Calidad y pertinencia en educación

La opinión de…

Ricardo Cochran Martínez

En primera instancia comenzaremos por la definición del término educación; el vocablo proviene del latín educare : formar o instruir. También significa “guiar”.

En la actualidad debemos ponderar si la educación no ha perdido la esencia de lo que ella misma es, que implica la formación de individuos instruidos en el conocimiento, valores y cultura de la sociedad en sentido de lo positivo, lo cual a su vez redundará en el tipo de país al que sirven y establecer las bases adecuadas para la convivencia pacífica y progresista.

El Estado debe procurar no perder de vista ni el significado ni los objetivos mismos de la educación, sacrificándolo solo a un conocimiento limitado, es decir, tan solo técnico, porque tal aceptación está desfasada así como el concepto aquel de crear “autómatas” para máquinas industriales. Las personas son mucho más que eso, y hay que enseñarles a vivir.

La educación es un vehículo y un vínculo de conocimiento y cultura, ambas son la expresión racional del quehacer humano, por lo tanto, la educación debe estar guiada para instruir y formar individuos y sociedades más provechosas.

Es aquí en donde debemos procurar que exista una calidad en lo métodos, aplicaciones y enseñanza de la educación. El término “calidad” se define básicamente como: cumplimiento de requisitos. Por supuesto, hay más definiciones pero me apegaré a esta. La interrogante es ¿qué requisitos debemos procurar para la educación? Bien, en primer lugar, que sea eficiente, formadora, con valores, contemporánea, útil, cívica y científico-humanística.

En otros criterios, los requisitos son lo que la sociedad necesita, una educación orientada a cumplir con la necesidad laboral tan solo, pero ahí también ya perdemos algo, perdemos a la persona que se educa a medias en una sola orientación y su visión es muy reducida.

La famosa frase “la educación no solo otorga conocimientos sino que hace que la persona vea el mundo con ojos diferentes” me parece muy acertada. La educación y su calidad deben procurar educar al individuo mismo, porque él, a su vez, educará a otros. Ortega y Gasset mencionó una vez que hemos construido escuelas, sí, pero no hemos dado a los hombres y mujeres de nuestra época educación y cultura, creo que estamos así.

La pertinencia se refiere a que si lo que se está enseñando produce las competencias necesarias para garantizar el crecimiento de la persona, atendiendo al contexto cultural y social de donde proviene dicha persona. La educación debe ser significativa para ésta y que le permita, dentro de sus necesidades, apropiarse de una cultura nueva, positiva y enriquecedora.   Calidad y pertinencia son requisitos sine qua non la educación logre su cometido: dar las enseñanzas para vivir mejor siendo fructíferos ciudadanos que a su vez construyan un buen país.

<>

Este artículo se publicó el 25 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: