Metro Bus y Seguridad

La opinión del Docente Universitario…

Raúl Amores Serrano

Desde el momento que inicie operaciones el Metro Bus, cada persona que aborde una de las unidades debe contar con una tarjeta personalizada y, por ende, intransferible. Se estudia el mecanismo para que los estudiantes y jubilados cuenten con una tarjeta especial, para que paguen una tarifa más baja.

Esto apunta a la situación de un mayor control en el movimiento de la población. Pongamos como ejemplo: la fuga de un asesino y su persecución. Ese individuo, en teoría, no podrá movilizarse en el Metro Bus, ya que no puede usar la tarjeta de otro. Y el movimiento de sus familiares podrá ser monitoreado fácilmente para detectar apoyo. Si trata de comprar una tarjeta será arrestado de inmediato.

El Sistema de Seguridad tendrá mapas inmensos con luces indicadoras de la posición real de las unidades rodantes y su identificación. Con solo hundir una tecla se sabrá quienes son los pasajeros de esa unidad rodante incluyendo sus fotos.

Al computador central se le puede pedir que indique el momento en que un individuo con un número de cédula específico se suba al sistema rodante. Cuando ese individuo lo haga, se prendera una luz indicando el hecho consumado, la ruta del bus, su posición en ese instante. “Caso cerrado”, diría la doctora, los hombres vestidos de negro lo estarán esperando cuando pare el bus.

Pero como el pueblo es sabio ya vendrán formas de burlar ese sistema de detección.

Eso nos recuerda el personaje bíblico de la bestia que al dominar el mundo daría un número a cada ser humano viviente.

En la Biblia se cita el número 666 como la marca de la Bestia, relacionado habitualmente con Satanás o con el Anticristo. El origen de esta asociación está en el libro del Apocalipsis del Nuevo Testamento. Aunque las investigaciones más recientes parecen indicar que debería ser el número 616, tal y como lo dice un fragmento del Nuevo Testamento encontrado hace varios años.

En los últimos años, han surgido interpretaciones que cada vez han ido ganando más adeptos que identifican el 666, no con una persona ni un ser vivo, sino con un objeto:  Internet.

Otros teóricos también indican que, siendo la letra ‘W’ una forma de escribir el 6 en la numeración romana (VI), entonces www (la “World Wide Web”) representaría este número. Cabe mencionar también que 666 en romano se escribe como DCLXVI y no como VIVIVI y que la W también se puede ver como dos veces el numeral V en lugar del numeral VI.

Esperamos que el sistema de Metro Bus aumente la seguridad ciudadano y no sea usado para monitorar enemigos políticos. Suficiente con los celulares “pinchados”.

<>

Este artículo se publicó el 27 de agosto de 2010 en el diario Panamá América a quienes damos igual que al autor todo el crédito  que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: