La administración de Ricardo Martinelli cumple otro compromiso con la ciudadanía

Informe de Gabinete   que compartimos con ustedes gracias a nuestra colaboradora y activista política…

.

Jennie Gonzalez

· Aprueban reformas a la ley de responsabilidad penal de adolescentes

· Propuesta para regular armas de fuego, municiones y materiales relacionados

· Iniciativa que regula los servicios privados de seguridad

El Consejo de Gabinete aprobó la tarde de este martes tres iniciativas que recogen recomendaciones de miembros de la sociedad civil –aglutinados en el movimiento Cruzada por la Paz- que busca poner en marcha medidas para garantizar la seguridad en este país.

Ley responsabilidad penal de adolescencia

La primera iniciativa, presentada por la ministra de Gobierno, Roxana Méndez, contempla una reforma al artículo 18 de la Ley 40 de 1999 relacionado con el régimen especial de responsabilidad penal para la adolescencia.

Tales propuestas, explicó la ministra Méndez, busca levantar la barrera legal que ha impedido que la justicia actúe de manera expedita, ágil y efectiva principalmente en procesos relacionados con delitos graves.

Junto a miembros de la Cruzada por la Paz, se acordó reformar algunas causales que provocaban la nulidad en los procesos al igual que la creación de fiscalías y juzgados en Panamá, San Miguelito, Colón y La Chorrera.

Estos despachos judiciales, dijo la Ministra, estaban contemplados desde el nacimiento de la referida ley, pero no habían sido puestos a funcionar. La ministra Méndez dijo que esas iniciativas se llamarán la Ley Daniel, en alusión al joven Daniel Carrizo, quien falleció víctima del hampa.

Armas de fuego y agencias de seguridad

De igual forma, el Gabinete dio el aval al proyecto de armas de fuego, municiones y material relacionados así como una propuesta que regula los servicios privados de seguridad.

Todas esas iniciativas, dijo el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, quien presentó las propuestas, fueron consensuadas en la mesa en las que tuvieron una activa participación representantes del movimiento Cruzada por la Paz.

Ese movimiento lideró una marcha el pasado 23 de mayo.

Asimismo, el Gabinete aprobó sendas resoluciones en las que autorizan a la Ministra de Gobierno y al Ministro de Seguridad a presentar las propuestas arriba mencionadas ante la Asamblea Nacional de Diputados.

Aprueban acuerdo para sede de oficina del Sica y tratado con Taiwán para traslado de personas condenadas

El Consejo de Gabinete aprobó un proyecto relacionado con un Acuerdo Sede para una Oficina de la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana en Panamá firmado entre la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana y el Gobierno de Panamá, en la ciudad de Panamá el 28 de junio de 2010.

La propuesta fue presentada por el ministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Varela, quien también presentó un proyecto en el que se aprueba un tratado entre la República de Panamá y la República China (Taiwán) sobre el Traslado de Personas Condenadas que fue firmado en Taipei el 26 de julio de 2010 durante la visita que el Canciller panameño hizo a la isla.

El Gabinete también aprobó una resolución en la que autoriza al canciller Varela a presentar ambas proyectos ante la Cámara de Diputados.

GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ!

<>
Nota de prensa publicada el  02 de septiembre de 2010 a las 8:18 en Facebook por la autora, quien nos etíquetó para su publicación y a quien damos todo el crédito, el mérito y las responsabilidades que le corresponden.

Retratos de una Obra Histórica

La opinión del Comunicador Social…
.
ERNESTO A. HOLDER

En la noche del pasado jueves 19 de agosto, en el auditorio del Museo Interoceánico del Canal de Panamá, se presentó la publicación:   ‘La Ampliación del Canal: Retratos de una Obra Histórica’, preparado por el equipo de Comunicación y Documentación Histórica del Programa de Ampliación del Canal, con el apoyo de la Oficina de Comunicación Corporativa de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

Como parte de mis responsabilidades profesionales con la ACP, tuve el honor de ser el editor en jefe de esta publicación y para la cual escribí la siguiente introducción:   ‘Hace un poco más de 100 años, para la construcción del Canal a inicios del siglo pasado, en un memorando de 1906 el ingeniero F. B. Maltby, de la Comisión del Canal Ístmico, solicitó lo siguiente: ‘Mucho deseo hacer tomar una serie de fotografías en Gatún, como una vez al mes, para mostrar el progreso de la construcción. Debe hacerse con regularidad y creo que serán de gran valor en relación con la preparación de informes sobre el progreso de la obra.   Por lo tanto, solicito se conceda autorización para emplear un fotógrafo con quien, tengo entendido, ya se han hecho arreglos para trabajar no más de dos días al mes’.

Esta nota resultó en la contratación del fotógrafo Ernest ‘Red’ Hallen, quien fungió como fotógrafo oficial de la empresa del Canal desde 1907 hasta 1937, cuando se jubiló.

La documentación visual que realizó Hallen con su equipo de trabajo resultó en lo que conocemos hoy como ‘La Colección Hallen’.   Sus 23 tomos incluyen 2233 fotografías en blanco y negro del período de la construcción del Canal, de los primeros años de operación y de las áreas aledañas a la vía acuática. La totalidad del trabajo del fotógrafo Hallen comprende cerca de 17200 fotografías en placas de vidrio de 8×10 pulgadas. Los originales reposan en las oficinas de los archivos nacionales de los Estados Unidos.   Constituyen un valioso patrimonio visual, no solo del período de la construcción del Canal de Panamá, sino también del establecimiento de la Zona del Canal y su consecuente segregación.   Muestra la actividad comercial de los primeros escenarios y asentamientos comunitarios en las ciudades terminales de Panamá y Colón y ante todo, captura en su esencia los inicios de nuestro Panamá como república.

Además de la Colección Hallen, existen —a nuestro entender en la Autoridad del Canal de Panamá (ACP)— otras tres colecciones: La de Booz (o Brochard), que cuenta con 91 fotografías;  la de DeSabla, con 33 imágenes; y la Colección Mueller, con 37 fotografías, las tres pertenecientes al periodo francés y de cuyos originales se desconoce el paradero.   Además, la Biblioteca Nacional de Francia protege el legado de otra colección de fotos originales en placas de vidrio, también del periodo francés.

La biblioteca Roberto F. Chiari de la ACP, ha catalogado cerca de 1000 artículos y 4000 libros relacionados a la construcción del Canal, producto de la documentación de la época. Debido al continuado compromiso con la documentación histórica, la biblioteca y tantos otros archivos canaleros cuentan también con gran cantidad de información sobre acontecimientos y eventos posteriores a la inauguración de la vía acuática.

En este momento histórico, hemos constituido un equipo especializado de profesionales que tendrá la responsabilidad de realizar un proceso de documentación histórica efectivo y detallado del Programa de Ampliación del Canal.   La recolección, clasificación y preservación de documentos, fotografías, objetos y otros insumos relacionados a las obras, garantizarán la conservación de todos los elementos de valor histórico.    Colocará en su justa perspectiva los alcances, las historias, los hechos como se dieron, las amenazas, los retos, los triunfos y ante todo, las manos y los rostros de quienes participaron de este nuevo capítulo en la vida de la nación.

Esta publicación fotográfica, presenta los tres primeros años de este monumental esfuerzo de construcción. Ilustra el Panamá de hoy, el marco social en que se lleva adelante esta importante labor. Expresa —en imágenes— instantes que detallan los eventos, los paisajes y los rostros que marcan en el tiempo, la energía trasformadora que le dará forma final a esta obra.   Estas 460 imágenes son tan solo el comienzo de este compromiso histórico del que todos sentimos profundo orgullo’.

Por compromisos ineludibles no tuve la oportunidad de asistir al evento de presentación, pero todos los comentarios que he recibido expresan un profundo sentido de orgullo, complacencia y satisfacción, no solo por la publicación, de excepcional calidad y presentación, sino por el compromiso de los que llevan día a día el trabajo de cumplir con esta propósito nacional; satisfacción por los que lo documentamos y por el compromiso de la ACP con la documentación y la Memoria Histórica de nuestro más preciado bien.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El problema de la basura es nacional, no municipal

La opinión del Embajador de Panamá ante la OEA y Ex Alcalde de Panamá 1989-1991 …

Guillermo A. Cochez

El debate del proyecto de ley que crearía la Autoridad Nacional del Aseo –cuyos detalles desconozco- ha planteado protestas de parte de quienes insisten en mantener esta atribución -a pesar de sus reiterados fracasos- en manos de los municipios en lugar –como se pretende- del Estado.
La recolección de la basura ha carecido de una política nacional que ojalá que con la presente discusión pueda finalmente establecerse.
La obligación estatal está establecida claramente en nuestra Constitución: es un problema de salud.   En su artículo 109 ésta nos dice que “es función esencial del Estado velar por la salud de la población de la República…” En su artículo 110, numeral 4, señala que “en materia de salud corresponde al Estado el combatir las enfermedades transmisibles mediante saneamiento ambiental”. Si la basura no se maneja bien, como a todas luces está ocurriendo, estamos cerca a gigantescos problemas de salud pública.

Es evidente pues que en materia de recolección de desechos existe una responsabilidad primaria que históricamente por diversas razones –más políticas o “politiqueras” que técnicas- se ha delegado a la empresa privada, a algunos municipios, o a entes semi-autónomos del Estado como fue la DIMA, etc. Ninguna de esas alternativas ha sido la correcta.

La recolección a nivel municipal mediante concesiones –caso La Chorrera, Arraiján o Penónome- ha fracasado porque las empresas privadas que se han encargado de las mismas –además de estar permanentemente acosadas por el flagelo de la corrupción a nivel local- su fin primordial es la utilidad, la cual esperan recibir por el cobro de sus servicios a los usuarios.   Pero, ¿qué ocurre con la cantidad de panameños que viven en las afueras de esas ciudades, o están en los niveles de pobreza, incapaces de pagar una tasa de aseo? ¿Quién se encargaría de ellos?   El Municipio, en la mayoría de los casos sin recursos suficientes, o el Estado, sobretodo cuando es una obligación que constitucionalmente le corresponde.

Con esa política nacional establecida, el ente que se cree se encargará, eso sí de la mano de los municipios, de determinar como se dividirá el país para que este trabajo se realice de la manera más completa posible, ya sea buscando mecanismos para reutilizar los desechos, convertirlos en energía, promover políticas de reciclaje, en fin, buscando soluciones a largo plazo, a lo que se queda en paliativos cada vez que asume la Alcaldía un nuevo Alcalde, como ha sido el caso de la ciudad de Panamá.

<>

Artículo publicado el 30  de agosto de 2010 en el diario  El Panama América a quien damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Hipocresía dañina

Las formas de amor y familia son tantas y tan variadas que no se pueden eliminar de un solo plumazo.  La opinión de…

MÓNICA MIGUEL

Desde hace varios años en algunos países los homosexuales han ido conquistando espacios dentro de las sociedades. Han logrado reconocimiento y han conseguido ser visibles. La lucha para equiparar derechos es ardua y enfrenta muchos problemas, y el mayor de ellos es definitivamente la ignorancia y la hipocresía.

Cada vez que surge la noticia que en otro país se ha aceptado el matrimonio y la adopción por parte de parejas homosexuales siempre se oyen algunas voces retrógradas y escandalizadas que graznan en contra, apelando a las buenas costumbres y a la moral.

Nada que dos personas puedan hacer bajo las sabanas es inmoral a no ser que una de ellas sea menor de edad o este allí contra su voluntad.  Lo que hagan o dejan de hacer no afecta a la sociedad. Que una persona sea corrupta, que robe, mate, viole o maltrate eso sí que afecta al entramado social.

Un niño no tiene nada que ver con lo que sus papás hacen en la cama, si les gusta el sadomasoquismo o si hacen tríos, si prefieren la pose del misionero o el estilo perrito, o si utilizan el camisón con el hueco y rezan el ‘no es por vicio ni por fornicio, sino para dar otro hijo a tu servicio’. Lo que un niño necesita es que lo atiendan, que le ofrezcan un hogar seguro, comida, educación y sobre todo saberse amado. A un niño que se despierta con un mal sueño no le importa tener dos papases o dos mamases, lo que quiere es que lo abracen, que lo calmen y saber que siempre tendrá cerca alguien que lo proteja. Y para eso, para sentirse amado, no necesita un papá y una mamá, necesita personas responsables, y esas personas pueden ser hombres, mujeres o una mezcla de ambos.

Dejémonos de pendejadas, un hogar donde mamá se tiene que prostituir para poder comer, donde papá es un borracho y le pega a mamá palizas tremendas delante de los hijos, un hogar donde el papá es el eterno ausente (y la pensión alimenticia también) no es un hogar moral aunque sea un hogar heterosexual.

Las formas de amor y familia son tantas y tan variadas que no se pueden eliminar de un solo plumazo unas cuantas sólo porque no comulguemos con los gustos sexuales de alguien. Y no, no me vengan ahora con lo de la abominación bíblica, que no me la trago, porque si usamos la Biblia para definir a un grupo de seres humanos como abominación, usemos también la Biblia para abominar de ciertas comidas o mezclas (adiós al pulpo, a los chicharrones y a la pizza de pepperoni), de las mujeres que tengan la menstruación, (va a haber muchas ausencias justificadas cada mes en las empresas) y de cualquier tipo de sexo ilícito (y el que esté libre de pecado que tire la primera piedra), entre otro montón de cosas abominables.

¿Por qué los que apelan a las bases cristianas de la sociedad para negarles los derechos fundamentales a un grupo, no son en cambio capaces de quedarse con el principal mandamiento que ofreció aquel trasgresor social que fue el Cristo? ¿Por qué no somos capaces simplemente de amarnos los unos a los otros? (y conste que no hizo ninguna distinción sobre si debíamos amarnos heterosexualmente),

<>
Artículo publicado el 29 de agosto de 2010  en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Entendiendo el ‘no voy’

La opinión de….

Ricardo Gutiérrez 

Hace poco leí un artículo relacionado con el “no voy” de los taxistas. Antes de seguir, quisiera hacer de conocimiento del lector que también he sido víctima del “no voy”,   el enojo que uno siente cuando le ocurre es indescriptible.

En las pocas ocasiones en que he tenido que recurrir al servicio de transporte selectivo cambié de estrategia, me montaba y después le decía al conductor hacia dónde iba.

Voy a despojarme de todo sentimiento para tratar de aportar un análisis objetivo de la situación. La mayoría de los gobiernos subsidia el transporte. La diferencia radica cuando el subsidio se hace a costa del dinero del empresario y no del Gobierno. Y es que es el empresario (taxista) y no el Gobierno, quien ve mermada su utilidad cuando la ruta solicitada es de alta congestión.

El sistema de tarifa establece el mismo cobro, independientemente de si un recorrido de cinco kilómetros se hace en 15 minutos o en 45 minutos. No nos olvidemos que el fin de todo negocio es la obtención de utilidades y lo que hay detrás de un “no voy”, es el criterio empresarial de quien decide cómo maximizar sus utilidades.

En otras palabras, la responsabilidad no es del taxista, sino del Gobierno, que ha tenido en sus manos la solución a este problema desde hace muchos años.

Procedo a explicar. En 1897 Gottlieb Daimler equipó el primer taxi con un taxímetro. El taxímetro podemos definirlo como un aparato mecánico o eléctrico que permite cobrar al usuario una tarifa en función de la distancia recorrida y del tiempo utilizado. De esta forma un taxi al que se le solicitara una ruta congestionada, obtendría una compensación justa en función del mayor tiempo invertido en el recorrido.

¿Por qué ningún gobierno ha tomado la decisión de hacer obligatorio el uso de los taxímetros? Eso, señores, es un gran misterio que espero alguien pueda alguna vez contestar. Este gobierno tiene en sus manos la oportunidad de aplicar la tecnología para brindar una solución justa, tanto a usuarios como operadores de transporte selectivo.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Negocio complicado

La opinión de…

PEDRO MASOLIVER

¿Semana marcada por la Feria del Libro que nos ha vaciado el público a los negocios? Qué bonito que fuese por esa causa, pero es triste y hay que reconocer que no es así.

¿Hay crisis de clientes? No. Lo que hay es demasiados restaurantes y la población capaz de salir a comer y cenar no ha subido exponencialmente.

¿Excusas? ¡No! Yo no me quejo porque gracias a Dios tengo con poco, pero entiendo que aquellos que han hecho inversiones importantes estén un poquito más preocupados. Sí, esta capital es difícil, todos hemos tenido fracasos y aciertos, nos ha costado más o menos y en el camino se han quedado muchos que no prosperaron o que por circunstancias ya cerraron.

¿Ciclo natural? Tal vez sí, tal vez no. Es analizable porque han fracasado de todas las propuestas y con condiciones distintas cada una.

¿Negocio familiar? Sí y no. A algunos nos va bien, pero también han fracasado otros.

¿Socios capitalistas? Ahí es donde hay pocos que triunfan y muchos que fracasan, pero es relativo porque siempre hay excepciones y cambios de tendencias.

En fin, mi punto es que este es un negocio de los más competitivos porque no atendemos necesidades de primer orden, complacemos caprichos y creamos entretenimiento.

Para comer no hace falta acudir a nuestros restaurantes. A nuestros restaurantes acuden aquellos que buscan algo más que satisfacer su apetito y saben que la experiencia debe ser completa para poderse sentir bien, buen servicio, buena decoración, buena ubicación, cómodo estacionamiento, buena compañía y buena comida. Se trata de pasar un buen rato y saborear cosas que por extrañas, complicadas o por su largo proceso de elaboración no son fáciles de hacérselas uno mismo.

Cuando oigo de inauguraciones de locales nuevos me siento contento porque siempre he dicho que eso provoca que la gente salga y si sale, todos pescamos.   Ya dependerá de cada uno hacer clientes fijos o pasantes, lo importante es que la gente esté de buen humor y que salgan.

La competencia de uno es uno mismo, no los demás locales, y sobre todo, la percepción que los clientes y pasantes reciban de tu negocio. De nada sirve tener buena comida si das mal servicio, de nada sirve tener buen servicio y buena comida si la ubicación es incómoda. En fin, un restaurante es algo más complicado de lo que realmente parece. Tener un restaurante que funcione bien es difícil.

Buen provecho…

<>
Artículo publicado el 29 de agosto de 2010  en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

A cielo abierto

Efectos dañinos según la opinión de la Comunicadora Social….

Berna Calvit 

Al leer que la tina de lixiviación en Molejón, distrito de Donoso, provincia de Colón, está a punto de desbordarse (La Prensa 21/8/2010), dediqué varias horas a informarme sobre la minería a cielo abierto (MCA).   Por razones de espacio me limito a lo básico y empiezo por citar del diccionario que la “ecología es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su entorno”;   y ambientalista, “el que se preocupa por la calidad y la protección del medio ambiente”.

La roña de los que se afectan por la vigilancia y denuncias de los ambientalistas, los lleva a calificarlos de “terroristas sociales”; de retrógrados soñadores opuestos al “progreso”, insensibles a las necesidades sociales, más interesados en cuidar animalitos y árboles que en la economía.   En el pueblo de Antón, donde viví varios años cuando niña, era común comer “carne de monte”; no nos mortificaba el consumo de huevos de iguana o de tortuga; para los muchachos matar pájaros con “biombo” era diversión.

Años más tarde empezó a hablarse de especies en peligro de extinción; del daño que ocasionan al suelo las “quemas”; de agujeros en la capa de ozono, rayos ultravioleta y cáncer de piel; de la toxicidad de los pesticidas y otros perjuicios que causábamos, a veces por desconocimiento, a veces por codicia y afán de enriquecimiento a cualquier costo. Ante el preocupante estado de salud del planeta Tierra, vale preguntarse cómo estaría de peor de no ser por la ecología, los ambientalistas, y el valioso apoyo de profesionales de la medicina.

Gracias a la presión contra los fabricantes de productos tóxicos, estos buscaron alternativas y nuevas tecnologías; se eliminó el plomo en los combustibles y muchos países dejaron de usar gases refrigerantes nocivos para la capa de ozono. Es falacia que los ambientalistas se oponen al desarrollo económico que beneficia al trabajador; nunca pidieron que dejaran de fabricarse automóviles, combustible, y acondicionadores de aire. El propósito de la lucha resultó en beneficio para todos.

La historia de la minería para extraer oro, cobre, diamantes, esmeraldas y otras riquezas, es de devastación, miseria, corrupción, guerras. Conmueve ver imágenes de la República Democrática del Congo o de Sierra Leona, en África, donde el rostro descarnado de la miseria y la devastación más absoluta revela que las riquezas se la llevan poderosos consorcios extranjeros que además fomentan, para sus propósitos, la corrupción de los gobiernos. Tras largos años de estudios, el consenso de los expertos es que “ninguna actividad industrial es tan agresiva ambiental, social y culturalmente como la MCA”.

El tóxico cianuro es vital en la lixiviación, que consiste en tratar una sustancia compleja (un mineral) con un disolvente adecuado para separar sus partes solubles de las insolubles.   Son accidentes de graves consecuencias las filtraciones en los forros de las tinas, o el desbordamiento; el contenido, absorbido por la tierra contaminará las aguas superficiales y las subterráneas.

El proceso de la MCA empieza con despojar de vegetación grandes extensiones de terreno; esto ocasiona desertificación, erosión y empobrecimiento del suelo; la fauna pierde su hábitat y algunas especies desaparecen. Allí está, como testimonio, la abandonada mina Santa Rosa, en Cañazas, área que parece paisaje lunar; es lo que queda cuando, agotada la riqueza, los explotadores recogen sus bártulos y se marchan dejando los despojos de efímeras bonanzas y como herencia, miseria, resentimientos, y daños permanentes a la salud y la naturaleza.

Petaquilla Gold no ofrece a los lugareños espejitos y abalorios inútiles, como los conquistadores españoles; ofrece reforestación, capacitación técnica y construcción de escuelas y centros de salud. Incluso si cumplieran, no se compensará el daño irreversible que dejarán tras de sí gracias a la complicidad de gobiernos cuyo interés primordial es “la economía”.

Petaquilla Gold, desde sus inicios, viene manchada con graves faltas. Aún así, la Autoridad Nacional del Ambiente ha sido poco exigente, tal vez para no contrariar los intereses del Estado expresados por Henríquez, ministro de Comercio e Industrias, quien dijo: “Habiendo logrado mayores beneficios para el Estado, yo procedí a dar el permiso de producción comercial a Petaquilla Gold”.

Esta actividad, señores del Estado, es “pan para hoy, hambre para mañana”; los minerales no son recursos renovables. Nuestra vecina, Costa Rica, le cerró el paso a la MCA. Aquí le abrimos las puertas.

Nuestra ignorancia sobre los efectos de la MCA conviene a los interesados. No aceptemos el “desarrollo” que perjudica. Exijamos a las autoridades que hagan cumplir las máximas medidas de seguridad en estos proyectos; que se cumplan las medidas de mitigación y, sobre todo, que velen por los intereses y la salud de los ciudadanos. Los ambientalistas juegan un papel clave en estas luchas. ¿Terroristas? Sí: contra la destrucción y la miseria.

<>
Artículo publicado el 30 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.