Modelo para planteles

La opinión de la banquera…

Lucy de Jaén

“Cuando la Justicia se vuelve injusta”, Juan B. Gómez.

Yo no comprendo porqué el Gobierno destinará 12 millones para la construcción de un centro educativo en Playa Leona, La Chorrera, área de difícil acceso, una comunidad de pescadores, considerada la más pobre del sector, que según Lucy Molinar será un modelo para otras escuelas del futuro.

Los buenos colegios no necesitan amplios jardines ni muchos menos que se destine para ellos tanto dinero sin haber realizado una buena auditoría del estado de los centros actuales y uso de sus recursos.

Comprendo plenamente que la empobrecida comunidad de Playa Leona, en La Chorrera, necesita ayuda, pero no de esta categoría. Por qué no se realiza una verdadera auditoría para conocer el estado de otros centros y cómo se usan los recursos.

Lucy Molinar se ha preguntado alguna vez ¿por qué muchos colonenses llegan a Panamá para educarse? Porque lo que tenemos en Colón ni siquiera se puede considerar en muchos dólares; los millones que se invertirán en una comunidad de pescadores.

He leído tres veces “millonario centro educativo será edificado en área de difícil acceso”, y concluyo: no lo será en el futuro porque los millones que se gastaría en esa área se convertirá en una de muy, pero muy, fácil acceso.

Lo que más me duele es que una persona de Colón cerró los ojos para lo suyo, pero abre sus brazos para saludar a La Chorrera.

<>

Este artículo se publicó el  2  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a laautora, todo el crédito que les corresponde.
Anuncios

Cuando la comparación sí vale

La opinión de la periodista…

Berna Calvit

El refrán es compendio de sabiduría popular. Si se busca, siempre se encontrará el adecuado para cada situación. “En todas partes se cuecen habas”, fue el que recordé al leer en The Washington Post el dilema que representa para el partido Demócrata el juicio por faltas a la ética, contra Charles Rangel, representante demócrata por New York; un panel del cuerpo legislativo se encargará de considerar las pruebas acumuladas en contra de Rangel, quien ha estado en la Cámara de Representantes 40 de sus 80 años de vida.

Los colegas del acusado, figura prestante del partido y muy influyente en New York, tienen la esperanza de que renuncie para evitar el escrutinio público; el entramado de corrupción del que se le acusa, podría alcanzar a otros que se beneficiaron con el manejo de donaciones a través del destacado político. Rangel, acorralado pero terco, afirma que tiene intenciones de lanzar su candidatura nuevamente. Con razón se dice que el poder es adictivo.

Otro en problemas es el destituido gobernador de Illinois Rod Blagojevich, que enfrenta una investigación federal por soborno, perjurio, extorsión, tráfico de influencias y fraude electrónico. Fue tal la codicia de Blagojevich que incluso trató de negociar, a cambio de beneficios personales, la vacante que dejó Obama en el Senado al ganar la Presidencia. Los pinchazos telefónicos y otras pruebas no dejan duda de la red de corrupción que montó este notorio pillo de la política norteamericana. Estar de visita en Washington D.C. cuando los dos sonados casos de escándalos políticos se están ventilando, me lleva a comparar con el manejo de situaciones similares en Panamá. En casos así no considero válida la afirmación de que “todas las comparaciones son odiosas”. Más bien son recomendables.

Aun ausente no pierdo de vista lo que sucede en mi atormentado país. Las compras con precios inflados en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) son escándalo político.   Me resulta incomprensible que las denuncias de Gustavo Barahona, ex director de Finanzas y de Política Social del Mides, sean tomadas a la ligera. ¿Será porque el afectado directo por la denuncia es el ministro Ferrufino, favorecido en las encuestas gracias al programa 100 para los 70 que maneja el Mides? ¿Pagar capotes de $35.00 a $150; cuchillos de $3.50 a $50.00; hamaca de $50 y cerca de cinco yardas de soga por otros $50.00? Les hubiera dicho que en Salsipuedes se consiguen hamacas de todo tipo (nilón, poliéster, y de buena tela, la más cara a $25.00) y de ñapa, el trozo de soga.

El ministro, responde acusando a Barahona de intento de extorsión sin dar respuestas satisfactorias sobre lo irregular del proceso de compra en la página web PanamáCompra, sobre los proveedores y otros detalles denunciados. La extorsión es delito grave. ¿Por qué no la denunció inmediatamente y lo hace ahora? Que demande y a ver si puede probar el intento de extorsión, es su derecho. Mas su contraataque parece cortina de humo para desdibujar la denuncia que, sin duda, ha empañado la aureola que le creó el lacrimoso programa ¿Qué tal si te digo? que, como otros, explota la pobreza y el dolor ajeno.

Que el presidente Martinelli haya defendido a Ferrufino, fue inapropiado; corresponde a las autoridades proceder a investigar sin la presión del Ejecutivo que dejó sentir el Presidente al opinar. Tampoco son aceptables las absurdas respuestas, confesión de incompetencia, de la ex funcionaria de la Contraloría que “fiscalizó”, o debería haber fiscalizado, las compras del Mides, entre esas las denunciadas por Barahona; y llama la atención que la funcionaria Reyes, sea ahora la directora administrativa del Mides. ¿Qué tal si digo que pienso que este asunto despide un cierto tufo?

En los casos de corrupción política en EU, que comento arriba, el presidente Obama ni opina ni interviene, aunque su partido salga perjudicado. Es lo que debió hacer nuestro Presidente.   Sobre Rangel, dijo el senador Hoyes, líder de la mayoría demócrata en el Congreso, que “el proceso está funcionando como debe, incluso para un poderoso miembro del Congreso”.   Según parece a Blagojevich le esperan muchos años de prisión.

En Panamá los que se conducen como Rangel y Blagojevich, no tienen nada que temer. La impunidad y la complicidad entre los poderes del Estado los pone a salvo. “Un Estado donde queden impunes la insolencia y la libertad de hacerlo todo, termina por hundirse en el abismo”, dijo Sófocles, poeta de la antigua Grecia.

<>

Este artículo se publicó el 2 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Democracia delegativa y Ricardo Martinelli

“Es cosa de ver más allá señor presidente, ahora que su prestigio y popularidad, y también de su gobierno, van a la baja y van a seguir descendiendo hasta que toquen fondo”.  Leámos la  opinión completa del educador….

ROGELIO ANTONIO MATA GRAU

La democracia panameña ha tenido importantes cambios a partir de la llegada de Ricardo Martinelli Berrocal al poder el 1 de julio del 2009; comienza una etapa populista neoliberal, dando un giro holístico hacia la ultraderecha y a la estigmatización de sus adversarios.

Hace un año para ser exacto, las encuestas y el rumor popular aún le otorgaban al gobierno del presidente Martinelli un gran nivel de credibilidad.

Había, pues, una que otra resistencia a creer en su fracaso, el de pretender llevar a este país por los senderos del ‘cambio’. Atreverse a exponer este tipo de idea en público era motivo de severas críticas, muchas amistades vi perderse por cuenta de algún atisbo de desconfianza por lo que podría hacer el ‘loco’ en su primer año de gestión. Siempre había quien saliera al paso para argumentar que ‘todo el atraso era culpa del PRD’.

Las coléricas reacciones del presidente Martinelli y sus ministros son muestra clara de que algo sucede en Panamá, y es que éste, nuestro país, no avanza por muchas otras razones. Quizá sea que Ricardo Martinelli, y su Gabinete, avanzan montados en un ‘gran corcel’ a paso de demente y que el calor y el sol los ha dejado con las lonas calvas. Mientras otros solo critican o ladran sobre aquello que no entienden y menos comprenden.

Quizá solo sea cosa de preguntar al ‘Coronel’, aquél viejo perro guardián de ‘La Noche de Las Narices Frías’, cómo es que debe utilizarse ‘el ladrido de la noche’, para encontrar el rumbo perdido por Panamá. Esto es, para que Ricardo Martinelli Berrocal entienda lo que dice ese clamor de muchas voces. ¿Será que el pueblo tiene hambre?, ¿será que el pueblo está cansado de vivir en la inseguridad y el desempleo?, ¿será que ese pueblo no ve la salida, a pesar del llamado ‘cambio’?, ¿será que miles de panameños ya no le tienen fe ni confianza al Excelentísimo Señor Presidente de Panamá? Todos quieren un empleo, todos quieren seguridad y progreso, todos esperaron un cambio, un cambio que jamás va a llegar y se encuentran desesperados.

Es cosa de ver más allá señor presidente, ahora que su prestigio y popularidad, y también de su gobierno, van a la baja y van a seguir descendiendo hasta que toquen fondo.

Y es que ya está perdiendo su capital político. Ricardo Martinelli está perdiendo toda ventaja, el rechazo hacia su gobierno cada día crecerá y superará el odio que han tratado de entronizar en la sociedad contra el PRD, algo que jamás imaginamos en menos de un año.

Para destruir al PRD se necesitarán varias invasiones, pero para rechazar al presidente Martinelli y su gobierno solo menos de un año. Y sépanlo, al cuarto año, salvo sus adláteres, desearán saber algo de este presidente y su gobierno.

El Estado Democrático es débil, la historia autoritaria tiene un impacto fuerte en la democracia actual, aunque el gobierno pueda cumplir con los requisitos del gobierno democrático.  La democracia tiene actores políticos que se han dedicado al trabajo de construir y mantener la democracia. Debe ser un ambiente de apoyo a favor de este proceso que viene de ambos, la población y también los políticos.

La concentración del poder en el Ejecutivo sucede por una parte debido a la debilidad de las instituciones democráticas, Martinelli intenta formar un partido único. A pesar de todos los factores y eventos que lo ayudaron para ganar el poder, Martinelli asumió la Presidencia por una parte debido a su carisma y personalidad frente el pueblo. El propósito de usar lenguaje informal es para acercarse a la gente y parecer un líder humilde. Martinelli emplea lenguaje que provoque emoción. No podemos considerar a este gobierno como una democracia legítima, si como líder absoluto no reconoce los derechos fundamentales de la ciudadanía.

<>

Este artículo fue publicado el 3 de agosto de 2010 en el diario  La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

De taxis y otros malestares urbanos

La opinión del Ingeniero…

Eudoro Jaén E.  

Cada vez que manejo por la ciudad y veo las fragantes violaciones de las leyes y las normas de buena conducta vehicular por parte de los taxis, me pregunto cuáles son los requisitos para obtener la licencia de conductor de taxis.  Aparentemente no existen. Muy diferentes a otras ciudades donde he vivido como Londres y Santiago de Chile.

Recuerdo, cuando vivía en Londres, observar los domingos gran número de personas en motonetas habilitadas con una especie de tablero entre los manubrios del timón y al inquirir sobre quiénes eran estos personajes, me entere que eran aspirantes a licencia de conductor de taxis. El tablero era para colocar un mapa de la ciudad.

Manejar en Londres exige pasar un examen muy difícil. Prepararse para obtener una licencia de conductor de taxis en Londres toma tres años. El aspirante debe conocer la ciudad al dedillo; identificar los sitios de interés y exponer sobre sitios históricos, museos, jardines, plazas, amén de hospitales, oficinas públicas, etc. El examen, por ejemplo, exige desarrollar de memoria la ruta más corta y de menor costo al usuario entra dos puntos de la ciudad, trabajo mental duro considerando que Londres conserva sus calles estrechas tortuosas de su época medieval con innumerables vías de una sola dirección.

Una vez obtenida su licencia, el taxista debe mantener su vehículo en buen estado mecánico, inmaculadamente limpio y libre de señales de colisión. Hay miles de inspectores anónimos. Taxi sucio o “chocado” debe ser retirado de circulación, lo que obliga al conductor a ser muy cuidadoso en su manejo y evitar colisiones a todo costo.

El conductor de taxis en Londres es un profesional, no uno de tiempo parcial como muchos empleados públicos y privados que son dueños de taxi y los operan solo en ruta de su casa al trabajo.

El taxi en Londres presta múltiple servicios sociales además de su servicio tradicional de transporte selectivo: Ud. puede usar los servicios de un taxi para mensajería; inclusive retiro de medicinas de las farmacias. Un taxi en Londres está obligado por ley a brindar su servicio sin rehusarlo en un radio de acción de 2.5 millas no importa el grado de peligrosidad del punto de destino. Eso no opera para las personas con impedimentos físicos. Más allá de esa área es sujeto de negociación. En Londres no opera el “no voy”, el “juega vivo”, “voy por fuera, “el que parpadea pierde”. Los taxistas son corteses, educados, bien vestidos.

Todo lo anterior se complementa con la existencia de excelentes sistemas de transporte masivos como son el subterráneo (“the tube”), los buses de dos pisos y los ferrocarriles interurbanos. Los taxistas londinenses tienen competencia efectiva, los que lo estimula a ser cada día más eficientes y corteses. Los años que viví en Londres no tuve necesidad de auto propio.

He querido referirme al taxista londinense para ilustrar lo que es un buen sistema de transporte selectivo y como este contrasta con la parodia de transporte selectivo que impera aquí. Podría también referirme a Chile donde opera algo similar al sistema de Londres.

La ausencia de un sistema moderno y eficiente de transporte masivo, aunado a la falta de coraje ciudadano de organizarnos para exigir los medios de transporte masivo que una ciudad del tamaño de la nuestra amerita, ha causado la proliferación de los “Diablos Rojos” y la “Peste Amarilla” (¿la malaria urbana?).

En una ocasión escribí un artículo bajo el título “Somos un país de borregos” y sigo insistiendo que lo somos. Argüía que rehusamos usar nuestro poder de usuarios, organizándonos comunitariamente y usar nuestro poder de compra para forzar cambios para un mejor servicio público de transporte. Una huelga de usuarios tendría efectos desastrosos para los transportistas, pero como decía mi abuela: “de ese susto no me muero”. No tenemos espíritu comunitario y parecería que somos inmunes al mal trato. (¿Masoquismo?)

Afortunadamente, el gobierno actual ha iniciado los procesos para darnos los medios de transporte que merecemos. Se anuncia la desaparición de los “Diablos Rojos” en diciembre. ¡Enhorabuena! No habrá réquiem para ellos, no lo merecen. Serán mal recordados. Opino que la “Peste Amarilla” también será afectada porque va a disminuir la necesidad del ciudadano de usarlos y se pondrá peor con la aparición más tarde del Metro. Los propietarios y operadores de taxi parecen no darse cuenta de las consecuencias que tendrán para ellos las prontas mejoras al servicio de transporte público. Muchos de ellos van a desaparecer. Tampoco habrá réquiem para ellos.

<>

Este artículo se publicó el  2  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Pablo Quintero Pinzón

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

OLMEDO CARRASQUILLA ALBEROLA

EL DR. Pablo Quintero Pinzón, ex ministro y ex viceministro de Agricultura en varios periodos, jugó un papel importante en restaurar la democracia en el gobierno de Guillermo Endara, pasada la invasión; también en el desarrollo de su pueblo Ocú, sobre todo en la construcción de caminos de producción y la Feria de San Sebastián.

Es difícil para un periodista destacar la labor de un ciudadano que le sirvió a su pueblo, sin miramientos políticos, no obstante, sustento que fue el Dr. Quintero Pinzón ejemplo de ciudadano probo en sus actuaciones como funcionario al servicio de la patria.

El Dr. Pablo Quintero Pinzón laboró en varias dependencias estatales del sector agropecuario, mencionadas por ejemplo: Veterinario en el antiguo MACI, director del Mida Región 2, director Nacional de Zootecnia (hoy Dirección Nacional de Ganadería), director del INA, viceministro del MIDA en varias ocasiones, ministro encargado en diferentes épocas, (1970-1971 / 1989-1992).

Conjuntamente con el Dr. Manuel Salvador Álvarez, por los años de 1965, le correspondió erradicar, en la antigua isla penal de Coiba, un brote de rabia paralítica en ganado vacuno, una cruel enfermedad transmisible al hombre, causada por inoculación viral a través de la mordedura de un vampiro infectado.

El Dr. Quintero Pinzón, siendo viceministro del MIDA, (1989-1992), brindó una fuerte inyección a su querido pueblo de Ocú, sobre todo miró con buenos ojos los proyectos de la Feria de San Sebastián.

Siendo viceministro en 1970—71 consiguió la construcción de la Agencia Agrícola de Ocú, y los primeros caminos con material selecto y alcantarillas de Ocú — Los Llanos — San José, usando las maquinarias del Centro de Mecanización de Divisa, y ayuda mutua comunal.

De quien nos ocupamos, personalmente lo ubico como un gran humanista, historiador, conocedor de los vaivenes de la vida; sus funciones de ministro y viceministro le sirvieron para recorrer y conocer vía terrestre, todo el país, productor por productor; Darién (Metetí, Santa Fe, Canclón) Flores de Arenas, Flores de Tonosí, Bombacho, Cerro Punta, Palma Aceitera, Barú, y muchos otros pueblos donde el productor así lo solicitara.

El Dr. Quintero, en 1970 y 1990, fue distinguido y declarado hijo meritorio por las municipalidades de Ocú y Santiago respectivamente. Me consta que siempre fue respetuoso de las leyes, deberes y derechos de los ciudadanos, por eso en cierta ocasión, señaló a la prensa nacional: ‘Después de la noche negra vivida durante la dictadura, todos los funcionarios tenemos la obligación de trabajar sin descanso para hacer de la República de Panamá un Estado completamente democrático y de respeto a las leyes’.

El pasado miércoles 14, el Dr. Pablo Quintero Pinzón entregó su alma al creador. Este ciudadano fue un ejemplo para las nuevas generaciones de jóvenes por su dedicación al trabajo, sentido de pertinencia a la patria y amor a la tierra que lo vio nacer. Nosotros, los ocueños, tenemos una deuda de gratitud con este prominente ciudadano.

<>

Este artículo fue publicado el 1 de agosto de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Semillero de ideas y cambio

La opinión de…

Hugo Navarro

Un grupo de alcaldes y funcionarios gubernamentales se reunió en Washington por invitación del WBI (World Bank Institute) para dialogar sobre la pobreza urbana mundial. Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades, grupo que se espera suba a dos millardos en los próximos 20 años. Alcaldes y administradores aceptan que la dirección y administración son la clave para el funcionamiento de ciudades amigables.

Modelos urbanos como el de Marikina, en Filipinas, pueden servir como plataforma de aprendizaje para alcaldes y gerentes que luchan con el hacinamiento, la migración rural-urbana y la sustentabilidad ambiental, la idea detrás del diálogo global lanzado el mes de julio por el WBI y las unidades de desarrollo urbano y unidad de gobierno local.

Los alcaldes y administradores de varios países describieron cómo han hecho para que sus ciudades sean más atractivas, tanto para los hombres de negocios como para lograr un equipo de trabajo mejor preparado, como un resultado de los intercambios. Los diálogos van dirigidos a destacar los retos, oportunidades y logros importantes en administración urbana. De acuerdo con Keshav Uama se pretende cosechar y compilar las experiencias adquiridas para futuros intercambios de esos conocimientos.

En su presentación, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, Shaun Donovan, comentó cómo se invierte en crecimiento urbano, reconstruyendo ciudades más fuertes e inteligentes. Agregó que las áreas metropolitanas deberán verse como semilleros de ideas de innovación y laboratorio en el sector urbano pobre. Una ciudad amigable ofrece una buena calidad, eso incluye servicio de primera clase. En el caso de Panamá, tenemos que trabajar en equipo; el problema es complejo y necesita un tratamiento cauto para lograr los éxitos en comunidades como las que nos presenta el WBI.

Los modelos son importantes para analizarlos y ajustarlos a nuestra situación en seguridad (en Panamá hay 226 pandillas); en el uso y reglamentación del suelo; en educación para incorporar a las familias a la economía del país por medio de sus conocimientos, experiencia y productividad. Nuestras ciudades deben funcionar como “máquinas incubadoras” para beneficio de la población. En el corazón de la reforma social y económica se refleja el liderazgo. No podemos pensar en el liderazgo único, se requiere una distribución del mismo en donde los autores son empoderados en diferentes sectores, sea Gobierno, empresa privada o sociedad civil. Si no ponemos atención a este aspecto, será difícil innovar y hacer los cambios que nos recomienda WBI.

<>

Este artículo se publicó el 1 de agosto de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Educación pública, el moderno molino de viento

La opinión del Abogado…

Alberto E. Fadul  

Los países en vías de desarrollo en América latina sufrimos la fuerte erosión de la educación pública en todos sus niveles y ramas de enseñanza.

Carecemos del entendimiento y la visión de soluciones para lograr los grados de efectividad requerida en este vital sector del que emanan la cultura y el progreso. Por ese infértil camino, se incrementarán las aéreas de criminalidad que se nutren de esta tragedia, producto de las ineficiencias educativas. Cierto es que la actividad de mayor crecimiento, en estos países, es la del crimen organizado y sus secuelas.

Propongo que nuestra ministra de Educación deje, al estilo del Quijote, de pelear con los molinos de viento que no existen. Reconocer que su ministerio, siempre ha sido, el desastre más grande de Panamá, de no actualizarse, terminará hundiendo al país.

Sugerencia: conformar un comité permanente conformado por las cabezas del sector privado educacional en todos sus niveles, con un modelo operativo eficiente que no pueda ser desbandado por cambios gubernamentales el cual, junto a un equipo ministerial, vayan al encuentro de las mejores prácticas que, en este segmento, puedan generar suficiente impacto para promover los cambios requeridos en una institución que, históricamente, adolece de pro actividad, modernización o interés alguno en educar para el futuro. Incapaces de aceptar cambios dinámicos que esta actividad exige al personal docente, su reeducación continua, evaluaciones de rendimiento y terminación de los incapaces que todo lo resuelven con huelgas constantes y peticiones salariales injustificadas. Con una dirigencia tan incapaz como la masa que le sigue aparentando apoyo por dinero.

Fuera de la recomposición de las estadísticas de desempleo, inventadas por el gobierno anterior y no reanalizadas por el gobierno presente, las realidades fácticas nos indican que el desempleo en Panamá continuará en crecimiento.

Quizá muchos no apreciemos su real pensum; sin embargo, con la potencial desaceleración de la construcción que, muy pronto, vendrá frente a la disminución en venta de lo construido y en proceso de construcción. Los que no sufren las inclemencias del estatus, sentirán el peso de su realidad.

El sector de la construcción, representa el que mayor capacidad posee para emplear mano de obra no calificada y semi calificada. Lógico, no descontemos la cantidad de mano de obra calificada que el mismo requiere y contrata, con crecientes grados de dificultad.

¿Cuánto tiempo considera el gobierno podrá ocultar incrementos en el desempleo, motivado por una educación pública inefectiva? Situación que afecta a ambos géneros, con mayor impacto en el femenino. ¿Es realmente un plan político partidista, mantener ignorante a la mayoría de nuestra población? ¿Manejarla vía la demagogia, el engaño, la corrupción impune y unos poderes públicos desbalanceados?

<>

Este artículo se publicó el  1  de agosto de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.