Reforma a las normas de tránsito

La opinión del Abogado….

Carlos Antonio Harris Jiménez

Luego de las pobres reformas que se le hicieron a las normas de tránsito y circulación vial en el año 2006 mediante el decreto 640 de 27 de diciembre de ese año, aspirábamos a que en las próximas reformas, las autoridades competentes pensaran en una Ley de tránsito y circulación vial, pero desafortunadamente no ha sido así.

En el 2006, se hizo por el negociado de las nuevas licencias y ahora vemos que se hace en contra de molinos de viento, Los medios anuncian que se aplicarán fuertes sanciones a los que conduzcan despacio y con precaución, sin embargo la noticia que aspirábamos los entendidos en la materia, un fuerte aumento por el exceso de velocidad que se ha comprobado a nivel mundial que es la primera causa de accidentes fatales no hemos escuchado, que será aumentada tampoco en esta ocasión, debe ser que todavía está en estudio, como en alguna ocasión afirmó en medios televisivos el Secretario General de la ATTT.

En algunos países de la Comunidad Europea se ha elevado a categoría de delito el conducir a exceso de velocidad; conducir en estado de ebriedad, aunque no sea parte de un hecho de tránsito y lesionar la integridad física de las personas y conducir sin el seguro obligatorio de automóviles; medidas que se han adoptado, por la creciente epidemia de los accidentes de tránsito. Lamentablemente nuestras autoridades y los conductores panameños no entendemos que sin educación vial vigilada, nunca lograremos reducir el fenómeno de los accidentes de tránsito. Esperábamos una norma que hiciera obligatoria en todos los planteles educativos del país, iniciando en la primaria, la educación vial, no como sanción sino como parte de formación del ser humano que queremos que sean nuestros ciudadanos.   Esperábamos normas de apoyo como sería la ley que le pondría un límite de consumo de licor todos los días de la semana, por ser el conducir en estado de ebriedad comprobada, una de las primeras causas de accidentes de tránsito fatales.

La congestión del tránsito es uno de los principales problemas de la circulación vehicular en la ciudad de Panamá, los benditos tranques de todos los días y en su momento las autoridades competentes acertadamente decidieron establecer el sistema de semáforos inteligentes o sincronizados o como los quieran llamar, cuyo objetivo es acortar o reducir el tiempo de los conductores en sus trayectos de circulación en hasta un veinte o veinticinco por ciento, pero el sistema no está funcionando a su capacidad completa por lo irresponsables que somos los conductores panameños y por la incapacidad de nuestras autoridades.   Incapacidad de nuestras autoridades, porque la verdadera razón por la que el nuevo sistema de semáforos no funciona a su plenitud, es porque no se sancionan fuertemente a los conductores que obstruyen su funcionamiento cuando se detienen en los cruces con semáforos, exactamente debajo de ellos, interrumpiendo el tráfico en todos los sentidos.

Pero no se trata solamente de que las autoridades establezcan las sanciones necesarias para mejorar la circulación vial y reducir los accidentes de tránsito y sus consecuencias. La pregunta es ¿quién va a imponer estas sanciones?, si actualmente se producen cantidades de infracciones durante todo el día y no se ven agentes de tránsito para sancionar a los infractores.    Es decir, de nada sirve establecer una tremenda cantidad de sanciones si no hay la autoridad necesaria para aplicar las mismas.   Y por otro lado, imponer sanciones sin establecer educación vial, es por gusto, porque no se crea conciencia en la persona.

Este mismo medio ha informado que en esta semana la Junta Directiva de la ATTTT, estará conociendo un Decreto Ejecutivo que reforma el Reglamento de Tránsito, vigente.   Cabe preguntar si se han hecho las consultas y ajustes necesarios? Tan sólo y por ejemplo, lo relacionado al seguro obligatorio a favor de terceras personas y los seguros de asientos para los pasajeros de vehículos de transporte público, no está funcionando porque tampoco hay sanciones para los propietarios de vehículos que incumplen las normas que establecen esta obligatoriedad, ni está debidamente reglamentado su funcionamiento.

Desafortunadamente, no tengo espacio en esta entrega para incluir las más de cincuenta y dos observaciones que hemos hecho al actual Reglamento de Tránsito y que hemos entregado a las actuales autoridades competentes.

<>Artículo publicado el 2  de septiembre de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor,   todo el crédito  que les corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: