“Sálvese quien pueda”

La opinión del político y Director Nacional del PRD…

Rafael Pitti

Era el famoso grito del locutor don Víctor Julio Gutiérrez, al cantar la última cifra del tercer premio en los sorteos intermedios o dominicales en kioscos de Santa Ana.   Tal parece es lo que ocurrirá a esa gran masa de vendedores, hombres y mujeres humildes del país, que cuando sea publicado este escrito, deben haber realizado una marcha de protesta por lo que ellos consideran una injusta persecución de parte de las autoridades, al no comprender la concurrencia e incidencia en la venta del “one two” y de “chances y billetes de lotería casao”.

Leyendas e historias urbanas se tejen alrededor de esta actividad, que con seguridad se puede decir es uno de los juegos de suerte y azar más sanos que ha convivido y permanecido en la idiosincrasia y costumbre de nuestro pueblo.   Sin embargo, sin hacer defensas a ultranza, porque sabemos que minorías quieren sostener malas prácticas debido al beneficioso y productivo usufructo, no podemos soslayar que diferentes administraciones gubernamentales realizan show mediáticos que como la aspirina bajan la fiebre, pero no erradican la enfermedad.

Entendido que el director general de la institución de beneficencia ha manifestado que la venta de chance clandestino genera alrededor de 500 millones de dólares anuales, cifra que obviamente vulnera los ingresos y finanzas oficiales.   En este marco de referencia cabría preguntar si hay que traer a alguien de la NASA para que implemente un sistema que permita a los distribuidores, vender la cantidad ilimitada de números bajos que sean solicitados y que pareciera ser la manzana de la discordia con el comprador.

Otro aspecto que resulta de arbitraria y disfrazada desigualdad, es la omisión al acaparamiento de libretas de lotería. Son miles de trabajadores (as) que corren toda clase de riegos y peligros, por solamente el 5% de las ventas, mientras que los “propietarios o mayoristas” cómodamente y sin esfuerzo se llevan 5% de comisión.   En ambos, esta impropia situación mengua los recursos de vendedores y aporta pingües ganancias a quienes, de forma secreta y anónima, actúan en absoluta libertad.

Tal parece que se utiliza como premisa el adagio popular, “Dios dijo, me voy y los dejo, que el más vivo viva del más pendejo”. Tampoco hay voluntad y capacidad para poner un alto a los abusos que promueven prácticas ludópatas y de vicios como casinos en áreas no compatibles o aceptables.   De igual forma las “promociones o regalos” llama al 0000 y gánate un viaje, un LCD o miles de dólares contestando, “De que color es el caballo blanco de Napoleón, cuáles son los colores de la bandera panameña, etc.”, son ofensivos y poco creativos anzuelos que atrapan a cantidad de incautos y personas necesitadas que si no controlan las ansias de adquirir algo para sufragar necesidades quedarán sin los medios para subsistir o ingiriendo de a vainilla “arroz con manteca”, porque los altos precios de porotos y la canasta básica familiar nos dejarán desahuciados gritando débilmente, “Sálveseee quien puedaaa”.

<>

Este artículo se publicó el  4  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

El buhonero del ministerio

La opinión del médico…

.

Hipólito Arroyave 


Al mejor estilo del famoso personaje de Pedrito Altamiranda, aparece ante mis ojos en una mañana espectacular Gustavo Barahona.   Ex funcionario de muy alta jerarquía del ahora sucio y embarrado Ministerio de Desarrollo Social.   El buhonero saca su maletón y empieza a mostrarle al conductor del programa matinal (Álvaro Alvarado) toda una gama de implementos, y con lujo de detalles revela los precios reales, dejándonos atónitos al mostrarnos lo que pagó el Mides.

“No puedo recordar lo que mis ojos vieron, cuando la maleta abrió”. Tenía: Sogas, impermeables, casas de campaña, pantalones, botiquines, gotas para los ojos, repelente de mosquitos, alcohol, botas de cuero, cuchillos “cacha de venao”.

El delator había sido destituido por reclamar de las compras a precios inflados. La tragicomedia empieza.   El Ministro se defiende diciendo que hay extorsión de por medio.   Y que Barahona pidió dinero y otras regalías para no denunciar lo sucedido.   Para que haya extorsión tienen que existir elementos que puedan ser utilizados por el extorsionador para presionar a otra persona a dar una remuneración.   En ese caso, el extorsionador se vuelve cómplice si recibe su paga.   Lo que sucede después es peor aún.

El Ministro dice en los medios que él no sabe de esos manejos, porque él no ejecuta esas funciones.   Un Ministerio de Desarrollo Social se dedica a obras precisamente de ayuda a los más necesitados.    ¿Pero quiénes son los que aportan el dinero para esas obras?   La respuesta para el señor Ministro es simple: nosotros, los contribuyentes.    Y es la labor de un buen ministro no solo hacer obras sociales con dinero ajeno, sino que debe cuidar de él y hacer que rinda al máximo.   Para tal fin, debe entonces fiscalizar su debido uso.

Un ministro sin una preparación adecuada, lógicamente dejará que los ratones hagan fiesta en su presencia o ausencia.   Nunca he estado de acuerdo en poner en cargos ministeriales a personas sin una adecuada preparación administrativa.   Es un secreto a voces que en el Meduca, por ejemplo, el cerebro y la verdadera ministra que comanda las riendas es la viceministra Mirna de Crespo, mientras que la Ministra de la cartera, gana el sueldo de ministra, pero con la función real de vocera del Ministerio de Educación.

En el Mides parece que sucede lo mismo.   Otra cara de televisión, sin preparación para un puesto de alta responsabilidad con un manejo presupuestario elevado y que representa un tesoro, tentación para cualquier Alí Babá.   El zar anticorrupción, quien empezó bien, investigando a los socios del gobierno pasado, se ha mostrado muy benevolente y respetuoso cuando se trata de personajes del gobierno actual.

Creo que ya es hora de que el Presidente enderece algunos de los entuertos que ha cometido, ahora sí, por el bienestar social del país.   Cambios en el Gabinete empezando por designar a ministros que realmente piensen y lleven la organización de sus ministerios.   No queremos un ministro decorativo o un vocero con puesto y salario de ministro.   Queremos a los mejores. “Zapatero a tu zapato”.   Meduca y Mides para empezar.

Sobre el otro personaje televisivo en guerra con el Ejecutivo, pero de no libre remoción, solo tiene una solución.   Si el Ejecutivo quiere enderezar ese otro entuerto, no creo que alguien lo critique si ejecuta alguna de sus ya famosas maniobras y hace que la Corte Suprema declare inconstitucional la restitución con carácter de retroactividad de los derechos ciudadanos al denominado estorbo urbano.

Finalmente, el ministro del Mides, después del ahora sumado escándalo de nepotismo en la entidad que maneja, debería regresar, si es posible, a su curul como diputado de la Asamblea.   Allí me parece que estaría más en ambiente.

<>

Este artículo se publicó el 5 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Un invitado no bienvenido

La opinión del Empresario y Político…

Samuel Lewis Galindo

Hace poco el señor Canciller anunció que el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sería invitado a nuestro país. En esos mismos días el Presidente electo de Colombia, Dr. Santos, visitaba Panamá y el señor Chávez rompía relaciones de Venezuela con Colombia.

Funcionarios gubernamentales le dieron un cálido y merecido elogio al Dr. Uribe.   En caso de darse este papel de mediador representaría ello una tarea muy difícil pues, es bien sabido que Chávez no ha dejado de propinar toda clase de insultos contra su colega vecino. Ante esta situación Chávez no puede ver con buenos ojos y menos aceptar la intervención panameña en el conflicto venezolano-colombiano.

Nuestra nación siempre ha sido refugio de muchos perseguidos de sus países de origen; no hemos tomado nunca en cuenta si ellos son de izquierda o de derecha, les hemos dado asilo a todos.

Es muy distinto dar asilo a un perseguido político que invitar oficialmente a un mandatario extranjero, además no se trata de un mandatario cualquiera, se trata de Hugo Chávez, quien constantemente utiliza la dialéctica de agresión insultante contra todo lo que no sea de su total agrado, es un megalómano que recuerda mucho a Hitler y a Mussolini.

No ha escatimado su agresividad contra la Iglesia Católica, OEA, Honduras, la Unión Europea. Insulta a diario a Estados Unidos y ahora la ha enfocado también, con Chile. Su principal objetivo, muy claro por cierto, es acabar con la empresa privada e ir contra la libertad de expresión en su país, para lo cual lleva a cabo todos los esfuerzos por terminar con su último “enemigo” que es Globo Visión.

Hugo Chávez busca siempre excusas para ocultar los graves males que afronta a lo interno de su país: un enorme desempleo, desabastecimientos de alimentos y la inflación más alta de todo el Continente.   El conflicto con Colombia es otra cortina de humo del presidente venezolano. ¿Cómo puede el pueblo de Panamá, excluyendo la izquierda radical, darle con agrado la bienvenida a un Jefe de Estado que juega a su antojo con la democracia?

¿Cuál es el beneficio de Panamá al hacer esta invitación; será pedirle petróleo? Debemos acordarnos de su ofrecimiento, hace algún tiempo, de una Refinería para Puerto Armuelles que, por supuesto, no se cumplió o busca el gobierno evitar que siga ayudando a grupos de extrema izquierda radical, que se ha venido asegurando, les da. No debe el gobierno confiarse de él.

El presidente venezolano sabe muy bien que el gobierno de Panamá no es contrario a la empresa privada y de toda inversión sea esta local o extranjera, la cual es muy bienvenida. Hay pues, una gran diferencia ideológica entre ambos.

<>

Este artículo se publicó el  4  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Conócete a ti mismo

Tenemos que entender que cada uno de nosotros es importante porque somos criaturas de Dios con grados de inteligencia diferentes, debemos posesionarnos del concepto: yo soy capaz, yo puedo hacerlo, soy el constructor de mi propio futuro, seré exitoso en la medida en que me esfuerce; cada quien debe escribir su propia historia acorde a sus intereses y a su capacidad.

Esto es parte del siguiente artículo de opinión de…

Milagro B. de Calvo 

Nos sorprende en gran medida cómo algunas personas suelen minimizarse y no sólo lo piensan, también lo manifiestan de diversas maneras. Esto puede obedecer a la falta de estímulo, al maltrato de que han sido sujetos y al desconocimiento de sus propias potencialidades. Cada uno de nosotros debe saber quién es, cuáles son sus talentos, habilidades y destrezas.

El consumismo ha hecho pensar, a más de una persona, que se vale por lo que tiene, no por lo que se es.   Tenemos que confiar en nosotros, que somos capaces de hacer, y el empeño e intención que empleamos para hacerlo. Avanzamos, paso a paso, ascendemos peldaño a peldaño, no podemos quedarnos atrás, rezagados ni estáticos; cuanto esfuerzo hagamos, se traducirá en ganancia.

Nuestros padres y maestros deben ser nuestros mejores motivadores, pero si esa estipulación no se da, debemos auto motivarnos; eliminar de nuestras mentes pensamientos negativos y auto destructivos que nos impidan continuar.

Tenemos que entender que cada uno de nosotros es importante porque somos criaturas de Dios con grados de inteligencia diferentes, debemos posesionarnos del concepto: yo soy capaz, yo puedo hacerlo, soy el constructor de mi propio futuro, seré exitoso en la medida en que me esfuerce; cada quien debe escribir su propia historia acorde a sus intereses y a su capacidad.

Cada accionar debe ser incluido en tu diario vivir, hay que armarse de valor, emplear la inteligencia emocional que determina en gran medida nuestro triunfo en la vida. Cada quien debe propiciarse condiciones para un mejor desarrollo, no para hacer lo que se quiera, pero sí para querer hacer lo que se hace.

En nuestro trabajo hay que poner empeño, otros dicen “echarle garras”, ponerle el corazón a lo que se hace y hacerlo con alegría y entusiasmo. Las contrariedades no deben amilanarnos, deben alentarnos a superar los obstáculos y resolver los problemas. Hay que comprender que las obras gigantes e invaluables se han hecho con perseverancia, no con la fuerza.

Conocernos implica querernos y conocer a los demás nos permitirá ser respetuosos, tolerantes y pacientes y propiciará relaciones interpersonales propiciando la paz y la justicia. Hagámoslo.

<>

Este artículo se publicó el  4  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

El aceite de cocina usado no es pienso

No leyó mal, estimado lector, algunos alimentan su ganado con estiércol de pollo.   Más espeluznante me resultó ver un noticiero televisivo, en el que se presentaba unas vacas “pastando” en un vertedero.   Sorprendente verdad? Leámos completamente el artículo de opinión de…

Sebastián Vásquez Bonilla

En cada uno de mis proyectos sobre reciclaje, me he encontrado con todo tipo de prácticas inadecuadas e ilegales.   En una ocasión investigaba sobre el uso de cierto material para granjas avícolas y, al visitar una de ellas, me encontré con la sorpresa de que lo que se conoce como gallinaza (desechos de pollo con afrecho de arroz) se mezcla con melaza para alimento de ganado.   No leyó mal, estimado lector, algunos alimentan su ganado con estiércol de pollo. Más espeluznante me resultó ver un noticiero televisivo, en el que se presentaba unas vacas “pastando” en un vertedero.

Recientemente, en otro proyecto, al buscar aceite de cocina usado para convertirlo en biodiésel, me encontré con que gran parte de dichos aceites también son mezclados con melaza para alimento de ganado.  En este estudio tuve la oportunidad de ver las condiciones insalubres de algunos de esos aceites, particularmente los provenientes de pequeños restaurantes.

Pude observar que, en algunos casos, los aceites son adulterados con todo tipo de material orgánico e, incluso, con agua para aumentar su volumen.   En ocasiones, los aceites estaban tan contaminados que decidía no utilizarlos para hacer biodiésel. Aquellos productores que piensan que utilizan aceite de cocina usado en buenas condiciones, deben leer lo siguiente.

Cuando un material vegetal o animal es sometido a altas temperaturas, la pirólisis del mismo forma una serie de compuestos, entre los cuales se encuentran los hidrocarburos aromáticos policíclicos.   Si el material contiene cloro, también se forman dioxinas y policloruros de bifenilo (PCB). Una situación similar ocurre en el proceso de cocción de un alimento, en mayor o menor grado, dependiendo de las temperaturas utilizadas.

La formación de dioxinas y PCB es más pronunciada en la cocción, por las altas concentraciones de cloro en los alimentos (proveniente de la sal, cloruro de sodio).

En adición a los productos de pirólisis antes mencionados, las grasas o aceites pueden degradarse a monómeros cíclicos de ácidos grasos libres, oligómeros y polímeros de los triglicéridos; así como óxidos de esteroles, entre otros.   Algunos de estos compuestos son tan tóxicos que se monitorean a niveles de picogramos. En adición a ello, los ácidos grasos naturales (de estructura cis) pueden convertirse en ácidos grasos trans, de demostrada ingerencia en la formación de colesterol.

El problema de los compuestos antes mencionados está en que en su gran mayoría son liposolubles y no biodegradables, por lo que se acumulan en los tejidos grasos de los animales que los consumen y en nosotros al consumir dichos animales.

Es por ello que la práctica de alimentar animales de consumo humano con aceites usados en procesos de cocción está prohibida en muchos países, y ya es hora de que Panamá adopte tales medidas.

Otra de las razones por las cuales en muchos países se prohíbe el uso de aceite vegetal usado como alimento de ganado es la sospecha de que el llamado “mal de las vacas locas” ha sido debido a que la vaca, por ser un animal esencialmente vegetariano, es fisiológicamente alterada al consumir productos cárnicos; muy particularmente, si contienen residuos de vacas (efecto canibalismo).

Afortunadamente, tengo conocimiento de que muchas de las grandes empresas dedicadas a la producción de carnes de consumo humano no utilizan aceite vegetal usado como alimento de sus animales, posiblemente por las restricciones internacionales; pero, ¿qué hay de las otras?

<>

Este artículo se publicó el 4 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Economía de cholos

La opinión del mecánico de instrumentos eléctricos.…

.

Horacio Flores 

Nunca supe nada de casas y bienes raíces porque mis padres simplemente compraron un lote y construyeron una casa en Loma Colorada -David- y la misma estuvo lista 6 meses después de haber nacido por allá en 1971. Bueno para los estándares de la época tenía mucho, panel de “breakers” y no fusibles de tapones, cuartos con puertas, servicio higiénico aunque no había agua potable pero la obteníamos de un pozo al cual teníamos conectado un motor que abastecía toda la plomería de la casa, sofisticados para la época considerando mi papá un albañil y mi mamá ama de casa.

Me toca salir del país a estudiar gracias a PTP (Petroterminales de Panamá) a principios de los ‘90 y me doy cuenta de muchas cosas tales como:

1- Las casas son un negocio.

2-No se usa el dólar sino tarjetas de crédito.

3- Las casas aunque no las has terminado de pagar pueden servir de financiamiento para comprar carros, irnos de viaje o darnos cualquier otro lujo o simplemente para pagar la bendita tarjeta. A esta ventaja que ofrecen las casas, aun sin cancelar técnicamente, le llaman “equity” (término que ha colaborado en el colapso económico de las naciones más ricas del mundo).

Hay un refrán que dice que lo que pasa allá pasa aquí. Bueno a finales de los ‘90 se empieza a ver con gran fuerza ese mismo sistema económico en nuestro querido Panamá, con los mismos resultados que en los países industrializados, familias en problemas económicos, bancos cobrando, garroteros sofocando, en fin lo mismo, gracias a Dios sin el famoso “Bubble Burst” (ruptura de la burbuja).

Cholos, no caigan fácilmente en esos comerciales que les dicen si tienes casa plata tienes, piensen mucho antes de entrar en estas transacciones leoninas. Es mejor siempre agotar las posibilidades de acuerdo a las necesidades reales que tenemos en nuestra vida que se que son muchas.   Es cierto, ya no es tan fácil como comprar un lote y construir una casa, pero sí podríamos cuidar tal vez el único patrimonio que le podríamos heredar a nuestros hijos aparte de una buena educación que es un techo que no se lo debas a nadie, juega mosca…

<>

Este artículo se publicó el  5  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La primera visita presidencial a Kuna Yala

Dentro de esos 100 años que han pasado son contados los presidentes en ejercicio de sus funciones que han ido a visitar Kuna Yala y otras comarcas indígenas; la mayoría lo hace en su campaña política o cuando haya ocurrido un desastre natural, para sofocar alguna rebelión o simplemente para calmar los ánimos de los siempre marginados. Leamos completo el artículo de opinión de…

Rodelick Valdés R. 


En este mes de agosto se cumplen 100 años desde que el Gobierno panameño hiciera la primera visita oficial a Kuna Yala desde su separación de Colombia. Por ser un hecho parte de la memoria histórica de nuestra nación es oportuno darlo a conocer a las presentes generaciones.

El 12 de agosto de 1910 partió desde Colón en dirección a las islas de Kuna Yala el remolcador “Empires”, a bordo iba la comitiva gubernamental. La delegación la encabezaba el propio presidente de la República, Carlos Antonio Mendoza. Lo acompañaban en el viaje el secretario de Gobierno y Justicia, Ramón M. Valdés; el secretario de Obras Públicas, José E. Lefevre; el gobernador de la provincia de Colón, Rafael Neira; Mr. Morgan, un representante de los norteamericanos con fuertes intereses económicos en la región, y un reportero de un diario de la localidad. La misión era conocer la realidad del lugar de primera mano al más alto nivel, para la implementación de planes y proyectos en el ámbito, social, económico y militar con el propósito de desarrollar actividades y de promover la “inclusión de los indígenas a la vida nacional”.

Durante el recorrido, el presidente Mendoza quedó sorprendido y perplejo al ver que en algunas islas aún ondeaban banderas colombianas; sus dirigentes y sus habitantes se mostraron reacios a los visitantes e incluso algunos le daban poca importancia a la llegada del mandatario a su circunscripción.   Estos pueblos eran de la facción del cacique Inabaginya, que todavía no reconocía la soberanía del istmo. También visitó a las comunidades que ya habían aceptado y reconocido al Gobierno panameño, entre ellas Puerto Obaldía, Cartí y Narganá. En esta última isla el Presidente vio el avance de la tarea “evangelizadora” del padre Leonardo Gassó, y la predisposición del líder local Carlos Robinson para con los planes del Gobierno.

El 16 de agosto, los dignatarios oficiales llegaron a la ciudad y afirmaron que el viaje a la tierra de los kunas había sido un éxito.  Era la primera vez que un Presidente de Panamá recorría esa región. Posteriormente, los gobiernos subsiguientes pusieron en práctica una serie de planes entre los kunas.

Dentro de esos 100 años que han pasado son contados los presidentes en ejercicio de sus funciones que han ido a visitar Kuna Yala y otras comarcas indígenas; la mayoría lo hace en su campaña política o cuando haya ocurrido un desastre natural, para sofocar alguna represión o simplemente para calmar los ánimos de los siempre marginados.

Tal vez, para el Presidente de turno pase inadvertida la fecha, pero para nosotros es un momento de reflexión y se espera que los mandatarios visiten las zonas indígenas durante su gestión para ver las necesidades reales de sus pobladores.

<>

Este artículo se publicó el 5 de agosto de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.