Presupuesto 2011: Gastos de operación

La opinión de la Abogada y Ex diputada de la República…

MIREYA LASSO

El control de gastos operativos es factor vigilado estrechamente en negocios privados, porque ellos inciden en las ganancias a repartir, mientras que en el sector público no existe incentivo semejante, porque el objetivo no es maximizar ganancias.

Naturalmente, en una empresa habrá incentivos para evitar despilfarros y corregir duplicidades; en cambio, como la eficiencia de la administración pública no se mide por ahorros, sino por calidad de servicios, nos inclinamos a pensar que mientras más se gaste, mejor se sirve. Los gastos de operación del Estado, consignados dentro del Presupuesto de Funcionamiento, revelan lo que nos cuesta su operación a los panameños según las políticas gubernamentales. Dentro de esos gastos —y reconociendo el derecho natural del funcionario a recibir una remuneración justa— ocupa una posición relevante el valor de la planilla estatal.

El total de Gastos de Operación para todas las entidades públicas para el 2011 —que incluyen remuneraciones personales, servicios no personales, materiales y equipo— ascenderá a más de B/. 4.0 mil millones. De esa suma le corresponde cerca de la mitad al gobierno central y la otra mitad a las entidades descentralizadas, empresas públicas y banca estatal.

Esas cantidades, expresadas aisladamente sin puntos de comparación o referencia, no transmiten un mensaje significativo ni demuestran la tendencia de los últimos años hacia un Estado cada vez más burocrático y costoso.

Los presupuestos nacionales de los últimos seis años, incluyendo el que se proyecta para el 2011, lo demuestran. Efectivamente, los gastos de operación fueron creciendo de cerca de B/.2.0 mil millones para el 2005, a B/.2.3 mil millones para el 2006, a B/.2.6 mil millones para el 2007, a B/.2.9 mil millones para el 2008, a B/.3.3 para el 2009 y a B/.3.4 mil millones para el año en curso. En conclusión: En los siete años, desde el 2005 hasta el próximo año, los gastos de operación se habrán duplicado de B/.2,000,000,000.00 a más de B/.4,000,000,000.00.

Otro factor a considerar son las nuevas —diecisiete— instituciones públicas creadas en los últimos cinco años. Surgen entre las entidades, empresas y organismos nuevos: Ministerio de Seguridad, Tribunal Administrativo Tributario, Tribunal de Cuentas, Fiscalía de Cuentas, Autoridad de Aduanas, Secretaria Nacional de Discapacidad, Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos, Dirección General de Contrataciones Públicas, Tribunal Administrativo de Contrataciones Públicas, Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología, Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, Instituto de la Mujer, Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental, Autoridad Nacional de Recursos Acuáticos, Aeropuerto Internacional de Tocumen, Empresa de Generación Eléctrica, Agencia del Área Panamá Pacífico.

No en balde hemos visto una consecuente evolución en la planilla estatal, tanto en número de funcionarios como en monto de salarios. Según datos de la Contraloría General, en diciembre del 2005 había un total de 161,650 empleados estatales, quienes ese mes devengaron una remuneración de B/.111,014,000.00, excluyendo gastos de representación, décimo tercer mes y horas extras.

En junio del presente año la Contraloría General reporta un total de 171,972 funcionarios estatales, quienes devengaron ese mes la suma de B/.145,607,000.00. Es decir, se aprecia en cuestión de cinco años un aumento de más de 10,000 funcionarios y una planilla incrementada en B/.34,000,000.00 mensuales.

Cuando recibimos en la Asamblea Nacional el proyecto de la llamada Ley de Equidad Fiscal del 2005, se pretendió frenar el crecimiento del gasto público, con medidas tales como retrotraer el monto de la planilla a niveles de 1999, controlar gastos como viáticos, alquileres, uso de celulares, etcétera. Pero desde el 2005 el aparato estatal creció. ¿Para mejorar los servicios públicos o para constituir una frondosa burocracia?

Vale reflexionar sobre el tamaño y eficiencia del Estado. ¿Se mide periódicamente la calidad y rendimiento de lo que nos cuesta? ¿Vamos en dirección de un gigante burocrático o de un Estado vigoroso eficiente? Los gastos de operación no deben ser vistos como trofeos del ganador y sus simpatizantes, sin obligación de rendir cuentas.

<>
Artículo publicado el 25 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El libre albedrío

La opinión del sociólogo….

.

Vicente Carranza

Una gran pregunta filosófica reside en la capacidad de las personas para tomar decisiones de una manera independiente. Muchos científicos sociales han afirmado que la gente tiene poca libertad en su capacidad de tomar decisiones debido a las restricciones sociales impuestas a ellos, como por ejemplo la clase social. Esto puede llevar algunos a la conclusión de que nuestras vidas están predestinadas. Estos se refleja incluso en las creencias de los millonarios que simulan hacer su riqueza por sí mismos cuando en realidad esta ha sido generada con la herencia familiar. Esto puede hacernos pensar que las oportunidades en la vida son basadas puramente en la suerte (por ejemplo ser el espermatozoide de un millonario).   Entonces, ¿hay libre albedrío? ¿Pueden las personas tomar decisiones que no son limitadas por su origen social?

En un mundo donde las opciones son estructuradas, la existencia del libre albedrío puede ser fácilmente cuestionada.   Vivimos en una era de consumo hedónico, una idea que se construye y se implanta en la mente de cada uno de nosotros. El mejor ejemplo está en el flujo de mensajes publicitarios que constantemente nos bombardea. Estamos moldeados desde el momento del nacimiento hasta la muerte para satisfacer las necesidades de este mundo vuelto loco. Todos somos construidos y limitados por las consecuencias que nos crearon. Pero, ¿cómo, si lo está, relacionado el libre albedrío con esto? Si la elección está prácticamente predestinada, ¿qué nos queda?

Existe una respuesta a esto si le vemos el fundamento de esta “realidad” como social (es decir, construido a partir de una aprobación popular) entonces este es el punto en donde entra en juego el libre albedrío.

Nosotros como un colectivo hemos tomado la opción de “aceptar” esta construcción social como nuestra única realidad, desenlazando una sumisión a las limitaciones que se adapten a nuestras elecciones.

Es aquí donde reside el libre albedrío, es entonces nuestra opción de aceptar (o no) esta realidad que es formada para beneficiar a una minoría. Sin embargo, aún queda un resquicio de esperanza en todo esto.

Si esta realidad es una construcción social, implicando que hay una sumisión colectiva, es en ese instante que debemos utilizar nuestra capacidad de objetar y revertir nuestra situación actual. Pero esto lo dejo al pensamiento de cada lector.

<>
Artículo publicado el 24 de agosto de 2010 en el diario el Panamá América Digital,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Consenso en Ley de Medicamentos

La opinión de la Economista y Educadora….

LIZABETA S. DE RODRÍGUEZ

En junio de 2010, el Consejo de Gabinete facultó al ministro de Salud para presentar un nuevo proyecto de Ley, que introdujera modificaciones a la Ley 1 de enero de 2001, sobre medicamentos y otros productos para la salud humana, ante la Asamblea Nacional de Diputados.

El presidente de la República y el ministro de Salud, manifestaron públicamente que esta propuesta tiene como propósito agilizar los procesos de adquisición y suministro de medicamentos; así como la obtención de bajos precios de los mismos, condición que no asegura la ley vigente.

Según los proponentes, con la aprobación del nuevo proyecto de ley, el gobierno estará en capacidad de hacer frente a las demandas de los usuarios del servicio de farmacias públicas (Centros de Salud, Caja de Seguro Social, Hospitales Estatales, entre otros).

Otros aspectos considerados dentro de las reformas van dirigidas a robustecer el laboratorio del Instituto Especializado de Análisis de la Universidad de Panamá, vigorizar la acción fiscalizadora del MINSA y la implementación de mecanismos destinados a la rápida tramitación del registro sanitario.

Aún cuando los diversos actores que integran la sociedad civil convergen en que la actual Ley de Medicamentos requiere modificaciones que optimicen los progresos logrados, manifiestan la necesidad de que la propuesta presentada por el Ejecutivo sea ampliamente consultada. Que además de incluir a las empresas farmacéuticas; se convoque a las asociaciones de especialistas, gremios farmacéuticos y afines, así como a organizaciones de pacientes y consumidores, porque se sienten ignorados y en riesgo.

Diversos representantes de gremios y asociaciones, expresan que el tema de salud es muy complejo, pero que es un asunto de todos; que el mismo es un derecho humano elemental, por lo que debe garantizar seguridad, eficacia y calidad a la población.

Esta polémica Ley causa gran preocupación en todos los sectores de la población, fundamentalmente en los conocedores de la materia, debido a que históricamente las grandes empresas farmacéuticas se han constituido en monopolios, aplicando altos precios, frente a la mirada imperturbable y complicidad de administraciones gubernamentales, causando perdida de credibilidad en las autoridades.

Por ello, en procura de que los cambios presentados para discusión en la Asamblea Nacional respondan a resolver necesidades auténticas de la población, asociaciones, gremios y sociedad civil, exteriorizan su posición de vigilancia y salvaguarda, en procura de garantizar que se mantenga una reglamentación rigurosa de medicamentos (bioequivalencia), mediante el registro sanitario. Así como el establecimiento de un sistema efectivo de fiscalización, que garantice un adecuado procedimiento de compra y cumpla con las más elevadas normas de calidad y recomendaciones de la OMS y OPS.

Las organizaciones hacen un llamado al gobierno para discutir la propuesta, a fin de lograr un consenso que favorezca a la comunidad, en virtud de lo establecido en la Constitución Política y que no se repita la amarga experiencia vivida con la aprobación de la Ley Chorizo.   Es conveniente que se promuevan mecanismos de consenso y aparten diferencias.

<>
Artículo publicado el 25 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Sin miedo a equivocarme y a pedir perdón

La opinión de la Periodista….

.

Judy Meana 

El mejor consejo es un buen ejemplo.   Digo esto porque prometí que hablaría sobre “la inutilidad de dar consejos”, un tema que en 1992 me tocó abordar en una clase del hermano Juan Rilova, director del Colegio La Salle de Colón, mi alma máter.  Me ahorré tener que hablarles del debate y en una frase les dije lo que pienso.

Con el paso del tiempo y la experiencia que nos dan los errores o los aciertos, nos damos cuenta que la vida está llena de contradicciones. Lo que parece una mentira puede convertirse en una gran verdad. Y hablo de los sueños, esas escenas mentales en las que nos vemos a nosotros mismos con nuestros deseos hechos realidad. Nos falta despertar y evaluar si vamos por el camino correcto. Si estamos medio perdidos, sería bueno escuchar y evaluar un par de consejos u opiniones; como quien prepara una mochila para una expedición a las montañas.  Hay que llenarse de valor para asumir riesgos y siempre recordar que la mayoría de los grandes descubrimientos e inventos del mundo, no fueron por el camino más fácil o se lograron a la primera.

Toda mi vida he estado en esto de la comunicación. Me convertí en presentadora de noticias a los 19 años de edad.  Aprendí a transmitir mensajes en el menor espacio de tiempo posible y sin temor a equivocarme o “pelarme” como decimos en buen panameño.   Mi secreto está en reconocer a tiempo mis errores y ofrecer mis disculpas. Aprovecho para pedirles perdón, si es que pensaban que yo era asesora. No he tenido ese privilegio, pero sé que muy pronto lo seré. Así que el próximo martes escribiré sobre “cómo alabarse sin despertar envidia”, lo que dijo un famoso griego.

<>
Artículo publicado el 24 de agosto de 2010 en el diario el Panamá América Digital,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Enemigos del pueblo panameño

La opinión del Abogado, Comunicador Social y Oficial penitenciario….

.

VÍCTOR ECHEVERS CALOBRIDES

Históricamente este pueblo ha sufrido un karma, del cual ha tratado, trata y tratará de librarse con todas sus fuerzas, pero la batalla no es nada fácil porque el mismo se ha cubierto con un manto, el eterno manto que utilizan los demagogos de todos los tiempos, a quienes grandes sectores identifican como dulces ovejitas, pero lo cierto es que son unos feroces lobos que lo único que persiguen son sus grandes intereses económicos fundados en los oligopolios públicos y notorios.

Estos grupos pueden no comer en el mismo plato pero tienen ideales afines que los mantienen mansos entre ellos mismos, pero atacan con ferocidad a cualquiera que pretenda o insinúe trastocar sus millonarios intereses.

Estas agrupaciones solo buscan su satisfacción económica, esa es su esencia filosófica de existencia, y cualquiera que tenga una filosofía de vida diferente a ellas será su eterno enemigo en esta y las vidas subsiguientes, si existieran.  Contrario a ellos, este gobierno ha demostrado anteponer los intereses personales para cumplir los nobles intereses de la inmensa mayoría del pueblo panameño.

Solo por ese hecho este gobierno tendrá que enfrentar a esos personeros de la mentira y el engaño que han vivido a sus anchas gracias a los pactos no tan secretos que el pueblo panameño ha tenido que sufrir para mantener a una clase exterminadora del bien público, pues ellos se consideran poseedores de las riquezas y el futuro prometedor que nos corresponde a los panameños por la administración diligente de un gobierno que no cree en pactos.

Es imprescindible desenmascarar a estos grupos por el bien de Panamá, los cuales son: el PRD —la izquierda—, los empresarios que reniegan pagar impuestos y compartir sus riquezas y las 5 empresas farmacéuticas que históricamente se han repartido 110 millones anuales en compra de medicamentos por parte de la CSS y no permitirán jamás una propuesta sana y noble que busque romper el oligopolio bochornoso y repugnante que administran, el cual es sumamente redituable solo para 5 familias.

El gobierno tendrá que reconquistar a los verdaderos ideólogos del cambio para desenmascarar a los farsantes históricos de esta patria, quienes valoran a los PRD más que Martín.

<>
Artículo publicado el  22 de agosto de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Andan a pie

La opinión de….

Charlie Del Cid

Hace 100 años cuando no había automóviles, y las ciudades eran pequeñas andar a pie era lo más común.  Hace siglos igual. El que tenía que recorrer grandes distancias usaba un carruaje o un caballo. Supongo que eran para los pudientes o ricos. Si hoy tener un carro es costoso, supongo que algunos de los medios de locomoción de la antigüedad también lo serían. Andar a pie era culto. Se afirma que Aristóteles filosofaba caminando junto con sus discípulos. Jonás el profeta caminó tres días para recorrer Nínive, la capital de Asiria.

Caminar es saludable. Los médicos lo recomiendan como un ejercicio que podría darnos más años de vida.   Sin embargo, andar a pie o en bus, si es diablo rojo más todavía, puede ser signo de que nuestra vida no ha llegado a ser exitosa.   Tener un auto de último modelo, con dispositivos de audio y video, con vidrios ahumados, neumáticos y rines de marca se ha convertido en una medición de nuestro progreso.

Supongo que a eso se refería una analista de espectáculos y moda al referirse a los participantes, incluso finalistas, de algunos de los reality shows más exitosos de los últimos años. Estos artistas tuvieron tres meses en la vorágine del espectáculo, pero sus vidas no han cambiado mucho. Soñaban con contratos de productoras musicales, pero no es la suerte de todos. En este mundo en el que todos queremos nuestros cinco minutos de gloria cualquier oportunidad esperanzadora es atractiva. Un concurso de estos puede ser el trampolín que nos saque de la pobreza.

¿Habrá tarimas y shows para tantos artistas? En esta época del entretenimiento, esta faceta de la vida humana ha pasado de ser de un medio a un fin. La tarea del artista es bien pagada, su vida es es admirada e idolatrada por las masas, muchas veces sin importar el contenido de sus producciones.

Es necesario que los jóvenes que sueñan con el estrellato sepan que no habrá tarimas para todos. Hay ocasiones en que los propios productores o empresarios irrespetan sus dignidades.   Claro, eso no lo notan si están soñando con fama y fortuna. Definitivamente que el respeto nos lo ganamos nosotros mismos. Nadie te respetará si tú no lo haces. Un papel fundamental en tener los pies sobre la tierra lo hace nuestra familia. Si no hay familia, sería bueno tener algún amigo que nos diga la verdad, aunque esta duela.

<>
Este artículo se publicó el 25 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos,   lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Políticas de empleo para jóvenes en riesgo social

La opinión del Periodista…
.
FEDERICO J. G. TEJADA 

La población joven, en muchos casos, ve truncados sus sueños de un mejor destino por la falta de orientación y/o una oportunidad que le permita obtener experiencia previa en el campo laboral, por ello son importantes las políticas públicas que en este marco promueva preferentemente el Estado, para ofrecer capacitación e inserción laboral. El MITRADEL desarrolla diversos programas para atender a ese sector de la población.

Actualmente se creó la Dirección Nacional contra el Trabajo Infantil y Protección de las Personas Adolescentes Trabajadoras, que busca acabar con este flagelo que atenta contra el desarrollo físico y emocional del niño o niña. El MITRADEL cuenta con el Servicio Público de Empleo —SERPE—, que da respuesta a la población desempleada y a jóvenes en riesgo social insertándolos en el mercado laboral. ‘Mi primer empleo’ capacita, durante tres meses, en el área en donde se desenvuelve mejor el joven, brindando la oportunidad y la experiencia laboral necesaria para luego obtener un trabajo digno.

Existe el programa de Apoyo a la Inserción Laboral —PAIL—, que otorga una beca laboral para capacitarse trabajando en una empresa que necesita mano de obra para su actividad en crecimiento. En este programa las empresas se comprometen a contratar el 80% de los becarios que pasen satisfactoriamente el periodo de prueba. Además, la escuela Diógenes de la Rosa da oportunidad a jóvenes y adultos que no han terminado sus estudios, sin distingo de edad, de terminar su formación académica, otro programa del Instituto Panameño de Estudios Laborales, —IPEL— del MITRADEL. Pronto se creará un departamento que coordinará con el Programa Elige Tu vida, cuyo fin es la prevención y la inserción de jóvenes en el mercado laboral. Se encargará de coordinar con el MIDES y la Secretaría Nacional de Infancia, Adolescencia y Familia, entre otros, haciendo énfasis en el desarrollo de políticas públicas de empleo tendientes a prevenir que los jóvenes caigan en el vicio o la violencia.

<>
Artículo publicado el 25 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.