Fuerzas políticas y crisis

La opinión del Docente Universitario…

.

Jorge Luis Macías Fonseca

La realidad nacional expresa con suma nitidez la posición de las fuerzas políticas que encontradas han producido serias perturbaciones que han conducido a la pérdida de bienes materiales, daños físicos difícilmente reparables y hasta la cancelación de vidas humanas.

Las fuerzas políticas gubernamentales de manera sostenida han venido diseñando fórmulas que han tocado sensiblemente los intereses populares incluyendo también los sectores de poder económico. Es decir las diligencias de gobierno, no han ido únicamente dirigidas a un sector.

Entre tanto, la llamada sociedad civil, con una fuerza que no solamente se caracteriza por lo reivindicativo, sino también por sus señales políticas, enfrenta las decisiones de gobierno. En esta fuerza, están las de los trabajadores de la construcción y el sector docente, quizás las más protagónicas, de FRENADESO, entidad que se ha distinguido por sus luchas en las calles.

No cabe duda que lo que está planteado es la lucha política, que encuentra a un gobierno actuando con energía buscando solidificarse en el poder para reproducirse en el futuro, arriesgando en esto, gran parte de su capital político, expresado en las pasadas elecciones, y por otro lado, sectores claramente identificados, por un fuerte ingrediente ideológico de izquierda, que buscan a través de la tesis de la erosión del poder, acumular favorablemente.

Quedó claro que la pretensión de una candidatura independiente presidencial, ponía en el tapete la intencionalidad de un sector de la izquierda panameña, que aspira a ganar algún espacio en la contradicción de las fuerzas políticas enfrentadas. Ya antes, desde el catastrófico gobierno perrediano-la izquierda- venía tensionando acciones, logrando un punto óptimo con el rechazo de la llamada Ley de la Muerte. No obstante -a pesar de ello- no pareciera haber encontrado el suficiente eco en las masas, pues su discurso político, en la mayoría de las veces clarificador, aleccionador y de un adecuado análisis de la realidad social, embona muy malamente con una práctica altamente cáustica que no contribuye -efizcamente- con la formación de la conciencia de la gente.

Por su parte, los partidos políticos de oposición, sustraídos por lo menos en la formulación de ideas y del debate serio frente a la contradicción de las fuerzas, apuestan al deterioro gubernamental, con actuaciones solapadas, comunicados insustanciales y conferencias de prensa sin rumbo.

El PRD, por ejemplo, en su afán esperanzador y en su fuero interno, sienten que el momento es provechoso por lo que no escatiman esfuerzos para la desaborida crítica permanente y para la presentación de sainetes. No obstante, la población ya tiene su medida, porque los gobiernos perredianos, han actuado -sin contemplación- a espaldas de la gente, que hoy sufre los efectos de una privatización criminal de algunos servicios públicos.

<>

Este artículo se publicó el  17  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La izquierda en agenda

La opinión del Escritor y Analista Político…

Rafael Montes Gómez 

Por ser de interés en razón de los últimos acontecimientos que se han suscitado en el país, reproducimos extractos de algunos artículos de mi autoría que fueron publicados en los pasados meses:

9 de marzo.

El Ché a partir de su experiencia desarrolló todo un teorema sobre la guerrilla, el “foquismo”. Según él, existiendo las “condiciones objetivas” para la revolución en un país determinado, un pequeño “foco” guerrillero podía crear las “condiciones subjetivas” para desencadenar un alzamiento general de la población. Guevara a menudo hablaba del estrecho vínculo de la lucha armada, los indios, los campesinos y la reforma agraria. Ya el camarada panameño ha manifestado “nos tomaremos la oposición”.

Chávez es un bebé de pecho al lado de esta basura ideológica. No bromeo. Demócratas: tómenlo en serio, ya penetraron nuestras campesinos e indígenas ¡Este es el pensamiento guevarista que SUNTRACS-FRENADESO intenta imponernos a la fuerza! Dentro de la práctica de una sana democracia, conviene hacer todo lo posible por evitar el caos y preservar nuestro legado decente y democrático, por nuestros hijos y la patria.

14 de abril.

En razón de ello, debemos aclarar a la ciudadanía, que SUNTRACS-FRENADESO no cree en la democracia. Sus dirigentes no son demócratas ni mucho menos practican la democracia a lo interno de sus organizaciones sindicales   ¿Por qué vemos liderar siempre a las mismas personas durante más de 20 años y no hay una renovación de liderazgo joven? ¿Por qué sus supuestas elecciones internas no pasan de ser una escaramuza electorera?

Tirar bloques y sacos de cemento desde un edificio a una altura considerable no te hace precisamente un demócrata, lo que hace es revelar tu grado de desconsideración por la vida humana. Luego reclamaran “derechos humanos” para ellos.

Justamente la interrogante en el pueblo inteligente queda ¿Cómo puede alguien reclamar tanto de la democracia y su ejercicio ciudadano en su discurso y en la práctica está muy lejos de ella? Los planteamientos en boca de sus dirigentes lucen coherentes y firmes, pero el discurso se agota en la propuesta. No se equivoca quien los tilda de FRENALOTODO: No proponen nada porque ese no son sus ideales, su objetivo es la creación del caos y que luego de la lucha armada nazca la revolución socialista.

Nadie se da cuenta, el grado de penetración silenciosa del pensamiento chavista en nuestras comunidades, pero no es coincidencia que durante las protestas del gobierno pasado, cerraron hasta 27 importantes puntos del país, causando pérdidas millonarias.

12 de junio.

No podemos ignorar que SUNTRACS-FRENADESO, aunque no son un partido político, su sindicato y organizaciones satélites, si funcionan y están organizados como partido político. Saben lo que quieren. Saben que de los errores de gobierno, capitalizan y se adjudican victorias que no les pertenecen, porque el descontento popular es adoptivo de oposición, pero es legítimo hijo de gobierno. Lo negativo: Suntracs tiene un objetivo guevarista, la creación del caos.

La única fórmula de antídoto posible es que dejemos de destrozarnos entre nosotros mismos y que continuemos en el camino de hacer un buen gobierno, un gobierno del pueblo y para el pueblo,   el gobierno que prometimos.

<>

Este artículo se publicó el  17  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Seguridad nacional

La opinión del Sociólogo  Facilitador del Desarrollo Humano….

.

RAFAEL E. SALVATIERRA .

La celebración del Mundial de Fútbol se convirtió en un circo dentro de la sociedad panameña, en tanto los problemas nacionales pasaron de cierta forma desapercibidos o por alto, solo un sector de la clase popular e intelectual se preocupaba por lo que nos sucede, mientras que el resto de la población estaba solo por comprar banderas de otros países y se dejaba llevar por la fiebre del fútbol.

Bien, frente a estos retos políticos, económicos y sociales que vivimos, la inseguridad es un tema que nos afecta a todos y está a la orden del día, en niveles que ponen a meditar, es por ello que deseo recomendar por este medio facilitar algunas consideraciones, que de esta manera sirven para minimizar estos niveles de inestabilidad ciudadana.

La Seguridad es lo que demandan más la ciudadanos de este país, donde nos vemos sumergidos en la violencia en todo el sentido de la palabra, es por ello que el Gobierno Nacional debe elevar este problema a tema de Estado, para poder actuar con la firmeza que se debe tener.   Daré un ejemplo, se deben colocar a nivel nacional lo que funciona como puestos de control desde Darién hasta Chiriquí, donde opera solo uno con estructura y tecnología, el puesto de Guabalá, hay varios que solo son retenes, como el de Bayano en Darién y otro en Divisa.

El puesto de Guabalá ha servido mucho en los temas de migración, aduanas y para la captura de sujetos de diferentes perfiles.

En tiempo pasados había más controles a nivel nacional, a lo largo de la vía Interamericana existían puestos o garitas de las Fuerzas de Defensas, donde el conductor bajaba la velocidad hacia un pequeño alto y un sargento de policía le daba la señal de continuar.   Esto no es malo, había respeto y control de las personas, lo que necesitamos a gritos en estos momentos, donde la delincuencia en el interior está tomando camino y cancha, popularmente hablando, para nadie es un secreto que el pandillerismo existe en esta Región.

La idea es dar un sólido y fuerte golpe a los delincuentes a nivel nacional, el tener los puestos de control servirá en cada región para poder hacer un alto a la ola de delitos. En el campo de la administración de cualquiera empresa, el gerente tiene que realizar constantemente supervisión y es esto de lo que estamos carentes en el tema de seguridad.

Desde que la computadora es una herramienta de trabajo, considero que tenemos más de 30 años de atrasó, porque la tecnología no la hemos sabido utilizar para frenar la delincuencia. Por el contrario, los maleantes la utilizan para hacer sus fechorías.

Amigo lector, Usted que vivió la época de los 60, 70 y 80 sabe a lo que me refiero. Aclaro, no estoy diciendo que debemos tener un Estado militarizado, sino por el contrario, un país donde, con firmeza y apoyando a nuestra Policía, todos servimos a los intereses de la nación panameña, en donde los buenos somos más.

<>

Este artículo fue publicado el  17 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

Lenguaje inapropiado

La opinión del Político  Director Nacional PRD…

Rafael Pitti

Existe una ley natural, la Ley del Karma “Causa y Efecto”, la misma determina que lo que mal comienza, mal termina o viceversa.   Este fenómeno es aceptado y reconocido como hecho real y tangible de acuerdo a la diversidad en situaciones y experiencias.

Tal concepto parece cobrar vigencia con lo ocurrido en la aprobación de la Ley 30, debido a la forma vertiginosa, apresurada e inconsulta en la elaboración. Presumo que nuestras autoridades asumían que la celebración del Mundial de Balompié, distraería a la población de lo actuado.

De igual forma es irónico los hechos de Bocas del Toro y las protestas en la capital, pues nuestras autoridades en su gran mayoría aupaban y estimulaban a los trabajadores del SUNTRACS y FRENADESO cuando cerraban vías y realizaban toda clase de arbitrariedades durante actos de calle por quejas a la pasada administración gubernamental.

Pero hoy tal como ayer llamamos a la reflexión a la dirigencia obrera, para que sus argumentos los realicen en el marco del respeto con un lenguaje conciliador que evite violencia. Las razonables demandas pueden perder el apoyo de quienes por diversos motivos prefieren aislarse ante la posibilidad de circunstancias tan negativas como las ocurridas.

No obstante así como censuramos tales actitudes, lo hacemos con mayor invocación y fuerza a altos miembros del gobierno que con expresiones retrógradas, califican como maleantes y delincuentes, ofendiendo la dignidad de la clase profesional y trabajadora que se pronuncia al ver y sentir afectado sus intereses personales y colectivos.

Así como estaríamos en desacuerdo que de un plumazo se eliminen a organizaciones y gremios como APEDE y la Cámara de Comercio que se agrupan para fortalecer y defender sus inversiones y capitales, igual derecho en otras dimensiones tienen otros actores y sectores de nuestra sociedad.

La Ley 30 afecta a los trabajadores en el derecho a huelga y sindicalización; abre mecanismos entre trabajador y patrono que mediante acuerdo de contrato, puede eliminar de manera solapada derechos adquiridos.

La forma brutal y represiva de la policía, pone a pelear pueblo contra pueblo, deja entrever también el desprecio por la vida y alimenta la impunidad facilitada según lo aprobado en la citada ley.

Son todos los artículos que se deben derogar e iniciar una consulta que logre consensuar y construir lo positivo que se busca. El postergar su entrada en vigencia, lo único que logrará es apagar la mecha provisionalmente, pero mantiene palpitando el detonante que le puede hacer explotar intempestivamente.

Debemos creer en la buena fe del presidente al visitar a los heridos en el hospital, sin embargo ello me recordó a un político de los 60, que mandaba encarcelar a sus adversarios y después como gran salvador ordenaba liberarlos.

Hay contradicciones en los mensajes y razón para sospecha de posible plantación de pruebas para someter. Ojalá sea pura imaginación.

<>

Este artículo se publicó el  17  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El modelo ideal de consumo

La opinión de….

¿Cómo diferenciar el consumo del consumismo? Resulta difícil trazar una línea divisoria.  La opinión del Director de ACODECO….

.

PEDRO MEILÁN

Vivimos inmersos en un modelo de sociedad que favorece el consumismo, entendiendo por este concepto, según definición del Diccionario de la Real Academia Española, como la ‘Tendencia inmoderada a adquirir, gastar o consumir bienes, no siempre necesarios.’

El consumismo se afianza bajo un modelo que basa su estrategia en un incremento constante de la producción, el cual se desarrolla paralelamente con los medios de comunicación, ya que interactúan y se retroalimentan mutuamente para lograr el objetivo último: vender.

Pilar fundamental del modelo consumista es la publicidad, sin la cual carecería del poder suficiente para incentivar, promover y en fin, lograr su objetivo. Muy fuertemente vinculada a la estrategia del consumismo, está la idea de bienestar del consumidor, que en muchos casos no es más que un espejismo, pues es fuertemente explotada para justificar la existencia del consumismo.

Pero la publicidad como motor no es el único que sirve para promover el consumismo, también hay factores culturales y de presión social; es decir, los ciudadanos alejados de valores positivos dan paso y prominencia a circunstancia materiales que llevan a un estatus en el que ‘si no lo tienes, no vales’: hay una asociación directa entre consumo y placer.

¿Cómo diferenciar el consumo del consumismo? Resulta difícil trazar una línea divisoria, por cuanto uno es la exacerbación del otro. El consumo es una realidad cotidiana, forma parte del hombre y per se, no representa un problema, a diferencia del consumismo, que se sustenta más en una conducta impulsiva, irracional, y desmedida, en la que el sujeto cae presa de su entorno y adquiere más de lo que necesita.

Analice el motivo que le hace comprar y diferencie si es una necesidad concreta o creada artificialmente (moda, estatus social, presión de grupo o simple placer).

Frente al consumismo, se erige el consumo responsable, como el llamado que se hace al consumidor, de educarse, de indagar sobre los beneficios o perjuicios que le ofrece el bien o servicio que se plantea adquirir. Por ejemplo, en los alimentos, el consumidor responsable verifica la fecha de caducidad, compara el contenido, identifica nutrientes y analiza los efectos de estos para su salud.

El consumo responsable como modelo de conducta nos lleva a ser más conscientes de los efectos que los bienes o servicios que adquirimos tienen sobre nuestro presupuesto familiar, sobre nuestra salud y en fin, sobre nuestro bienestar.

Por otro lado, el modelo propuesto también es una exigencia para el comercio de informar, de brindar elementos que permitan a los consumidores formarse un juicio, sustentado en el derecho universal, a ser informados.

Es igualmente una exigencia para el Estado, de emprender actividades dirigidas a satisfacer la obligación de educar al consumidor, función que desarrolla la ACODECO a través de iniciativas como: ‘Acodeco en tu Comunidad’ en la que se visitan comunidades y se les brinda información sobre sus derechos; charlas dirigidas a consumidores, representantes de empresas, colegios y universidades, y grupos organizados de la sociedad civil; visitas guiadas a las instalaciones de la ACODECO y participación en ferias a nivel nacional, en la que suministran folletos educativos y se realizan actividades asociadas a las funciones de protección al consumidor.

<>

Este artículo fue publicado el  17 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.

¿Qué significó el referéndum?

La opinión del Abogado y Odontólogo…

Omar O. López Sinisterra

En la Universidad de Panamá se realizó un referéndum para que la comunidad universitaria representada por los tres estamentos que la integran, aprobaran o no, el cambio del artículo 34 de la Ley 24 Orgánica de la Universidad de Panamá, que no permitía la reelección inmediata de las autoridades universitarias. El resultado fue que la mayoría de los universitarios que accedieron a las urnas establecidas para este fin, se pronunciaran en un 60% a favor del cambio de la Ley Universitaria.

Una vez más se hizo presente la voluntad de los universitarios de someter a la opinión de las mayorías, en un demostrado ejercicio democrático, la posibilidad del cambio de la Ley. El resultado fue positivo y en el marco del mismo, se llevará la nueva propuesta de Ley a la Asamblea Legislativa para su discusión, aprobación o negación debido a que el mismo fue de tipo consultivo, dejando su interpretación al poder legislativo.

El referéndum significó el instrumento de democracia directa que permitió a los estamentos universitarios opinar en función del cambio o no de la Ley universitaria. Pero es que los universitarios que conocen la Primera Casa de Estudios Superiores de nuestro país, saben la calidad de la gestión que han realizado las autoridades universitarias bajo la dirección del Sr. Rector Dr. Gustavo García de Paredes. La Universidad de Panamá, que se concibe como una mega-universidad, de gran complejidad y cuyas estructuras físicas y académicas llegan a los rincones más alejados y de difícil acceso en nuestro país, llevan impresas la modernización como política primaria, la ejecución de la Transformación Curricular, la que involucra el cambio de Planes de Estudio y de procesos curriculares, y del Proceso de Acreditación de las Carreras, de tal forma que nuestra universidad, se adecua a las políticas internacionales en esta materia, constituyéndose en una de la mejores del área.

El referéndum universitario constituye un hecho histórico en donde se consultó a las grandes mayorías sobre el cambio de la Ley y la posibilidad de la reelección de las autoridades. Fue definitivamente un ejercicio democrático en el cual las grandes mayorías dijeron un sí al cambio de la Ley. Universitaria y afirmaron la posibilidad de permitir la reelección de sus autoridades.

<>

Este artículo se publicó el  17  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Gobierno, imagen, convocatoria’

La opinión de…

Roberto Díaz Herrera

Cuando ya hemos pasado tormentas grandes, la óptica cambia. Antes del estudio de las ciencias políticas, conocí el gobernar práctico. El golpe militar, abrupto, antiético, me colocó a nivel real como una especie de ministro de la Presidencia, al lado del primo hermano, jefe, íntimo.

Con Omar presencié a aquel capitán, mayor, teniente coronel crecerse no solo por el rango de general, sino más bien por una evolución gradual pero cuántica, hasta volverse, pese al pecado del golpe, en un dictador–estadista.

Basta con observar históricamente a figuras del tamaño intelectual de Diógenes De La Rosa, Jorge Illueca, Hernán Porras, Reyna Torres de Araúz, Alfredo López Guevara, no solo trabajar, sino estar satisfechos de laborar a su lado. Había respeto por su estilo de gobierno, su imagen, su convocatoria. El resto es conocido, aun con pecados, los resultados fueron extraordinarios: Tratados, jurisdicción, Código de Trabajo moderno, prestigio internacional.

Como la ecuación “gobierno, imagen, convocatoria” no es transferible, fallecido Omar todo se derrumbó en manos limitadas e irresponsables. Hoy, cuando es difícil que algo político nos emocione, destetado de partidos, ya que estos son solo clubes sociales, y al que estaba afiliado me dejó solo en el tsunami del 87, miro los hechos diarios como una clase práctica de sociología.

Observé la impronta de este empresario privado que producto de otro golpe combinado (dinero, tenacidad, publicidad, imagen electoral) se volvió para el inconsciente colectivo, que bien sabemos que en sociedades no politizadas ofrecen su voto y respaldo por emociones, una nueva figura, carismática e interesante.

Después de Omar nadie remontó sus niveles de popularidad y carisma; en este caso pasó la nueva figura del 80%, medible. ¿Qué le ha pasado al presidente Martinelli que ha malgastado semejante capital político en solo un año? Creo que no ha comprendido qué es la política, efectiva (gobernar bien, en promedio, la ciudad).

Y el empresario exitoso, y el candidato súper exitoso, está estrellándose contra la propia roca de sus decisiones erróneas. A veces no por el fondo, sino por la forma, y en gobierno ambas cosas se pagan juntas.   Y los “errores del equipo”, como en lo militar, son del jefe, de más nadie.

Es muy, muy difícil, recuperar la sinergia que conectaba admirablemente al Presidente con las masas, porque estas, como las mujeres, son apasionadas y poco analíticas, aman u odian, sin matices.

Con un país económicamente emblemático a nivel latinoamericano, por mencionar solo una cosa, ¿qué razón había de meter sin vaselina el impuesto hasta el 7%, sabiendo el peor economista que ello arrastra a una espiral de aumentos generales de costos?

Lo de Bocas habla vehementemente del fracaso del estilo impulsivo y vertical, sin diálogos. La tarea va apenas hoy por una quinta parte de gestión.

No es fácil recomponer la ecuación inicial “Gobierno, imagen, convocatoria”. Pero no es imposible, como nada que se haga con verdadera buena fe, una fe tan ausente en todos los sectores. Nadie regala nada.

<>

Este artículo se publicó el 17 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.