Del Rosario

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

MODESTO  A.  TUÑÓN  F.

Por más que Agustín quiso ser una persona sencilla, discreta y tranquila, nunca llegó a tener ese perfil. Su carácter era complejo en su forma de vivir, en su visión del arte, la cultura y hasta en la manera como llevó la enseñanza del periodismo; la pasión que le consumió el entusiasmo durante los últimos 35 años.

Cuando llegó a la docencia, había tras de sí, un mundo de evocaciones literarias, de indagación teatral, de artículos y críticas en diferentes medios de comunicación. Además, una sólida formación superior que le hizo parte de distinguidos centros universitarios.

Fue uno de los pocos panameños que estudió en el Colegio de México, uno de los más rigurosos centros académicos de ese país, donde obtuvo una maestría en Estudios Orientales, con énfasis en la cultura árabe y se hizo un experto en esta disciplina.

Este poeta no era llano. Era incrédulo, perfeccionista, meticuloso. Le gustaba confiar en los signos zodiacales y enfrentaba a quienes conocía, según este criterio astrológico. Quizás, una de las causas de su animadversión conmigo en algún momento, fue creer que yo era escorpión; hasta que se enteró que mi fecha correspondía a otro signo más tranquilo y equilibrado. Desde ese momento, noté su cambio.

Fue un profesor exigente. Una de sus primeras frases era que con él, la nota A, constituía una especie de quimera; ‘conmigo nadie saca una A’, le escuchaban decir las oleadas de estudiantes matriculados en su aula, donde asistían a algún curso de Investigación, Semiología, Técnica o algún otro de la carrera de Periodismo.

Había una profunda coherencia entre lo que enseñaba y hacía. Mientras cumplía con sus asignaturas, escribía una página cultural o una columna periodística, publicaba sus críticas literarias, de teatro o cine. Muchas veces coincidimos en alguna sala y comentamos al alcance de un drama o alguna cinta cinematográfica recién vista.

Durante los últimos años, había menguado su vena de dramaturgo. Además de sus poemarios, entre otros El río mansamente, Poesía joven tenía el repertorio de textos teatrales como El alto y el bajo, Los bellos días de Isaac, Suceden cosas extrañas en tierras del emperador Cristóbal y A veces esa palabra libertad.

En estos textos hay un contenido que explora las relaciones humanas, a veces en cuanto a diferencias existenciales y en otras, en contradicciones entre sus personajes protagónicos y el entorno, con matices políticos. En El alto y el bajo, dos personajes diferentes social y culturalmente, tienen una relación asimétrica. Al final, los papeles cambian y cada uno de los personajes se convierte en el otro y asume el poder.

En A veces esa palabra libertad, construida sobre el escenario de la gesta del 9 de enero, gente humilde mira y participa en esos acontecimientos históricos sin perder su condición popular. Algo así, como dice uno de los personajes, ‘pasajeros de un transcurrir que pareciera durar toda la vida’.

Ganó diferentes premios tanto nacionales como en el exterior, Guatemala y Cuba. Esto demuestra la calidad de su creación y el mundo que supo delinear en esta conjunción artística.

Quizás, Agustín, a pesar de sus capacidades intelectuales, su obra y forma como enseñó, dejará en el recuerdo de quienes le conocieron, sus disputas por enfoques que asumió ante las diferentes contingencias en que se vio envuelto. Dejó de escribir una página en uno de los diarios, a causa de opiniones vertidas en alguna entrevista que le hicieron y cuando opinó sobre algún asunto espinoso.

De igual manera, en el claustro universitario, dio su punto de vista y asumió posiciones que no fueron del agrado de alguno de los grupos que permanecen en pugna en la Facultad de Comunicación Social. Uno de los incidentes que le tocó vivir al ejercer como director de la Escuela de Periodismo. Allí, los conflictos que se produjeron, obligaron a que dejara la posición.

Estas vicisitudes le hicieron ser un observador ágil y guardar esa convicción de uno de sus personajes teatrales, de que ‘con la confianza no se llega a ningún lado’. Pero esta visión de la realidad, nunca la guardó; la expresó, la hizo pública y por ello, sus conflictos con algunos.

Rosa, la vendedora de flores de una de sus obras dijo en algún momento que había que crearse la conciencia de ‘que las cosas o son como deben ser o sencillamente no tienen razón de ser’. Agustín hizo de esta frase, una de sus máximas. De allí la trascendencia de s u pensamiento, su tarea docente y de su personalidad.

<>

Este artículo fue publicado el  11 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

De los 28 años, 21 de militancia MOLIRENA

La opinión del Embajador de Panamá en Nicaragua y Ex Secretario del MOLIRENA…

Olimpo A. Sáez M.

Este 12 de agosto el Partido MOLIRENA celebra sus 28 años de fundado. El PNP que fundamos, saltando la cerca universitaria, se inscribió con 35 mil adherentes un año antes, en 1981. Molirena y el PNP, con distintos candidatos, participamos en la campaña electoral de 1984.

En las elecciones generales de 1989 al PNP se le ofreció, por medio de Mario Galindo, la postulación a legislador por el Circuito 8-9 en la ciudad capital. El PNP aceptó la oferta. Era una oportunidad de seguir existiendo, de expresar nuestras ideas desde la Asamblea, de hacer realidad algunos proyectos y sueños políticos.

La lucha por el triunfo de Endara, Arias Calderón y Ford en las elecciones de mayo de 1989, nos llevaron a la cárcel. Mi amigo Miguel Vanegas y yo fuimos torturados por dos días seguidos guindados de los aros de la cancha de baloncesto del Cuartel Central. En agosto del mismo año volvimos a las celdas del G-2 por 48 horas y torturados psicológicamente, en esta ocasión con mis amigos y compañeros de lucha Guillermo Ríos Valdés y Alejandro (Duende) Garrido Arosemena

En marzo de 1990 asumimos el cargo de Legislador de la República. Luego formamos la Unión Patriótica Popular, acuerdo político con el Partido MOLIRENA. Más tarde ampliaríamos esta filial con la nueva organización Unión Popular Molirena.

En estos 21 años hemos participado como Convencional, como Director Nacional, Miembro de la Junta Política, del Consejo Ejecutivo Nacional y Secretario General del Partido MOLIRENA. El Partido Molirena nos ha ofrecido la oportunidad de haber sido elegido Legislador en su papeleta, Embajador en Brasil, Cónsul General en Vietnam y actualmente Embajador en Nicaragua. En todas estas posiciones políticas en el partido y en el gobierno hemos trabajado por prestigiar esas posiciones y cumplir con los deberes de buen administrador.

De los 28 años de fundado, parte de esa vida de los molirenas, mis amigos y yo, le hemos servido 21 años de permanente militancia. No siempre nos hemos sentido correspondidos por esos 21 años de sacrificios y de luchas, pero seguimos trabajando para engrandecer al partido de los gallos.

Nuevos retos asoman en el panorama interno y externo del Partido MOLIRENA. ¿Podrán los viejos y nuevos, sortear las tempestades que se avizoran en el horizonte de la política interna del Molirena y de la política nacional? La respuesta la tienen que dar sin lugar a dudas los convencionales regados por todo el territorio nacional.

Molirenas, en el recuerdo de los fundadores desaparecidos y sus 28 años de existencia, ¡Feliz Cumpleaños!

<>

Este artículo se publicó el  12  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La administación del Patrimonio Mundial

La opinión de…

Orlando Acosta Patiño

La última reunión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación Ciencia y la Cultura, Unesco, sobre la protección del patrimonio cultural tuvo lugar en Brasilia entre el 25 de julio y el 3 de agosto de 2010. Varias conclusiones y recomendaciones fueron vertidas con relación al presente y futuro de los sitios panameños. La realidad se mueve entre el pasado reconocimiento de sus valores universales que llevaron a su inclusión a la categoría de Patrimonio de la Humanidad a la posible consideración para el próximo 2011, a la evaluación de estos a lista de Patrimonio en Peligro.

Las razones de cambio de categoría se colocan, tal como lo expresamos en otros espacios de opinión en la ausencia de una política estatal que logre articular los objetivos de conservación, uso y continuidad de este patrimonio. La meta de lograr subir al tren de desarrollo el patrimonio cultural panameño y dar vigencia a los valores universales que sustentaron su declaratoria es imperativa.

Es urgente detener el proceso de abandono, deterioro y riesgo de desaparición al cual estamos siendo espectadores. San Lorenzo, Portobelo, el Casco Viejo y Panamá Viejo están en riesgo de desaparecer. El informe preliminar del encuentro en Brasilia identifica la falta de claridad en la definición de una política nacional de preservación de las los bienes panameños bajo categoría de Patrimonio de la Humanidad como elemento que amenaza su continuidad y que destina su desaparición. La ausencia de esta política se refleja en la falta de una acción de planeamiento y administración coherente y sistemática de los conjuntos de Portobelo y el Fuerte San Lorenzo Real de Chagre. La condición de ruina, deterioro natural y de origen antropogénico es su presente y su futuro inmediato no es promisorio.

Para los sitios en el Caribe panameño, el descontrolado desarrollo urbano y presiones del turismo son parte del problema. La ausencia de intervenciones regulares y sistemáticas, el abandono y falta de mantenimiento y el resultado de actividades humanas sin control comprometen la integridad y autenticidad de estas estructuras. Por otro lado, la actividad turística desarticulada, sin planeamiento y desvinculada con el desarrollo local es otra de las amenazas que se ciernen sobre estas estructuras que son referencia para entender el proceso de conquista y colonización del continente americano y que se erigen como piezas clave para interpretar el pasado y visualizar a Panamá como sitio de tránsito. El deterioro del Casco Viejo amenaza los valores patrimoniales.

El conflicto de intereses entre los actores, identificados en la especulación inmobiliaria, y los procesos crecientes de “gentrificación” son evidentes en el barrio. La limitada capacidad de mantenimiento y rehabilitación del parque eticado y la falta de una política de mantenimiento y conservación de los edificios, junto con la demolición de edificaciones emblemáticss (Hotel Central), además del desplazamiento de sus habitantes originales es otra de las situaciones. El no evaluado impacto de los recientes proyectos urbanos viales (extensión de la cinta costera) son amenazas reales y sin control que atentan con la continuidad del Casco Viejo. Estamos ante una de las realidades donde la ausencia de una política clara de conservación liderada por una organización débil del Estado nos arrebata uno de los sitios excepcionales que cuenta del devenir histórico de América.

De manera contraria, el sitio de Panamá Viejo se encuentra trabajando con eficiencia y compromiso. No lo digo yo, lo afirma el reporte de la reunión. El desarrollo de facilidades interpretativas, las acciones de detener la densificación por torres de apartamentos en los límites de su área de amortiguamiento son valoradas como expresión de un interés de conservar el carácter y sus condiciones de unicidad.

No todo es bueno para Panamá Viejo. Persiste la amenaza de la vía Cincuentenario cuyas alternativas de relocalización aún no han tenido asignación de fondos de inversión del Estado. No se precisan itinerarios claros sobre cuándo este problema será abordado. Finalmente y como pronóstico del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, la condición de Patrimonio Mundial de las propiedades panameñas será considerada en una lista de patrimonio en peligro si para el 2011 el contexto de política de administración, conservación del patrimonio panameño no sea redefinida. No son buenas noticias. Parece que se repite el grito que se pregonaba en el siglo antepasado: el que quiera venir a Panamá, que venga porque se acaba.

<>
Este artículo se publicó el 12 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Desaparición forzada y la Ley 30

La opinión del Activista en Derechos Humanos…

Miguel Antonio Bernal

Las encuestas oficialistas han salido a manipular, una vez más, la realidad nacional.   El Tribunal Electoral, por su parte, agita el electorelismo por todos los medios a su alcance.   La fiebre de las escuchas telefónicas y los pinchazos resultan ser una epidemia gubernamental.  El caso “Wild Bill” compite con la basura y Bosco en las pequeñas pantallas.   Todo ello no impide que la propaganda oficialista insista en culpar a otras personas por los sucesos de Changuinola, sin que las autoridades den seguridades de que los responsables de los abusos serán llevados ante la justicia.

La imposición de la Ley 30 y los sucesos de Changuinola han arrojado una cadena de violaciones de los Derechos Humanos, entre las cuales, la desaparición forzada.   El informe de Human Rights Everywhere (HREV) establece que:   “Hay un Detenido-Desaparecido: Valentín Palacios, detenido en Finca 66 a la vista de múltiples testigos el jueves 8 de julio y desaparecido hasta el momento.   Los familiares, a través de un colectivo de abogados, han denunciado la desaparición ante el Ministerio Público.”

La desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad, cuya realización ofende la dignidad humana y atenta contra un régimen justo y democrático.

La Convención Interamericana sobre Desaparación Forzada de Personas, aprobada en junio de 1994, es Ley de la República desde el 28 de junio de 1995. Su principal objetivo es definir como delito la desaparición forzada de personas: “Para los efectos de la presente Convención, se considera desaparición forzada la privación de la libertad a una o más personas, cualquiera que fuere su forma, cometida por agentes del estado o por personas o grupos de personas que actúen con la autorización, el apoyo o la aquiescencencia del Estado, seguida de la falta de información o de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o de informar sobre el paradero de la persona, con lo cual se impide el ejercicio de los recursos legales y de las garantías procesales pertinentes.”

La desaparición forzada es una conducta que debe ser totalmente ajena a los cometidos constitucionales de la Fuerza Pública. Es una conducta que carece de cualquier relación funcional con el servicio las fuerzas policiales.

El gobierno olvidó no solo “su deber de ejercer el control de las manifestaciones dentro del marco de respeto de los estándares interamericanos de derechos humanos…”, también su compromiso de no practicar, ni permitir, ni tolerar la desaparición forzada de personas.

La Convención sobre Desaparición Forzada que, además, es Ley de la República, contempla que “cuando la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reciba una petición o comunicación sobre una supuesta desaparición forzada, se dirigirá, por medio de su Secretaria Ejecutiva, en forma urgente y confidencial, al correspondiente gobierno, solicitándole que proporcione a la mayor brevedad posible la información sobre el paradero de la persona presuntamente desaparecida y demás información que estime pertinente… “

Procede entonces preguntar, preguntarles y preguntarnos: ¿Dónde está Valentín Palacios?

<>

Este artículo se publicó el  13  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Presupuesto 2011: Ingresos

La opinión de la Abogada y Ex Diputada de la República….

MIREYA LASSO

Siempre que se devela el proyecto del nuevo presupuesto nacional, la atención inmediata se centra en los desembolsos, pero pienso que antes correspondería analizar los ingresos estimados, los fundamentos que sirven para estimarlos y la posibilidad de obtenerlos. Sin alcanzar todos los ingresos estimados algo tendría que ser sacrificado en el camino, porque no habrá cómo pagar todos los gastos previstos. La seriedad de este ejercicio es doblemente importante para el país, porque es vigilada de cerca por las IFIS y las tres consultoras que nos reconocieron grado de inversión.

El Presupuesto General del Estado, incluyendo la banca estatal, no son solo cifras preparadas desde la óptica del Ejecutivo y ratificadas por el Legislativo, sino que constituye el instrumento complejo que da garras a una política oficial determinada, asignando ingresos concretos para aterrizar la acción gubernamental. Un análisis adecuado comenzaría por considerar la factibilidad de los ingresos estimados del Gobierno Central, de las entidades autónomas, de las empresas estatales y de los intermediarios financieros.

Circunscribiéndonos al Presupuesto del Gobierno Central, vemos que —en cifras redondas— los ingresos se estiman en B/.7.4 mil millones para el 2011, comparado con B/.5.7 mil millones durante la actual vigencia. En los cinco años en que participé como miembro de la Asamblea Nacional en la aprobación de los proyectos de presupuestos, se aprobaron ingresos por B/.5.5 mil millones para el 2009; B/.4.9 mil millones para el 2008; B/.4.4 mil millones para el 2007; B/.4.0 mil millones para el 2006; y B/.3.3 mil millones para el 2005. Podemos observar que el aumento de ingresos estimados para los dos primeros años de gobierno actual —de B/.5.5 mil millones en el 2009 a B/.7.4 mil millones en el 2011— equivale al aumento presupuestado en todo el quinquenio anterior —de B/.3.3 mil millones en el 2005 a B/.5.5 mil millones en el 2009.

Hoy, como ayer, el MEF justifica el aumento en los ingresos fiscales sobre la base en una ‘proyección razonable de crecimiento económico compartido por economistas locales y organismos internacionales’. Ojalá, pero hay factores adicionales.

El primero son las reformas impositivas aprobadas a finales del año pasado y principios del actual, que se ve reflejada en incrementos importantes estimados en los impuestos: Sobre la renta (+B/.200 millones), inmuebles (+B/.50 millones), ITBMS (+B/.282 millones), sobre consumo selectivo (+B/.160 millones), aviso de operación de empresas (+B/.45 millones), importación (+B/.30 millones). Un total de B/.767 millones nuevos, solo en impuestos. Que todos pagamos.

En segundo lugar, el gobierno estima recibir ingresos producidos por sus actividades o propiedades: Por ejemplo, estima que los dividendos de Cable & Wireless y otras empresas eléctricas ascenderán a B/.140 millones, que el Canal proveerá cerca de B/.800 millones entre peajes y aportes al Fisco, que la venta de bienes inmuebles del Estado aportará B/.100 millones, y que empresas públicas como la Lotería, la Zona Libre de Colón y la Autoridad Marítima contribuirán con B/.250 millones.

Otro ingrediente de cuidado es el aumento de créditos externos al Gobierno Central, aunque sea preciso remarcar que, en este artículo, no corresponde analizar ni evaluar el destino de estos fondos extranjeros. La suma prevista para el 2011 es de B/.1.5 mil millones en préstamos, que representa un aumento de B/.625 millones sobre el presente año. Una parte de esos millones se refieren a préstamos vigentes que se irán desembolsando a medida que se desarrollan proyectos ya acordados con el BID, Banco Mundial, Corporación Andina de Fomento, FIDA, JICA, etcétera; pero otra parte provendrán de bonos externos por vender por la suma de algo más B/.1.3 mil millones.

Siempre se dice que el presupuesto, por su monto, es ‘histórico’ pero no debemos olvidar, gobernantes y gobernados, que son nuestros impuestos hoy y el repago de los préstamos mañana, lo que demanda un manejo ético de los fondos públicos y nos otorga el derecho a expresar nuestras opiniones sin cortapisas y sin revanchas.

<>

Este artículo fue publicado el  11 de agosto de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autora, todo el crédito que les corresponde.

Los súper 99

La opinión del Economista…

Flavio Velásquez 

La palabra que nombra domina a la cosa nombrada.   Además, el título de este artículo sugiere de algún modo el dominio del mismo sobre la imagen que yo creo percibir del Presidente Ricardo Martinelli. Por otra parte aquí y en el exterior la palabra noventainueve está asociada a iniciativas corporativas de elevado alcance mediático.

Doy dos ejemplos externos, uno del noreste de Estados Unidos y otro del Medio Oriente. Hay una cadena de restaurantes estadounidenses, los “99 Restaurants”, cuyo lema capital dice:  “Una pasión por servir que nada significa si no está sustentada por la acción”.   El otro ejemplo afortunado es del Medio Oriente, son “Los 99”.    Este nombre se refiere a los 99 atributos de Alá.   Es una serie islámica de dibujos impresos y animados inspirados por valores éticos universales.   Narran las hazañas de súper héroes que practican valores éticos islámicos, cristianos, judíos y orientales para luchar contra la injusticia y el mal en todo el mundo.

Estos dos ejemplos fueron suficientes para hacerme entender hace ya más de un año que esa aparente confrontación electoral entre la Calle Abajo del “todo corazón” y la Calle Arriba de “los locos somos más” fue una alucinante fantasía publicitaria.   Porque al final del conteo resultó que la Calle del Medio se llevó gran parte de las otras dos.   Sucedió algo así como una gran fiesta de corazones enloquecidos.

Entonces fue cuando descubrí la magia del número 99.   Magia que se activa enigmáticamente cuando se dibuja un precio entero acompañado de fracciones decimales que repiten el dígito nueve.   Y resulta entonces que las mercancías se venden más, según me dicen quienes saben de mercadeo.   Y además, que ese número tiene el poder de proteger las bondades del negocio. Será así como dicen y confieso que practico el hábito de no dudar de los bienes de la fe.

A saber. Si al nombrar la palabra “noventainueve” aparece la foto mental del Presidente Ricardo Martinelli, entonces en la conciencia podrían suceder muchas cosas.   Con toda probabilidad conmociones y pasiones.

Para mí esa foto intrínseca, sumergida en la mística del número, es el icono invisible de un proyecto y un modo de ser llano y propio del Presidente. Icono que podría transitar a sus anchas por los circuitos íntimos de cerebros y corazones, por donde también se mueven y se trancan razones y emociones.

Yo respeto el poder indescifrable de esa foto porque pudo entrar al imaginario del pueblo panameño y estacionarse allí mismo en donde vive la fe.   Porque sólo allí se podrían satisfacer o no las esperanzas populares por el feliz cumplimiento de tantas promesas  y  de tantas grandes obras sociales nunca hechas en el pasado y pendientes todavía hoy de ejecución.

Y sólo por el poder de esa foto es que adversarios y simpatizantes, o la aprecian o la temen.   Una foto que hoy divide Panamá en dos partes que no se quieren.   Es decir la Calle del Medio está por desaparecer.

http://www.flaviovelasquez.com

<>

Este artículo se publicó el  10  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.