El concepto del estado democrático

La opinión del Abogado…

Ramiro Guerra Morales 

La transición del medioevo hacia la modernidad trajo consigo un nuevo tipo de estado, cuya naturaleza, independientemente de la prevalencia o referencia material, se supone que responde al interés general de la sociedad y en ese sentido siempre está animado por un sentido o finalidad democrática.

Dicho en otros términos, el estado moderno o el moderno estado de derecho constitucional, no puede existir, sino sobre la base de que toda la sociedad, estado más sociedad civil, tiene que desenvolverse en el marco de claros principios democráticos, donde el concepto de la mayoría, en ella, la electoral, parafraseando a Alexis Toqqueville, no puede jamás ser imposición sobre la minorías.

En consecuencia, estado de derecho y democracia son conceptos que se corresponden y cuando tal correspondencia se altera o sufre desviación, se entra a los terrenos propios de los llamados procesos de seudo institucionalización, menoscabo de las libertades, donde resaltan o aparecen las formas propias del estado vertical.

Con relación al actual gobierno, no dudamos de las buenas intenciones del señor Presidente del país, Lic. Ricardo Martinelli; sin embargo creo que un año de gobierno resulta suficiente para aprender y entender que los términos y formas de administrar un estado no son los mismos que se estilan en el mundo de los negocios privados, aunque en estos últimos, existen experiencias que allí, donde se democratizan las relaciones sociales de la vida empresarial, los resultados son positivos. Lo anterior no significa que algunas variables de la esfera privada, no sean de gran utilidad en los procesos o gestión administrativa.

Vivimos tiempos en que el concepto de lo individual ha sido superado por el de ciudadanía social, lo que obliga a montar o crear los escenarios o los espacios, donde lo estatal ineludiblemente tiene que reivindicar la diversidad con todos sus interlocutores; lo anterior en nada afecta el concepto de la gobernabilidad: todo lo contrario, racionalmente lo desarrolla. Ello es importante para que el estado y sociedad civil, interactúen en forma equilibrada.

Somos del criterio, que la administración actual tiene que realizar un esfuerzo para cambiar el estilo de conducción del estado. No olvidar que el estado somos todos y que la nación, a pesar de ser un conglomerado único, su nota característica es la diversidad.

<>

Este artículo se publicó el  8  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: