Educación

La opinión del Miembro del Club Rotario….

FERNANDO MANFREDO JR.

La política de educación y capacitación es fundamental, cuando se comparan las causas de la competitividad en diferentes países. Interesa en este sentido observar el espacio que las siguientes orientaciones tienen en las políticas de los diferentes países y reflexionar sobre su racionalidad: Altos estándares educacionales, valorización y prestigio de la docencia, relevancia de la educación y entrenamientos con alguna orientación práctica, pluralidad de formas de educación superior, respetadas y de alta calidad, estrechar relaciones entre instituciones educacionales y las empresas, fuerte inversión empresarial en entrenamiento mediante asociaciones de productores o en forma individual; políticas empresariales de atraer de personal altamente calificado; investigación financiada por el Estado en proyectos conjuntos con institutos de investigación de empresas, o bien financiación parcial de proyectos conjuntos de universidades y empresas e incentivos estatales a la investigación en las empresas.

El sector privado debe cumplir un papel importante en el esfuerzo de renovación del capital humano. Son muy importantes las políticas que vinculen al sector educativo con las entidades productivas, en la capacitación. Es necesario superar la relevancia preponderante de la formación profesional y promover la formación en el trabajo, en función del cambio de los ciclos tecnológicos.

No obstante lo anterior, el objetivo primario de la educación es formar buenos ciudadanos con las destrezas y conocimientos que el desarrollo social y económico requiere.

Una buena definición del papel que debe jugar la educación la encontramos en la revista de prensa, del 28 de septiembre de 2009, que cita a Roer Niles en el periódico Luxemburg Wort: ‘La educación es una apuesta a futuro. En un periodo temprano de la vida de una persona ya se puede ver si estará del lado de los ganadores o de los perdedores; siempre que se defina el éxito mediante el conocimiento, las competencias y la capacidad de aprovechar las oportunidades serán positivas. Si la educación en un contexto tan globalizado decide sobre las personas que le darán forma a la sociedad en el futuro, las que se quedan en el camino por falta de educación evidencian la deficiencia de la escuela. A esta tarea va unida una gran responsabilidad de los maestros con la sociedad. Preparar a los miembros del mañana, porque la vida adulta requiere además de una disposición reformadora, una educación completa, alegría en el trabajo y mucho idealismo, es su responsabilidad’.

Una educación propia y equilibrada no debe ser concebida como un acto pasivo o un fin en sí mismo. Es un medio para la acción. No es bueno ser pasivo; es importante ser capaces de ocuparse en nuevas ideas y tener el deseo de declarar públicamente sus propias convicciones y sus compromisos para traducirlos a acciones.

<>

Este artículo fue publicado el 29 de julio de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: