Cábalas políticas

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado…..

MARIELA SAGEL

Apenas se supo la sentencia de Manuel Antonio Noriega en Francia, se inició el tradicional juego cabalístico de los panameños: fue un 7 del séptimo mes y lo condenaron a 7 años. Supongo que los billeteros agotaron sin esfuerzo todas las composiciones que el número siete podía tener.

Dice el refrán que el que no conozca la historia está condenado a repetirla. Algunos lo atribuyen a Napoleón Bonaparte y otros al español Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana. El 10 de julio de 2010 se cumplían 23 años del Viernes Negro, brutal represión que ejecutaron las enardecidas Fuerzas de Defensa contra los que participábamos de la Cruzada Civilista.

Un día como ese, precisamente cuando escribo este artículo, se acaban de producir actos violentos de represión contra los que defienden el derecho a protestar. Ayer iniciamos una vigilia en el Parque Andrés Bello en apoyo a los sindicalistas que han sido avasallados, heridos y nadie sabe cuántos muertos, en Changuinola.

Este clima de protestas ha ido in crescendo después de la sanción a la “ley chorizo” y se fue acrecentando la semana pasada, en varios escenarios: los sindicalistas iniciaron una huelga en las bananeras por las reformas laborales, los comunicadores tomaron acciones en defensa a la libertad de expresión ante la injusticia contra el periodista Carlos Núñez, a quien le sacaron un caso ya prescrito para guardarlo en la “chirola” (uso los mismos términos que acostumbra decir el presidente) y evitar que siga haciendo oposición; la sospechosa maniobra migratoria y supuestamente fiscal contra el periodista Paco Gómez Nadal y más recientemente, la forma como fue tratado el reportero gráfico Mauricio Valenzuela. Posiblemente, cuando esta nota vea la luz, habrá más casos que citar.

Lo que hace 23 años fue posible -el aglutinar a todo un pueblo ante la opresión- sin contar con los medios electrónicos con los que hoy contamos, no quepa duda que ahora será imparable.   Si a Paco lo ponen fuera de nuestras fronteras, él va a seguir escribiendo y si ningún medio impreso local lo publica, lo harán los internacionales, y no necesariamente virtuales.

No será posible que a Panamá se le corte su conectividad porque a través del istmo pasan todos los cables submarinos que permiten las telecomunicaciones.   Si hace 23 años el fax fue un arma muy poderosa, ahora el Internet, el Facebook y los celulares son imparables.

Así que a hacer sus cábalas y apostar al ganador, que es la democracia y el pleno goce de los derechos humanos, con valentía.

<>

Artículo publicado el  12  de julio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

La Universidad y su ley

La opinión de…

Eduardo Flores Castro

En el referendo universitario del 9 de junio, se sometió a consulta si estábamos de acuerdo en modificar el Artículo 34 de nuestra Ley Orgánica (Ley que tiene sólo 4 años de haberse aprobado) para que el actual Rector se pudiera reelegir indefinidamente en el puesto. En el referendo sólo acudieron a las urnas el 40% de los universitarios. Esto se debió, en parte, a la tergiversación intencional que se hizo sobre el propósito del referendo. A los universitarios se les mintió y se les confundió cuando se señalaba que si votaban No, se subiría la matrícula, se aumentaría el menú, se eliminarían carreras y estaba en peligro la autonomía universitaria.

Nuestra juventud estudiosa, quienes a pesar de los intentos de compra de conciencia y de intimidación dijeron mayoritariamente No a la reelección inmediata indefinida. Repudiamos públicamente las aseveraciones del Rector García de Paredes cuando calificó a los estudiantes universitarios de rebeldes y manipulables. A pesar que el profesor García de Paredes es titulado en historia, se le olvidó que nuestros jóvenes estudiantes han escrito las páginas más hermosas de nuestra Patria. Ellos, constituyen lo más puro de nuestra institución, y su voz representa el clamor del pueblo panameño ya que son el eco de más de 60 mil hogares. Las cifras hablaron claro: 10,851 estudiantes votaron No, mientras que 9,027 estudiantes votaron Sí.

Los resultados han señalado que 14,224 universitarios votaron Sí, mientras que 13,003 universitarios votaron No. Este triunfo puede ser legal porque ellos impusieron las reglas, pero es ilegítimo, ya que:

. La ponderación que impuso el Rector es ilegal y motivó que muchos universitarios no acudieran a las urnas.

. Desarrollaron el referendo en tres días distintos. Tal como se había previsto, los resultados de Bocas del Toros y Darién fueron utilizados como propaganda para la elección que se llevaron a cabo cuatro días después.

. Nos dieron solamente 4 semanas para recorrer las 18 Facultades, 8 Centros Regionales y más de 8 Extensiones en todo el país.

. El Rector García de Paredes hizo caso omiso a la petición de retirarse del cargo durante el referendo. Siguió utilizando todo el poder y los recursos económicos del cargo para favorecer el voto Sí.

. Mientras que nosotros teníamos que cumplir con nuestras clases, recorrer salón por salón y viajar con nuestros propios recursos, al Rector se le convocaba a los estudiantes, profesores y administrativos en los auditorios para que lo escucharan.

. Sólo el 21% de los universitarios votaron aprobando la modificación del Artículo 34 de la Ley.

. Se hizo una campaña sucia al punto que se nos falsificaron nuestras firmas en volantes.

. Se dieron irregularidades en el referendo que fueron denunciadas.

La Asamblea Nacional es el órgano unicameral que ejerce el Poder Legislativo, sus 71 diputados son electos por votación popular directa para un período de 5 años. Su función es expedir las leyes necesarias para el desarrollo nacional con equidad. Los diputados tienen la responsabilidad de ser los representantes del pueblo, y el pueblo panameño, quien paga con sus impuestos la Universidad de Panamá, ha hablado claro a través de los estudiantes y de todos los sondeos de opinión, rechazando la reelección perpetua del Rector.

Consideramos perjudicial que los rectores de la Universidad de Panamá se puedan reelegir indefinidamente, ya que esto profundizaría la politiquería; por lo que les solicitamos a todos los Honorables Diputados que por el bien de la Universidad y el país, no aprueben el cambio de artículo que permitiría la reelección de los rectores.

<>

Este artículo se publicó el  9  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Es triste decir “Esto se pudo evitar”

La opinión a manera de reflexión, publicada en Facebook y enviada a este medio por el ciudadano panameño y miembro del PRD…
.

Ricardo Lasso Herrera

Después de los tristes sucesos acaecidos en la provincia de Bocas del Toro en la República de Panamá me queda la siguiente reflexión:

Cantar víctoria no siempre es lo más correcto o lo mejor, como asumieron los malos políticos (muy bién pagados dicho sea de paso) entre ellos el gabinete entero, los diputados, sus aduladores y seguidores quienes creyeron remotamente que tomarse las fotos, burlarce de la sociedad civil y partidos políticos de oposición seria el final del asunto al celebrar el triunfo luego de aprobar y sancionar la ley 30 (ley chorizo)

El resultado de la soberbia, el auto engaño mediático y de sentirse casi dioses en la administración pública es un mal consejero.  Los pueblos como el nuestro ya no cambian oro por espejitos y esas vainas de antaño, ahora cuesta mucho más que la población acepte una ley o su reforma como borregos, y las consecuencias de ellas por lo que es recomendable consultar mucho antes de aprobarlas por muy buena que paresca

Debemos pensar, actuar y hablar de manera que no quede duda que lo que pretendemos como políticos no violenta el buen espíritu de servicio que debe acompañar a todos los funcionarios por elección popular sus asesores y colaboradores públicos al promover y apoyar leyes nuevas o reformadas.

Los lamentables decesos en las manifestaciones pasadas en Bocas del Toro no son culpa solamente de la obstusidad de grupos enfrentados y los gobernantes, es culpa de todos/as.   Como sociedad estamos dejando de lado el sagrado deber de pensar, actuar y hablar en beneficio de la mayoría ciudadana que se levanta de madrugada y se acuesta tarde de la noche construyendo el Panamá que tenemos y que se nos va por el caño en nuestras propias narices

Culpar al Sr. Presidente Ricardo Martinelli, o a la oposición o a otra persona en particular es una soberana equivocación, el error es dejar por más de 20 años el país y su suerte en manos del mercantilismo político, económico y social en manos de los peores funcionarios públicos o privados que el sistema o mal sistema provee, nos hemos preguntado algúna vez para qué depositamos nuestro voto el mes de mayo de cada 5 años?, qué ganamos como ciudadanos al ejercer el voto “democrático” ?, creer no es igual a saber y se que es allí en dondé estriba nuestro error al ejercer ese sagrado deber ciudadano, mi respuesta sería no sabemos, creemos que es lo peor, los abuelos/as y los padres y las madres nos dijeron muchas veces que a creer se va a la iglesia, hoy entiendo a qué se referian y es que debemos estar seguros y convencidos o lo más cercano posible antes de tomar desiciones tan trascedentales

Hay que tener mucho cuidado en manos de quiénes dejamos la administración del estado, sin querer culpar a un actor en especial es importante revisar la génesis de los disturbios pasados que a mi humilde entender fue atizado en la cloaca llamada Asamblea de Diputados de la República de Panamá, asamblea que ni es independiente ni mucho menos progresista como deberia de ser.

Recuerdo vívamente como el diputado José Luis Varela con la soberbia de un mal político, engreído ciudadano con poder y dinero nos impuso esa asesina ley a puertas cerradas, sitiando la misma de tropas antidisturbios a espalda de los ciudadanos que nos oponiamos a que se discutiera mucho más ampliamente la hoy ley 30, muchos ciudadanos en los predios de la asamblea advertimos que era improcedente aprobarla pero él y sus aliados desoyeron las voces de la oposición, de sindicalistas, de ecologístas, gremialistas, juristas y de la sociedad civil (sin importancia alguna para ellos), ya que en ese momento la aplanadora no necesitaba ayuda alguna para actuar (sin resultados positivos hoy demostrado)

Con un amargo sabor y con el convencimiento que era el momento de pasar factura por el desoído gubernamental al aprobar y sancionar otra ley impopular e inconveniente para los intereses de grupos representativos que por muchos años lucharon por ellas inicia la lucha y reorganización de los Bananeros y Sindicalistas una vez salieron derrotados pero no vencidos no sin antes advertir que si no la derogaban lucharian en las calles para que se respetara su voz y el resultado ya es historia

Se cuestiona que esa ley es a favor de pequeños grupos económicos allegados a los más grandes círculos de poder económico y políticos cercanos a la presidencia de la república aunque traten de negarlo a diestra y siniestra

Marío Miller diputado Bocatoreño hace unos dias fue duramente cuestionado en televisión nacional por colaboradores Originarios Bocatoreños por sentirse engañados por falta de apoyo.   El  mismo fue amenazando con renunciar a su colectivo.   Este panorama ya ponia en evidencia que el manejo con los mismos era muy caldeado.   La denuncia de renuncia de más de 5 mil miembros de esa etnia del cambio democrático a mi humilde entender debió ser uno de los más graves indicios de que se fracciona la alianza y no quiero pensar que es este asunto fue uno de los detonantes para la feróz acción contra ellos.  Espero estar equivocado.

Este funcionario y otros discuten el pasado reciente y el más lejano del que fueron parte pero de la noche a la mañana olvidan por conveniencia y se mimetisan al mejor postor en vez de usar el cerebro y la inteligencia que Dios nos da en favor de construir un mejor futuro para su gente; la independencia de este organo del estado al igual que el de el pasado gobierno es muy cuesionado, este y otros diputados/as deben dejar de vivir del pasado y dedicarle tiempo al presente

Hecharle más sal a la herida no revive a nadie ni sana la seguera de los afectados y sus familiares pero debemos ser conscientes que esós decesos deben ser atendidos con la misma urgencia que se aprobo la ley, si la aliansa gubernamental tiene fisuras eso es secundario.   Esta administración a poco más de un año,  debe encontrar entre ellos al o a los culpables intelectuales y sancionarlos ejemplarmente a menos que sea directamente responsable de ese mal proceder policial, al final del día esa represión exagerada y sin medidas es su responsabilidad y lo será por décadas.  Sse exigirá responsabilidas penales a quienes excedieron el uso de la fuerza sin medir consecuencias, eso es lo menos que debemos esperar.

Hoy como otros días escuche comentaristas pro gubernamentales y leí algunos artículos en facebook en los que trato de entender su preocupación y el tono conciliador diferente al de otras ocasiones como resultado de tratar de que el mal tiempo mejore después del desastre en Bocas del Toro del que solo espero no olviden la lección recibida a costa de sangre y muerte de víctimas inocentes gracias a una mala decisión gubernamental que pone en evidencia que lo bueno no siempre es lo mejor ni lo correcto

Cualquier nuevo intento de trastocar derechos y conquistas seran respaldadas por una ciudadanía más organizada que estará atenta a no dejarse arrebatar luchas superadas con sudor, lágrimas y vidas

Espero no continuen con el cerco sindical y profesional con el que han aterrorizado a todo el que no comulgue con su manera de actuar y pensar por el bien del país y de su equilibrio social, que ya está muy exacerbado y con una pequeña chíspa puede detonar más fuerte que en Bocas del Toro y eso nadie sensato y responsable quiere.

Como miembro de un partido político no acepto que se me involucre en componendas para justificar los decesos en Bocas del Toro y la represión de los obreros en Colón o los arrestos en Chiriquí, estos argumentos no contribuyen a calmar las aguas más por el contrario las embravecen más además que es un insulto a mi inteligencia.
Ni los originarios son ciudadanos de segunda categoría ni los opositores son sus enemigos.   Lo sucedido es el resultado de la arrogancia y la soberbia al no escuchar a tiempo las voces de advertencia ciudadana que se manifestó pacíficamente en muchas ocaciones y mi partido de frente apoyo toda y cada una de las protestas pacíficas apoyo que no se comprendió, el resultado muchos los quisimos evitar y no lo logramos lamentablemente

Proteger y Servir no es lo que hacen con ese manifestante

Escrito por Ricardo R. Lasso Herrera
Ciudadano Panameño Miembro del P.R.D.

<>
Artículo publicado el 14 de julio de 2010 en Facebook por el autor, a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

A propósito de Changuinola

El arículo de opinión que a manera de nota fue publicado en Facebook y en nuestro muro para su publicación por el Escritor y Analista político..

Rafael Montes Gomez

*

Por ser de interés en razón de los últimos acontecimientos que se han suscitado en el país, reproducimos extractos de algunos artículos de mi autoría que fueron publicados en los pasados meses:

9 de marzo
“El Ché a partir de su experiencia desarrolló todo un teorema sobre la guerrilla, el “foquismo”. Según él, existiendo las “condiciones objetivas” para la revolución en un país determinado, un pequeño “foco” guerrillero podía crear las “condiciones subjetivas” para desencadenar un alzamiento general de la población. Guevara a menudo hablaba del estrecho vínculo la lucha armada, los indios, los campesinos y la reforma agraria. Ya el camarada panameño ha manifestado “nos tomaremos la oposición”.

Chávez es un bebe de pecho al lado de esta basura ideológica. No bromeo. Demócratas: tómenlo en serio, ya penetraron nuestras campesinos e indígenas ¡Este es el pensamiento guevarista que SUNTRACS-FRENADESO intenta imponernos a la fuerza! Dentro de la práctica de una sana democracia, conviene hacer todo lo posible por evitar el caos y preservar nuestro legado decente y democrático, por nuestros hijos y la patria”.

14 de abril
“En razón de ello, debemos aclarar a la ciudadanía, que SUNTRACS-FRENADESO no cree en la democracia. Sus dirigentes no son demócratas ni mucho menos practican la democracia a lo interno de sus organizaciones sindicales ¿Por qué vemos liderar siempre a las mismas personas durante más de 20 años y no hay una renovación de liderazgo joven? ¿Por qué sus supuestas elecciones internas no pasan de ser una escaramuza electorera?

Tirar bloques y sacos de cemento desde un edificio a una altura considerable no te hace precisamente un demócrata, lo que hace es revelar tu grado de desconsideración por la vida humana. Luego reclamaran “derechos humanos” para ellos.

Justamente la interrogante en el pueblo inteligente queda ¿Cómo puede alguien reclamar tanto de la democracia y su ejercicio ciudadano en su discurso y en la práctica está muy lejos de ella? Los planteamientos en boca de sus dirigentes lucen coherentes y firmes, pero el discurso se agota en la propuesta. No se equivoca quien los tilda de FRENALOTODO: No proponen nada porque ese no son sus ideales, su objetivo es la creación del caos y que luego de la lucha armada nazca la revolución socialista.

Nadie se da cuenta, el grado de penetración silenciosa del pensamiento chavista en nuestras comunidades, pero no es coincidencia que durante las protestas del gobierno pasado, cerraron hasta 27 importantes puntos del país, causando pérdidas millonarias”.

12 de junio
“No podemos ignorar que SUNTRACS-FRENADESO, aunque no son un partido político, su sindicato y organizaciones satélites, si funcionan y están organizados como partido político. Saben lo que quieren. Saben que de los errores de gobierno, capitalizan y se adjudican victorias que no les pertenecen, porque el descontento popular es adoptivo de oposición, pero es legítimo hijo de gobierno. Lo negativo: Suntracs tienen un objetivo guevarista, la creación del Caos.

La única fórmula de antídoto posible es que dejemos de destrozarnos entre nosotros mismos y que continuemos en el camino de hacer un buen gobierno, un gobierno del pueblo y para el pueblo, el gobierno que prometimos”.

<>
Publicado el 13 de julio de 2010  a las 21:55  en Facebook por el autor,   a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

Nación en tiempos de violencia

La opinión de…

Jorge I. Cisneros

Ha rebotado con fuerza el intento de imponer una ley, que por encima del respeto a las partes interesadas, que en este caso somos todos. Se nos impuso a la vieja usanza de las aplanadoras y hagámoslo mientras no nos miran.

Encubiertas por un proyecto y en el marco de sesiones extraordinarias se legisló sobre ecología, anulando las pocas protecciones que le damos al derecho ambiental, de un tajo se desconocieron derechos laborales, considerados no solamente logros de esta nación, por el contrario se violentan en la ley garantías que son patrimonio de las libertades humanas, se articulan alevosamente medidas destinadas a destruir el sindicalismo con artimañas destinadas a socavar las fuentes mediante las cuales los trabajadores se proveen de recursos. Y se blindan los actos que las fuerzas públicas puedan cometer en el uso excesivo de sus funciones.

Nada hay en esa ley que pueda ser exhibido como un producto de beneficio e interés social. Así lo hemos entendido y así ha respondido la sociedad, ya no se trata sólo de obreros, campesinos, que encima son descalificados porque son ignorantes y no saben leer.   Si no saben leer es una vergüenza más que demuestra la incapacidad de nuestra responsabilidad por superar el analfabetismo en el cual lo hemos sumido y arrinconada durante siglos.

Profesores, estudiantes, amas de casa, intelectuales, ciudadanos y ciudadanas, se despojan de la apatía y comienzan a sumar su voz de repudio al uso de la violencia a la cual se ha acudido para reprimir el justo derecho a defender lo poco o nada que muchos de nuestro compatriotas tienen como su único capital y que en este caso se trata de dignidad y respeto a sí mismo.

La intolerancia, la fuerza, la represión sólo garantizan victorias momentáneas, “En las complejas sociedades modernas la gobernabilidad se logra respetando a las minorías y el disenso…” decía en un escrito de la periodista Lina Vega Abad, por todo ello es inaudito, que se siga creyendo que un pueblo se aletargue por siempre y que todos estaremos postrados ante la televisión por un evento mediático, no es así, quienes sufren en carne propia los desgarros de la pobreza, la falta de salud y de educación, sabrán en un momento demandar lo que les pertenece por su sola condición de ser seres humanos. Y no habrá propaganda, ni arma capaz de replegar el derecho que les asiste.

Dijo el doctor Harmodio Arias Madrid: “Las conquistas de la fuerza no son nunca duraderas y requieren, por lo general, el sacrificio de vidas y principios que le son caros a la Humanidad.

<>

Este artículo se publicó el  13  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El deber de las instituciones de seguridad pública

La opinión de…

Abel L. Guerra I.      ..

A diario podemos observar que muchas instituciones, entidades de un grupo social o de organizaciones privadas se manejan con frases o lemas que expresan la misión, la motivación o la intención general de ellas.

De todas las instituciones con diferentes lemas me centraré en una en especial. Antiguamente la Policía Nacional portaba un lema que rezaba así: “Dios y Patria”, obviaremos el origen de esta frase, pero si la conjunción a la que alude la palabra Dios se entiende en religión como la máxima entidad, el origen y fin de todas las cosas creadas, es decir, que en jerarquía es el ser supremo a quien se le debe rendir culto de adoración y servir; la patria es el lugar natal o adoptivo al que un individuo se siente ligado por vínculos de diversa índole, como afectivos, culturales o históricos.

Es propio decir que antiguamente la Policía Nacional asociaba estos dos términos para objetivar su misión. Tomando en cuenta que en Panamá la religión mayoritaria es la cristiana, los miembros de esta institución siguen las normas de esta creencia religiosa, donde la ayuda desinteresada hacia el otro, el respeto a la persona humana, imagen de Cristo en la tierra y el amor se deben manifestar en el terruño común de todos: la patria. Cuando se trasgreden las normas de convivencia en este lugar, ellos deben restaurar el orden, siempre y cuando los que trasgreden atenten no contra el gobierno de turno sino contra los derechos de todos. Al cambiar su lema a “proteger y servir” obviamente la línea sigue igual, el detalle sería, ahora ¿a quién protegen y sirven?, ya que con el lema anterior el Dios cristiano era el que regía su comportamiento.

Quiero pensar que este nuevo lema no ha sido preparado para proteger y servir a los todopoderosos que administran este país, ya que con los últimos acontecimientos acaecidos se ha visto un uso excesivo de la fuerza, no para restablecer el orden público sino para sofocar el clamor de un pueblo que se ha decepcionado de una clase política que ha mentido, imponiendo leyes en detrimento de la población que vive en esta patria.

Proteger no es abusar del despliegue de armas contra un pueblo que no tiene cómo defenderse, sino con protestas en las calles; proteger no es persecución política contra personas que se reúnen para tomar medidas democráticamente aceptadas universalmente (marchas, huelgas, etc.); servir no es insultar, golpear, amedrentar a los que se oponen a las provocaciones del gobierno cuando impone leyes sin consenso.

Me quedo con una frase del general Omar Torrijos, no por lo que represente su figura, según la percepción individual, más bien por el contenido universal de la misma: “El poder existe, es real, pero debe estar construido sobre el cariño y el entendimiento con el pueblo. Ese es el poder que perdura… la sombra después de la muerte. O puede haber el sentimiento de un poder solitario”.

<>

Este artículo se publico el 13 de julio de 2010  en el diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.