Endara y la democracia panameña

La opinión de…

.

Eloy Fisher

Días después de otro aniversario del Viernes Negro,   me referiré a quien diseñó (para bien o para mal) nuestro encuadre democrático tras la estrepitosa caída del termidor norieguista.

El Presidente Endara fue quien sentó los cimientos de esta democracia, atiborrada de contradicciones irreconciliables, que a la vez garantizó espacios democráticos en una institucionalidad débil y cada vez más descompuesta.

La liberalización económica trajo consigo el rompimiento de un andamiaje social, anclado en la burocracia militar, que garantizó algunas libertades pero a costo de eliminar algunos derechos.   En la medida que los sistemas de seguridad y de justicia permanecieran débiles, sería más difícil conculcar a la prensa y a la ciudadanía –excepto en los casos donde el mismo Presidente interviniera-, tal como ocurrió con Endara y los primeros casos de calumnia e injuria.

Al final de cuentas, el multipartidismo y el fraccionalismo político, aunado a la alternatividad republicana, serían garantías de que ningún grupo político permanecería en el poder lo suficiente para concentrarlo demasiado. Fue un golpe maestro de improvisación efectiva: la descentralización del poder no sería a pesar del juega vivo –sería su resultado -.

Las contradicciones del sistema lentamente lo transformarían. Tras 1994 se iniciarían amagues para cambiar el régimen: la fallida re-elección, los subsiguientes emparches constitucionales negociados desde el Ejecutivo, el debilitamiento de los partidos bisagra como la democracia cristiana y los liberales, todo conspiraba en contra del régimen diseñado tras la post-invasión.

Y hoy estamos atestiguando su transformación definitiva con la reforma de los estamentos de seguridad, la concentración de movimientos políticos y el progresivo desmantelamiento de otros movimientos sociales, sean sindicales o gremiales, que puedan competir en una futura contienda electoral con la alianza Cambio Democratico-Arnulfismo y con el PRD.

El radiocomentarista Eduardo Castillero se preguntó si no era contraproducente la estrategia del gobierno de descalificar a los sindicatos y a los gremios.

Es menester estudiar a qué responden sus éxitos, y de cómo los líderes de estas organizaciones salen re-elegidos por sus constituyentes. A mi modo de ver, tal ejercicio permitiría ver futuros proyectos de liderazgos, y de cómo se insertan en el lento desmontar del régimen endarista, donde poco a poco veremos perecer la alternatividad y los antiguos espacios de descuido democrático.

Por eso, estos días serán vistos como el final de ese viejo capítulo de la democracia panameña que inició a la sombra de las ominosas tanquetas estadounidenses. Este episodio, a pesar de los buenos oficios del Vice-Presidente Varela, la Iglesia, estamentos de la sociedad civil y algunos sindicalistas, radicalizó a sectores de la clase media y endureció los planes de transformación política a cargo de la actual administración.

Entre los heridos y muertos de estos lamentables sucesos, también se cuenta el zigzagueante centro político en Panamá, hoy más débil e irrelevante. Y contrario a lo que se repitió con alguna frecuencia, todos sabemos como esto empieza: con dos bandos que buscarán de ahora en adelante cualquier excusa para batirse y que terminará en esas desgraciadas espirales de revolución y contrarreacción.

Y a falta de serenidad, quienes estamos en los distintos espectros del centro, nos espera sobrevivir en medio del fuego cruzado.

<>

Este artículo se publicó el  19  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: