‘Entran limpios y salen millonarios’

La opinión de….

Jorge Gamboa Arosemena

Este era el principal pregón de campaña del cumpleañero gobierno del “cambio” que cautivó a muchos.   Hubo que votar por el menos malo para evitar que repitieran los aliados pasados del hoy Presidente.

A un año de gobierno, el país se mueve entre la venta, la compra y el negocio, elementos que desvirtúan el nombre de república de Panamá, pudiendo llegar a llamarse Panamá, S.A.   Solo hay que recordar el discurso del Presidente en la Organización de las Naciones Unidas, en septiembre pasado; en lugar de aportar al debate político en el concierto de las naciones, fue la venta de Panamá.

En estos días vinieron Berlusconi y Myung–bak con esa idea, a ver qué se vende, qué se compra, qué se cambia en Panamá, entre ampliación, metros o minas. Ya el Presidente, quebrantando su palabra respecto a viajar, lo ha hecho para lo mismo: vender nuestro país. No estaría mal, si no fuera porque este gobierno ha cogido a pecho lo de “Pro Mundi Beneficio”, lema antinacional y antipopular que en una nueva República hay que desechar.

Pero detrás de todos estos negocios no podemos dejar de pensar en la esgrima demagógica del título de este escrito. ¿Qué va a pasar con los allegados al régimen autocrático que echa raíces desde hace un año?   Los que entraron limpios, saldrán de riquitos a millonarios y los que entraron millonarios, saldrán multimillonarios; o usted cree que gente movida por el afán de lucro en su vida privada podrá resistir la tentación de hacer negocios.

Solo recordemos la friolera de inversiones que pretenden hacer estos señores, y no es que estamos en desacuerdo con inversiones en obras públicas que propicien mejorar la calidad de vida de los panameños, pero con la modalidad de “la mejor propuesta, llave en mano”, o las contrataciones directas que han reemplazado las tradicionales licitaciones y con una Contraloría que falla en los censos nacionales, que refrenda casinos enfrentados por la Corte Suprema de Justicia, que a seis meses no ha dicho nada del escándalo del FIS, donde quedaron embarrados de banda y banda y no dice nada, esos 13 mil millones de inversión programados en cuatro años darán –esperan ellos– para allegados y testaferros, la friolera de no menos de mil millones de comisiones o sobreprecios si las hacen sus empresas o la de sus allegados.

Para que este pueblo se libere de la pobreza requiere educación.   Educación no solo es el tradicional dictar clases de las diferentes materias académicas. Educar es dar buenos ejemplos, no como que hoy los ministros y diputados ganan 15 veces más que los maestros, cuando hace 50 años era seis a uno la proporción.   Educar es que, si a una procuradora la separan por pinchar teléfonos, un Ejecutivo no pinche computadoras (el Presidente reveló que ellos, entiendo funcionarios del Ejecutivo, identificaron el IP de la computadora que mandó la información al periódico El País de Costa Rica (La Prensa 28/6/2010). Educar es que si el vicepresidente censura al alcalde –por quien movió cielos y tierra para montarlo– no se quede solo en la censura sobre las contrataciones “innecesarias” de consultorías y propicie un proceso disciplinario en el partido o hasta la denuncia penal si emite ese tipo de censura.

Claro que educar es enseñar valores, cosa que este gobierno no está haciendo. Ni siquiera educa en los tradicionales programas. Para educar también hay que tener salud y este pueblo no tiene salud, porque no hay ese completo bienestar físico, mental y social, ni parece que lo vaya a haber a mediano plazo. No entienden qué es salud, que en la comisión contra la violencia no incorporaron al Ministerio de Salud, entidad que tiene cabalmente concebida qué es violencia y tiene infraestructuras en el ámbito nacional con personal experto en violencia, porque violencia es enfermedad.

Como cometa reventada va el país, comentaba en días pasados en otro escrito, porque este gobierno no tiene nortes políticos, esos de la búsqueda del bien común. Tiene nortes de Panamá, S.A. y escribirán su fe de erratas del lema de campaña, porque entraron millonarios y saldrán multimillonarios a costa del pueblo que quedará más endeudado y pagando más impuestos.

<>

Este artículo se publico el 1 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: