Más felicidad con menos consumo

La opinión del Empresario…

RAFAEL CARLES 

¿Alguna vez ha conocido a alguien que ande montado en un ciclo de trabajar—gastar de nunca parar?    Bueno, recientemente leí sobre una pareja en Estados Unidos que tenía un apartamento de tres habitaciones, dos coches y suficiente porcelana para servir a dos docenas de personas, además de trabajo con sueldos superiores a los 60000 dólares al año. Lo tenían supuestamente todo, sin embargo, no eran felices. Y así como ellos, hay millones de consumidores en todo el mundo.

Cansados de buscar en las compras esa felicidad que por años los había esquivado, la pareja decidió cambiar su estilo de vida. Primeramente, se mudaron y comenzaron a donar sus pertenencias a la caridad. Después, regalaron ropa, zapatos, libros, ollas y sartenes, incluso la televisión. Y finalmente, se deshicieron de sus dos automóviles. Los vecinos lo llamaron locos, pero tres años después de haber cambiado sus hábitos de consumo, viven cómodamente en Oregon, en un estudio de 40 metros cuadrados con una cocina de buen tamaño.

Él es ahora doctor en medicina y ella trabaja feliz desde su casa como diseñadora web y escritora independiente. Juntos son propietarios de cuatro platos, tres pares de zapatos y dos ollas. Y entre los dos tienen ingresos superiores a los 25000 dólares al año, suficientes para cubrir sus cuentas. Todavía están sin automóviles, pero han comprado bicicletas. Otra cosa, ya no tienen 30000 dólares en deudas.

Ciertamente, este estilo de vida pudiera asustar a cualquiera. Pero ahora la pareja tiene dinero para viajar y, debido a que su deuda fue saldada, trabajan menos horas, dándose tiempo para disfrutar al aire libre y practicar deportes. Y al hacerlo han erradicado la idea de que es necesario tener más para ser felices, así como que tampoco la adquisición de bienes materiales trae consigo la felicidad.   Como consecuencia, cada día miles de consumidores están reconsiderando sus propios estilos de vida y están pasando de un consumo conspicuo —que es comprar por comprar— a un consumo calculado. O sea que ahora ahorran más, gastan menos, comparan precios y buscan ofertas y rebajas.

Existen estudios que correlacionan el consumo responsable con la generación de alegría, en el sentido de que las personas son más felices cuando gastan el dinero en experiencias en lugar de objetos materiales, cuando disfrutan lo que planean comprar mucho antes de comprarlo, y cuando dejan de tratar de superar a los vecinos. El consumo conspicuo ha sido un objeto de fascinación que se remonta a 1899, cuando el economista Thorstein Veblen publicó ‘La Teoría de la clase ociosa’, un libro que analiza, en parte, cómo la gente gasta su dinero con el fin de demostrar su condición social. Y, desde entonces, ha sido común reconocer que el dinero ayuda a hacer la vida un poco más fácil, porque permite satisfacer las necesidades básicas.

Pero, ¿de dónde proviene realmente la felicidad para los consumidores?   Los estudiosos no han podido determinar si un Mercedes Benz pone la sonrisa más grande que un Toyota, aunque existen algunos hábitos de consumo que afectan la felicidad a largo plazo. Un hallazgo importante, y todos en algún momento lo hemos sentido, es que gastar dinero en una experiencia —entradas a un partido de fútbol, clases de idioma o cocina, o una habitación de hotel en Mónaco— produce mayor satisfacción que gastar dinero en cosas improvisadas sin formato.

Thomas DeLeire, profesor de la Universidad de Wisconsin, recientemente publicó un estudio examinando nueve grandes categorías de consumo, y descubrió que la única categoría que se relaciona positivamente con la felicidad era el ocio: Vacaciones, entretenimiento, deportes y equipos como los palos de golf y cañas de pescar. Es decir, si el dinero no lo hace feliz, entonces significa que no lo está gastando inteligentemente.

Si bien es improbable que la mayoría de nosotros termine reduciendo los gastos como lo hizo la pareja de Oregon, lo cierto es que la ansiedad generada por el costo de la vida ha provocado un movimiento de consumidores que está regresando a lo básico, a un punto que les produce un renacimiento emocional y los conecta con una forma trascendental de vida que va más allá de paliar cualquier situación económica o crisis recesiva.

Lo fundamental aquí es reconocer que el gasto en ocio fortalece los lazos sociales y ayuda a ampliar la felicidad. Y esto es muy importante para todos nosotros como consumidores, independientemente de que terminemos regalando nuestras pertenencias o donando a la caridad.

<> Este artículo se publicó en 7 de septiembre de 2010 en el diario Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

*

Anuncios

Sobre cilindros y otras formas degradantes

La opinión de…

Álvaro González Clare

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) publicó el pliego de cargos para contratar el diseño conceptual y planos de construcción de la Torre Financiera en la Avenida Balboa, en una licitación que tiene un precio de referencia (por el diseño y los planos) de 8 millones de dólares y un costo estimado de construcción de la obra de 200 millones de dólares.

En el pliego de cargos se incluye el diseño preliminar del edificio que proponen los arquitectos norteamericanos Skidmore, Owing and Merrill (SOM) que fueron contratados de a dedo por el ministro Alberto Vallarino por un honorario fijo de $300,000.   El diseño preliminar propuesto por SOM es una torre con forma cilíndrica de 333 metros de altura, muy similar a la torre Agbar de Barcelona, diseñada por el arquitecto Jean Novel, que los catalanes han bautizado peyorativamente con el apodo de “el supositorio”, y a la torre Gherkin de Londres, que los ingleses conocen con el apodo de “el pepinillo”.

Los participantes en la licitación, según la documentación oficial “… podrán mejorar esta, informaron”,   o sea que solo podrán mejorar, pero no cambiar la propuesta del diseño preliminar de los arquitectos SOM. Las implicaciones que tiene la exigencia anterior es la razón que motiva este artículo.   Aclaro que con esta intervención no estoy avalando la iniciativa del MEF.

El diseño preliminar de los arquitectos SOM está, a mi juicio profesional, muy lejos de ser un diseño excepcional y original;   peor aún, la propuesta es muy parecida a otros edificios que no tienen mérito arquitectónico como para ser imitada.

Cuando estudié arquitectura a mediados del siglo pasado la profesión estaba liderada por los modernistas que nacen con el movimiento de Bauhaus y coinciden con el cubismo en la pintura. Esta corriente tuvo su momento estelar en el siglo XX con arquitectos excepcionales, como Walter Gropius, Alvar Aalto, Le Corbusier, Mies van der Rohe, entre tantos otros.

En la década de 1950, los arquitectos de SOM diseñaron entre otras obras importantes el Lever House, un edificio en el medio de Manhattan que rompió todos los esquemas urbanos de la época poniéndose a la vanguardia del International Style. Recordemos que en la actualidad son estos arquitectos los que diseñaron el edificio más alto del mundo en Dubái sumándolo a un expediente de grandes creaciones arquitectónicas en sus casi 75 años de ejercicio profesional.

Definitivamente, estos arquitectos tienen todo el mérito para hacer la propuesta de diseño preliminar de la torre del MEF.   Es por esto que me llama poderosamente la atención que SOM haya presentado una propuesta de diseño preliminar con tan baja calidad arquitectónica.    Para lo que han presentado, considero que si el MEF hubiera hecho un concurso de diseño entre los arquitectos panameños, con un buen jurado internacional, tendría una propuesta mucho más apropiada, innovadora y relacionada con la cinta costera y el perfil urbano marino de la ciudad.

Pero lo que más apremia es el mensaje que envía el documento oficial cuando limita a los proponentes para que solo puedan mejorar la información del diseño preliminar adjunto en el pliego de cargos. Es decir, los arquitectos que participen en este concurso solo podrán moverse dentro de la forma cilíndrica propuesta. El mensaje subliminal es que a cambio de un cilindro de 333 metros de altura solo podrán los arquitectos proponer otro objeto de muy similar apariencia a la forma que haga las veces del degradante uso que le apodan los catalanes.

Reconozco que los 8 millones dólares que ofrece la licitación a los arquitectos nacionales que concursen para hacer el diseño conceptual y los planos de construcción, es una cifra que puede demoler hasta los más sólidos cimientos éticos y morales, pero a pesar de esto y siendo muy ingenuo y optimista le solicito a mis colegas que le pidan al MEF que elimine del pliego de cargos la exigencia que limita la expresión de la forma arquitectónica. Aceptar este requisito de diseño es sencillamente indigno y humillante.

<>Artículo publicado el 7 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Sátrapas de la mentira

La opinión del Abogado y Comunicador Social…

VÍCTOR ECHEVERS CALOBRIDES


La segunda acepción de la Real Academia Española de la Lengua nos indica el significado de la palabra sátrapa en la siguiente forma: ‘Hombre sagaz que sabe gobernarse con astucia e inteligencia o que gobierna despóticamente’.

Recientemente en nuestro país se han desarrollado sucesos bochornosos producto de la irresponsabilidad de dos ciudadanos panameños, quienes han contribuido al desasosiego de nuestra población.

El primer acto irresponsable lo realizó la señora Magaly Castillo, autoproclamada representante de la sociedad civil, estableciendo de manera enfática y vehemente que el señor Valentín Palacios Palacios, era el primer decapitado de la dictadura civil del presidente de la República, Ricardo Martinelli, afortunadamente se descubrió toda la farsa montada con oscuros propósitos, los cuales crearon desconcierto en el noble pueblo panameño, pues Dios está presente en la protección del país y sale al rescate de hechos o denuncia tan negativas, desenmascarando a los farsantes que han lucrado indiscriminadamente de mentir de manera compulsiva.

Posteriormente han dado la trágica noticia que nuestra máxima gloria deportiva había sufrido un derrame cerebral, creando el desaliento en nuestra población la cual admira, aprecia y respeta a don Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán, pero para tranquilidad del país todo se esclareció de manera inmediata y el periodista de una manera sensata y estoica aceptó de manera ejemplar la reprimenda pública del ofendido, pero la señora Castillo no ha tenido la decencia con el pueblo panameño de pedirle una disculpa pública, lamentablemente a esta señora la identifica la arrogancia, la prepotencia y la falta de humildad que tanto ha perjudicado la identidad del pueblo panameño.

Es indispensable que las personas que tienen la oportunidad de comunicarse de manera masiva con el pueblo panameño entiendan claramente la responsabilidad que se tiene, pues mentir de manera descarada es una irresponsabilidad que identifica una profunda crisis humana o refleja una inextinguible mediocridad propia y característica de quien no está capacitado para el rol que desempeña.

Para fortunio del pueblo panameño, en este país, nos conocemos todos y nos comunicamos de manera constante, descubriendo primero las intenciones malévolas de desestabilizar el orden constitucional, y segundo comprender a tiempo lo que es una simple chambonada.

<>Artículo publicado el  5 de septiembre de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Recuperación con empleo

La opinión de…

.

Virgilio Levaggi

Viene captando interés la asociación entre el Fondo Monetario Internacional y la Organización Internacional del Trabajo para explorar alternativas que permitan que la recuperación de la crisis económica mundial tenga un alto coeficiente de empleos.

El 13 de setiembre, bajo los auspicios del Primer Ministro de Noruega, se desarrollará la conferencia “Los Desafíos del Crecimiento, el Empleo y la Cohesión Social”. Entre otros llegarán hasta Oslo la Presidenta de Liberia y los jefes de Gobierno de España y Grecia, además de ministros y dirigentes del mundo productivo. Para el primer ministro Stoltenberg dicha conferencia “ofrece un escenario ideal a autoridades ejecutivas y expertos para explorar cómo mejorar la calidad de vida y de empleo de millones de personas que se han visto afectadas por la crisis financiera”. El número actual de desempleados en el mundo es de 210 millones, 34 millones más desde que comenzara la crisis.

El gran riesgo al que se enfrenta una parte importante de la humanidad es que la actual pérdida temporal de puestos de trabajo se convierta en desempleo de largo plazo. Ello no solo afectaría la recuperación económica sino que minaría la cohesión social, con consecuencias lamentables.

La iniciativa del director gerente del FMI, Dominique Straus-Kahn, y del director general de la OIT, Juan Somavia, está a tono con una tendencia que se viene afirmando en la cooperación internacional a favor del desarrollo: una aproximación holística, centrada en la persona humana, que busca la integración de políticas económicas y sociales.

Hay nuevos vientos para enfrentar mejor los desafíos que plantea la globalización y, desde esa perspectiva, el Acuerdo Stand-By entre El Salvador y el FMI de 2010 –para mitigar los efectos de la crisis global– es importante. El mismo busca mantener la confianza de los inversionistas y apoyar los esfuerzos de las autoridades.

El FMI reconoce que éstas buscan acelerar la recuperación económica, reducir la pobreza, preservar la estabilidad financiera y garantizar la sostenibilidad de la deuda y destaca que la prioridad del Gobierno es aumentar el alcance y la eficacia de los programas sociales, entre éstos el de Comunidades Solidarias.   Se calcula que en el período 2010–11 el gobierno dedicará casi el 1% del PBI a la creación de un programa de empleo temporal y el lanzamiento de un programa de inversiones públicas en salud, educación e infraestructura que contribuiría con la generación de puestos de trabajo. Lo laboral, aquí, es central para la recuperación.

Ejemplo de estos nuevos vientos es la “Iniciativa del Piso de Protección Social”, aprobada por la Junta de Jefes Ejecutivos de las Naciones Unidas, orientada a promover –a nivel nacional– estrategias que promuevan el acceso universal a servicios sociales esenciales. 80% de la población mundial no disfruta de un conjunto de garantías sociales que les permita hacer frente a los riesgos de la vida. La protección social contribuye con el crecimiento económico al ayudar al aumento de la productividad laboral y al afirmar la estabilidad social.

Globalmente así como a nivel nacional o local una visión integradora y una gestión integrada resultan esenciales para enfrentar una crisis que comenzó afectando al mundo del dinero y que hoy aflige a mucha gente en todo el mundo.

<>Artículo publicado el 6 de septiembre de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Alfabetización, asignatura pendiente

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador…

Raúl Leis R.

Hoy es el día internacional de la Alfabetización y a pesar de los esfuerzos públicos y ciudadanos para superar el analfabetismo, en Panamá todavía tenemos esta asignatura sin aprobar. Es increíble que un país con tantos recursos todavía mantenga a decenas de miles de jóvenes y adultos en el analfabetismo básico y el analfabetismo funcional. Cabe mencionar que otra materia pendiente es la Educación Bilingüe Intercultural con los pueblos indígenas, que urge echar a andar y fortalecer en todo el territorio nacional.

Hay que tener presente que la alfabetización debe ser entendida como el primer paso en la dirección de asegurar el derecho a la educación básica de jóvenes y adultos. Por esto, el compromiso de los gobiernos debe ir más allá de la tarea de alfabetizar pues debe asegurar políticas que garanticen su continuidad.

La alfabetización debe ser entendida además de leer y escribir, como una nueva lectura del mundo y de la palabra, que crea mejores condiciones para el ejercicio de una ciudadanía activa. Las iniciativas alfabetizadoras deben incluir, donde sea posible y pertinente, una fuerte coalición de los gobiernos nacionales y locales con la sociedad civil que se comprometan con tales metas.

Es necesario revisar los esquemas actuales de financiamiento de la educación para desarrollar los cambios necesarios, para que el Estado cumpla su rol de garante del derecho de todos a una educación de calidad y con equidad. Es necesario el incremento sustantivo de la prioridad asignada a la educación en los recursos públicos, y una mejora radical en la eficiencia del sistema. Gastar mejor es indispensable para poder invertir más. Esto implica revisar los esquemas de gasto actuales, de modo que la preocupación por la equidad no sea un factor añadido, sino parte consustancial de los procesos de diseño de las políticas sobre financiamiento, como bien señala la UNESCO.

Es importante que se aumente la parte del presupuesto de la educación que se asigna a la alfabetización, la educación de personas jóvenes y adultas, y la educación bilingüe intercultural, y que se puedan monitorear los presupuestos nacionales para asegurar una eficiente inversión donde más se requiere: en la inteligencia y creatividad colectiva de nuestra sociedad, y en la iniciativa e ingenio de las personas.

Es evidente la gran brecha entre la necesidad, la demanda social y la proyección real de la educación de personas jóvenes y adultas lo que requiere ampliar los recursos y la coordinación institucional.

Son necesarias políticas públicas integrales en educación, lo que implica reconstruir programas y modalidades, relacionar las demandas con una mayor capacidad de iniciativa para la formación, capitalizar experiencias, potencias estrategias pedagógicas y fortalecer modelos de gestión. Además fortalecer el desarrollo de las competencias ciudadanas que permitan a las distintas instancias de la sociedad civil ejercer su papel contralor, a través de la promoción de la participación y el accionar ciudadano.

La alfabetización significa el disfrute del derecho a la educación, como condición importante de la ciudadanía activa de una gran diversidad de personas aportando sustantivamente tanto a la construcción del desarrollo con equidad, como a la democratización de la democracia. Entonces ¿Cuándo podremos afirmar que Panamá es territorio libre de analbetismo?

<>Artículo publicado el 8  de septiembre de 2010 en el diario  El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

De herencias y justicia

La opinión del Ingeniero Industrial y Analista Político…

MARIO A. ROGNONI

Las preocupaciones de todo hombre económicamente exitoso al final se reducen a dos, cómo preservar su fortuna y a quién heredarla al morir. Muchos millonarios han enfrentado su dilema de distintas maneras, desde la respuesta favorita de don Roberto Motta, a quien le preguntaba ‘¿Qué piensa hacer con tanto dinero al morir?’, a lo que respondía ‘si no me lo puedo llevar, no me muero’,    a la posición de otros que simplemente dicen ‘una vez muerto, no me importa lo que ocurra’. Pero la gran mayoría, invariablemente, busca dejar establecido lo que habrá de suceder con sus fortunas.

El problema presenta condiciones críticas, por el hecho de que una vez muerta la persona no puede hacer nada para hacer valer su voluntad. Peor aún, personas inescrupulosas pueden tratar de variar sus últimos deseos. Por algo los testamentos escritos se conocen como ‘la última voluntad’ del difunto, y al final toca a autoridades velar por el cumplimiento del deseo expreso recogido en su testamento.

Algunas fortunas han tenido la suerte, o previsión, de ver repartido el patrimonio en vida de quien lo generó y poseía, muchas veces evitando así las posibles disputas familiares propias de una herencia en discusión.   Otros casos famosos se han dirimido en juicios de sucesión intestados, es decir, sin testamento conocido.   Pero aún con testamentos, la historia recoge cantidad de casos donde se producen duplicados,  se impugnan documentos y casos donde se cuestiona la autenticidad de otros.    Al final, toca a los tribunales dirimir la suerte de fortunas y herederos.

Recientemente Panamá vivió un caso que llegó a los medios y fue discutido en todos los círculos de opinión.   En junio de 2006 falleció el empresario jubilado norteamericano William C. Lucom, radicado en nuestro país por años. A Lucom quienes lo conocimos sabemos que era el típico ‘redneck’ norteamericano, conservador y expresión moderna del imperialismo norteamericano.   Lucom trató de formar un grupo para traer las bases militares gringas de vuelta a nuestro país, donde, según el, tenían el derecho de estar, porque para él existíamos como país gracias a ellos.   Su discurso político era republicano,  Carter había sido débil en devolver el Canal, la revolución de octubre era de izquierda, para él había comunistas detrás de todo árbol.    Era rico y disfrutaba su fortuna. Casado con Hilda Pizza, quien fuese la esposa de Gilberto Arias G.,   entraba a los mejores círculos sociales del país por su esposa.

Si algo no se conoció en su vida fue la preocupación por la pobreza de los niños de Antón, área frecuentada por la familia por haber readquirido la Finca Santa Mónica. Por ello, cual no fuese la sorpresa cuando a su muerte aparece un ‘supuesto’ testamento donde el archiconservador Lucom, amante de los Estados Unidos, deja su fortuna estimada en más de 30 millones de dólares a una Fundación ‘supuestamente’ creada por él para los Niños Pobres de Antón. No es de extrañar que abogados de USA, conocidos de Lucom en Panamá y otros argumentarán a favor de la ‘Fundación’, conscientes de que podían quedar a cargo de su administración.

Omar siempre nos decía que las leyes no podían ir contra el sentido común, por eso cada caso que yo veo en litigio trato de descifrarlo con sentido común, no con leyes.   Cuando se inicia el litigio por la herencia del viejo Lucom, para mí era claro: Un hombre que nunca expresó preocupación por los niños pobres de Antón, que pudo en vida haber dado parte de su fortuna o haber arreglado en vida su distribución para favorecerlos y no lo hizo, versus dejarle su fortuna a la mujer con la que vivió los últimos años de su vida, que le dio una vida nueva, distinta, en Panamá y con la que compartía todo al final de su vida.   No dudo que William C. Lucom quiso dejarle todo a doña Hilda. Es lo lógico, lo que el sentido común indica.

Cuatro años más tarde, los tribunales de justicia de Panamá fallan finalmente todos los recursos interpuestos y declaran como heredera a su viuda. Con el fallo de la Corte Suprema de Justicia en agosto de este año se cierra este caso, que sirve de lección a todos los ricos, cuyo problema, al final, es el mismo, que se les respete su última voluntad.

<> Este artículo se publicó en 7 de septiembre de 2010 en el diario Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.