Ansias vitalicias del poder

La opinión del Abogado, Locutor y Analista Político…
.

Luis Carlos Guerra

No ha sido suficiente la percepción negativa que tiene la ciudadanía del actual mandatario en cuanto a la gestión de gobierno y sus promesas de campaña, ni en cuanto a la dominación política de los Órganos del Estado, entiéndase ejecutivo, legislativo y judicial; ni lo contundente que ha sido el elector panameño, en ejercicios anteriores, al ser consultados con el tema de la reelección presidencial, para que ahora subliminalmente se pretenda a través de los medios de comunicación; medir la voluntad a aceptar que los Presidentes de la República puedan ser declarados Diputados Vitalicios al culminar su administración gubernamental.

Resulta insultante la intención manifiesta de algunos miembros del ejecutivo, y de la alianza de querer perpetuarse en el poder o mantenerse en el engranaje administrativo de la cosa pública a sabiendas que han incumplido sus propios eslóganes de gobernar con los mejores y más capaces.

El gobierno del cambio, insistimos, ha resultado ser mas de lo mismo y hasta peor; todo lo que criticaron, acusaron, denunciaron, querellaron, en algún momento pasado, mostrándose como los más impolutos, el tiempo se ha encargado de develar la cortina de humo mediática de ángeles de luz, descubriendo la verdadera oscuridad tras la cual se escondían lobos hambrientos y sedientos de poder.

No encuentro el sentido lógico a plantear un tema como este en medio de una coyuntura política negativa para la actual administración, escándalos de corrupción, incapacidades, metidas de pata y presuntas metidas de mano, tráfico de influencias, sobreprecios, promesas incumplidas, egocentrismo, menosprecio, humillación, heridos y muertos, división en la alianza, persecución política, aumento de viáticos y salarios, posiciones inconsultas, imposiciones, coacción subliminal de la libertad de expresión, etc.

Un pueblo responde al querer de sus gobernantes cuando estos han respondido primeramente al querer del pueblo.

<> Artículo publicado el 11 de septiembre de 2010  en el diario El Panamá América, a quiens damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: