesaria si la subsumimos en el aparte anterior, aunque acá se extiende para toda la sociedad, sin que se aplique por la condición del agresor como parte de la familia, pero sí como un particular por lo que es válida y oportuna.    Lo malo es su redacción, en la que se exime al ofensor si desconocía el embarazo, porque no se detecte visiblemente en su evolución. Otro asunto es que deja por fuera a los minusválidos o incapaces. Esta legislación nos parece mal enfocada, porque establece edad como si ello tuviera un valor adicional, excepto que son los más débiles en el escalafón familiar. Este asunto de la discriminación, por la edad, educación, comportamiento y tantas otras cosas o por el tradicional racismo contra los negros, indígenas, extranjeros.

‘4. Con premeditación’.

Lo mismo que en la ley anterior como algo fríamente planeado. En Internet encontramos en el Diccionario Libre, el que se refiere como una de las circunstancias que agrava la responsabilidad criminal de los delincuentes en varias facetas a saber: 1.— Ideología o deliberación reflexiva y firme resolución; 2— Cronológico, es decir, la persistencia del deseo acordado; 3.— Psicológico o anímico, que consiste en una ausencia pasional reveladora de cierta frialdad en el obrar; y 4.— La apreciación de un plus antijurídico basado en la mayor repulsa al acto delictivo en atención a los motivos de obrar y a la valoración de la personalidad del sujeto activo como elemento sintomático;

5.— Con alevosía, uso de veneno, por precio, recompensa o promesa remunerativa.

Anteriormente se regulaba el motivo fútil o medios de ejecución atroces. Fútil es un acto anodino, insignificante, insustancial. La alevosía es la cautela para actuar sin riesgo para el ejecutor. Es traición, perfidia, o felonía. El uso de veneno, si pone en minusvalía a la víctima, que seguramente lo ingiera confiada.  Lo otro es común, la proliferación de sicarios.

<>  Este artículo se publicó el 19  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La gracia constitucional como instrumento de justicia

La opinión del Abogado y Licenciado en Ciencias Políticas…

RAMIRO GUERRA MORALES

Hacen aproximadamente nueve meses, en nuestro país, a instancia de la Fundación Universitaria para la Investigación y el Desarrollo, se realizó un encuentro de juristas panameños, para analizar desde una perspectiva penal, procesal y humana, el juicio y las sentencias, que tienen a cinco ciudadanos cubanos, purgando penas en los Estados Unidos.

Destacaron las ponencias de eximios abogados y juristas, como Benedicto De León, José Dídimo Escobar, Silvio Guerra, Jerry Wilson, Ramiro Guerra, Javier Quintero, Hernando Franco Muñoz, el especialista en Derecho Internacional Roko Setka, Carlos Méndez, Julio Berrío y la Dra. Nuris Piñero, del Equipo de la defensa, de Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antoniuo Guerrero Rodríguez, Fernando Gonzalez y René Gonzalez.   La apertura de este encuentro estuvo a cargo del distinguido jurista, Rubén Elías Rodrigues, presidente del Colegio de Abogados de Panamá.

Los juristas citados, se explayaron en sus respectivas ponencias, revelando objetividad como en efecto lo demanda todo análisis e interpretación, dejando al lado cualquier motivación ideológica que pudiera empañar sus magistrales conferencias.   Las conclusiones quedaron a la vista en el sentido de que se trató de un proceso penal saturado de irregularidades y violaciones al debido proceso.   Los cargos de terroristas que le imputaron, nunca fueron probados y lo que si quedó en evidencia, que actuaron movidos por un sentido o causa de necesidad, en tanto que procuraban informaciones para evitar acciones de asociaciones anticubanas contra su país. En el proceso, no se probó y no se podía probar, que atentaron contra la integridad y seguridad del Estado norteamericano.

Una de las ponencias que destacó, desde la perspectiva de los derechos humanos, fue la del Licdo. Carlos Méndez, quién apoyándose en normas de derecho internacional, sustentó de manera clara y ejemplar, la violación al Pacto de Derecho Civiles y Políticos de las Naciones Unidas; a las Reglas Mínimas para el tratamiento de los reclusos; sobre la pertinente al derecho del detenido a relacionarse con su familia y sus amigos, derecho este consagrado en la Constitución de los Estados Unidos, organizaciones de derechos humanos y personalidades de los Estados Unidos, andado testimonio, que el trato en prisión, dado a los nacionales de Cuba ha violentado las normas mencionadas.

El contexto descrito, es el que le sirve al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para enviar un mensaje de humanidad y justicia, de tal suerte, de que valiéndose de la protesta constitucional de su país, le conceda un indulto a los nacionales de Cuba, injustamente encarcelados y permitir con ello el encuentro con sus familias.

<> Este artículo se publicó el 18  de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

El derecho al trabajo

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado…
.
MARIELA SAGEL


Recientemente salió en la noticias que a Martín Torrijos le van a dar un contrato de asesoría en la Organización de Estados Americanos y ardió Troya.   Hasta los más conspicuos personeros de este gobierno vociferaron desacreditando al ex presidente violentando un derecho que tiene todo ciudadano de este país, que es el de tener un trabajo, aunque éste no haya ejercido esa práctica por pruritos tan infantiles como si éramos del grupo del ‘Toro’.

Llaman la atención los aspavientos que se levantaron cuando se insinuó que Martín asesoraría a Inzulsa.   Ese hecho puso en peligro la fastuosa fiesta que dicen va a celebrar —o ya celebró— el tránsfuga de Willie Cochez,   a quien el gobierno de los locos le premió su adhesión con la embajada ante ese organismo, cruzando a muchos militantes del partido que se dice llamar Cambio Democrático, que no es ni de cambio, ni es democrático.   Por allí mismo le sacaron a la OEA que había mandado, sin el consentimiento del gobierno panameño, a otro ex presidente de observador a Bolivia, como si las decisiones de ese organismo debieran consultarse con una gestión que precisamente adolece de una crónica falta de política exterior.

Como dice mi admirado Domplín, en este país somos cómicos. Nos debe enorgullecer que panameños sean honrados con designaciones semejantes, más si esas personas han ocupado puestos de importancia en el rejuego político.   Tanto Martín Torrijos como Aristides Royo son personas perfectamente idóneas para asesorar no solo a Insulza, sino a otros gobiernos porque estuvieron en puestos de conducción gubernamental donde se tejen muchas telarañas que a veces enredan a los que están dentro del engranaje.   Torrijos tiene a su haber todos los amigos incondicionales que tuvo su padre, como Gabriel García Márquez, Felipe González y Aristides Royo, quien es una figura tanto profesional como cultural a nivel internacional.

En cambio, si la tal designación cayera sobre algún personero de cualquier pelafustán de un partido de gobierno, las bocas quedarían cerraditas, o las ponderarían a más no poder. ¿Pueden imaginarse que a Mireya Moscoso le pidan asesorar a Insulza?   Podría asesorar a la esposa de éste en cómo no andar andrajosa, por ejemplo.   O a la recién desempolvada señora Sánchez, en cómo guardar dólares en una refrigeradora.

Así que dejémonos de tonterías y aplaudamos que a un panameño se le nombre en una organización como la OEA de asesor.

<> Este artículo se publicó el 20 de septiembre de 2010 en el diario El Siglo a quienes damos,   lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

La conspiración del mercado del carbono

El punto de vista del Ingeniero…

Eduardo A. Esquivel R.

“Si se lograra reducir significativamente las emisiones, poner fin a la exploración en busca de nuevos combustibles fósiles, no construir nuevas centrales energéticas a carbón y realizar un cambio estructural hacia la producción de energía renovable, tal vez el comercio de carbono pasaría a ser una atracción secundaria, sin gran relevancia.
Pero, tal como están las cosas, nada de eso está sucediendo, y el comercio de carbono permite a la industria seguir funcionando como de costumbre. Es para eso, y para ganar dinero, que sirve el comercio de carbono” (Chris Lang WRM – http://www.wrm.org.uy).

Patrick Birley, director ejecutivo de European Climate Exchange (empresa líder en el comercio de carbono en Europa y a nivel internacional), dice que alrededor del 95% de la comercialización de carbono se hace a través de su empresa.   Y nos dice sobre el comercio de carbono: “No reduce ni en una sola tonelada del carbono liberado en la atmósfera. No tiene nada que ver con eso. Es una cuestión de topes. El sistema de topes es lo que produce, a largo plazo, una disminución de la cantidad de carbono liberado en la atmósfera”.

Pero si el comercio de carbono no reduce las emisiones, ¿para qué sirve?   Birley dice: “Estamos ayudando a aquellos que reducen su carbono a gestionar los riesgos asociados”.

La industria contaminante es, al menos a veces, muy honesta acerca de sus motivos para apoyar el comercio de carbono. American Electric Power (AEP) es el mayor quemador de carbón de Estados Unidos. Diane Fitzgerald, directora de Medio Ambiente y Seguridad de AEP, explicó a la revista Time: “Compararemos las compensaciones forestales con proyectos como la energía renovable, y tendremos que tomar la mejor decisión financiera”.

Se espera que este comercio, de una mercancía que nadie puede ver, represente un mercado de 3 billones de dólares para 2020, si el mercado no colapsa antes.   El fraude de 7 mil millones de dólares destapado recientemente en la UE, ilustra la posibilidad de que se involucre el crimen organizado.   Comercializar carbono no reducirá las emisiones, pero permitirá que la industria siga empleando tecnologías contaminantes.

El llamado “Comercio del Carbono” sería una especie de Conspiración de las grandes industrias quemadoras de carbono asociadas a administradores de fondos de alto riesgo, inversores y especuladores. De este modo uno consigue comprar el permiso para seguir quemando carbono impunemente y el otro consigue enormes ganancias por un producto inexistente.

Decía un funcionario de la ACP hace poco que esta empresa estatal ganaría millones de dólares en el mercado del carbono,  ya que la ampliación reduciría la emisión de CO2 de los barcos, al ser las rutas más cortas.   Sin embargo, no menciona el pequeño detalle que ellos han pregonado, que con la ampliación se incrementará significativamente este tráfico marítimo, con lo que se incrementaría también las emisiones de CO2.   Además es obvio que la ampliación del Canal no se hizo con la intención de reducir las emisiones de CO2.

Por cierto, los barcos que pasan por el Canal generan más CO2 en un año que lo que generaría toda la industria panameña en cien años.  Pero nadie se fija en estos pequeños detalles. Las empresas que negociarán el mercado de carbono en Panamá ya están formadas desde hace tiempo, y son, en su mayoría, un grupo muy exclusivo de ex –funcionarios “ambientalistas”.

<> Este artículo se publicó el 18  de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Beca universal, Escuela El Silencio

La opinión del Periodista y Relacionista Público de la AMP…

VALERIO ABREGO JIMENEZ

El pasado 24 de agosto, cuando el gobierno nacional en pleno se trasladó a Bocas del Toro, para hacer la entrega de la Beca Universal a más de 83000 estudiantes, incluyendo la Comarca Ngäbe Buglé, con un monto cercano a los 7 millones de dólares,  fue motivo de mucha satisfacción haber tenido el privilegio de participar activamente en esta entrega, acompañando al administrador de la Autoridad Marítima de Panamá, Roberto Linares, quien fue designado como ‘Padrino de la Escuela El Silencio’, ubicada en Changuinola.

Los cerca de 300 estudiantes, con una gran alegría y profunda emoción, asistieron puntualmente, acompañados de sus padres y otros con algún familiar cercano para recibir sus cheques de 80 dólares, siendo un aporte para una comunidad de escasos recursos, verdaderamente significativa.

Los niños con sus educadores prepararon todo un rico acto cultural con bailes de los grupos indígenas ngäbes, nasos, buglés y expresiones diversas de la región, como una muestra humilde, pero grandiosa del agradecimiento por esta acción del gobierno nacional de llevarles un pequeño estímulo para incentivarlos en su educación.

La directora de la escuela, Manuela Herrera, no tenía palabras para expresar su gratitud por todo el despliegue que hicieron personal del Ifarhu, el Meduca, la AMP, la fuerza pública y la propia comunidad que se involucró entusiasta ante un ‘histórico’ evento, como fue calificada esta masiva entrega de becas a la juventud estudiosa.

El momento fue oportuno para que la AMP, con su grupo de amigos y colaboradores como la gobernadora de Chiriquí, Aixa Santamaría;  la Coordinadora de la AMP en Chiriquí, Digna Lizondro;  el Administrador Linares y muchas otras personas hicieran posible una maravillosa sorpresa para los niños y para la escuela con obsequios como bicicletas, implementos deportivos, útiles escolares, bolsas de comida, un equipo de sonido, un congelador y un delicioso brindis para todos los asistentes.   Fue sin duda un día memorable para todos los que de una u otra forma fuimos parte de esta gran actividad.

Veinte dólares mensuales, quizás para muchos de nosotros no tengan tanta relevancia, sin embargo, para una comunidad pobre como ‘El Silencio’, para los estudiantes y sus familiares, hace una interesante diferencia cuando no se recibe medio alguno o sencillamente no se tienen ingresos.

Este aporte del gobierno nacional, como una promesa cumplida del presidente Ricardo Martinelli, llenó de esperanzas a los niños de la Escuela El Silencio, así como llenará de esperanzas a todos los niños de nuestras escuelas públicas y algunas particulares que en el resto del país recibirán sus 20 dólares mensuales, por el esfuerzo que a diario hacen para estudiar.

En mi vida de estudiante primario, secundario y universitario tuve el privilegio de ser becario del Ifarhu.   En la escuela primaria y secundaria, Escuela de Lechoza y Escuela Secundaria de Finca Blanco, respectivamente, en las fincas bananeras de Barú, Chiriquí, cuando recibía el pago de mi beca, el mismo era esperado no solo por mí, sino por toda mi familia.

Y eso era así, porque esa beca no solo era para mis gastos escolares, sino que también, bajo la administración de mi mamá, parte de ese recurso servía para comprar alimentos y otros enseres necesarios para la casa.   Ese pago, aunque humilde, que recibía del Ifarhu, se constituyó durante mis años de estudios en un apoyo valioso para mi familia y un estímulo indiscutible para seguir estudiando y procurando alcanzar mi meta de llegar a ser un día un profesional.

Puedo entonces decir con propiedad que esta Beca Universal tiene un extraordinario valor, porque llega a quienes más lo necesitan y estoy seguro de que servirá de inspiración para que muchos de nuestros niños y jóvenes tengan otra perspectiva del estudio y miren con entusiasmo el horizonte, con fe y esperanza en un mejor porvenir.

Saludos a los niños de la Escuela El Silencio, saludos a los padres de familia, saludos a los miles de educadores que también vivieron la emoción y alegría de sus estudiantes en el recibimiento de esta Beca Universal; en fin, saludos a todos los niños estudiosos de mi país por la bendición recibida y confiamos en que esta iniciativa del gobierno nacional tendrá un impacto tangible en el futuro de nuestros profesionales de todos los rincones de nuestro suelo patrio.

<>  Este artículo se publicó el 18  de septiembre de 2010  en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos,  lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.