Las prioridades de los faraones

La opinión de…

Javier Barrios D. 

Los grandes monumentos históricos, como las pirámides egipcias, mayas y de Teotihuacán y las Siete Maravillas del Mundo (¡son más!) tuvieron un móvil religioso y/o satisfacían el ego y el interés de sus gestores por inmortalizarse.

Costosísimas debieron ser, construidas por súbditos, esclavos u obreros, mientras sus familias y el resto de los de abajo, seguramente enfrentaban grandes necesidades. Es una “epidemia” antiquísima, universal e invencible, que ha contagiado a mandatarios, organizaciones privadas, eclesiásticas, etc.

Recientemente tuve la oportunidad de conocer la catedral más grande del mundo, St. John The Divine (Nueva York) y la verdad que es para quedarse mudo de lo impresionante de su tamaño y arquitectura gótica.

Las hay espectaculares en Europa, como Notre Dame y la mismísima Capilla Sixtina; el templo Taj Mahal en la India; en Latinoamérica, aunque más modestas, etc; claro indicio de que los religiosos (sin distingo de credo) siempre han considerado que la casa de Dios no puede ser una pocilga… ¡como si a él le importara!    Las “pirámides” modernas las construyen los inversionistas privados, como el Empire State, las (ex) torres gemelas, la torre Burj Khalifa (Dubai), las torres Petronas (Malasia), etc., en una clara competencia para ver quién llega primero al cielo.   Ni los gobiernos escapan a estas excentricidades.

En nuestro terruño, proporciones guardadas, ocurre algo parecido: Mi “paisa”, el Dr. Porras, fue muy criticado por su elefante blanco (el hospital Santo Tomás), que pronto se quedó chico; los militares no construyeron obras de tanto renombre, ¡pues no les preocupaba las próximas elecciones!   Endara de a malas pudo ordenar parcialmente la casa o la cosa pública; el Toro, ya en el ocaso de su mandato, culminó los corredores, ganándole la champaña a los contratistas;   Mireya inauguró el Puente Centenario, cuando todavía era peatonal, y Martín, ya abandonando el solio, cortó la cinta de su cinta costera.

Aunque estas obras hayan estado plenamente justificadas, algunos pecaron escogiendo opciones caprichosamente y/o con contrataciones amañadas, construyéndolas a tambor batiente y con una ineficiente supervisión, sin ocultar el vivo interés de inmortalizarse y de conseguir votos para el ungido de la próxima contienda que, por lo visto, no fueron suficientes, pues siempre perdieron. Las inmobiliarias, por su parte, compiten levantando rascacielos.

Nuestro nuevo “faraón”, con fondos públicos “sagrados”, con las finanzas saneadas que le dejó Martín y con su reforma “saca plata”, se ha propuesto romper todos los récords.   En efecto, para opacar “la gloria” del miura, que lo tuvo “amarradito” en el corral y se le escabulló, en momentos en que las necesidades prioritarias sobran y la moda es privatizar, decidió arbitrariamente gastarse mil milloncitos de balboas estatizando autopistas viejas, que solo requieren una renegociación de los contratos y ampliarlas.

Destinará mil 500 millones de balboas para el Metro, que no es, ni técnica ni financiera ni socialmente, sino caprichosamente, la opción más viable.   Construirá su “pirámide” financiera (¡70 pisos para oficinas públicas en Ave. Balboa!) que será, como dicen los colombianos, la machera, pues no habrá otra igual de alta en Latinoamérica (¿por cuánto tiempo?) y ¿producirá su propia luz o la reflejará?   Yo, ni amarrado la subiría, no vaya a ser que estando por allá arriba se dañen los ascensores (¡nada raro en edificios públicos!) o, dada su brillantez, un piloto novato aproximándose a Tocumen se estrelle con ella, sea porque lo encandile o poniendo “revoch” violentamente al confundirla con el Sol o la Luna, o la echen abajo en respuesta a las fanfarronadas de Mr. 99 contra los terroristas, las FARC y los narcotraficantes.

El mejor monumento que podrían dejarnos nuestros próximos mandatarios es olvidarse de sus íconos y de las próximas elecciones y, en un compromiso de Estado, cada uno agregar una parte o un miembro (proporcional a su contribución a la reducción del mal) en la construcción de una estatua, que consistiría en un niño de cuatro años, con el vientre desproporcionado, esquelético, ojos alicaídos, tez amarillenta, etc.

Concluida la obra, tendría el siguiente epitafio: “Aquí yacen los restos de quien en vida se llamó, la desnutrición infantil en Panamá, madre de todos los males”. Paralelamente se levantarían otras estatuas en alusión a la corrupción, a la administración de justicia, etc.

Soñar no cuesta nada, porque mientras Ud. lee este artículo (¡gracias!) un sacerdote bendice la inauguración de un rascacielos en Punta Pacífica o diseña con sus feligreses un majestuoso templo en esta ciudad, el Sr Presidente firma una contratación directa, un funcionario se embolsa miles de verdes del erario público y la ex procuradora se apresta a pagar su pena… un niño ngäbe buglé muere de hambre.

<>
Este artículo se publicó el 21 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Los ojos de la justicia

La opinión del Periodista…

Juan B. Gómez 

He pensado bastante en la mujer que lleva los ojos vendados y simboliza a la Justicia desde hace muchos años. Dicen que es ciega. Pero yo creo que la Justicia ciega es una ilusión, lo que debiera ser pero no es.

Que cada juez se ponga la mano en el corazón y diga si él juzga el delito y no a su autor. Pienso que es cuestión de cultura: a medida que los países se elevan culturalmente, la Justicia va perdiendo la vista.

En un país culto casi siempre se cumplen las leyes, sin mirar al sujeto que las viola La ilusión ( o la farsa) dice que todos los hombres de un país son iguales ante la Ley. Pero, repito, que es una ilusión.

En países como el nuestro, desgraciadamente, en los tribunales ven bien quién es el sujeto que violó la ley; y de acuerdo con quién es el sujeto, viene el fallo del juez.

En mi libro Compendio de sabiduría y buen humor, recuerdo el viejo cuento Crainquebille de Anatole France. Crainquebille es un humilde buhonero que discute con un policía, y a éste le pareció oír que el buhonero lo llamó “sinvergüenza”. Lo lleva a una comisaría, y el juez lo condena rápidamente a l5 días de prisión. Pero el juez, según el cuento, queda reflexionando después: Si ese pobre infeliz hubiera sido un poderoso político, un ministro, o siquiera un concejal, lo hubiera yo condenado a l5 días de prisión. Claro que no, yo condené a Crainquebille porque era el más débil.

En la entrevista que hicieron por televisión a la Procuradora Ana Matilde Gómez, recordé el juicio que le hicieron a Sócrates, hace bastante más de dos mil años, en el que el sabio demostró que valía mucho más que los jueces que lo condenaron.

La ex Procuradora comentó, que como ella insistía en mantener su independencia en sus funciones en el Ministerio Público y no subordinarse a las presiones del Ejecutivo, un magistrado le dijo: “ Procuradora, déjese querer”.   Y otro le solicitó, taparse un ojo para que dejara que las cosas sucedieran como siempre han sucedido. Y otro, le recomendaba: “Escuche esos consejos”. “El cuento de los tres monitos”,  celebró la Procuradora con mucha gracia.

Contaba el jurista argentino Bonifacio del Carril, que durante la dictadura de Perón, era tan grande la sumisión de los jueces al dictador, que en una ocasión tuvo que intervenir en un importante y sonado juicio de la época, y el juez que veía el caso le dijo sin ningún disimulo: “No se olvide que hay jueces de la Justicia y jueces del Gobierno; yo soy del Gobierno”.

Y me parece que acá sucede algo parecido. En el equipo de la Corte nuestra hay 9 “jugadores”, 5 son del Gobierno y 4 de la Oposición. Exactamente, ese fue el resultado del juicio (político) contra la ex Procuradora. ¿Y dígame una cosa, usted sigue creyendo que la Justicia es ciega?

<>

Este artículo se publicó el  21  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

IV Foro Social de las Américas

La opinión del Docente Universitario y Miembro de SERPAJ-PANAMA….

JULIO  YAO

Del 11 al 15 de agosto asistí al IV Foro Social de las Américas (FSA) en Asunción, Paraguay, por invitación del Comité Organizador y el Servicio Paz y Justicia en América Latina (Serpajal), una organización presidida por Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, dedicada a la defensa de los derechos humanos y la justicia social, así como a la promoción de una cultura de paz mediante la no violencia activa (NOVA). Ya antes había estado cerca, en el III Foro Social Mundial, que se llevó a cabo en Porto Alegre, Brasil, en 2003, en el marco de una asamblea anual de Serpajal en dicha ciudad.

Al FSA asistieron decenas de miles de activistas de derechos humanos, organizaciones, movimientos, redes y personas comprometidas con los derechos de los pueblos de la Región.   Fue preponderante, además de los paraguayos, la presencia de países vecinos como Bolivia, Brasil, Argentina y Uruguay. Se realizaron simultáneamente miles de paneles, talleres, seminarios, actividades culturales y plenarias sobre la más completa temática regional.

Hice una exposición en un panel organizado por Serpajal sobre: Matrices Productivas, planes de megainfraestructura y militarización, en el cual también intervinieron, entre otros, Ana Juanche (Coordinadora del Serpajal y moderadora),  Raúl Zibechi (Uruguay), Enrique Acha (Colombia), y expositores de Brasil y del Serpaj—Paraguay. Como participantes en ese panel estuvieron Rina Bertaccini (Argentina), del Movimiento para la Solidaridad de los Pueblos (MOPASSOL) y del Consejo Mundial de la Paz, así como Gladys de Souza Floriani, de la Casa Latino—Americana de Brasil, quien me invitó a la inauguración de un Parque Latinoamericano en este país.

En este panel se analizaron megaproyectos hidroeléctricos de carácter internacional, los impacto negativos de la minería a cielo abierto, la realidad económica, política, social y ambiental del Paraguay; críticas y defensas del presidente Lula de Brasil; las siete bases que EE.UU. opera en Colombia; las perspectivas del presidente Santos de este país; el progresivo involucramiento de Panamá en el conflicto colombiano por públicas presiones del Pentágono, así como las Maniobras Panamax 2010.

Serpajal organizó también una segunda parte del anterior panel: Desarrollo, militarización y criminalización, conjuntamente con Diakonia (Suecia), Base.IS, y Serpaj-Paraguay. Igualmente participé en el Taller: Los instrumentos de dominación y la Escuela de las Américas (Western Hemisphere Institute for International Cooperation, por sus siglas en inglés), hoy sita en Fort Benning, Georgia. Esta actividad fue realizada por la agrupación estadounidense School of the Americas’ Watch (Observatorio de la Escuela de las Américas), liderada por el padre Roy Bourgeois, de la Orden Maryknoll, ex combatiente de Vietnam condecorado por el Senado de EE.UU., que promueve el cierre de dicha ‘Escuela de Asesinos’, como la llamó el ex presidente, Dr. Jorge E. Illueca, cuando decidió expulsarla de Panamá en 1983. Aquí se analizaron las modalidades de dominación que se ejercen sobre personas, agrupaciones y naciones.

Finalmente, participé en un debate sobre: Marx y el humanismo marxista en América Latina hoy, organizado por News & Letters, un tema que forma parte de una amplia discusión sobre el significado y la pertinencia de Marx dentro de un debate ideológico regional que aún está pendiente.

El cierre coincidió con la fundación de la ciudad capital, gemela con Panamá, fue de lujo, con la presencia de tres presidentes: José Mujica, Uruguay; Evo Morales, Bolivia; y Fernando Lugo, Paraguay. Lugo (pese a su cáncer) fue iluminador. Evo fue el más antiimperialista y ecologista, y Mujica fue el más amplio (por algo es del Frente Amplio) y breve: ¡Habló menos de cinco minutos! Un sacerdote, un indígena, y un ex guerrillero: ¡Cómo cambian los tiempos y las épocas!

<>
Este artículo fue publicado el  21 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las evoluciones del Libro

La opinión del Comunicador Social….

ERNESTO A. HOLDER

A partir del próximo miércoles 25 de agosto y hasta el domingo 29, se celebrará en la Ciudad de Panamá, en el Centro de Convenciones ATLAPA, la VI Feria Internacional del Libro Panamá 2010. El país invitado este año es la República Oriental del Uruguay. Celebro que ya es la sexta versión de este evento en los últimos diez años. Sin embargo, y muy a pesar de que algunos señalan que en nuestro país es un mito la aseveración de que no se lee, la feria en sus primeras cuatro versiones solo reporta 220000 asistentes; relativamente poco si consideramos que tan solo nuestra matricular escolar de un año está por el millón de estudiantes. La página de Facebook para la versión de este año, señalaba que ‘2288 personas ‘likes’ Feria Internacional del libro en Panamá’.

En todo caso, exalto el hecho de que en nuestro país se vienen cimentando la celebración de este tipo de eventos con todas las conferencias y presentaciones que encierran las actividades para los visitantes. Hay un fenómeno que se viene dando y que merece la atención, gradual, de los propulsores del libro y, ante todo, de la lectura. El libro tal como lo conocemos hoy y, ante todo, su contenido que es lo primordial y su razón de ser, está experimentando cambios en su forma de presentación, lo que merece ser tratado como tema de discusión en el marco de los objetivos generales de divulgación y masificación del conocimiento.

Desde que Johannes Gutenberg creó los tipos de plomo para masificar la impresión de textos en 1448, al día de hoy —la era de los satélites y la Internet— el mundo cambio por completo. El mismo Gutenberg no tenía idea de que —literalmente— cambiaría el mundo de la manera en que lo ha hecho. Las infinitas posibilidades de que, como medio masivo de comunicación, sirva de vehículo para condicionar y jugar un papel principal de constantemente reordenar la conducta del homo sapiens a la hora de la configuración y reconfiguración de su realidad social y humana. No en vano la prestigiosa revista LIFE (magazine), en las postrimerías del milenio que acaba de terminar, consideró la creación de los tipos de plomo de Gutenberg como el número uno de los 100 inventos más significativos del los últimos mil años.

Si nos detenemos por un momento a pensar en todo lo que estimuló este invento, no acabaríamos nunca de asombrarnos. Permitió la propagación masiva ante todo, del conocimiento; de los grandes descubrimientos que aún estaban por darse a conocer; del pensamiento y las enseñanzas de los grandes filósofos de la Humanidad; de los textos religiosos e históricos; de las culturas y costumbres de otros pueblos y otras regiones. Y de las grandiosas obras literarias de grandes escritores alrededor del mundo.

Abrió la posibilidad de que cualquier persona en el mundo pudiera tener a su alcance la llave que lo sacaría —sin lugar a dudas— de la oscuridad de la ignorancia. El invento llevó el discurso filosófico e intelectual a otro contexto, el de la documentación de las ideas y los planteamientos científicos y filosóficos que han enriquecido el acervo intelectual de la Humanidad. Y ha puesto esta documentación al alcance de todos.

Es cierto que la masificación de libros se realiza por otros métodos y con la intervención de otras tecnologías. También es cierto, que con la tecnología de esta era, el Internet ante todo, se puede acceder a casi toda la información deseada para alimentar las necesidades de conocimiento que poseemos. La aparición de las tabletas electrónicas (IPads el más conocido) propone un cambio completo dentro de algunas décadas en la forma en que accederemos a las informaciones que generalmente encontramos en los libros.

En EE.UU., durante el segundo trimestre de este año, se vendieron $88.7 millones en libros digitales según el ‘Forum internacional de publicaciones digitales y la Asociación Americana de Editores’. Esta cifra sugiere un incipiente cambio en la manera en que los interesados obtienen sus libros, motivados por ahorros sustanciales en el producto digital, ahorro en tiempo y razones más sociales que tiene que ver con preservar los árboles y movimientos de esa naturaleza.

El cambio tecnológico preocupa y debe ser discutido. Las tecnologías que irán reemplazando el libro no están ni estarán al alcance de los marginados y necesitados de conocimiento. La lectura debe ayudar a elevar el nivel cultural de nuestra población, atacada y amenazada por influencias negativas presentes. En el camino de enfocar a una gran mayoría sobre las riquezas de la lectura, se debe incluir en es esfuerzo de masificación el uso apropiado de las tecnologías que pueden estar presentes cuando llega el momento.

<>
Este artículo fue publicado el  23 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

MIVI ejecuta 12 millones de balboas en Bocas del Toro

Más de tres mil bocatoreños reciben respuesta habitacional y legalización de lotes

Presentamos a continuación la interesante nota publicada en Facebook por la colaboradora editorial y activista política…

Jennie Gonzalez


Con una inversión que alcanza los 12 millones de balboas, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVI)  desarrolla en Bocas del Toro varios proyectos habitacionales que beneficiarán a  unos  3,270 bocatoreños de Almirante, Changuinola y del área comarcal.

Se desarrollan varios proyectos de vivienda en Almirante, Changuinola y áreas indígenas.

La ejecución del MIVIOT en esta provincia contempla la construcción de 654 viviendas dignas para la población bocatoreña, un compromiso adquirido por el titular del MIVI, Carlos Duboy, durante la gira realizada del 16 al 18 de julio en la región.

Este compromiso incluyó la construcción de dos viviendas  para las señoras Dina Morales y Catalina Guerra, cuyos esposos murieron durante los disturbios registrados en Changuinola a mediados de julio pasado. El ministro Duboy entregó las casas este martes, en un recorrido por la región, junto al viceministro de Vivienda, Jaime Ford, y otras autoridades.

De acuerdo con informes de la Dirección de Ingeniería y Arquitectura del MIVIOT,  se edificarán un total de 70 viviendas  en Changuinola y 84 en Almirante. Además, 500 casas en los sectores indígenas de Kankintú y Kusapín en la comarca Ngäbe Buglé.

Se detalló  que para el proyecto habitacional en Finca 13 de Changuinola, donde se construirán 70 viviendas, ya se tiene el terreno que es propiedad del Banco Hipotecario Nacional (BHN), y se está armando el pliego de cargos para su adjudicación que incluye obras de infraestructura (calles, aceras, alcantarillado sanitario y pluvial, agua potable, planta de tratamiento de aguas servidas, tendido eléctrico y la construcción de las viviendas).

“Es un proyecto integral que incluye movimiento de tierra, estudio de suelo y de impacto ambiental”, dijo Manuel Soriano, director de Ingeniería y Arquitectura del MIVIOT, al tiempo que explicó que lo mismo se está haciendo en Almirante, donde se construirán 84 viviendas.

En el caso de las 500 viviendas que se construirán en los sectores indígenas de Kankintú y Kusapín en la comarca Ngäbe Buglé, personal del MIVI realiza levantamiento de expedientes sociales.

Por otro lado, las direcciones de Asentamientos Informales y de Desarrollo Social de MIVIOT, en conjunto con el BHN, entregarán en los próximos días certificados de legalización de más de 2,600 lotes para el beneficio de unas 13 mil personas.

Entre el 16 y 18 de julio pasado, un personal conformado por 46 trabajadoras sociales y promotoras del MIVI visitaron el área de Guabito, Pantanal, 1, 2, 3; San San Puente, San San Medio, Puente Negro y la barriada 4 de Abril, donde se registran puntos críticos de asentamientos informales.


GOBIERNO NACIONAL

¡JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMÁ!

<>
Reportaje publicado el 26 de agosto de 2010 a las 14:28 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito, el merito y las responsabilidades que le corresponden.

Esfuerzos de Panamá por salir de las listas discriminatorias

No hay duda que el camino a penas inicia con paso firme para Panamá, reconociendo que el Gobierno Nacional viene trabajando arduamente para cumplir con los requisitos exigidos por la OCDE; sin embargo, consideramos que los distintos actores económicos deben estar abiertos a la comprensión de las futuras reglas referente a una mayor transparencia y combate de la corrupción, las cuales requerirán dedicación y una firme voluntad política.  A continuación presentamos el texto completo de este interesante artículo de opinión del Doctor en Derecho….

Hernán A. De León Batista

El Gobierno del Presidente Ricardo Martinelli, mediante la gestión del Ministerio de Economía y Finanzas, ha establecido como estrategia y decisión política de Estado para salir de las listas discriminatorias que mantiene la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por ser considerado Panamá una jurisdicción de baja imposición fiscal, el de suscribir por lo menos doce (12) Convenios para evitar la doble tributación internacional (CEDT); todo como consecuencia de que Panamá, mediante Carta de Compromiso de abril de 2002, se comprometió al intercambio de información con las autoridades tributarias de países de la OCDE.

En el aspecto de transparencia, se comprometió a que la Autoridad Tributaria tendría acceso a la información de los proveedores de servicios, a que dicha información indicaría los verdaderos propietarios de las personas jurídicas y que estas deberán llevar registros de sus operaciones. No obstante dicha Carta de Compromiso, desde el año 2002, sólo se modificó la legislación nacional para combatir el lavado de dinero sin que existiera convenio alguno de intercambio de información

Hasta el momento, Panamá ha negociado exitosamente diez (10) convenios con países como México, Italia, Bélgica, Barbados, Holanda, Qatar, España, Francia, Luxemburgo y Portugal, y de estos diez negociados, se han firmado dos: México (Ley 24 de 31 de marzo de 2010) y Barbados, la cual está en proceso de ratificación. En este mes de agosto, el equipo negociador de Panamá, liderado por el Viceministro de Economía, Frank De Lima, estarán negociando con Corea del Sur y Singapur, en septiembre con Irlanda y en octubre con República Checa, y para el 2011, se pretende iniciar negociaciones con Suiza, Canadá, Bulgaria, Hungría, Alemania y Gran Bretaña.

En total, Panamá ha realizado 47 acercamientos con otros países, a fin de negociar este tipo de convenios; pero esta negociación de convenios ha implicado una reforma al Código Fiscal a fin de armonizar nuestra legislación fiscal, incorporando a dicho texto codificado, mediante Ley 33 de 30 de junio de 2010, normas que regulan aspectos como: precios de transferencia; establecimiento permanente y Residencia Fiscal, de la cual muchas empresas contribuyentes ya deberían ir actualizándose en cuanto a este novedoso tema para Panamá.

Por otro lado, el MEF está creando la Unidad de Tributación Internacional, la cual se encargará de analizar y administrar los convenios para evitar la doble tributación que la República de Panamá suscriba, a fin de que los contribuyentes de los países o Estados contratantes con nuestro país, puedan acogerse a los beneficios que establecerán los mismos, así como la Unidad Técnica de Precios de Transferencia, la cual se encargará de fiscalizar que las empresas relacionadas o de un mismo grupo económico, realicen sus transacciones entre ellas bajo el principio de libre competencia en materia tributaria.

Como conclusión, todo este proceso ayudará a mejorar la imagen de la República de Panamá, como país cooperador en la lucha contra el fraude tributario internacional y el intercambio de información en materia tributaria, y de manera muy particular, que podamos salir de la lista gris de países considerados paraísos fiscales o jurisdicción de baja imposición fiscal. Igualmente, con todo este proceso habrá una repercusión positiva en la recaudación de tributos en general, el país y su economía serán más competitivos porque ayudará a la atracción de inversión extranjera y por ende, obtener una mejor calificación de inversión como país, tal como ya nos calificaron las tres empresas calificadoras más importantes como son Fitch, Moody´s y Standard & Poors, gracias a un arduo esfuerzo del Ministro Alberto Vallarino.

No hay duda que el camino a penas inicia con paso firme para Panamá, reconociendo que el Gobierno Nacional viene trabajando arduamente para cumplir con los requisitos exigidos por la OCDE; sin embargo, consideramos que los distintos actores económicos deben estar abiertos a la comprensión de las futuras reglas referente a una mayor transparencia y combate de la corrupción, las cuales requerirán dedicación y una firme voluntad política.

<>

Este artículo se publicó el  21  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América y el 27 de agosto en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La hora de limpiar playas

El próximo 26 de septiembre, grupos ambientales se unen para sacar los desechos del entorno marino costero de Panamá .  El reporte de la limpieza internacional de playas del año 2009 emitido por Ocean Conservancy registró que 498.818 voluntarios recogieron 7,4 millones de toneladas de basura en 108 países del mundo, incluyendo a Panamá.  A continuación presentamos completo el artículo de opinión de….

ISIS   PINTO

Se aproxima septiembre, un mes conocido internacionalmente como el Mes de las Limpiezas de Playas.  Este año se celebra el 25 aniversario de esta actividad, en donde casi un millón de personas en 100 países se involucran participando un día en estas actividades para eliminar la basura de las playas, identificar la procedencia de esta basura y promover el cambio de actitud de las personas con relación a esta problemática.

El reporte de la limpieza internacional de playas del año 2009 emitido por Ocean Conservancy registró que 498.818 voluntarios recogieron 7,4 millones de toneladas de basura en 108 países del mundo, incluyendo a Panamá.

También se estimó que el 60-80% de la basura recolectada (que llega al mar) procede de actividades en tierra firme que es llevada por el viento y por los cursos de agua al mar donde, posteriormente, es movida por las corrientes marinas a otros puntos del planeta.

La basura puede permanecer decenas y hasta centenares de años sin descomponerse, durante este tiempo ocasiona daño físico y por contaminación a la vida marina, así como al hombre que depende de los recursos del mar para su alimentación.

Otro dato interesante es que tan solo en un día de limpieza de playa se observó que el 60% de la basura recolectada fueron artículos desechables (pañales, envoltorios de comida, bolsas plásticas, latas, botellas, cigarrillos y otros enseres) y se encontraron 336 animales marinos enredados en basura (anzuelos, líneas de pesca, plástico, envoltura de six pack y otros).

Panamá no escapa de esta realidad, constantemente vemos basura dispersa por todos lados, todavía encontramos personas que arrojan la basura al suelo en lugar de depositarla en un basurero. Estas son prácticas que debemos lograr cambiar, porque no hacerlo afecta no solo a nuestra biodiversidad, sino también a nuestra salud y a nuestra imagen como país.

Conociendo la importancia que representan los océanos para los seres vivos, debido a que nos proveen alimento, que cada año se extrae del mar millones de toneladas de peces y mariscos para alimentar a la población mundial, porque sus ‘bosques marinos’ (pastos marinos y extensiones de corales) nos aportan gran cantidad de oxígeno y porque también contribuyen a regular la temperatura del planeta haciéndolo un sitio agradable para los seres vivos. Pero, sobre todo porque de los océanos dependen una amplia variedad de especies marinas que habitan y se transportan bajo sus aguas, debemos tener océanos libres de contaminación y desechos.

Como consumidores tenemos una tarea de ser cada vez más responsables al momento de seleccionar nuestros artículos, podemos reducir nuestro consumo de materiales desechables hechos a base de plásticos y foam, preferir envases con el símbolo de reciclado y participar en las campañas que, frecuentemente, realizan las organizaciones ambientales en colaboración con la empresa privada para recolectar estos desechos y reciclarlos.

Cualquier acción de estas que puedas acoger dentro de tus prácticas rutinarias puede hacer la diferencia en un planeta que ya nos envía señales claras de que necesita de tu apoyo.

Por ello, en este mes de septiembre involúcrate en alguna de las limpiezas de playas que se realizarán en todo el país y contribuye a educar a otros invitándolos a participar.

Tú puedes apoyar a organizaciones ambientales, instituciones gubernamentales y educativas que se unen año tras año para realizar una serie de iniciativas encaminadas a elevar la conciencia ambiental en todo Panamá, asistiendo el 26 de septiembre a la Gran Limpieza de Playa Nacional. Si necesitas más información sobre el tema, escribe a mesdelosoceanos@yahoo.com.

<>
Este artículo fue publicado el  21 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.