Desastres del apocalipsis: BV, BT, CD y PRD

La opinión de la Abogada y Escritora….

HAYDÉE  MÉNDEZ  I.

Parece una sopa de letras, pero son cuatro desastres que ahora tiene que enfrentar el pueblo, inmerso como está en un cambio, que resultó ser para peor:

BV: El desastre de don Bosco, que va de tumbo en tumbo y cuya última metida de pata es creer que botando (por segunda vez) a todo su personal gerencial va a componer la cosa. Le va a suceder lo mismo que a la contralora, que no pudo ni con el censo.   Hasta que aprenda, un jefe sin experiencia tiene que depender de los que sí la tienen.

BT: El desastre de caos que reina en Bocas del Toro por culpa de la arrogancia y la terquedad de RM y AC, quienes insisten en incumplir la Constitución y las leyes, a pesar de los cantos gregorianos de (¿no negociación?) de la monja del OD, que se oyeron hasta en la casa de AMG.

CD: El cambio democrático que nunca llegó, liderado por un gobierno de desastre, que hostiga a medios y periodistas por informar de sus injusticias y atropellos, que no cumplió las promesas electorales y que culpa al PRD y a las organizaciones sindicales de todos los males provocados por ellos mismos.

PRD: A pesar de ser el partido más grande del país y se supone que el mejor organizado y ta ta ta, es un desastre cuando está en oposición. Se ha dejado ganar del PP, de los sindicatos y de las organizaciones civiles, porque ante tanto atropello no ha interpuesto ni una sola acción legal (aunque todos y todas sabemos que con el terrorismo judicial que impera, de nada serviría).

¿Que si no me da miedo jugar con estas letras? (Pueden inventar que he falsificado mi certificado de nacimiento, que le debo al Fisco, que soy comunista, terrorista, o que me paga el PRD).     Sí, pero como dice mi admirada periodista Doris Hubbard-Castillo, ‘del miedo se generan las ideas y se da el origen de la razón’.

Además, ‘El miedo puede ser amigo perfecto de la dignidad, porque sentir miedo, es normal cuando hay quien o quienes nos amenazan, pero no por eso logran que perdamos la conciencia de quiénes somos, qué queremos ni mucho menos que cambiemos de ideas, de discurso, para sobrevivir’.

<>

Este artículo fue publicado el  15 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

¿Amor a la patria?

La opinión de…

Albis Oro

Los panameños nos  caracterizamos por el amor que sentimosa nuestro pequeño terruño. Ese amor es incuestionable, lo cuestionable es la forma en que se lo demostramos.

Diariamente vemos a fervientes patriotas  guardarse su patriotismo momentáneamente en un bolsillo para sacar del otro bolsillo el interés por el grupo al que pertenecen, llámese partido político, asociación, sindicato, agrupación, etc.

Ninguno de los intereses de estas asociaciones deben estar por encima del interés nacional. Porque al final de cuentas, sin país, sin nación, no hay agrupación que valga.

Otras veces el interés que sale del bolsillo es el personal. Con el patriotismo cegado dentro de un bolsillo nos damos el lujo de tirar basura a la calle, pasarse un semáforo en rojo, parar el carro sobre líneas de seguridad, pitar sin razón alguna, llevar a cuesta la bandera del “juega vivo”, estacionar el auto sobre una acera y muchas otras cosas que nos vemos hacer en la calle diariamente. Algunos me dirán que esta pequeñas cosas no tiene nada que ver con patriotismo, pero si con una acción individual o grupal afectamos a compatriotas también afectamos a nuestra patria.

Y si somos negligentes en las pequeñas cosas, ni hablar de las cosas grandes y de mayor trascendencia. No dudo ni por un momento el amor que sentimos por Panamá, pero demostrémoslo con acciones, aunque sea con las más pequeñas.

<>

Este artículo se publicó el 14 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Ética y docencia política

La opinión del Periodista…..

GARRITT GENETEAU

Una nueva ley aprobada por la actual Asamblea deja la puerta abierta para que diputados perredistas, sin principios, sin ética, simplemente ambiciosos, abandonen el partido que hizo posible sus elecciones como “padres de la patria” y se cambien descaradamente a las filas del gobierno.

Son elementos que se venden al mejor postor.   Son políticos sin convicciones que se dejan seducir por el brillo tentador del oro que sus enemigos de ayer les ofrecen para que nieguen de sus principios que nunca han profesado.

Hay un viejo dicho: “el que traiciona una vez, traiciona tres veces”. Basado en este sabio adagio, nos permitimos sugerir al presidente de la República, Ricardo Martinelli, que se mantenga “ojo avizor” con estos tránsfugas; que los vigile con una lupa; que los trate con la debida precaución, porque así como fueron vergonzosamente desleales con el PRD, así también podrían serlo con el nuevo amo que les ha ofrecido el “vellocino de oro” a cambio de la felonía cometida.

Muchos de estos traidores se inscribieron recientemente en el PRD. No son perredistas inspirados por los puros ideales del torrijismo, por lo cual fueron fáciles de sobornar por el actual gobierno, pero lamentablemente el actual régimen se ha llevado una mercancía barata que no ocasionará ninguna erosión considerable dentro de las filas del mayor partido político.

La estampida de estos diputados para cobijarse bajo las toldas de sus rivales de ayer será cubierta de inmediato por los elementos que sí son leales, honestos e insobornables.

Tenemos conocimiento que el “norieguista” permeable a los sobornos que está por cambiarse a las filas del CD es Gabriel Méndez, “Tito Gabriel”, quien intentó en tres ocasiones ser elegido diputado, pero solo ha logrado escalar un escaño a la Asamblea con la ayuda del PRD, al que piensa abandonar.  Es un caso parecido al del “perro que muerde la mano del que le da de comer”. Los primeros saltamontes fueron Rony Araúz, José Lozada y Rubén Frías.

El nuevo jefe de bancada del PRD, el docente Denis Arce, histórico militante perredista, llevará a cabo una dirección inteligente por su experiencia, ejecutorias y cuenta con la colaboración entusiasta e invaluable del diputado Crispiano Adames y Leandro Ávila, quienes se caracterizan por la verticalidad de sus planteamientos y por su lealtad a toda prueba hacia el PRD. Con elementos así, los tránsfugas no causarán el menor daño al glorioso partido de Omar.

<>

Artículo publicado el  14  de julio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

No basta ser ‘presidente’

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana….

– 

GERALDINE EMILIANI

Señor Presidente, usted debe ser el hombre más feliz de la tierra. Y, ¿sabe por qué? Porque Dios le ha permitido ser el mandatario de un país como Panamá.

La Panamá de los panameños nobles, trabajadores, alegres y, hasta bromistas. Siempre he dicho que somos un pueblo bendecido por Dios. Fíjese, tuvimos por años viviendo bajo un régimen que fue un fastidio, una espina que llegó a traspasar la epidermis de nuestra identidad como ser panameño y creó confusión, división y odio entre muchos.

Y, cruzamos la línea de fuego, con la ayuda de una vil invasión que siempre será recordada como lo más nefasto que nos pudo ocurrir.   Sin embargo, hay que reconocer el esfuerzo, la entrega y el sacrificio de muchos panameños para que se entendiera que un régimen dictatorial nos afectaba a todos.

Usted, nos prometió inmejorables beneficios para nuestro futuro.   Pero recuerde, el futuro es incierto.   Lo que cuenta es el ahora.   Y el ambiente de ahora lo veo extremadamente muy complicado justamente por su manera de hacer las cosas.    Tanto es así, que me causa temor, muchísimo miedo.    Y, el miedo no es para nada un buen consejero. Más bien te debilita, te hace un ser indefenso.

Y sentirte así tiene dos vías solamente y depende de la que escojas. Ambas son peligrosas, porque una de ella te hace arrinconarte en el mundo del pesimismo un estado psíquico que afecta tu cuerpo, tu mente y también tu entorno; y, la otra aún más peligrosa, es la que te hace transformarte en un ser cegado por la violencia.

Pongo de ejemplo el conflicto suscitado en Bocas del Toro, una provincia orgullosa de vestirse y enamorar con su belleza y que por una Ley 30 ‘mal nacida’ ha provocado tal ofuscación con dos muertos y cientos de heridos.

¿Con qué finalidad?   Esto le conviene a Usted?   Claro que no.   Ni a usted ni a nadie.  Con esta situación perdemos todos. Y, peligra todo lo que habíamos avanzado en democracia.   Nos hubiésemos ahorrado un par de dolores de cabeza si la ministra de Trabajo hubiese actuado a tiempo. El Ministerio debe tener a disposición un departamento de prevención y mediación de crisis para las empresas y sus trabajadores en conflicto.

Observe, echarle la culpa a otros de los desaciertos de su gobierno no resuelve nada. Es que ya son tantos los problemas y los sobresaltos, que al buen rendimiento de su gestión, nadie le presta atención. Qué tristeza, ¿verdad?

Y, ahora encima una huelga general y con esto se fortalece el movimiento sindical y, por ende, la oposición.   Esto no es una lucha del PRD contra Ricardo Martinelli, es una lucha del pueblo por el pueblo contra el poder provocativo y dominante de su gobierno, debido a la falta de equilibrio y objetividad de algunos de sus miembros del Gabinete.

Entiéndalo y compréndalo. Es imposible dominar la conciencia de un pueblo porque sí, nuestro ‘mundo emocional’ no es una mercancía que se puede alquilar y, por ello debe estar libre de semejantes ataduras.

Otro punto a mencionar fue cuando lo escuché diciendo que se iba a Sudáfrica en su tiempo libre.  Y me dije: ‘¡Dios!  ¿En plena crisis se va a vacacionar?  En qué mundo vive el presidente. Definitivamente no es el mismo mundo que vivimos los panameños.

Explíqueme, ¿desde cuándo un presidente tiene tiempo libre?’.   Menos mal recapacitó. Sin embargo, viéndole el lado positivo al asunto, no está mal haberlo visto en la tribuna del Estadio de Green Point en Sudáfrica para la final del Mundial de Fútbol, pero mejor se ve Usted aquí en Panamá en la tribuna presidencial como el mandatario ‘mediador y conciliador’ en las crisis que tiene en sus manos.

Y, me pregunto, ¿esos que están a su alrededor en verdad son sus amigos?   Permítame lo que pienso con una sola palabra:  Ninguno.   ¿Se ha sentado a meditar sobre esto?

Usted acepta suspender la Ley 30 y dialogar y esto solo se logra en un clima de confianza y tolerancia entre las partes, porque el ambiente está tenso, muy tenso.   Por favor, y que lo acompañen los risueños de su Gabinete.   Porque con caras largas, los veo mal. Un cafecito y unas boquitas, les haría mucho bien a todos.

Realmente no basta ser presidente, si esto simplemente consiste en hacer leyes e imponerlas sin el consenso de los panameños, precisamente para no provocar conflictos donde puede penetrar el drama humano.   La cuestión está en abrirse continuamente como ‘persona’ y compartir con todos por igual la mesa de su cariño, de su conocimiento, de su protección con obras concretas que le sirvan a un pueblo sediento por abrir caminos, conocer los medios y encontrar los fines… pero, con la ayuda de Usted.

Sr. presidente: ‘Humanizar, humaniza’. Inténtelo y verá.

<>

Este artículo fue publicado el  14 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que a  la  autora, todo el crédito que les corresponde.

¿Qué pasó en Changuinola?

La opinión del Activista de Derechos Humanos…

Miguel Antonio Bernal

Comparto con ustedes extracto del informe de la visita a Changuinola -los días 1 y 13 de julio- de Mariela Arce del Centro de Estudios y Acción Social Panameño, miembro de Alianza Ciudadana por la Justicia, como parte de una delegación de la Defensoría del Pueblo.

En su informe, Arce expresa que: “En base a los distintos testimonios e informaciones identificamos los siguientes momentos del conflicto… Se dio un primer momento de acciones pacíficas e intentos de negociaciones y diálogos… su momento cumbre con una marcha el 29 de junio… participaron cerca de 12,000 personas. Esta gran marcha casi no se difundió en el país.

Un segundo momento… un paro de 48 horas de advertencia para lograr un escenario de negociación, y en donde no se recibieron respuestas positivas.

“Dadas las circunstancias se desarrolla un tercer momento donde en Asamblea General se aprueba el paro indefinido. Es en este contexto donde a partir del jueves 8 de julio se da inicio a la represión y los enfrentamientos de la policía contra los miles de activistas (7,000 aproximadamente según cifras de la policía). El viernes se hizo otra marcha masiva se calculan 10,000 personas. Luego terminó en represión.”

Para los sindicalistas “la intransigencia del Presidente obstaculizó las negociaciones, nadie deseaba la masacre que se dio”, se reconoce que los acontecimientos se les escaparon de las manos a los dirigentes…

“Durante la negociación con el gobierno que duró cinco días, los líderes observan dos etapas, la primera donde se envía a la Ministra de Trabajo y se empeora la situación por “la actitud vulgar irrespetuosa, discriminadora” de esta funcionaria; y posteriormente otra etapa donde llega el Ministro Papadimitriu y el vicepresidente Varela y el presidente de la Asamblea, el diputado Muñoz. En este segundo momento se observa la falta de coherencia entre el Presidente y sus negociadores, pues mientras éstos usan un lenguaje de revaluar la ley y los artículos que atañen a derechos laborales, el presidente da declaraciones de que no se cambiará nada, esto dificultó las negociaciones…”

“En el hospital en una de las salas estaban los heridos que entrevistamos, todos con heridas de perdigones en la cara…”

“En la Policía Nacional nos atendió el Sub Comisionado De Gracia, y los oficiales Miranda de la zona de Veraguas y García de Panamá, que llegaron de refuerzo… Dicen que solo usaron armas de bajo impacto y ninguna arma con proyectiles salvo los perdigones… a nuestras preguntas sobre las heridas en la cara y dijeron que fue producto de que la gente se acercaba demasiado, por eso los perdigones les dieron en las caras… “En relación a las muertes, los policías solo reconocen dos muertos, pero la población habla de seis o de ocho… Niegan que impidieran atención médica a los detenidos pero si aceptan que andaban buscando a los heridos con perdigones para “indagarlos”…

“Siempre existió un cerco informativo sobre los acontecimientos, los corresponsales son hoy mal vistos por las organizaciones, pues cubrían todos los hechos, se les daba acceso a las informaciones por parte de los líderes y casi no salían las noticias en los medios nacionales, pues en Panamá se les censuraba, evidenciando la ausencia de información libre y veraz y los conflictos de intereses entre dueños de medios y sus vínculos con el gobierno.

“La mayor parte de las víctimas son hombres jóvenes que tienen heridas de la cintura para arriba con énfasis en la cara…Los entrevistados de sociedad civil concuerdan que se dio un uso “exagerado de la fuerza”, “se volvieron brutos”, los policías dispararon hasta que se les acababan las municiones.

“Esta experiencia ha manchado de sangre la gestión del actual gobierno y ha traído de un solo manotazo los recuerdos de la Dictadura militar, el pueblo bocatoreño, los pueblos indígenas, lloran y piden justicia para sus muertos y heridos con daños permanentes.”

<>

Este artículo se publicó el  16  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Conceptos sobre el sistema financiero

La opinión de…

Eduardo Morgan Jr.

En días pasados este medio publicó un excelente reportaje relacionado a lo que está haciendo el Gobierno para acordar y firmar tratados que eviten la doble tributación (TD) con países con los cuales nos interesa tener este tipo de convenios. Ya el de México no solo se firmó sino que, al ratificarse por la Asamblea Nacional, se convirtió en la Ley 24 de 31 de Mayo de 2010.

La desesperación que privó en los últimos días del gobierno anterior, para motivar a Estados Unidos a ratificar el TPC, puso en peligro nuestro centro financiero. Se les ofreció firmar un convenio de intercambio de información fiscal y reformar el régimen de sociedades anónimas, para que ambos dejaran de ser atractivos, ello en beneficio de nuestros competidores del cartel de la OCDE. Vivimos, además, la experiencia de una carta a la OCDE que el gobierno anterior supuestamente había consensuado con el Colegio de Abogados, la Asociación Bancaria, la Cámara de Comercio y otras asociaciones y que, al llevarla a Washington, fue sustancialmente modificada, eliminando de ella todo aquello que protegía a Panamá de las aviesas intenciones de ese cartel.

Como dije en otra ocasión, “nos salvó la campana”, cuando el nuevo gobierno descartó que Panamá firmara convenios de intercambio de información fiscal que no nos traían beneficios y, además, significaban claudicar la soberanía fiscal y volver a la época de las colonias y el protectorado.

A los que aún no se han dado cuenta de que Panamá no solo es un estado independiente, sino un país importante en el concierto de las naciones, y a los que sostenían que nadie firmaría con nosotros TD, que debíamos resignarnos a los convenios de intercambio de información fiscal (casi todos señalaban que el mundo se acababa, si se iban las bases militares), tendrán que aceptar ahora que la dignidad sí paga. Haber recuperado las orillas del Canal ha tenido y seguirá teniendo un impacto económico enorme y los TD también los tendrán.

La bofetada que el actual gobierno le dio al cartel de la OCDE al no hacerle caso, no nos ha perjudicado, al contrario ha llevado al mundo a fijarse en nosotros, al reconocimiento por parte del FMI por la seriedad de nuestro centro financiero, y a que las tres empresas calificadoras más importantes nos otorguen grado de inversión, con todas las ventajas económicas que esto conlleva.

Una vez que leí el TD con México, envié a Frank de Lima y a su equipo negociador un correo de felicitación por esos logros del cual copio unos párrafos:

“En el tratado y en el protocolo se protegen los intereses de nuestro centro financiero por las condiciones que deben cumplirse por el país requirente para la obtención de la información, que no son otras que el respeto a la soberanía y al sistema jurídico del país requerido. Con este Convenio ustedes han demostrado que Panamá, como país independiente y soberano, no tenía por qué someterse a la OCDE, ni firmarle a los miembros de su cartel los infames convenios de intercambio de información fiscal que significan la claudicación de la soberanía y que solo son impuestos a colonias o países no plenamente soberanos. Como panameño me siento orgulloso de la conducta digna de nuestro gobierno que, con su firmeza y buen manejo de las relaciones diplomáticas y comerciales, supo poner a salvo a nuestro centro financiero internacional”.

Volviendo al reportaje, debe quedar claro que no somos un paraíso fiscal. No tenemos leyes fiscales que discriminan entre nacionales y extranjeros, como sí las tienen Estados Unidos y otros países de la OCDE para atraer inversiones extranjeras, al no cobrarles impuestos y dando anonimato total a los inversionistas.

Debo insistir en que la OCDE no es una organización internacional, es un cartel o think tank de países ricos que lo que persigue es eliminar la competencia a sus socios de países como Panamá. No hay que hacerle caso a sus listas grises, negras o blancas. Nunca han aclarado por qué sus socios –verdaderos paraísos fiscales– no están en ellas. La ley de retorsión no es una novedad nuestra. La tienen todos los países y se aplica a diario. La nuestra se inspiró en la ley de EU conocida como el Retalation Statute. Es una pena que no se haya aplicado, seguro que de haberlo hecho no estaríamos en ninguna lista. Aplicarla fue una promesa de campaña del actual gobierno y esperamos que, de ser necesario, esa promesa se cumpla.

El caso de Francia es penoso, el Banco Nacional de París estaba feliz en Panamá y su gestión era exitosa. Si han cerrado por presiones de la OCDE ¿cómo se explica que las operaciones las compra un banco canadiense, también de la OCDE?   Pobre Francia, cómo añoramos, nosotros y el mundo a De Gaulle.

<>

Este artículo se publicó el 15 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El diálogo según Martinelli

La opinión del periodista y docente universitario….

DEMETRIO   OLACIREGUI  Q.

‘Sepulcro abierto es su garganta, con su lengua engaña. Veneno de áspides hay debajo de sus labios, su boca está llena de maldición y amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre, quebranto y desventura hay en sus caminos, y no conocieron sendero de paz’. Romanos 3:13-17.

El último episodio de la convulsión en la que el presidente Ricardo Martinelli mantiene sumido al país se vivió en Changuinola y en la posterior huelga preventiva de 24 horas que paralizó buena parte de la economía nacional.  Nuevamente el mandatario quedó desnudo ante los panameños.

Mientras hacía llamados a la unidad, la Policía Nacional —empleando escopetas de caza con perdigones— mataba según cifras extraoficiales a seis panameños y dejaba ciegos en forma parcial o total a centenar y medio de manifestantes.

Junto con los publicitados llamados al diálogo, se montó una cacería complementaria para arrestar a dirigentes sindicales y estudiantiles, señalados como supuestos responsables del estallido social que amenazó con extenderse a otras provincias.

Los trabajadores de las bananeras bocatoreñas tuvieron la valentía de levantarse contra un gobierno que los considera ciudadanos de segunda clase a quienes hay que someter y aplastar.

Con su receta de hospital, cárcel o cementerio para sus opositores, Martinelli no solo ha mostrado una enorme insensibilidad hacia el ser humano, también ha atesorado revueltas sociales y rechazo popular. El gobierno es el único responsable, por su prepotencia e irracionalidad, de llevar luto y dolor a los hogares panameños.

Con una montada teoría de conspiración y de buscar culpables donde no existen, Martinelli ha construido su propio laberinto.   La Ley 30, un siniestro embutido legislativo, se ha convertido en el epicentro de una ola de repudio de trabajadores, ambientalistas, estudiantes, docentes, gremios profesionales y sectores de la jerarquía eclesiástica que defienden el Estado de Derecho.

En medio de la crisis, que aún no se ha conjurado, el gobierno se ha mostrado dividido, porque Martinelli está empecinado en no derogar Ley 30 y solo aceptó revisar el articulado relativo a temas que afectan a los trabajadores.

Pese a que se llegó a un acuerdo parcial, con el cual el gobierno compró 90 días de tiempo, Martinelli sigue empeñado en tratar de convertir al PRD en su villano favorito.

El mandatario no solo reveló que tiene copia de los códigos de acceso a computadoras de opositores, aseguró que conoce supuestas conversaciones telefónicas entre dirigentes del PRD, Suntracs y los huelguistas de Changuinola; y también dijo poseer imágenes de video de reuniones secretas en las que se planificaban acciones en Changuinola.

Una reedición de la campaña sucia con la que Martinelli llegó al poder y una abierta violación a las leyes que garantizan los derechos ciudadanos y las libertades individuales.

En el ánimo de los panameños no está desestabilizar el país ni destruir las instituciones democráticas que con sacrificios la mayoría ha contribuido a fortalecer y consolidar.

Es la actuación de Martinelli, quien en forma arbitraria y despótica arrincona a los ciudadanos que defienden sus derechos, la que compromete la democracia y la institucionalidad.

El país no puede seguir expuesto a los vaivenes anímicos ni a los arrebatos totalitarios del gobernante. La convivencia política supone el respeto de ciertas reglas y formas del ejercicio de gobernar. Pero Martinelli concibe el poder en forma arbitraria y absoluta y proyecta la intención de mantener ese rumbo a cualquier precio.

La necesidad de desandar el camino de la confrontación y los disensos absolutos, de alentar el diálogo y los consensos no es una recomendación meramente instrumental o formal.

Está en la sustancia de la vida política, como construcción del bien común y el interés colectivo. Visto en la perspectiva de lo que ha sido el comportamiento de Martinelli, un tratamiento más civilizado por parte del oficialismo y la posibilidad de disfrutar de un clima de convivencia política no son alternativas que, por el momento, se vislumbran en el horizonte.

<>

Este artículo fue publicado el  15 de julio de 2010  en el diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor o autora, todo el crédito que les corresponde.