Profundización de la crisis

La opinión de…

Jorge Gamboa Arosemena

El caso de Ana Matilde Gómez debe abstraerse de los subjetivismos personales que ella puede generar a favor o en contra. Que la hoy ex procuradora haya o no tenido un desempeño criticable durante su ejercicio no debe confundir a los ciudadanos que deben defender la institucionalidad democrática.

Desde mi óptica, ella debió haber sido procesada desde mucho antes por incumplimiento de los deberes de su cargo, claro está, mediante un debido proceso que, considero yo, no se puede dar en un Estado enfermo.

Muchas de las pérdidas de las oportunidades para hacer justicia, ya sea en lo judicial, como en lo social y económico, se dan porque la ciudadanía no ha aceptado que el cuerpo de la nación panameña está enfermo.

Hágase una pregunta, estimado lector: ¿una persona enferma puede rendir a cabalidad el objetivo de su responsabilidad, o tiene que atenderse sus afecciones para poder producir lo que una sana puede producir? ¿Un Estado enfermo puede producir bienestar común?

Hemos asistido a la profundización de la crisis con un golpe de Estado sutil para controlar la administración de justicia, en su parte de instrucción de los sumarios, que le faltaba a este gobierno.   La Corte y la Asamblea están bajo control.   Instituciones como la Procuraduría de la Administración y la Universidad seguirán sin cambios, si muestran abyección.   Aunque esto no es del todo cierto porque, cabe recordar que, a principio de año, la Sra. Gómez, luego de unas escaramuzas con el Ejecutivo dijo por los medios que había entendido las “señas de boca a oído”, lo cual no valió para ser removida unos días después.

Hoy los panameños estamos perdiendo de vista el bosque por ver un árbol. El problema no es el caso de esta señora, que ya se habla de que, agotada la instancia interna, acudirá a la justicia internacional, donde es muy probable que gane el caso, pero tarde para ser restituida por el vencimiento de su período. El problema es que perdemos de vista lo medular que es el colapso de la institucionalidad democrática.

Tendremos que esperar que la crisis se profundice mediante circunstancias que seguro se darán, pero mientras tanto seguiremos en un país de tráfico de influencias, de injusticias, donde vergonzosamente más de 30% vive en pobreza y más del 20% en pobreza extrema, donde un gobierno mata, reprime y desaparece manifestantes, mientras sus voceros se engañan con sus propias mentiras.

El momento propicia profundizar la crisis, lo cual podría darse mediante la renuncia o la denuncia de los llamados magistrados de la Corte Suprema de Justicia que no condenaron. La renuncia porque, si tienen un poco de dignidad, no pueden estar en un cuerpo adocenado, o la denuncia contra sus colegas que violan normas. El seguir en sus puestos, sin una de estas acciones, los hace cómplices de lo que ha salido, en el pasado y presente y lo que saldrá en el futuro, de ese cuerpo.

Ojalá no sigamos engañándonos con que vivimos una democracia normal, cuando estamos enfermos como Estado. La única medicina política para esta República enferma es la constituyente, donde los panameños busquemos constituir la nueva República.   Si no ordenamos la vida política de la nación, los anhelos de seguridad, salud, educación, trabajo e igualdad de oportunidades seguirán siendo un quimera, con unos pocos que viven y una gran mayoría que sobrevive a duras penas, en este Panamá secuestrado.

<>

Este artículo se publicó el  18  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: