Hay mañanas grises……

Reflexiones publicadas como nota en Facebook por la Abogada, Escritora y Presidente de la Fundacion Leer…

Priscilla  Delgado 

Hay mañanas grises con ralladuras en el techo, con sombrío despertar adivinando un día de solo lluvia… Vamos como autómatas al desayuno, al trabajo buscando un rédito que nos permita mejorar nuestros días y que al menos estos sean adornados con colores, con fantasías, con caretas de carnaval.
Salimos por la noche con los amigos y nos reímos de las mismas cosas, y recordamos con risa los mismos recuerdos añejos como si fueran los únicos que hubiéramos vivido.
Buscamos las mismas tribus para refugiarnos en ellas con la seguridad que estarán resguardados nuestros secretos y hacemos de nuestra vida un circulo silencioso de muchos y de pocos, mas de pocos que de muchos.
Siempre cuidando que el daño no nos persiga y mitigando nuestras miserias internas en la adquisición de algo que nos haga feliz así sea sólo temporalmente,  porque será otro juguete,  al que pronto nos acostumbraremos y sentiremos que siempre fue parte de nuestra vida o que al fin y al cabo habíamos podido vivir sin el.
.
Lo que no podemos prescindir en nuestras horas de silencio, es de la soledad interna que siempre nos acompaña y del amor callado que profesamos y que muchas veces no es admitido y menos confesado.
Porque siempre nos refugiamos y callamos en vez de mantener tibias las ilusiones y cantar siempre nuestros más atrevidos sentimientos,  con la sinceridad del corazón.
.Hay que decir, “te amo” todos los días, porque quizá sea el último.  No hay que temerle al sentir, dejemos las tribus y aprendamos a revelarnos a la marca diaria del qué dirán.
Dejemos la melena suelta, aprendamos a decir que no, admitamos con franqueza nuestras debilidades, aceptémonos nosotros mismos; aprendamos a distinguir que los días buenos son mejores que los malos, que siempre hay una cueva con calor que nos espera, que somos más felices que otros que parecen serlo….
Esto viene de la certeza de lo que vemos en nuestro entorno.   Gente enferma de dinero y de poder que quiere mas;    gente que quiere que la miren, pero no mirar;    gente que busca amor sin saber o querer darlo,   gente que atraviesa la vida y no la vive,   gente que no se enteró que es parte de una sociedad a veces oscura y triste pero que impone  la obligación de ser un buen ciudadano.
Viene de saber que la vida se nos regala para aprender y enseñar y que debemos borrar de nuestro vocabulario las palabras “no se puede”, y aprender a usar “si quiero y si puedo”;   ponerle  alas a cada uno de nuestros sueños y aprender que cada arruga es signo de que vivimos con risa y con amor….Cada nueva arruga nos revela que estamos viviendo y no pasando por la vida.
Que no es tan importante como me veo sino cómo me ven y ojalá que sea con los ojos del amor,  que todo lo ve bien.
Que nos aguanten nuestros truenos y nuestros malestares pero tambien nuestras muestras de afecto,   que a veces van en direccion desorientada….
Hay mañanas grises…pero que siempre se nos iluminan  si  sabemos  despertar.
<>
Nota publicada el 7 de julio de 2010 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.